Fiducia Supplicans y la autoridad de los obispos

Obispos belgas
|

(Jayd Henricks en The Public Discourse)– La confusión, el escándalo y la división pública provocados por el reciente documento del Vaticano Fiducia supplicans (FS) no tienen comparación desde la promulgación de la Humanae vitae en 1968.

Esta vez, sin embargo, la oposición proviene de aquellos que desean mantener la tradición de la fe en lugar de derribarla, como fue el caso de los oponentes a la Humanae vitae. En algunos aspectos, la situación con FS no tiene precedentes en los tiempos modernos, ya que ningún obispo o conferencia episcopal rechazó explícitamente la Humanae vitae, sino que se limitó a ofrecer su propia lectura de la misma, como muchos están haciendo con FS. Lo que es nuevo es el rechazo directo de FS, lo que no ocurrió con Humanae vitae.

Sería caritativo decir que la respuesta global de los obispos a FS no ha sido favorable. Cardenales y obispos de Europa del Este, Asia, el Pacífico, Sudamérica y África, así como obispos de rito oriental -muchos de los cuales son obispos nombrados por el papa Francisco- han rechazado pública y explícitamente FS. Esto no es poca cosa, tanto con respecto a la sustancia de las objeciones como a las consecuencias eclesiásticas de tal oposición pública de los obispos al Santo Padre.

La oposición de estos obispos es teológicamente significativa. El hecho de que tantos obispos se hayan opuesto públicamente al documento como tal (y no se hayan limitado a ofrecer su lectura del mismo o a limitar su aplicación en su diócesis) significa que no se puede decir que se trate de una enseñanza del «Magisterio ordinario universal», es decir, de la enseñanza impartida por todos los obispos dispersos por el mundo en comunión con el papa (cf. Lumen Gentium, 25).

Como un teólogo con amplia experiencia romana dijo recientemente en correspondencia privada conmigo: «La crisis de este pontificado se manifestó claramente con la publicación [el 18 de diciembre] de la declaración Fiducia Supplicans por parte del Dicasterio para la Doctrina de la Fe. Precisamente entre dos sínodos sobre la sinodalidad, un dicasterio publica un texto de graves consecuencias para la enseñanza y la misión de la Iglesia, sin siquiera tener en cuenta a los cardenales miembros del Dicasterio y sin ninguna consulta previa con el resto del episcopado. Esta imprudencia ha provocado el rechazo frontal del texto por parte de numerosos obispos e incluso de conferencias episcopales enteras, lo que no tiene precedentes en la historia reciente de la Iglesia y daña profundamente su unidad. Además, lo que enseña Fiducia Supplicans no tiene ningún apoyo en la tradición de la Iglesia y niega, no con palabras sino con las acciones que permite, la doctrina católica sobre la sexualidad. Transmite así una visión del Magisterio que puede ser reescrita por el papa actual de forma creativa, como si el papa estuviera por encima de la Palabra de Dios revelada y transmitida en la Iglesia. Si el papa Francisco no retira este documento, será de máxima prioridad para el próximo papa reparar el daño causado por este texto [emitido por] el cardenal Víctor Manuel Fernández».

Es revelador que el teólogo que cito aquí quiera mantenerse en el anonimato. Tal es la naturaleza del actual entorno romano, marcado como está por el miedo a las represalias.

Nadie sabe cómo se desarrollará todo esto a lo largo del pontificado de Francisco, pero es difícil imaginar que las consecuencias de FS no perjudiquen gravemente la capacidad del Santo Padre para dirigir la Iglesia de acuerdo con su visión pastoral. El cardenal Fernández, al que el papa ha designado como principal defensor de la fe, se ve ahora también gravemente perjudicado en su capacidad para ejercer su cargo. Se trata de una herida autoinfligida que no es una sorpresa para aquellos que estaban prestando mucha atención al estilo y la sustancia de los escritos del cardenal Fernández antes de su paso por el Dicasterio para la Doctrina de la Fe y sus comentarios durante los primeros meses de su liderazgo del dicasterio más importante de Roma. Con el apoyo del papa Francisco, tenía la clara intención de impulsar rápidamente un nuevo enfoque de la teología moral y pastoral. Ahora lo ha hecho, con resultados devastadores. El resultado es que ahora reina la confusión y se ha fomentado la división.

Para aquellos de nosotros que teníamos serias dudas sobre lo que el cardenal Fernández aportaría a la Iglesia universal, solo podemos esperar que se hayan aprendido las lecciones. No tengo muchas esperanzas en este sentido, teniendo en cuenta sus comentarios anteriores y su compromiso con un enfoque teológico «creativo» y un «cambio de paradigma».

La pregunta más grande e interesante con respecto a FS es cómo responderán los obispos del mundo si el Dicasterio para la Propagación de la Fe y el Santo Padre no la corrigen. El papa Francisco a veces afirma que los obispos no promueven el Vaticano II. La profunda ironía, por supuesto, es que el Vaticano II enfatizó la autoridad colegial única de los obispos, no como gerentes de sucursales del papa, sino como pastores con autoridad propia que les pertenece como pastor principal de su diócesis. Muchos de ellos se oponen ahora a lo que consideran medidas perjudiciales procedentes del Vaticano. Este ejercicio de la autoridad local es en gran medida fruto del Vaticano II; así que la Santa Sede puede ahora honrar la eclesiología del Vaticano II o rechazarla obligando a los obispos a someterse a Roma en la forma en que guían pastoralmente a sus rebaños.

Lamentablemente, la conclusión de las consecuencias de FS es obvia para todos, salvo para los más cegados ideológicamente: se trata de un pontificado profundamente defectuoso. La Iglesia está quizá más dividida que en ningún otro momento desde el Concilio Vaticano II. Esta vez, sin embargo, la división se siembra desde arriba y no desde abajo.

Cuando los obispos alemanes o el padre James Martin, SJ, avanzan públicamente lo que está en contra del Catecismo de la Iglesia Católica, por no hablar de las Escrituras, sin una reprimenda seria por parte de Roma, hay una crisis. Cuando estos mismos líderes son alentados desde Roma, surge una crisis aún mayor.

A estas alturas, parece claro que el Vaticano no va a corregir a los alemanes de ninguna manera significativa ni a disciplinar al padre Martin, que está llevando a las almas por un camino muy peligroso con el apoyo implícito del Santo Padre. Ha llegado el momento de que los obispos, en su capacidad de guiar a los fieles que les han sido confiados, se enfrenten a los diversos escándalos, incluido el escándalo de FS, de forma caritativa pero, también, clara y públicamente. Es demasiado lo que está en juego.

En particular, los obispos de Estados Unidos tienen la oportunidad de afirmar su propia autoridad pastoral. Aunque desde el Vaticano se tenga la impresión de que la Iglesia de Estados Unidos es «retrógrada», los obispos estadounidenses se han mostrado respetuosos y deferentes con el Santo Padre. Hay una clara reticencia por parte de los obispos estadounidenses a criticar abiertamente al Santo Padre. Esto ha servido bien a la unidad de la Iglesia y es obviamente la disposición apropiada de cualquier obispo hacia el Santo Padre.

No obstante, ahora que el cardenal Fernández ha dicho que los obispos pueden discernir por sí mismos la mejor manera de aplicar FS en sus diócesis, deberían sentirse más libres para aclarar cómo la interpretan y cómo sus sacerdotes deben seguir sus orientaciones.

Además, es importante recordar que los obispos no solo son responsables de su diócesis, sino también, como miembros del Colegio Episcopal, de la Iglesia universal. Por tanto, no basta con que ofrezcan directrices para la aplicación de FS en su diócesis. Porque, como aclara Lumen Gentium 23, aunque los obispos no «ejercen su gobierno pastoral» «sobre otras Iglesias ni sobre la Iglesia universal», «cada uno de ellos, como miembro del colegio episcopal y legítimo sucesor de los apóstoles, está obligado por institución y mandato de Cristo a ser solícito para con toda la Iglesia». Una obligación fundamental de los obispos es, por tanto, «promover y salvaguardar la unidad de la fe y la disciplina común a toda la Iglesia».

Un argumento actual y común afirma que, con FS, nada ha cambiado realmente. La Iglesia siempre ha bendecido a las personas individualmente y eso es lo que FS permite sin revisar nada sobre los sacramentos. Esta, sin embargo, es una lectura demasiado generosa de un texto profundamente problemático.

FS afirma que la Iglesia puede, y en algunas circunstancias debe, bendecir a las parejas que, como parejas, se encuentran en uniones «irregulares». Es decir, la Iglesia debe bendecir, entre otras, a las parejas del mismo sexo. Lo hace creando una nueva categoría de bendiciones que queda fuera del ámbito sacramental.

La afirmación de los medios de comunicación de que la Iglesia ha abierto la puerta a algo nuevo es, en general, correcta. En efecto, FS está haciendo algo diferente. FS no es solo una cuestión de semántica sobre quién es bendecido. La bendición de parejas del mismo sexo como parejas, que parece ser el foco de la acción de la Santa Sede, es lo que el documento permite y alienta.

Ha sido alentador ver la respuesta de los obispos de todo el mundo que rechazan esta novedad. No cabe duda de que es necesario afirmar el deber de ser cariñosos y abiertos con todas las personas que se acercan a la Iglesia, que es el instinto de prácticamente todos los obispos y sacerdotes, independientemente de las caracterizaciones erróneas en sentido contrario. Pero hay que seguir haciendo distinciones. En 2021, el Dicasterio para la Doctrina de la Fe declaró que el pecado no puede ser bendecido. Esto sigue siendo válido. Sería útil que más obispos reconocieran que, aunque FS declare lo contrario, las uniones «irregulares» no pueden ser bendecidas.

Esto aclararía a los fieles lo que la Iglesia puede y no puede hacer. También proporcionaría una importante orientación pastoral a los sacerdotes que, de otro modo, podrían actuar de un modo que llevara a la gente a creer erróneamente que sus situaciones objetivamente pecaminosas no son espiritualmente peligrosas. Los sacerdotes también podrían sentirse el blanco de los activistas que se acercan a ellos exigiendo una bendición para una situación «irregular». Que sus obispos les den protección sería sin duda un gran paso para que los sacerdotes supieran que están amparados por su obispo cuando bendicen al individuo, pero no a la pareja.

El caso del padre Martin es de particular interés. A pesar de que ha causado un gran escándalo (en contra de lo que enseña FS), puede ofrecer una interpretación de FS que permite sus acciones. Pues no llevaba ornamentos litúrgicos, y FS no dice que la bendición deba hacerse en privado. De hecho, el padre Martín ha anulado los esfuerzos del cardenal Fernández por minimizar los cambios introducidos por FS. ¿Quién creería al cardenal Fernández cuando dice que FS no es escandalosa, considerando que FS permite las acciones del padre Martin?

No es un momento fácil para ser obispo, especialmente porque el Dicasterio para la Doctrina de la Fe fomenta la confusión, pero todo obispo está llamado a conducir a los fieles a una relación más profunda con Cristo a través de la Iglesia. Esto requiere una caridad heroica que abrace al pecador siendo fiel al Evangelio. Jesús nunca bendijo el pecado, y tampoco debería hacerlo la Iglesia. Su amor por cada uno de nosotros es un amor que nos llama a salir del pecado, lo que exige reconocer que algunas cosas son incompatibles con la bendición de la Iglesia.

FS es un documento defectuoso. Los obispos harían bien en tratarlo como tal.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
37 comentarios en “Fiducia Supplicans y la autoridad de los obispos
  1. Es obligación de obispos, sacerdotes y laicos refutar los errores del Papa, como lo hizo San Pablo con San Pedro.
    Como han dicho Sarah, Müller, Schneider, Strycland y otros, Fiducia Supplicans es herética y debe ser rechazada.

    1. A los obispos ya nadie les hacer caso. Además ellos, salvo un par de casos, no existen. Cualquier persona que haya estudiado o seguido el desgraciado tema masónico, comprende que este era el fin, este era el motivo: bloquearles y ridiculizarles. Así que los infiltrados estan de enhorabuena y piensan que han conseguido diluir la voz de los pastores, pero yo les recomendaría reflexionar y leer un momento un simple papel que se titula «pobrecillos» de San Maximiliano Kolbe, pues nos jugamos la vida eterna.

    2. El problema no es solo el cardenal Fernandez, es toda la Iglesia, el propio Papa, hemos caído en una grave apostasía y herejía generalizada.

      La Iglesia hace aguas, cardenales, obispos y sacerdotes esparciendo errores por doquier, es el Vaticano II con sus errores nunca subsanados, mas bien ahondados. Lo único que nos salva son las ordenes Tradicionales, el resto (abiertamente modernistas) no tienen parámetros doctrinales ni morales, han caído en un profundo abismo, en donde los fieles tampoco tienen la formación para discernir correctamente las barbaridades que les enseñan. Solo hay que asistir a cualquier misa novus ordo y luego a una Misa Tradicional y el shock es inmediato, es del cielo a la tierra, no hay punto de comparación!

      1. Me da que usted está un tanto confundido. El Concilio Vaticano II no ampara el matrimonio homosexual, la Teología de la Liberación sí. El Concilio Vaticano II y sus impulsores, varios de ellos Papas, han calificado la Teología de la Liberación como herética. Lo que se está aplicando ahora no es el Concilio Vaticano II, sino la Teología de la Liberación. Es necesario que la auténtica Iglesia de Cristo se oponga con todas sus fuerzas a la Teología de la Liberación, incluso aunque sus promotores estén en los más altos cargos del Vaticano.

        1. «Me da que usted está un tanto confundido. El Concilio Vaticano II no ampara el matrimonio homosexual, la Teología de la Liberación sí»

          El CVII (un concilio pastoral del siglo pasado, cuya Comisión Doctrinal aclaró en una Declaración oficial que los católicos no tienen obligación de creer nada de lo dicho en el mismo, sino sólo aquello definido por la Iglesia previamente), claro que no amparaba el inexistente e imposible «matrimonio homosexual»; pero tampoco las «bendiciones» truchas a adúlteros, concubinos y homosexuales, ni tampoco la «teología de la liberación». Pero vamos, que la «Sodoma supplicans» no guarda mucha relación con dicha rama del marxismo (ninguna, de hecho).

          1. Con todo mi cariño, Catholicus, no dirá yo tan rápido ni daría tan por sentado que Fuckers Supply y su trastienda histórica no tiene que ver con el marxismo ni con la teología de la liberación. Al contrario, más bien: esta sedicente teología se mostró como un caballo de Troya para introducir, bajo forma de religión, el tardocapitalisto en las zonas donde la labor social de la Iglesia mantenía las verdades liberadoras del hombre de las servidumbres que aquel proponía. De hecho, no hay más que ver cómo hoy los hijos de aquella teología defienden hoy el indigenismo como el homosexualismo (y el daño que está haciendo, como le contará cualquier misionero). Y se ve también en su contraparte europea, el marxismo locatis de un Foucault. En el 68 se establece esa alianza hoy reinante, asumida por aquellos supuestos teólogos.

          2. «yo tan rápido ni daría tan por sentado que Fuckers Supply y su trastienda histórica no tiene que ver con el marxismo ni con la teología de la liberación»

            Es que yo no he dicho tal cosa (vuelva a leer mi comentario), porque, entre otras cosas, no existe ninguna «trastienda histórica»: la «Sodoma supplicans» es un «unicum» que, además, contradice lo que la Iglesia ha dicho al respecto hasta anteayer mismo (incluso en este pontificado: vea lo que dijo la CDF en 2021), por lo que no hace falta remontarse muy atrás.

            «Y se ve también en su contraparte europea, el marxismo locatis de un Foucault…»

            No veo yo muy marxista al riquísimo clero alemán que jalea el panfleto que nos ocupa (salvo en que cuentan con un Marx entre sus filas, y quizás que alguno de sus miembros sigue los postulados de Groucho Marx: «estos son mis principios; y si no le gustan, tengo otros»).

          3. ¿O es que la infiltración homosexual entre el clero es de hoy? ¿O es que la tolerancia no lleva décadas? ¿Y esa tolerancia no tiene un trabajo intelectual detrás? ¿No se ha encontrado nunca con sacerdotes que justifican en el púlpito ciertas actitudes? ¿No se ha encontrado nunca con un obispo que calle o justifique esas cosas de sus sacerdotes?
            Que el clero alemán sea rico es condición de necesidad para ser neomarxista, como lo son los ceos de las grandes compañías. Pero en fin, son apreciaciones de un ignorante, no me tenga en cuenta. No sé cómo se me ocurre escribir en estos sitios, la verdad. Perdóneme de nuevo.

          4. Usted puede escribir lo que quiera. ¿O alguien se lo ha impedido? Pues, los demás también. Usted sabrá si no quiere escribir ante la posibilidad de recibir réplicas.

        2. La Teología de la liberación la amparo el CV2 a partir de los pactos de Metz para no condenar el marxismo. Pastores mudos . La amparo el filocomunista Pablo vi delatando a los gobiernos comunistas los santos sacerdotes infiltrados, teniendo como autor de cabecera a Saúl Alinsky. El CV2 amparo, como bien dijo Francisco, el pacto de Abu Dabi, y por ende el escándalo de Asis. El CV2 amparo su misa afeminada, la novis ordo, afeminada porque rinde culto al hombre (si rindiera culto a los idolos seria adúltera). Por eso la prisa por destruir la misa tradicional, porque es el antídoto contra las pornobendiciones nefandas

          1. «…para no condenar el marxismo»

            ¿Quiere usted decir «para no volver a condenar el marxismo»? Porque ya estaba condenado antes del CVII. Y el primer Papa después del que presidió dicho concilio (excluyendo a Juan Pablo I, que sólo duró un mes), condenó rotundamente y sin paliativos la teología de la liberación, como usted sabe perfectamente. Así que, a ver si no se contradice: Juan Pablo II, ¿implementó el CVll? ¿O le llevó la contraria? Porque no se puede soplar y sorber al mismo tiempo. El resto de su comentario, en el que hace un «totum revolutum» con temas que tampoco tienen nada que ver con la «Sodoma supplicans», ni me molesto en volver a decirle lo de siempre, porque usted ya lo sabe, pues se lo he dicho muchas veces, dada la asiduidad con la que repite lo mismo, venga a cuento o no venga.

          2. Efectivamente era la condena de comunismo, no del marxismo como he deslizado, intrínsecamente perverso. Pero es palabrería pura, porque está historia que narró la conocemos todos al dedillo.
            Digamos que el que lleva el CV2 a su perfección 🙂 es solo Francisco. JP2 condenó reiteradamente la teología de la liberación, sin duda. Yo habría seguido otros caminos contra el comunismo, pero esto requeriría otro capítulo que explicaría por qué los comunistas polacos vetaban las listas de nombramientos hasta que apareció Wogtyla sus frecuentes viajes a roma con el filocomunista Pablo vi, su extrano comportamiento en alguna represalia comunista en Polonia, su lucha contta la teologia de la liberación con el Opus y los legionarios. Pero ya puestos:: no fue la teologia del cuerpo de JP2 un germen del pornolibro del Tucho? Elevó la unión sexual a un rango divino superior contrario a la Doctrina anterior.
            No voy a callar mi postura sobre el CV2 porque el señor se incomode

          3. «Digamos que el que lleva el CV2 a su perfección es solo Francisco»

            ¿Contradiciéndolo? Pues, si le apetece afirmarlo, aunque sea falso, para usted la perra gorda. Tanto Francisco, como usted (y ya sé que no es el único que lo hace), sólo utilizan (aunque únicamente de palabra) ese concilio que ya a nadie importa, para respaldar sus ideas personales.

            «No voy a callar mi postura sobre el CV2 porque el señor se incomode»

            Debería hacerlo, simplemente, porque lo que dice es falso (o, como mucho, medias verdades, que a veces son igual o peor que mentiras enteras). Además, no tiene el don de la oportunidad, pues lo saca sin venir a cuento a la primera de cambios; ni es usted nada práctico: ¿posee una máquina del tiempo para impedir que se celebre ese concilio pastoral del siglo pasado? ¿No? Pues, resulta de lo más absurdo llorar sobre la leche derramada.

            «no fue la teologia del cuerpo de JP2 un germen del pornolibro del Tucho?»

            Claro que no.

          4. De acuerdo con Óscar, no se necesita ese engrudo de teología del cuerpo del lujurioso jpii. La corrupción viene de a poco a colonizar las mentes y las condiciones. Pinc he lujurioso.

    1. Así es, y no solo al apostata Martin, es a todos esos políticos abiertamente abortistas que les recibe con pompa y les da la comunión, los nombramientos de abortistas y sodomitas en puestos en la curia y dicasterios, la promoción de Naciones Unidas, de abu dabi, el cierre de ordenes fructiferas, el cese de obispos que defienden la vida, familia y el Evangelio, la persecución abierta a las ordenes Tradicionales sin ninguna causal, las cartas, motus propios y encíclicas confusas y ambiguas que giran en torno al error y la apostasía, es un todo error mal intencionado y premeditado, es en pocas palabras, la masonería eclesial esparciendo tinieblas!

  2. Palabrería sin fin, que si la colegialidad, el CV2 etc etc
    Es muy sencillo: los sinodos y movimientos que ha hecho Francisco desde el principio de su pontificado eran para cambiar la doctrina, todos eran peones del dictador, incluido el sínodo alemán, el james Martín y mil más
    Ahora, cuando es ya todo un escándalo monumental, algunos se plantan pero es agarrar el toro por el rabo
    Callaron como capados tibios no solo con este Papa, tb con el escándalo de Asis, con el escándalo de la misa protrstante, con el escandalo del CV2.
    Esta miseria episcopal neocona viene de lejos, Francisco ha sido el que ha provocado que sus miserias hayan quedado completamente expuestas, menos mal
    Solo Lefebvre resistió como Dios manda, como un hombre viril, ahora pagáis el precio de vuestra tibieza, un aperitivo del juicio personal

    1. ¡Qué pereza de comentario! Ya ha dejado usted claro que niega la doctrina sobre el libre albedrío definida en el Concilio de Trento, achacando lo que dice y hace Francisco, por propia voluntad, a sus «malísimos» predecesores. ¿Para qué sigue insistiendo, si sólo va a convencer a los ya convencidos (cuya tozudez, que no tenacidad, pues no es lo mismo) no atiende a razones? Pierde el tiempo. Pero, si le sirve a usted de desahogo y para autoconvencerse, lo mismo que a Guillermo PF su defensa y promoción de la sodomía, pues es usted muy libre. Como también lo somos quienes les exponemos sus errores.

      1. No, evidentemente no niego la doctrina. No puedes tapar el sol con un dedo, desde el CV2 la Iglesia se adapto al mundo, al NOM, que está en los discursos de Pablo vi, JP2, BXVI. Están muertos como me dijiste: entonces por qué te incómodas cuando los cito? Porque hay más, compartes sus doctrinas que para mí son modernistas, por eso te incomoda que diga lo evidente: Francisco no ha salido por generación espontánea, es impensable sin haber preparado el terreno los 60 años anteriores. Pero si discrepas, tu mismo, seguiremos cada uno en nuestra linea, yo veo cada vez mas comentaristas en mi linea, no por mi. Yo discrepo pero no te digo si aburres o dejas de aburrir, alguna vez dije de tu esfuerzo de explicar cosas

        1. «entonces por qué te incómodas cuando los cito?»

          No es cuestión de «incomodidad», sino de ser justo y defender la verdad. Además, usted no se limita a citarlos (que se hace entrecomillando lo que han dicho literalmente y teniendo en cuenta el contexto de las frases de las que han extraído, así como otras declaraciones sobre lo mismo), sino que incurre constantemente en exageraciones, cuando no en falsedades (ya le he dicho que las medias verdades, a veces encierran mentiras), llegando incluso a la calumnia.

          «Francisco no ha salido por generación espontánea»

          Naturalmente: es fruto de la unión de sus padres. Y, si se refiere a su cargo, ese es fruto de la voluntad personal de los cardenales que le votaron, que ya darán cuentas a Dios sobre sus intenciones a hacerlo, tanto si fueron buenas, como si fueran malas (es decir, fruto del desconocimiento real del candidato, de la ingenuidad, de un engaño del que fueran víctimas, o…

          1. …simplemente, y en cualquier caso, de su buena o mala voluntad). Volver a reiterar que lo que hace o dice Francisco está condicionado por lo que dijeron o hicieron sus predecesores y que por tanto carece de capacidad de elección y voluntad o para hacer otra cosa es negar la doctrina del libre albedrío, a pesar de que usted diga que no lo hace.

            «yo veo cada vez mas comentaristas en mi linea»

            Eso no es garantía de acierto, como usted bien sabe. De ser así, tendrían razón los modernistas, que son más en la Iglesia.

            Y no se tome mis réplicas como algo personal, porque no lo son. A las cosas que usted dice (o que dicen otros) con las que estoy de acuerdo, no replico nada. Incluso a otras con las que no estoy de acuerdo tampoco replico nada si son cuestiones opinables o no son causa de escándalo ni errores graves que atenten contra la fe o la moral.

    2. Oscar, estoy con usted, la masonería está introducida en la iglesia desde el siglo XIX, Don Marcelino en su Historia de los Heterodoxos, los fue señalando uno a uno. Bien es cierto que no con la intensidad actual, por eso tantos papas hicieron sus encíclicas para pararlos, pero fue inútil, y en el concilio los prelados se cansaron de luchar y se entregaron al maligno. Después ha habido buenos papas pero que en este tema que es nuclear, han aplicado paños calientes que no han servido para nada. Solo para ganar tiempo, Mientras no se extirpe la infección modernista la iglesia irá de mal en peor. Después llegará un chiflado como el actual y el concilio le parecerá poco y creará la iglesia de los mariposones de la Pachamama y la santa luna. La iglesia debe de quedar limpia como una patena. Está claro Sr. Católico, por qué es tan importante lo de la estafa conciliar.

  3. ¿Puede y debe ña Iglesia bendecir, por ejemplo, a la Comunión Anglicana?, ¿o a la «iglesia» luterana o calvinista?

    ¿Puede bendecir a los musulmanes en tanto que musulmanes?, ¿unidos quizás de a dos, en oración de viernes?

    ¿Podrá bendecir las uniones a tres, las uniones polígamas, reconociendo lo bueno y verdadero que hay en ellas…?

    ¿Podrá bendecir la ETA o la mafia o Hamas o la asociación de violadores y violadoras de Alpedrete?

    ¿Podrá bendecir al Dicasterio para la doctrina de la fe?

    No sé… a este paso…

  4. Aunque FS es un gran despropósito que hay que desechar ipso facto, aún se puede sacar algo positivo: ha sido como un aldabonazo que ha hecho que muchos hayan tomado conciencia al fin de lo que está sucediendo en la Iglesia, el Papa y el Prefecto han quedado en una tremenda evidencia, creo que en su fuero interno están más que avergonzados y abochornados, ahora ya sabemos que bastantes conferencias episcopales, obispos y sacerdotes son contrarios y otros tantos están a favor, y podemos presumir que muchos que no se han pronunciado están en contra de FS, pero callan por miedo a las represalias.

    Para mí este esclarecimiento ha sido importantísimo: de la Iglesia aletargada y anestesiada ha surgido un cierto despertar, ha sido como un efecto dominó. Qué hermosas flores han emergido de la podredumbre y el maloliente estiércol. ¡¡Tenemos esperanza!!

    1. Hoy me he llevado otra decepción, en este caso con Monseñor Martínez, emérito arzobispo de Granada que ha sido entrevistado en 13TV esta mañana. Tenia interés por ver sus declaraciones, ha estado 20 años en esta diócesis y había temas del pasado controvertido que podría haber aclarado. La verdad es que no ha aclarado nada, como el tema de los Romanones, a los que se les dejó tirados, para que después fueran absueltos.. Este ha reconocido que en este tema se lavó las manos, que solo hizo lo que le indicó Francisco. Pero lo peor ha sido cuando ha tomado partido claramente por la vía modernista de Francisco, y ha atacado duramente a los Tradicionalistas, afirmando que estamos muertos, por que nos hemos quedado anticuados en el siglo XIX, pero que estamos dividiendo a la iglesia. Ha reconocido que Francisco ha ido mas lejos que el concilio por que el mundo ha evolucionado. En resumen, 20 años mintiéndonos, hipócrita.

        1. Oscar, no es un capricho masoquista, es que ha sido mi vecino 20 años en la Abadía del Sacromonte, donde se reunía con sus compañeros de Comunión y Liberación.

      1. Esas decepciones deben doler mucho, y nada menos que 20 años engañando a los fieles.
        También puede ser que haya cambiado de opinión, porque 20 años fingiendo, me parecen demasiados.
        No se amargue por ese individuo, no merece la pena si suelta esas perlas.
        Si acaso, rece por él, pues se ve que lo necesita

  5. Cuando este obispo expulso al filosofo Siefert, por decir que la «Amoris Laetitia» era una bomba atómica contra la moral Catolica, ya se vio que es un «modernista» y un «papalotra», que prefiere obedecer a los hombres antes que a Dios.

      1. Resulta incomprensible el odio a la Tradición de tantos prelados, Como Monseñor Martínez, cuando al despedirse escupen por su boca el veneno que tenían acumulado. Por que odiar a quienes durante 200 años lucharon por conservar el Corpus Doctrinal de la iglesia, la defendieron de su aniquilación en las guerras carlistas, ofreciendo miles de mártires a la Causa y en fin, salvaron a la esposa de Cristo de la aniquilación en el 36 con los Tercios de Requetés, solo tiene sentido si el protagonista era del otro bando, en este caso del bando contra el cielo conjurado, que en aquellos y en estos tiempos fue y es la masonería. Y ya de paso pisotean la memoria de tantos papas que con sus encíclicas intentaron que el golpe modernista no se consumara. Pregunten a Telmo Aldaz de la Quadra Salcedo sobre un acto carlista en Granada que prohibió el interfecto en la hospedería de un convento. Carlismo Rebelde

  6. Gracias a Dios, a Juan Pablo II y al (entonces) Monseñor Ratzinger, contamos con el Catecismo de la Iglesia Catòlica para saber a què atenernos en cuanto a Doctrina Catòlica, Tradiciòn Catòlica y Magisterio Catòlico. Con ese Catecismo y el de San Pìo V, nadie puede ignorar cuàles son las verdades inmutables de nuestra fe.

  7. Bergoglio es un hereje, así que ya está excomulgado Latae Sententiae… ¿Por qué nadie habla de esto? ¿Están todos con «rezar por el Papa» porque lo importante es conservar puesto-sueldo? Qué decadencia de curas y obispos, y luego se atreven a hablar de «mártires», se les debería caer la cara de vergüenza…
    ¿Cuántos van a dar bendiciones a PAREJAS sodomitas y adúlteras? ¿Cuántos van a hacer lo que dice Bergoglio que hagan porque «él manda sobre Dios»? En fin…

        1. Ante los constantes desatinos y herejías de este papa, sumado a la pasividad, cobardía, sumisión o complicidad de cardenales y obispos; teniendo en cuenta que los Laicos no somos tenidos encuenta para exigir la renuncia de semejante canalla, pero en definitiva somos el corazón de la Iglesia; debemos hasta tanto Renuncie o muera de una vez por todas,dejar de asistir a los templos.
          Que noten los curas que deben ponerse los pantalones y defiender a Dios y su doctrina, o caso contrario los creyentes no seremos consecuentes con tales hechos vergonzanes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles