Obispos de Perú contra el aborto: «Protejamos el don divino de la vida»

Obispos de Perú contra el aborto Protejamos el don divino de la vida
|

Los Obispos de Perú han emitido un comunicado sobre la reciente aprobación de un aborto para una niña de 11 años. A pesar de que una Junta Médica en Loreto determinó que el aborto terapéutico no era viable, una segunda Junta en Lima revirtió esta decisión. Los líderes eclesiásticos recalcan la doctrina católica sobre la vida y exhortan a la sociedad a no adoptar lo que denominan «cultura de la muerte».

De este modo, los líderes eclesiásticos de Perú han alzado la voz frente a la aprobación del aborto para esta menor de edad. Su pronunciamiento resalta la enseñanza de la Iglesia de proteger la vida de ambos, la madre y el nasciturus.

A pesar de que una evaluación inicial en Loreto había concluido que el aborto terapéutico no era aplicable, un segundo diagnóstico en Lima tomó la decisión opuesta, aprobando el procedimiento.

Los obispos enfatizaron en su comunicado: «La vida es un derecho absoluto e inalienable, un regalo divino». Citando el quinto mandamiento, y señalando que esta creencia se refleja tanto en la Constitución como en el Código Peruano de Niños y Adolescentes. Adicionalmente, mencionaron que es deber de la sociedad y del Ministerio de Salud proteger la vida de la menor y del bebé por nacer, haciendo uso de todos los recursos médicos modernos a su disposición.

Finalmente, los obispos alertaron sobre una creciente tendencia a despenalizar el aborto en los últimos años. Instan a las autoridades y profesionales de la salud a no dar paso a esta «cultura de la muerte» y a asegurarse de que la niña reciba el apoyo necesario tras sufrir una violación, y que se persiga legalmente al culpable.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
5 comentarios en “Obispos de Perú contra el aborto: «Protejamos el don divino de la vida»
  1. Muy bien por estos obispos que defienden la vida desde la concepción hasta la muerte natural, en plena sintonía con el magisterio infalible del Santo Padre Francisco.

    1. Querrá usted decir «al contrario que Francisco», que promociona la abortista Agenda 2030; prohíbe a los obispos estadounidenses publicar un documento de condena a los políticos abortistas; fomenta la muerte de inmigrantes en el mar al promocionar el tráfico de seres humanos que enriquece a las mafias; o despide a los miembros del «Pontificio Instituto para la Vida y la Familia» y nombra en su lugar a proabortistas y personajes que defienden la eutanasia. Obras son amores y no buenas razones (que las palabras se las lleva el viento). Por otro lado, no se entiende muy bien por qué usted se hace el loco (como si tuviera que hacer un esfuerzo para fingirlo) con el rollo de la infalibilidad, que ya le han explicado cien veces que Francisco jamás ha ejercido. Hay que ser un troll muy torpe para creer que la realidad se puede cambiar a golpe de eslóganes, o que sus patochadas provocan algo que no sea risa. Mejor sométase a un exorcismo, farsante.

  2. Mi opinión sobre las condenas de la jerarquía católica sobre el aborto y sus comunicados que nadie lee: bla, bla, bla, bla…
    La peruana, la española y la de todoas las demás.

  3. «Prohíbe a los obispos estadounidenses publicar un documento de condena a los políticos abortistas». Desconozco tal documento. En todo caso, los obispos estadunidenses no tienen ninguna obligación de obedecer a Bergoglio en este caso. Al contrario, tendría obligación de hacer caso omiso de lo dice.

    1. «Desconozco tal documento»

      Y lo seguirá desconociendo siempre: el 15 de noviembre de 2021 la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (que es como se llama allí su Conferencia Episcopal) aprobó por 222 votos a favor, 8 en contra y 3 abstenciones, un documento que prohibía explícitamente comulgar a los políticos proabortistas, incluyendo al presidente Biden «El Católico». ¿Sabe lo que hizo Francisco? Prohibir, a través de una carta enviada a los obispos a través del nuevo Dicasterio contra la Doctrina de la Fe (para no pringarse él directamente y no resultar muy descarado) que dicho documento se publicase, con el peregrino argumento de que eso iría contra la «unidad» de la Iglesia en Estados Unidos (en román paladino: que los obispos heterodoxos nombrados por Francisco no estaban de acuerdo), y que debían preocuparse de otros asuntos (como si publicar ese documento fuera incompatible con la «preocupación» por esos otros asuntos).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles