Habla el ex profesor de Gaztelueta: «No he pedido perdón porque soy inocente»

Gaztelueta
|

José María Martínez ha roto su silencio a pocos días de que se emita el documental de Dinesy en el que el Papa Francisco pide perdón a Juan Cuatrecasas.

El ex profesor del colegio Gaztelueta y numerario del Opus Dei, José María Martínez ha concedido una entrevista a InfoCatólica en donde relata el calvario que ha vivido durante todos estos años. Perseguido civilmente y ahora canónicamente, este profesor que fue condenado a dos años de cárcel por abusos insiste en defender su inocencia.

Por otro lado, Religión Confidencial ha sacado a la luz varias irregularidades y preguntas sin respuesta por parte del obispo de Teruel durante estos últimos meses desde que se montó ‘ad hoc’ este tribunal canónico contra el profesor (laico).

Cuenta Religión Confidencial que «en el mismo mes de septiembre de 2022, la defensa del profesor, en respuesta a la carta de monseñor Satué, planteó por escrito al presidente, el obispo de Teruel y Albarracín, una serie de cuestiones referidas a la necesidad de que acreditara fehacientemente su nombramiento, cuáles eran sus facultades, y por qué la creación de ese tribunal especial. También se le requirió que explicara cuál es la naturaleza del procedimiento, las competencias de ese tribunal, y la base para poder juzgar a un laico».

En la carta del obispo de Teruel al profesor se decía, además, que el Papa estaba dispuesto a dispensar de la norma que establece la irretroactividad de la ley penal para que José María Martínez Sanz pudiera ser juzgado. «En la respuesta de los abogados del docente a la misiva de monseñor Satué se pedía que se presentara el decreto del papa Francisco que dejaba en suspenso la irretroactividad de la ley penal canónica. Entendía la defensa del profesor que podrían tener un decreto donde el Papa suspendiera la irretroactividad de la ley, que quizá no lo querían enseñar, o bien no lo tenían, ante lo insólito de esa decisión, y que se estaba utilizando la figura del Papa, sin aportar ese documento, con lo que se causaba un daño reputacional tanto al Papa como a la Santa Sede», narra Religión Confidencial.

El 16 de marzo el profesor recibió un burofax de Satué con un Decreto en el que se le citaba a declarar para este 27 de marzo. Religión Confidencial ha publicado que el profesor no ha acudido a la citación fijada que tenía en el día de ayer, aunque si asistieron sus abogados.

«Fuentes cercanas a la defensa jurídica de José María Martínez insisten en que estamos hablando “de un ciudadano que ha cumplido su condena, que él considera injusta, pero la ha cumplido, que no tiene deudas con el Estado, y que recibe un ataque brutal, también a través de determinada prensa”, añade la noticia de RC.

Les ofrecemos la entrevista de Juanjo Romero, publicada en InfoCatólica a José María Martínez:

¿Cómo está?

Muy cansado, la verdad. ¡Son 12 años! Este caso ha sido y es una tortura lenta, que no acaba nunca. Antes creía en la justicia. Hoy no. También creía que tras ser condenado por el Tribunal Supremo –a pesar de ser inocente– y de cumplir mi condena, esto se terminaría, pero ahora vuelve a empezar de nuevo.

¿Cómo ha llevado todos estos años?

Desgasta mucho vivir en esta pesadilla. Profesionalmente, desde que empezaron las primeras acusaciones, tuve que dejar la educación. He tenido y tengo que sobrevivir con todo tipo de trabajos temporales en áreas que no eran para lo que me había formado. En lo personal, si lo he sobrellevado y lo soporto sin desesperar es gracias al apoyo de mi familia y al de tantas y tantas personas que me han mostrado su respaldo y que siguen rezando por mí. He dicho infinidad de veces que soy inocente y lo seguiré diciendo, porque es la verdad. Como es lógico, durante estos años he pasado por momentos en los que he estado destrozado psicológicamente. También he padecido un cáncer, que en opinión de algunos médicos, ha podido estar provocado por la somatización de todo lo que me ha sucedido. Estoy pensando escribir mis experiencias en un blog o una web porque creo que ha llegado el momento de contar la historia completa.

¿Qué opina de que su caso pueda cerrarse antes de Semana Santa, como ha salido publicado hace unos pocos días?

Desconozco por qué el anterior proceso eclesiástico ya no es válido. Desconozco con qué nuevas pruebas se me acusa porque no se me han comunicado. Ha habido un medio al que han filtrado la fecha de la resolución del proceso y su resultado, aunque ni siquiera he declarado o intercambiado ni una palabra con el delegado del Papa, quien parece haber decidido de antemano mi condena.

La primera vez que el delegado, el obispo de Teruel, don José Antonio Satué, se dirigió a mí en una carta, antes de iniciar el proceso, se permitió recomendarme reconocer mi culpabilidad y pedir perdón a la víctima. ¡Me subía por las paredes al leerlo! Mis abogados no dejan de asombrarse por la cantidad de atropellos que se están cometiendo. Cualquier ordenamiento jurídico medianamente serio no permitiría esta toma de postura previa por parte de un juez.

¿Sus abogados son optimistas?

Mis abogados no salen de su perplejidad ante la inseguridad jurídica que existe para mí en este proceso. Por eso, están decididos a llevarlo a todas las instancias de la justicia ordinaria que sean necesarias. Al menos ahí sabemos que en teoría, hay separación de poderes; en la justicia civil no se aplican leyes retroactivamente –a mí la Iglesia me está juzgando con una norma que entró en vigor después de lo que Juan dice que sucedió–; en la justicia civil se trasladan y no se esconden al acusado los poderes que facultan para actuar y se entregan al acusado las acusaciones y las pruebas, así como se comunica la apertura de un proceso oficialmente por escrito y no por la prensa y en la justicia civil; por último, se hace pública la sentencia una vez que se ha producido el juicio y no antes.

Y no estoy exagerando. Yo no he hablado ni una sola vez con el juez. Entonces, quien ha publicado cuándo se iniciaría el proceso, cuándo se terminaría y qué resultado iba a tener nos podrá decir quién le ha filtrado esa información.

Según usted, ¿por qué el Papa no le ha recibido ni parece que vaya a recibirle a corto plazo?

El Papa tiene un gran corazón, pero desgraciadamente alguien le está asesorando muy mal. Tiene también el compromiso de hacer todo lo que está en su mano por ser contundente contra la pederastia en la Iglesia, y yo le apoyo. Sin embargo, hay que respetar la justicia y el derecho para evitar abusos de poder como en mi caso. El respeto a las leyes sirve, entre otras cosas, para proteger a los débiles de los poderosos. Si en este caso se decide saltarse la ley, cambiarla ad casum, o aplicarla de modo retroactivo, se está abusando del poder. Si alguien –como dicen algunos medios– ha firmado un decreto que permite juzgar a un laico en un proceso previsto para clérigos y no respetar el principio de no retroactividad de la ley, eso es algo muy serio. Espero que todo eso se aclare.

¿Por qué no pide perdón a Juan y a su familia? ¿No se habría terminado todo esto mucho antes?

No he pedido perdón porque soy inocente. Juan miente cuando dice que lo humillaba en clase –sus compañeros lo negaron ante notario–. Miente cuando delante del Papa ha asegurado que sigo dando clase. Dejé la enseñanza en 2012 y no he vuelto a las aulas. La sentencia injusta en el juicio de Bilbao se basó casi exclusivamente en una convicción del juez: Juan Cuatrecasas no podía mentir. Sin embargo, ahora hemos visto que dice cosas que no son ciertas y cuya falsedad se puede demostrar: llevo diez años sin pisar un colegio, un instituto o una universidad. No he dado una clase desde 2012.

¿Cree que es posible que alguien se invente todo lo que Juan ha contado delante de distintos tribunales?

La psicología demuestra que estas desgracias ocurren. Cuando digo que Juan miente me refiero a que no dice la verdad. No juzgo su intención, ni sé si es fruto de su enfermedad y está convencido de lo que dice. Hace un tiempo encontré un libro –My lie– donde la autora reconoce haber inventado los abusos de su padre contra ella que antes creía firmemente. La primera manifestación de Juan ocurre un año después de la última vez que nos vimos, en un contexto de enfermedad agravado por el acoso que sufrió en esos meses. Ahí su supuesta acusación fue muy vaga, tanto que no se puede decir que sea una acusación. Sin embargo, a partir de ese día se le empezó a intoxicar a través de interrogatorios mal ejecutados. Después, sabemos que se manifestaron delirios y alucinaciones y no sabemos si pudieron ocurrir antes. Ya me gustaría a mí saber el motivo de todo esto. Es una pregunta que me ha atormentado todos estos años.

¿Cómo ve el futuro?

No lo sé. Me siento muy desprotegido. Cuando estaba intentando rehacerme de todo esto, me abren un proceso canónico como si fuera un eclesiástico –un sacerdote o un religioso–. Es como si a usted le intentan someter a un consejo de guerra sin ser militar. En lo personal, el estigma que me han impuesto ya no se puede borrar y el daño causado no se puede reparar. Un documental de Netflix, y ahora otro en Disney+ con el Papa. Miles de noticias –no exagero–- que hablan de mi caso; por no mencionar las consecuencias civiles de una sentencia injusta. Por otro lado, no veo que los Cuatrecasas tengan interés en cerrar el caso y seguir con sus vidas. Más bien han hecho de esto su modo de vida. Separaron la demanda civil de la penal porque por esa vía es posible que puedan reclamar más dinero. Y van retrasando la demanda civil para estirar el caso todo lo que puedan. Me parece que se están sirviendo de la Iglesia para sus intereses. Lo explicó su propia abogada hace unos años en una entrevista en La Nueva España, diciendo que había sido idea suya acudir al Papa. He sido condenado injustamente por el Tribunal Supremo, porque soy inocente, y he acatado la sentencia. Acatarla significa cumplirla, no que te parezca bien. Y ahora viene este nuevo proceso canónico, no sé muy bien a cuento de qué. Sueño con el día en que pueda poner fin de verdad a todo esto.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
34 comentarios en “Habla el ex profesor de Gaztelueta: «No he pedido perdón porque soy inocente»
  1. El profesor de Gaztelueta es inocente. Y está siendo víctima de abusos por parte del Papa Francisco y de su obispo, que ejercen abuso de autorudad contra él

    1. Ha sido práctica habitual que puede ser certificada por miles de personas que numerarios del O.D. hurgaran en charlas personales en la vida sexual de los adolescentes. No es una buena práctica y no podía acabar bien.

      1. Mas bien el problema aquí es que el Papa “odia” al OD, este odio viene desde la época de Monseñor Liveres y el Monseñor Aguer.

        No es la primera vez que este Papa enloda y manipula la justicia (pregúntele a Becciu). Me apena lo que le ocurre al Sr. Martinez, tenga fe en Dios, ya ve lo que le hicieron al Cardenal Pell y al final salió airoso, Dios le Bendiga!

        1. El problema con el Opus Dei es que hay un predominio de lo institucional sobre la persona. En la Obra lo que importa sobre todo es el prestigio y el buen nombre y fama de la Madre Guapa, o el Opus Dei. Mi pregunta es ¿ han echado de la Obra a este hombre? ¿le han dejado caer?
          Me gustaría ver entre vuestras respuestas que no le han expulsado, y así puede que – mientras no se demuestre con juicio y sentencia firme que un miembro suyo ha cometido un delito – se pueda decir que la Obra actúa con caridad cristiana con sus miembros con problemas.
          El Papa ciertamente puede que no esté bien aconsejado.

          1. En casos como el del profesor del Gaztelueta, injustamente condenado y asesinado canónicamente, se percibe bien cómo la entraña de la camarilla bergogliana (Bergoglio el Oscuro, sus obispos chalanes, los Vidal-Bastante, el diputado sanchista del carnet en la boca…) es la misma que la de su padre el Diablo. Menos mal que, al menos, INFOVATICANA es la voz de los sin voz.

          2. En casos como el del profesor del Gaztelueta, condenado injustamente y asesinado canónicamente, se percibe bien cómo la entraña de la camarilla bergogliana (Bergoglio el Oscuro, sus obispos chalanes, los Vidal-Bastante, el sanchista del carnet en la boca…) es la misma que la de su padre el Diablo.

          3. Ok, perfecto pero insito:
            ¿vos sabes si le han echado del Opus Dei o no?
            ¿Sigue siendo este pibe miembro numerario de esta organización?

          4. Ya que «insiste», hágalo con el mismo nick que cuando lo dijo por primera vez, que si no, queda muy cantoso. ¿No cree?

          5. ¿te refieres a nos?
            Yo soy MD-Renovado por la Gracia de Dios (este es mi Nick a partir de mi conversión producida hace tiempo)
            Fallo.

          6. Me alegro que no lo hayan echado del Opus Dei, puesto que valoran más el prestigio institucional y su buen nombre que la persona que lo integra. No es que no valoren a sus miembros, sino que la presencia de lo institucional es tal que lo importante es la misma y el trabajar por y para la misma.
            ¿me equivoco? creo que no.

          7. ¿Pero esta vieja no se ha muerto?
            Nada hombre, habrá que esperar.
            Hago apuestas: a cinco años no llegas ni de coña.
            Rezo por tu alma. Un saludo cordial.
            jaja.

  2. El pobre ingenuo e inocente profesor dice que Francisco tiene “un gran corazón”…

    Un corazón tan grande que se metió en la Obra para quitarle el derecho a tener prelados obispos y que impulsa un proceso eclesiástico completamente inválido contra un laico.

    En serio? No tiene nada más importante que hacer el “Santo Padre”?

    Ahhh… Sí. Perdón. Sí tiene otras cosas por hacer: El motu Proprio “Traiciones Incustodies”

  3. Docente:

    Dice que es «grande», no que sea bueno.

    Es como cuando dicen que es «una gran persona». Aunque comúnmente se entiende como sinónimo de «buena persona», estrictamente «grande» es una cualidad espacial, no moral.

  4. La mala práctica de este proceso lleva años aplicándose a los sacerdotes que, a la hora de la verdad, son los destinatarios, hasta ahora únicos, de este tipo de legislación canónica que no sería admitida más que por Corea del Norte.

    1. Apreciado Alexis. Muy bien dicho. La legislación y práctica actual contra abusos, es más propia de Corea del Norte que de la Iglesia de Cristo.

  5. A mí me desconcierta mucho la moda actual de pedir perdón por las supuestas faltas y pecados que cometen otras personas, asumiendo su representación, cuando a lo mejor tales personas no han cometido ningún pecado. Lo cual es tanto como declararles culpables.
    Qué pasaría si el actual presidente de la Argentina, Alberto Fernández, pidiera públicamente perdón por unos supuestos abusos sexuales contra menores cometidos por el Padre Jorge Bergoglio cuando era profesor del colegio Máximo de la ciudad de Córdoba, donde según una de las supuestas víctimas el entonces preceptor suyo abusó reiteradamente y en su despacho del colegio. Imagínense que, además después de lanzar esa acusación pública, contraviniendo los principios básicos del derecho procesal, Alberto Fernández nombrara un “tribunal de excepción” para juzgar el caso.

  6. Por cierto, para los que no lo sepáis, un tribunal de excepción no es un tribunal formado por gente excepcional, sino más bien todo lo contrario, por gente afín al resultado que se desea plasmar en la sentencia; un “tribunal de excepción” es un tribunal creado tras los hechos sujetos a enjuiciamiento y que se encuentra expresamente prohibido en el ordenamiento de los Estados de derecho por vulnerar el derecho al juez ordinario predeterminado por la ley y el principio de seguridad jurídica. Prohibido también en el art. 117.6 de la Constitución Española. ¿No les parece que sería una injusticia atroz contra Bergoglio? ¿No les parece evidente que dañaría el buen nombre, y posiblemente la libertad y patrimonio del acusado, sino también que causaría un daño inmenso a la Institución a la que Bergoglio representa?
    Ayer escuché en Misa la lectura de la casta Susana, condenada por dos viejos corrompidos: ojalá haya un hombre como Daniel, que haga justicia de verdad.

    1. De acuerdo con Ud., Japo. El otro tema es la irretroactividad de la ley, el Papa ha estado abusando e interfiriendo en todos los “juicios” canónicos, ya sea por abusos sexuales como de índole pecuniaria.
      Nadie tiene que ser perseguido de esa manera, ni sufrir injusticias, el Papa esta manipulando con
      mentiras este caso de manera escandalosa, encima usar a un periodista cuestionable y a Disney un miércoles santo, en un programa de por si aberrante, mientras Alemania arde de herejes y apostatas! Y como si fuera poco, el jueves Santo también saldrá al aire otra entrevista concedida a periodista y un medio peronista afín a los Kirchner y el actual presidente pro aborto de Fernandez de Argentina.
      Cada día que pasa me convenzo que este Papa es mason!

  7. El Padre Pío también fue injustamente perseguido, y de qué manera, por la Jerarquía eclesiástica y por un «mal aconsejado» papa Juan XXIII. Probablemente se trate del santo más grande del siglo XX, si nos atenemos a los documentos publicados (obviamente yo no puedo escrudiñar las conciencias).

    Me uno de todo corazón a don José María Martínez. Ser víctima de un proceso eclesiástico totalmente corrupto, que lo es se mire por donde se mire, es un indicio claro de persecución.

    Por otra parte, los comentarios de don Jos´é María, llenos de caridad y exentos de todo rencor, son un indicio de santidad. Y que conste que no me erijo en juez.

    El Señor pondrá a cada uno en su sitio. En el Juicio Final saltarán muchas sorpresas.

    ¡Persevere, don José María!

  8. Lo que llama la atención de todo es como con este hombre se exceden y se tapa lo del Jesuita Rupnik.
    Qué injusto es todo, pero así es ahora la iglesia, como los fariseos en tiempos de Cristo.
    Jn 8, 1 – 7

  9. 1.Cuando una víctima echa flores a su verdugo,pierde su dignidad.
    2.Efectivamente,los agravios comparativos son terribles.Y el tratamiento de este caso,con el telón de fondo del jesuita eslavo,clama al Cielo.

  10. No se cómo de grande será el corazón de Francisco, pero dudo mucho que tanto como su imprudencia y su afán de protagonismo mediático. Con su intervención en este caso parece querer resarcirse de la que tuvo en otro parecido, en el que tuvo que recular ante una sentencia civil absolutoria, y en el que sí era procedente un proceso canónico; proceso, por cierto, que en este pontificado no es raro que se niegue a obispos y curas que lo reclaman con todo derecho, mientras, como es el caso presente, no hay inconveniente en abrirlo, sin las mínimas garantías, hasta a quien no corresponde. Si así cree que va a contentar a los enemigos de la Iglesia, será por dejarse utilizar para desprestigiarla.

  11. En tiempos de los romanos usaron mucho de falsas acusaciones en su persecución contra los cristianos. Y este método se sigue usando hoy. Utilizan la falacia de la pederastia para intentar destruir a la Iglesia. Lo peor de todo, es que Francisco y muchos obispos se hayan aliado con los enemigos en este asunto.

    1. Se comprende la diplomacia del profesor, pero Francisco no está mal asesorado sino que es él el responsable de su felonía contra el profesor, y además Francisco no tiene un corazón grande ni bueno, sino duro y despiadado.

  12. Hay un libro de la Dra. E. Loftus:’ Juicio a la memoria’, muy ilustrativo sobre la manipulación de la memoria. Esta señora actúa de perito en juicios. Hay muchos estudios que prueban que la memoria no es tan fiable.

  13. En el video, el imprudente Bergoglio le pide perdón al joven Cuatrocasas, lo cual quiere decir que el sapientisimo Bergoglio ya lo ha juzgado!. Sin escuchar a la otra parte ni querer recibirlo! Increíble este Papa tan imprudente. Y si con el tiempo se demuestra que todo fue falso, que hará Bergoglio, pedir perdón, dimitir? Me apena tener un Papa tan imprudente e irresponsable. Retirate Bergoglio y deja el paso a otro. La Iglesia no se merece esto. Te das cuenta Bergoglio lo que estás haciendo sufrir a este profesor (además sin pruebas solidas) y a su familia? .Humildad Bergoglio y prudencia

    1. Ya se demostró que el párroco de Granada Román, al que intentó sepultar en la cárcel con su carta irresponsable, era inocente. Y Bergoglio simplemente cargó el muerto a sus tontos mamporreros Vidal y Bastante, quedándose tan pancho.

      1. De la Iglesia y del Estado, porque el juicio ha sido una farsa y tiene todas las trazas de acabar como el caso Teodoro Leandres. La fiesta de Cuatrecasas, Bergoglio y el Supremo la pagaremos al final los españoles, como siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles