El demoledor informe de un profesor sobre el ‘Caso Gaztelueta’ que señala que el Papa está siendo manipulado

Gaztelueta
|

Hace varios días Fernando Simón Yarza, profesor titular de Derecho Constitucional en la Universidad de Navarra publicó un artículo en El Debate sobre la «mediatización y sobras del Caso Gaztelueta».

Ahora, este mismo profesor ha vuelto a publicar de nuevo un artículo en El Debate. El artículo contiene además un extenso informe de 25 páginas en donde el profesor detalla desde un punto de vista jurídico los problemas y las dudas que arroja este procedimiento por parte de la Santa Sede.

El exhaustivo informe

Fernando Simón analiza en el informe, en primer lugar, los hechos desglosados por orden cronológico desde noviembre de 2011, cuando la Fiscalía de Menores abrió diligencias preliminares de investigación.

En esta parte, el profesor detalla como el propio inspector de Educación mantuvo —y reiteraría posteriormente en el proceso ante la Audiencia Provincial de Vizcaya— que, a su juicio, no es posible realizar los actos delictivos sexuales que se dice que se realizaron en el despacho en que se dice que se realizaron».

El dictamen recuerda también que el 2 de septiembre de 2013, el Fiscal Superior acordó el archivo de las diligencias, nuevamente tras varios meses de investigación, por falta de pruebas.

Primera investigación del Papa

A raíz de una denuncia de los hechos ante la Santa Sede de 15 de diciembre de 2014, el Santo Padre envío al acusador una carta el 29 de diciembre de 2014, en la que le manifestó su cercanía y le anunció la apertura de «un juicio canónico al educador y al colegio».

El 7 de enero de 2015 se encargó a la Congregación para la Doctrina de la Fe investigar, con carácter preliminar, los hechos denunciados por la familia ante la Santa Sede. Se trataba de una investigación canónica previa para determinar si había de abrirse algún procedimiento penal a su conclusión, regulada en el canon 1717 del Código de Derecho Canónico,

Fernando Simón detalla en su informe, que ha llegado a numerosos obispos de España, que «la Congregación para la Doctrina de la Fe, a sabiendas de que la persona de quien se pretendía que había cometido abusos no era un clérigo y de que, por ende, no podía existir en ningún caso delito canónico y el dicasterio era incompetente, inició, pese a todo, la descrita investigación».

Las actuaciones se saldaron con el cierre del caso por falta de pruebas y con el mandato de restablecer «el buen nombre y la fama del acusado». El 9 de octubre de 2015, Mons. Luis Ladaria, entonces Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, dio traslado al colegio del archivo de la investigación mediante una carta.

Condena al profesor

El profesor de la Universidad de Navarra cuenta en su informe que «en junio de 2015, la supuesta víctima había iniciado, llegada a la mayoría de edad, un nuevo procedimiento penal, como resultado del cual la Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Bizkaia dictó Sentencia condenatoria el 13 de noviembre de 2018. La AP condenaba al acusado a una pena de once años de prisión por un delito continuado de abuso sexual. Es importante subrayar que el único testimonio de cargo que sirvió de base a la condena fue el del acusador.

De cara a esta sentencia, Fernando Simón recrimina a la Audiencia Provincial de Vizcaya que rechazase el testimonio de los numerosos
testigos vinculados al centro que declararon en tal sentido. Algunos de ellos describieron cuidadosamente el lugar donde se dice que se cometió el pretendido delito, y justificaron por qué, a su parecer, era imposible que tales hechos se cometiesen allí.

Rebaja de la condena de 11 a 2 años

Tanto el colegio como el acusado mantuvieron firmemente la inocencia de éste, así como la lesión de la presunción de inocencia en el proceso. Impugnada la Sentencia de la Audiencia Provincial en casación, la Sección 1ª de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo dictó Sentencia el 21 de septiembre de 2020, actuando como ponente el presidente de la Sala de lo Penal del Alto Tribunal, D. Manuel Marchena.

Fernando Simón añade un elemento importante a tener en cuenta: «La Sentencia declaró que se había violado la presunción de inocencia (art. 24.2 CE) por una falta de confrontación rigurosa entre las fuentes probatorias de la defensa y de la acusación, y rebajó la pena de once a dos años».

En cuanto al prevalecimiento del testimonio del alumno frente al profesor del colegio, Simón Yarza detalla lo siguiente: «Se trata de un órgano (Tribunal Supremo) que carece de competencia para sustituir la valoración de la prueba llevada a cabo en instancia. En sus propias palabras, «sólo un entendimiento preciso del concepto y de la significación funcional del recurso de casación, puede explicar las limitaciones de esta Sala a la hora de valorar una impugnación basada en el quebranto del derecho constitucional a la presunción de inocencia»16. El Tribunal Supremo reiteró en varios momentos de la Sentencia el fundamento limitante de su propio pronunciamiento: «nuestro cometido como órgano de casación no nos autoriza a una valoración alternativa de la prueba, no nos permite sustituir la apreciación verificada por el órgano de instancia por la que propugnen las partes».

La nueva investigación canónica y la parcialidad del obispo de Teruel

El día 15 de septiembre de 2022, el obispo de Bilbao, Mons. Joseba Segura Etxezarraga dio a conocer la noticia de la apertura de un proceso canónico ordenado por el Papa Francisco para reabrir el ‘Caso Gaztelueta’.

En este informe, Fernando Simón desvela que José Antonio Satué, obispo de Teruel y encargado de la investigación escribió al exprofesor de Gaztelueta para informarle de la apertura de una investigación canónica contra él, a pesar de su condición laical.

Mons. Satué informó en la carta al investigado acerca de la posibilidad de presentar un procurador y/o abogado «en un plazo de siete días hábiles» a partir de la recepción de la carta, personalmente o a través de correo postal certificado en el Obispado de Teruel y Albarracín. Le advierte igualmente de que, con posterioridad, «recibirá una citación, con la que dará comienzo el proceso».

Además, José Antonio Satué escribió al investigado lo siguiente: «como hermano en la fe, me permito recomendarle con todo respeto
que si, por las circunstancias que fuesen, usted hubiera defendido su inocencia de forma incierta, contemple este procedimiento como una oportunidad para reconocer la verdad y pedir perdón al Sr. Juan Cuatrecasas Cuevas y a su familia».

Fernando Simón detalla, en referencia a las decisiones adoptadas por el Papa Francisco que «algunas actuaciones, sin embargo, no pueden deberse sino a un asesoramiento y una manipulación desleales e indignas respecto a lo que es justo en concreto. Llamar la atención sobre ello sólo puede interpretarse como un humilde intento de servir a la Iglesia y a la justicia».

A pesar de todo, Francisco parece haber tomado ya partido en este asunto. Este verano ya le escribió una carta al padre del ex alumno afirmando que les informaría de primer mano de todo. Además, como también desveló InfoVaticana, durante este pasado verano el Papa se reunió con el demandante a quien le pidió perdón. Esta petición de disculpas fue grabada para un programa de televisión con Jordi Évole que verá la luz próximamente.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
34 comentarios en “El demoledor informe de un profesor sobre el ‘Caso Gaztelueta’ que señala que el Papa está siendo manipulado
  1. El nivel humano y la dignidad de Bergoglio son inexistentes. Cada día se arrastra mas por el barro. Queda muy bien pedir perdon por supuestos delitos que no estan debidamente probados pero que al hacerlo estamos condenando sin juicio ni verdadero conocimiento a una persona. Un posturero criminal e indigno. Con la cantidad de delitos que tiene que pedir perdon el Trilero pataagonico, que ha cometido el, o que son de su directa responsabilidad y se pone a pedir perdon por cuestiones dudosas que afectan a otros. Menudo cínico y menudo miserable.

    1. Denigra a un presunto inocente y, por extensión, denigra a la Iglesia Católica, que es lo que buscan los que montan estas campañas y a las que se presta Jorge Bergoglio.

      1. De manipulado, nanay de la China. Fue Bergoglio en persona el que desató el terrible y fallido «caso Romanones'», que a punto estuvo de sepultar en la cárcel a un grupo de sacerdotes inocentes, tal y como lamentó el fiscal («¡La carta del papa!») en la vista pública en la que la Audiencia Provincial de Granada absolvió al párroco Román.
        Y ahora Bergoglio, con los mismos mamporreros que entonces (Vidal & Bastante), revienta de nuevo el caso del maestro inocente del colegio Gaztelueta.

    2. Bergoglio no es patagónico, ni siquiera a los efectos del pseudo-retruécano intentado en las líneas precedentes. Nació en Buenos Aires, pero tampoco es argentino, pues sus padres, su ambiente y demás circunstancias de su vida, son italianas y bien características de un inmigrante no decididamente incorporado a la nación que le da de comer. Ése es Bergoglio, el hombre sin patria ni religión, el pintor de brocha gorda que dice de su Patria adoptiva «queremos ser Nación», como si hubiera vivido hasta el momento de escribir ese insulto, en una botella. Fue el peor arzobispo de Buenos Aires, que los tuvo bastante malos para hacer odiosa inclusive cualquier comparación. No cosechó en su solar natal amigos ni seguidores sino cómplices; que lo siguen para repartir un botín o impedir una venganza temida, en lo cual es persona dedicada, pronta y eficaz. Así que, por favor, no relacionarlo más a la Argentina, con quién nada lo une, y a la que teme volver.

      1. Muy bien explicado d. Luis Ernesto, de matrícula de honor. Efectivamente el individuo en cuestión no es de nada ni de nadie, solo de sí mismo y del que todos sabemos. Me alegro mucho que haya nacionales suyos que intenten abrir los ojos sobre ese tipo. A mi también me molesta, pese a no serlo, que se le dé el calificativo de «argentino» como si eso fuera un término peyorativo.

    3. Bergoglio no es manipulado por nadie, sino que es un manipulador consumado. Él pidió perdón… No sabemos por qué lo hizo, pero sí sabemos muy bien que es él quien debe pedir perdón a Dios por todas sus felonías.

  2. También es verdad que en esos colegios se acostumbraba a tener un preceptor cuasi confesor. Hoy en día como está la peña y los chavales, meterse en esas honduras es un deporte de alto riesgo.

  3. A mí me recuerda un poco la historia de la casta Susana, acusada falsamente por dos viejos pervertidos. Aquí parece que estos acusadores, y sus seguidores, por dar «gusto al mundo», están dispuestos a lapidar al profesor de Gaztelueta contra toda justicia. Darán cuenta a Dios sin ninguna duda, por esta gravísima injusticia que parecen dispuestos a cometer: si se han saltado todos los principios de derecho procesal, da toda la impresión de que también llevan la sentencia escrita.
    ¿Por qué el Papa pide perdón en nombre de otra persona que se declara inocente y contra la que no hay ninguna prueba fehaciente de su culpabilidad? Con ese acto, el Papa le está declarando públicamente culpable.

    1. Para dejarlo más claro, dos comparaciones.
      1º Imagínense que ahora Alberto Fernández, presidente de la república de Argentina, empieza a pedir públicamente perdón por unos supuestos abusos de menores que cometió el Papa Francisco cuando era sacerdote en un colegio de los jesuitas de Argentina, quedando Alberto Fernández como una persona que «da la cara», que «no tiene miedo de pedir perdón» (Eso sí, siempre por supuestas culpas ajenas).
      2º Imagínense una madre que para inspirar compasión y pedir limosna con más eficacia deja ciego a su hijo de dos años, para que la gente se apiadara de ella. Es la misericordia con la sangre de los inocentes. Herodes al menos no pretendía quedar bien cuando ordenó la muerte de los inocentes.

  4. Agradezco a Infovaticana que dia si y dia también salga en defensa de este profesor. Y me llama la atención que la propia institución a la que pertenece, no dice nada. Al menos públicamente. Asisten inanes al linchamiento de este más que presunto inocente. Decía el Fundador del Opus Dei: «creo más en la palabra de un hijo mio que en la firma de 100 notarios».

    1. Parece que no les queda mas remedio. La forma de encausar a un laico no es otra que por su pertenencia a cierto tipo de instituciones eclesiásticas, entre las que no se encuentra la Obra, y por su «misión» como profesor de religión. Tiran a uno,… para herir la institución.

      Y nuevamente el problema es la comprensión o discusión sobre naturaleza de esta institución: ¿debe ser ella la que se ocupe de la autotutela por la actuación eventualmente desafortunada de uno de sus miembros, tanto mas cuanto que se atribuyen realizados en una Obra Corporativa de la que la misma institución responde a todos los efectos, o corresponde al ordinario de la diócesis no s´olo hacer declaraciones mas o menos desafortunadas, sino el seguimiento en ese ámbito jurídico?

    2. «Y me llama la atención que la propia institución a la que pertenece, no dice nada».

      Especialistas en nadar y guardar la ropa. Camaleónicos como ellos solos.

  5. Satue, Cuatrecasas, Camarada Berg y ya para rematar: Jordi Evole……..Señoría no hay más preguntas. Ahora podemos hacer un receso para ir todos juntos a cantar la Internacional…….

    1. Perdón, me olvidaba del dúo maravillas Omella-Arana, que como es lógico también pulula por ahí, como no podía ser de otra manera. Fiesta completa

  6. Bergoglio, que metedura de pata.Desde cuando la Iglesia puede juzgar a un laico?. Yo a eso le llamo prevaricación.Y el Obispo de Teruel, que diantres se cree.Que es un analfabeto, o un tonto malicioso?

    Que hace Bergoglio pidiendo perdón delante de Evole (tambien llamado el follonero), y condenando a priori antes de ser juzgado a una persona. Que Papá mas imprudente.Todos tenemos que dar cuenta a Dios , y la calumnia o maledicencia son pecado, Sr Bergoglio y el espabilado del Obispo de Teruel, tomen nota.

    Que ignorantes

  7. Está claro que el profesor de Gaztelueta es inocente. En cambio el Papa Francisco no lo es.
    Oremos para que el Señor nos libre pronto de este pontificado.

  8. Muy bien explicado d. Luis Ernesto, de matrícula de honor. Efectivamente el individuo en cuestión no es de nada ni de nadie, solo de sí mismo y del que todos sabemos. Me alegro mucho que haya nacionales suyos que intenten abrir los ojos sobre ese tipo. A mi también me molesta, pese a no serlo, que se le dé el calificativo de «argentino» como si eso fuera un término peyorativo.

  9. Me gustaría conocer algo más de la tragedia que se representa, actualizada, estos días. Los actores de este drama en que se está juzgando a una persona, deduzco que son: Satué, obispo, Cuatrecasas, denunciante, Camarada Berg y ya para rematar: Jordi Evole…
    Parece ser que el único testimonio de cargo que sirvió de base a la condena fue el del acusador. ¡Asombroso!
    Todo esto me recuerda el terrible asunto del cardenal George Pell, que pasó 404 días una prisión de Australia por una acusación que se demostró sin fundamento y de la que fue absuelto. «Era un presunto culpable desde el primer momento», ha asegurado el fiscal Domenico Airoma, quien ha presentado las memorias de su estancia en prisión, escritas por el prelado.
    ¿Quién restaura la fama de este cardenal? ¿Quién lo hará con el profesor y su colegio?

  10. Por cierto… y con la que está cayendo con la ley de «solo el sí es sí»… ¿dónde está el Sr. Cuatrecasas (diputado del Psoe) y su Asociación Infancia Robada tan beligerante cuando se trata de la Iglesia? No le he oído decir nada….

  11. Al margen de instituciones, simpatías o antipatías, la cuestión fundamental a mi juicio, es que el Vaticano se ha tomado de forma abusiva e intolerable, atribuciones que no le corresponden, pues el Derecho Canónico para enjuiciar tales actuaciones está referido, como es lógico, a los clerigos. Por tanto, la Iglesia como institución no tiene la más mínima potestad para enjuiciar a un laico, pues si fuera así, todos los laicos católicos, podríamos estar por nuestros actos, supeditados y bajo sospecha por los tribunales de la Iglesia, representado por el Papa y el Vaticano, lo que es sería un absurdo jurídico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles