El cardenal Müller corrige a los obispos flamencos: «Engañan a las personas confiadas a su cuidado pastoral»

cardenal Müller pandemia
|

Mientras el Vaticano guarda un ensordecedor silencio sobre esta cuestión, el purpurado alemán ha decidido alzar la voz y corregir a los obispos flamencos tras anunciar esta semana que defienden y promueven la bendición de parejas homosexuales.

Les ofrecemos la carta publicada por el ex prefecto para la Congregación de la Doctrina de la Fe:

Una corrección fraternal a los obispos de Flandes/Bélgica

Los obispos flamencos publicaron una declaración sobre la atención pastoral a las personas homosexuales el 20 de septiembre de 2022. También proponen una especie de liturgia con oraciones de bendición para las personas del mismo sexo que conviven en matrimonio. Creen que pueden remitirse a la Exhortación apostólica Amoris laetitia del Papa Francisco. Con ello, toman al máximo maestro de la Iglesia como testigo principal para una supuesta pastoral inclusiva sin apartarse del pecado. Sin embargo, tal enfoque es diametralmente opuesto a la Palabra de Dios sobre el matrimonio, la familia y la creación del hombre como hombre o mujer. Sin embargo, la intención bienintencionada de subrayar la dignidad incondicional de cada ser humano, independientemente de su comportamiento correcto o incorrecto, se ve revertida por las flagrantes contradicciones contra los principios hermenéuticos y los contenidos de la fe revelada de la Iglesia.

El magisterio del Papa, de los concilios ecuménicos o de las asambleas episcopales regionales «no está sobre la palabra de Dios, sino que la sirve, enseñando solamente lo que le ha sido confiado, por mandato divino y con la asistencia del Espíritu Santo la oye con piedad, la guarda con exactitud y la expone con fidelidad, y de este único depósito de la fe saca todo lo que propone como verdad revelada por Dios que se ha de creer» (Dei verbum 10; cf. Lumen gentium 25). Por lo tanto, la declaración del episcopado flamenco y los esfuerzos similares en otras partes del mundo son una transgresión formal de la competencia con respecto a la Iglesia universal y una oposición herética a la verdad revelada de la bendición (beneplácito) específica del Creador sobre el matrimonio de un hombre y una mujer (Gén 1, 28).

2. La intimidad del eros, sexus y ágape se da en el orden de la creación y la redención según la Santa Voluntad de Dios sólo a un hombre y una mujer que se han dado libremente el sí para toda la vida y en todas las circunstancias.

La autoridad de Dios revelada en Jesucristo no debe ser relativizada y desmontada según la sabiduría religiosa pasajera y las ideas filosóficas de «las personas autorizadas» (Karl Jaspers) de la historia mundial. Porque Jesucristo es la Revelación escatológica de Dios en persona. En el Logos hecho carne está contenida toda la Verdad de Dios. La Verdad Revelada de Dios, que la Iglesia registra de forma íntegra y no adulterada en la «enseñanza de los apóstoles» (Hch 2, 42), no puede ser superada, complementada o corregida por ninguna ciencia especulativa o empírica de la razón creada del hombre. Y por eso, sólo el Hijo de Dios y único Salvador del mundo pudo ir, más allá de las adaptaciones pragmáticas (de los «fariseos» de entonces y de ahora), a las debilidades de la naturaleza humana caída, la voluntad original del Creador para el matrimonio del hombre y la mujer. El Hijo de Dios, que es el único que conoce al Padre y nos revela su voluntad (cf. Mt 11, 27; 28, 18-20), nos recuerda la naturaleza del matrimonio con las características de monogamia, indisolubilidad y apertura a los hijos que Dios les ha dado. Sólo un hombre y una mujer pueden convertirse en «una sola carne» (cf. Mt 19, 6). Y sólo Él podía elevar el matrimonio a sacramento de la Nueva Alianza, que participa y significa la unidad de Cristo y la Iglesia en términos reales (cf. Ef 5, 21-32; 1 Cor 7, 39; Heb 13, 4).

Así que los obispos flamencos, al acercar las parejas homosexuales al matrimonio del hombre y la mujer instituido por Dios, están oscureciendo las enseñanzas de Cristo y su Iglesia. Van detrás de la renovación del hombre a través de Cristo nuestro Salvador. Capitulan a la lógica del viejo mundo, que quiere limitar pragmáticamente las consecuencias de la Caída sólo según el razonamiento humano, en lugar de «revestirse del Hombre Nuevo, creado a imagen de Dios en verdadera justicia y santidad» (Ef 4, 24). Tanto el mundo pagano antes de Cristo como el mundo de hoy, que no conoce a Cristo (Rom 1, 26-32) o se ha alejado de Él de nuevo, o los cristianos que transigen con él, relativizan la unicidad del matrimonio del hombre y la mujer. Traicionan su dignidad al degradar el matrimonio del hombre y la mujer como una entre las formas arbitrarias de unión y satisfacción de los deseos sexuales.

3. La pastoral de la Iglesia tiene la tarea de conducir a los hombres hacia Dios por el camino de Cristo, el Buen Pastor. Esto incluye la invitación a superar, con la ayuda de la gracia, nuestras inclinaciones egoístas y las tentaciones de pecar, y a vivir una vida como es agradable a Dios y, por tanto, también como es bueno para nosotros y nos hace felices en Dios (cf. Rom 12, 2).

Los obispos flamencos, en cambio, engañan a las personas confiadas a su cuidado pastoral que están afectadas por inclinaciones homoeróticas, así como a sus padres y conocidos. Pues les ofrecen, para tranquilizar sus conciencias, una supuesta «oración de bendición» para las parejas del mismo sexo, como una especie de placebo, que despierta en ellos la ilusión de que los actos homosexuales o los contactos sexuales fuera del matrimonio están bien ante Dios y no son un pecado grave como otras transgresiones del 6º y 9º mandamientos del Decálogo (cf. Rom 1, 26s; 1 Cor 6, 9). La auténtica pastoral se preocupa por el ser humano individual en sus esperanzas y necesidades, en sus posibilidades y fracasos, y no se deja cegar por la falsa apariencia de las ideologías políticas y las herejías antropológicas que prometen la salvación pero hunden a millones en la miseria.

4. En este tiempo de confusión, que afecta incluso a los pastores y maestros de la Iglesia, todo obispo debe meditar la palabra del Apóstol [San Pablo] a su colaborador y sucesor Timoteo, que se aplica también a él y se convierte en una sentencia: «Te conjuro delante de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a vivos y a muertos, por su manifestación y por su reino: proclama la palabra, insiste a tiempo y a destiempo, arguye, reprocha, exhorta con toda magnanimidad y doctrina. Porque vendrá un tiempo en que no soportarán la sana doctrina, sino que se rodearán de maestros a la medida de sus propios deseos y de lo que les gusta oír… Pero sé sobrio en todo, soporta el sufrimiento, haz tu trabajo de predicador del Evangelio, cumple fielmente tu ministerio» (2 Tim 4, 1-5).

Entrevista al cardenal Müller en InfoVaticana: «El papa no tiene autoridad para cambiar la enseñanza de la Iglesia»

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
3 comentarios en “El cardenal Müller corrige a los obispos flamencos: «Engañan a las personas confiadas a su cuidado pastoral»
  1. Dios bendiga al Cardenal Mûller y lo sostenga en su evangelizaciòn… y produzca muchos contagios entre los otros consagrados, sacerdotes, religiosos, obispos y cardenales… Que Nuestra Señora y San Josè lo protejan, San Pìo de Pietrelcina, el Santo Cura de Ars, San Charbel, San Antonio de Padua y Santa Rita rueguen por èl.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles