La diócesis de Arecibo, donde el Papa destituyó a Daniel Fernández, tiene nuevo obispo

Obispo Arecibo Alberto Arturo Figueroa Morales, nuevo obispo de Arecibo y Daniel Fernández, anterior obispo destituido por Francisco.
|

Tras varios meses sin obispo titular, la diócesis de Arecibo, en Puerto Rico, vuelve a tener obispo.

El Santo Padre Francisco ha designado a Mons. Alberto Arturo Figueroa Morales, hasta ahora obispo Felbes y Auxiliar de la Sede Metropolitana de San Juan de Puerto Rico, como nuevo obispo para la diócesis de Arecibo. Este nombramiento viene provocado tras la destitución de Monseñor Daniel Fernández el pasado 9 de marzo por decisión del Papa Francisco, a pesar de que no había presentado todavía su renuncia al no haber cumplido los 75 años.

¿Quién es Alberto Arturo Figueroa Morales?

En 1981 entró como postulante con los Frailes Capuchinos y estudió en la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico – Ponce (PUCPR) donde obtuvo un bachillerato en filosofía en 1984. Tras completar el noviciado, hizo profesión temporal en 1985. En 1986 recibió la dispensa de los votos temporales y entró al seminario diocesano Jesús Maestro de la Diócesis de Arecibo. Recibió la ordenación diaconal en 1989, y el 2 de junio de 1990 la ordenación sacerdotal de manos de Mons. Ulises Casiano, Administrador Apostólico de la diócesis de Arecibo en la Catedral San Felipe Apóstol.

En 1991 se reincorporó a los padres capuchinos y fue nombrado párroco de la parroquia Santa Teresita en Ponce. En 1995 hizo su profesión solemne con los capuchinos y fue elegido segundo definidor del viceprovincial y maestro de novicios. Ejerció este cargo de formador hasta el año 2000 en que fue nombrado ministro viceprovincial de la Viceprovincia de San Juan. Fue reelegido dos veces, hasta completar dos trienios y medio en 2008. Al terminar sus funciones de viceprovincial, fue nombrado como maestro de postulantes en el postulantado que se llevaría a cabo por primera vez fuera de Puerto Rico.

Salida de los capuchinos

Al solicitar hacer una experiencia diocesana en la Arquidiócesis de San Juan fue aceptado, y en el año 2010 recibió el indulto de salida de la orden y fue debidamente incardinado en la Arquidiócesis de San Juan. Fue nombrado administrador de la parroquia Santa Luisa de Marillac en Río Piedras. Durante ese tiempo hizo un máster en Derecho Canónico por la Pontificia Universidad de Salamanca en España. En la arquidiócesis de San Juan sirvió como Vicario de Zona y desde 2016 hasta el presente como Vicario General y Moderador de la Curia.

Fue nombrado como Obispo Titular de Felbes y Obispo Auxiliar de San Juan por el Papa Francisco el 19 de noviembre de 2019 y recibió su Ordenación Episcopal el 27 de diciembre de 2019 en la Parroquia Santa Teresita, Santurce.

El nuevo obispo reconoce no saber que ocurrirá con Daniel Fernández

Según medios locales de Puerto Rico, al ser anunciado como el nuevo obispo de la diócesis de Arecibo, Alberto Arturo Figueroa Morales se mostró optimista ante el nuevo cargo que ocupará y afirmó que su mayor reto será “fortalecer el lazo” entre miembros de la Iglesia Católica en Puerto Rico.

El nuevo obispo de Arecibo fue preguntado sobre el estatus en el que permanece su antecesor, Daniel Fernández tras su destitución. González Nieves no pudo precisar el futuro que tiene el exobispo con la institución. “No lo veo muy claro. Creo que en gran medida dependerá del diálogo que se realice entre ambos obispos y el obispo de Arecibo. Pienso que sí habrá posibilidades de colaboración. Pero también dependerá de las directrices de la Santa Sede”, sostuvo el arzobispo.

El nombramiento del nuevo obispo de Arecibo será vigente a partir del 17 de octubre, según Figueroa Morales.

¿Qué ocurrió con Daniel Fernández?

El pasado 9 de marzo, la Santa Sede publicó en el boletín oficial que «el Santo Padre relevó a SE Mons. Daniel Fernández Torres del cuidado pastoral de la Diócesis de Arecibo (Puerto Rico) y nombró Administrador Apostólico ad nutum Sanctae Sedis de la misma Diócesis a SE Mons. Álvaro Corrada del Río, SI, Obispo Emérito de Mayagüez».

Daniel Fernández fue destituido de sus labores como obispo de Arecibo a los 57 años. A pesar de que no se especificaron los motivos de su despido por parte de la Santa Sede, se supo poco después que Daniel Fernández fue acusado de no estar en comunión con los otros seis obispos de Puerto Rico. Al menos dos factores serían los que habrían determinado la decisión de Roma. El primero, la inicial negativa del Obispo de Arecibo a trasladar a los seminaristas de su Diócesis al nuevo Seminario Interdiocesano de Puerto Rico, aprobado por el Vaticano a inicios de marzo de 2020.

El otro factor, sería la defensa del Obispo de Arecibo del derecho a la objeción de conciencia de los fieles católicos ante la vacunación obligatoria en un comunicado publicado el 17 de agosto de 2021. Por todo ello, Daniel Fernández fue apartado en una maniobra en la que al parecer, también pudo intervenir el cardenal Cupich.

Al hacerse público su destitución, el propio obispo emitió un comunicado para dar su parecer sobre «una decisión que no puedo explicarme yo mismo, aunque la acepte con la paciencia de Cristo por el bien de la Iglesia».

En ese comunicado, Monseñor Fernández dijo lamentar «mucho que en la Iglesia donde se predica tanto la misericordia, en la práctica algunos carezcan de un mínimo sentido de la justicia. A mí no se me ha hecho ningún proceso, ni se me ha acusado formalmente de nada y sencillamente un día el Delegado Apostólico me comunica verbalmente que de Roma se me pedía la renuncia. Se sustituye ahora a un sucesor de los apóstoles sin emprender ni siquiera lo que sería un proceso canónico deberoso para destituir a un párroco».

A pesar de la incomodidad de la situación, en un gesto heróico de humildad por parte del prelado puertorriqueño no dudó en «manifestar mi comunión en la fe católica, con el Papa y mis hermanos en el episcopado, a pesar de mi perplejidad ante una arbitrariedad incomprensible. Y si, de aquí en adelante, puedo servirles en algo, declaro mi plena disponibilidad».

El Vaticano pidió a Daniel Fernández, obispo destituido de Arecibo, su renuncia

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
13 comentarios en “La diócesis de Arecibo, donde el Papa destituyó a Daniel Fernández, tiene nuevo obispo
  1. Elegido por camarada Berg y su camarilla?????? Un excelente obispo; destituido por el susodicho???? Un obispo nefasto. Nótese la ironía

  2. Los hechos demuestran que la doctrina sobre el papado tiene graves baches.
    Cualquier canallita puede hacer lo que quiera con la Iglesia, basta que sea elegido por el colegio de cardenales. Cómo voy a tomar en serio a un papa que niega prolijamente todo lo que dijo su antecesor de hace cinco minutos. Cómo voy a tomarme en serio al próximo que trate de poner las cosas en orden? La institución del papado ha sido herida de muerte. Al menos, como la conocimos hasta acá…

    1. Creo que tiene Vd toda la razón. Toda autoridad necesita algún tipo de contrapeso. Y la inspiración para este tema: el incidente de Antioquía. San Pablo, por hacer algo infinitamente menos grave que lo que hace a diario el Pachapapa, le corrige duramente y encima lo deja escrito.

    2. EDUARDO, tenemos que distinguir la figura del Papa, máximo Pontífice, cabeza visible de la IGLESIA fundada por Cristo, de la persona de un impostor, carne de herejías y sin fe, promotor y vocero de agenda 2030, como es el porteño éste… Qué largo se me hace este pontificado!!!

      1. De acuerdo. No se me ocurriría cuestionar a un santo varón como Benedicto XVI, pero debería haber un mecanismo para sacar como rata por tirante a un impostor o delincuente.
        Ahora bien, no veo cómo se puede seguir adelante sin condenar todo este pontificado de pacotilla y empezar de nuevo. Debería considerarse nulo de toda nulidad. No es aceptable que se dé vuelta la página y se continúe como diciendo aquí no ha pasado nada. Sería un insulto a la inteligencia… Cómo un próximo Papa, podría pretender que se lo tomara en serio después de esta catástrofe, si no es destruída la obra de demolición llevada a cabo por este sátrapa? Por otra parte, con tres cuartas partes del colegio de cardenales de la misma cuerda que Bergoglio, nombrados por él? Quizá Dios mire con ternura estos razonamientos y su plan sea acabar con todo este desastre de mundo para dar cumplimiento a la profecía del último libro del Nuevo Testamento.
        Ven Señor Jesús…

        1. Eduardo, sera posible cuando termine de repirar FRANCISCO, pero tambien deje de respirar German Arana, conocedor de toda Latino America.

          1. Ahora soy capuchino, ahora no lo soy. Espera que sí, pero no, mejor no.

            Toda una garantía para ser obispo, sin duda.

  3. Daniel Fernández era un BUEN OBISPO, que seguía la DOCTRINA CATÓLICA y que TENÍA PRINCIPIOS, al NO OBLIGAR A NADIE a inyectarse el experimento (que ya se va viendo que resulta FATAL para muchas personas, por mucho que lo quieran negar). Bergoglio, es el destructor de todo lo bueno que hay en la Iglesia. Por cierto ¿Y este empecinamiento de infovaticana de llamarlo todo el rato «Santo Padre»? YA SÉ que se puede llamar así, pero ¡¡cómo repatea!! que llamen «santo» al Bergoglio. POR FAVOR, dejen de decirle «santo», que desmerecen muchísimo a los verdaderos santos y santas del cielo.

    1. Aliseya: lamentablemente, si éste no es el estallido de la Gran Apostasía –profetizada en las Escrituras, en las apariciones Marianas y en profecías de Santos de diferentes épocas– se le parece demasiado… La tragedia son los millones de hermanos en la Fe engañados y estafados por la «progresauría» que los arrastra, por la puerta ancha y la senda falsa, a la condenación eterna…

      1. Lo que Dios permite, no molesta a nadie, pero sucede que las personas no mueven un dedo para detener todo esto. Que triunfemos o no en el intento, corre por cuenta de Dios, pero Él, tendrá en cuenta a las almas de los que han hecho algo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles