Sacerdote cubano al Papa: «Escuche el clamor de su pueblo que muere entre las garras del Lobo que es el Partido Comunista de Cuba»

Cuba protestas sacerdote
|

Como la voz que clama en el desierto, un sacerdote de Cuba ha escrito una carta dirigida al Papa Francisco.

El motivo de que este sacerdote se haya dirigido de manera pública al Santo Padre, tiene que ver con las recientes declaraciones de Francisco sobre Cuba y su relación con el dictador comunista, Raúl Castro.

Las palabras de Francisco no han sentado nada bien en el también martirizado pueblo cubano a manos de sus dirigentes comunistas.

Hay que recordar que el pasado mes de octubre bajo el grito «¡Derechos humanos para los cubanos!» cientos de personas llegadas de Cuba se concentraron frente al Vaticano para pedir al Papa Francisco una condena clara sobre la violación de los derechos humanos en Cuba y condene la dictadura comunista impuesta por los Castro.

Compartimos la carta de este sacerdote cubano dirigida al Papa Francisco:

Santo Padre, Francisco:

Desde anoche tengo una «revolución» de sentimientos en mi corazón. No sé, ahora mismo, qué tiene más fuerza en mí, si el coraje y la indignación, o la decepción y tristeza por la sensación de abandono y orfandad.

Al regresar de la manifestación para conmemorar los hechos del pasado 11 de julio en Cuba me encuentro en las noticias con el fragmento de su entrevista en la que hace alusión a Cuba con ocasión de esta fecha. Santo Padre, usted, una vez más, creo se ha equivocado con Cuba.

Quisiera que todos comprendan que esa entrevista y el tema que me ocupa ahora entra en el campo de lo opinable. Hay cubanos consternados, esta es la razón por la que me siento en libertad para expresarme disonante. Lo hago como sacerdote e hijo de la Iglesia y sabiendo que somos un solo cuerpo. No estoy situado en la acera de enfrente, ni estoy cuestionando su pontificado, ni su magisterio, ni el gobierno de la Iglesia. Doctores tiene la Santa Madre Iglesia que sabrán al respecto. Yo solo soy un pobre cura, común y pecador, que lucha a diario por responder con fidelidad en medio de muchas batallas, internas y externas. Al mismo tiempo, y en medio de mi insignificancia, vibro y ardo entre dos fuegos: la Iglesia y Cuba.

Durante todo el día de hoy he recibido una gran cantidad de llamadas y mensajes para cuestionarlo y solo he podido hacer silencio y sentir vergüenza. Ya no tengo cómo defenderle en su postura hacia Cuba, ya no sé cómo ser puente entre tantos hombres de buena voluntad que quieren el bien para Cuba y la Santa Madre Iglesia a la que usted encabeza. Estoy seguro que muchos hermanos sacerdotes se sienten igual porque también me lo han manifestado a lo largo del día.

Santo Padre, sobre sus relaciones con Raúl, no queríamos saber. No era necesario, ya hasta lo suponíamos. Ya tenemos suficiente dolor. Pero una cosa permítame decirle: ese con quien usted mantiene una relación humana, nos ha demostrado a los cubanos que no conoce de humanidad. No le mencionaré las barbaries que ha hecho durante estos más de 60 años.

Mire solamente los cientos de presos encarcelados únicamente por salir a la calle a gritar LIBERTAD. Santo Padre, algunos son menores de edad. Mire la situación en la que algunos hermanos viven la fe, algunos hostigados y perseguidos por ser fieles a la verdad al tiempo que gastan su vida llevando el Evangelio de Cristo, ya sean laicos, religiosos, religiosas o sacerdotes. Mire la crisis que vive el pueblo cubano por falta de alimentos y medicinas, y por la falta de libertades que atentan contra la dignidad humana. Al borde de la desesperanza.

¿Por qué no dijo nada al respecto? Santidad. ¿Eso es ideología partidista? Yo creo que es humanidad. Hablar de otros contextos políticos es más cómodo quizás para usted por lo que le haya tocado vivir a lo largo de su vida pero estos son sus hijos también, mírelos en su verdad, en sus condiciones reales, no en la idea que tenga de esa Cuba “símbolo”.

¿Por qué el caso de las injusticias del gobierno cubano parecen quedar siempre relegadas en su agenda? ¡Cuántas veces nos hemos quedado esperando las palabras que nos devuelvan la dignidad pisoteada! Si usted, el gran Padre no nos defiende ¿quién lo hará?

Si usted nos ama como dice y desea ser un pastor con olor a ovejas cubanas, acérquese de verdad a los que no tienen voz en mi sufrida tierra, a los de la periferia. Escuche el clamor de su pueblo que muere entre las garras del Lobo que es el Partido Comunista de Cuba. No crea a las mentiras de este lobo que sabe muy bien de disfraces.

Usted tiene razón cuando dice que ya esa acusación de comunista está desfasada. El comunismo en la práctica creo que no existe, gracias a Dios. Por experiencia sabemos que solo quedan sus funestas huellas y su nombre que es utilizado por los oportunistas que necesitan un discurso que seduzca y adormezca a los pueblos para, una vez poseyéndolos, someterlos a su antojo y capricho. Eso es lo que está sucediendo en Cuba. Comprenderá entonces el dolor de los cubanos al escuchar sus palabras, a mi juicio, desacertadas.

Le suplico, en nombre de Dios y en favor del pueblo que se le ha encomendado como pastor de la Iglesia Universal, que se interese por el pueblo de Cuba, que nos mire con justicia y escuche verdaderamente a los oprimidos. Que se dé cuenta que escuchar solamente la voz de sus gobernantes y de los que tienen el mínimo garantizado es traicionar a los pobres del Señor y usted está llamando a ser su defensor.

Esta es mi súplica: Escuche a todos.
Su hijo en Cristo:
Fernando

Francisco confiesa tener una “relación humana” con el exdictador Raúl Castro

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
8 comentarios en “Sacerdote cubano al Papa: «Escuche el clamor de su pueblo que muere entre las garras del Lobo que es el Partido Comunista de Cuba»
  1. El Papa calla ante los abusos del comunismo chino. No me sorprendería que no dijera nada ante los abusos cubanos. Ya dijo, la semana pasada, elogios a asesino Raúl Castro.
    Dios es su juez.

  2. No os molestéis. No os va a hacer caso. Yo y muchos más rezamos el Santo Rosario por vosostros. Si la Virgen venció en Lepanto, como no va a vencer aquí. Pero rezar el Rosario, es la única fuerza que tenéis. De verdad. Pedírselo a la Madre, no a bergoglio.

  3. Valiente este sacerdote. Yo también soy sacerdote cubano que sirve a la Iglesia en Texas. También yo siento vergüenza ante la postura ingenua de nuestra Papá Francisco

    1. Yo no hablaría de postura «ingenua». Francisco lo dijo bien alto y bien claro: él quiere una Iglesia pobre y para los pobres. ¿Y quién crea más pobres que los regímenes y gobiernos socialistas/comunistas? Pues a partir un piñón con ellos, que para éso le hacen la mitad del trabajo.

  4. Todo sacerdote cubano debe copiar y ennviar al Papa Francisco este documento como testimonio que miles de sacerdotes le estan llamando la aqtencion con un corazon abierto y bien fortalecido por el Espiritu Santo. Esperamos una declaracion del Papa como pastor del pueblo de cuba.

  5. Los cubanos están muriendo masivamente por dengue hemorrágico al no haber ni médicos ni medicinas para tratarlos. Y es de tal entidad el grado de miseria en Cuba que si los españoles fueran conscientes de morirían de vergüenza ante tamaña despropósito ye inhumanidad para con un pueblo al que solo le queda Dios.
    Y no nos engañemos el Papa no es Dios.
    Es más cualquier mártir de estos está , seguro, infinitamente más cerca de Dios que el Papa.
    Yo, a estas alturas, ya no entiendo porqué invocan al Papa.
    El Papa es mejor que no se pronuncie y se dedique a rezar. Por lo que quiera pero a rezar.

  6. Yo solo espero que la nueva savia de la Iglesia en Cuba sirva al menos para dar consuelo a ese pueblo tan abandonado por todos, empezando por sus dirigentes y de ahí en adelante cualquiera que se nos ocurra.
    Esperemos que personas como el padre Eloy, próximamente nuevo obispo auxiliar de La Habana y otras personas como el sacerdote de Camagüey que ha escrito al Papa sean los nuevos pastores, de verdad, del rebaño de los cristianos y los no cristianos en Cuba. Estos parece que huelen a oveja, no como los que en el Vaticano huelen a Armani.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles