El Vaticano, sobre el sínodo: «El miedo y la reticencia se dan entre algunos grupos de fieles y entre el clero»

Sínodo Vaticano miedo
|

La Secretaría General del Sínodo de los Obispos ha hecho un primer balance del proceso sinodal del Sínodo de la Sinodalidad que, encontrándose ahora en la fase diocesana, terminará en Roma en octubre de 2023.

El organismo encargado de la organización del sínodo ha emitido hoy un comunicado – en la versión española dicen que es una declaración del cardenal Mario Grech, secretario general del Sínodo de los Obispos-, en el que se resumen las conclusiones de la revisión del proceso sinodal a las que ha llegado Consejo Ordinario del Sínodo de los Obispos, después de la reunión que tuvo lugar el pasado 26 de enero.

El Consejo Ordinario, leemos en el escrito vaticano, «expresó su gran satisfacción por el progreso del proceso a nivel local». «Hasta el 98% de las conferencias episcopales y los sínodos de las Iglesias orientales de todo el mundo han designado a una persona o a todo un equipo para llevar a cabo el proceso sinodal», informa.

«¡La Iglesia va de camino!», exclama Grech, que asegura que muchas diócesis y otras realidades eclesiales han iniciado el proceso sinodal. «Los laicos, organizados o no, y la vida consagrada en particular están mostrando un gran entusiasmo, que se está traduciendo en una miríada de iniciativas destinadas a promover la consulta y el discernimiento eclesial», señala el purpurado.

Grech indica que esto viene confirmado por los «numerosos» testimonios que está recibiendo la Secretaría General «procedentes de todo el mundo». Además de ser un motivo de esperanza, confiesa el cardenal, «son un signo de que el Espíritu Santo está actuando».

«Los que han vivido hasta ahora una experiencia sinodal hablan de una experiencia gozosa y hablan de una verdadera transformación en su pertenencia a la comunidad eclesial», escribe Grech.

El secretario del Sínodo nos dice que el proceso sinodal está siendo acogido con «alegría y entusiasmo» en varios países de África, América Latina y Asia.

El cardenal revela que «hay cierto entusiasmo y deseo por parte de otras confesiones cristianas de contribuir al camino emprendido por la Iglesia católica» y, en cuanto a la dimensión interreligiosa, «ésta se impone naturalmente en los países donde los cristianos son minoría. También en este caso se espera una contribución importante».

«Si bien el proceso sinodal es percibido por muchos fieles como un momento crucial para la Iglesia, un proceso de aprendizaje, conversión y renovación de la vida eclesial, surgen también algunas dificultades», reconocen desde el Vaticano. «El miedo y la reticencia se dan entre algunos grupos de fieles y entre el clero. También se percibe cierta desconfianza entre los laicos, que dudan de que su contribución sea realmente tenida en cuenta».

El comunicado de la Santa Sede explica que el proceso está mostrando cinco «retos recurrentes»:

  • La necesidad de formación, especialmente en la escucha y el discernimiento para que el Sínodo sea auténticamente un proceso espiritual y no se reduzca a un debate parlamentario.
  • Evitar la autorreferencialidad en las reuniones de grupo.
  • La necesidad de encontrar nuevas formas de mejorar la participación de los jóvenes.
  • La implicación de los que viven al margen de las instituciones eclesiásticas.
  • La desorientación expresada por parte del clero.

El escrito saca como conclusión que la novedad del proceso sinodal «suscita ciertamente mucha alegría y dinamismo, pero también una serie de incertidumbres que deben ser abordadas».

«Desde muchos sectores se desea que el camino iniciado a nivel local continúe a lo largo del proceso sinodal y mucho más allá, para que la comunidad eclesial pueda hacer cada vez más tangible la sinodalidad como dimensión constitutiva de la Iglesia», se lee en el comunicado.

Les ofrecemos el comunicado de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos:

Proceso sinodal: un primer balance

El miércoles 26 de enero de 2022, el XV Consejo Ordinario del Sínodo de los Obispos se reunió de forma presencial y online. En el centro de los trabajos, una revisión de la marcha del proceso sinodal y una nota para los «informes» de las diócesis, las conferencias episcopales, los sínodos de las Iglesias orientales u otros organismos eclesiales.

Unos tres meses después de la apertura del proceso sinodal, el Consejo Ordinario expresó su gran satisfacción por el progreso del proceso a nivel local. Hasta el 98% de las conferencias episcopales y los sínodos de las Iglesias orientales de todo el mundo han designado a una persona o a todo un equipo para llevar a cabo el proceso sinodal. La evaluación del Consejo Ordinario se apoyó en los resultados que surgieron de los intercambios durante una quincena de encuentros en línea con los encargados sinodales de todo el mundo organizados por la Secretaría General del Sínodo de los Obispos en noviembre-diciembre de 2021.

El proceso sinodal a nivel global

¡La Iglesia va de camino! Muchas diócesis y otras realidades eclesiales han iniciado el proceso sinodal. Los laicos, organizados o no, y la vida consagrada en particular están mostrando un gran entusiasmo, que se está traduciendo en una miríada de iniciativas destinadas a promover la consulta y el discernimiento eclesial. Así lo confirman los numerosos testimonios recibidos por la Secretaría General procedentes de todo el mundo y publicados periódicamente en la página web synodresources.org: además de ser un motivo de esperanza, son un signo de que el Espíritu Santo está actuando.

Los que han vivido hasta ahora una experiencia sinodal hablan de una experiencia gozosa y hablan de una verdadera transformación en su pertenencia a la comunidad eclesial.

En general, está claro que el momento del lanzamiento, la forma de consulta y la participación del Pueblo de Dios varían de una región del mundo a otra. En particular, el proceso sinodal es acogido con alegría y entusiasmo en varios países de África, América Latina y Asia. Cuando un proceso sinodal diocesano o nacional ya estaba en marcha o a punto de iniciarse, se armonizaron las dos dinámicas sinodales. La ampliación de la fase de escucha del Pueblo de Dios fue especialmente apreciada.

Los documentos publicados por la Secretaría General tuvieron una buena acogida, y se hizo un esfuerzo encomiable para traducirlos localmente. En algunos países, la tarea se complica por las distancias y la multiplicidad de las lenguas locales.

La dimensión ecuménica está bastante bien integrada y sigue las indicaciones sugeridas en la carta conjunta del Cardenal Koch y del Cardenal Grech del 29 de octubre. También hay cierto entusiasmo y deseo por parte de otras confesiones cristianas de contribuir al camino emprendido por la Iglesia católica. En cuanto a la dimensión interreligiosa, ésta se impone naturalmente en los países donde los cristianos son minoría. También en este caso se espera una contribución importante.

Se ha hecho un esfuerzo coherente para promover la comunicación a través de diversos medios y plataformas online. En muchas diócesis y conferencias episcopales han surgido sitios web y páginas en las redes sociales para ofrecer e informar sobre el camino en sus propias realidades. Por su parte, la Secretaría General utiliza, además del sitio web institucional synod.va, otras herramientas como una newsletter semanal, un sitio web que recoge las experiencias y recursos producidos a nivel local (synodresources.org) y un sitio de oración por el sínodo (prayforthesynod.va) creado junto con la Red Mundial de Oración del Papa y la Unión Internacional de Superioras Generales.

Los desafíos

Si bien el proceso sinodal es percibido por muchos fieles como un momento crucial para la Iglesia, un proceso de aprendizaje, conversión y renovación de la vida eclesial, surgen también algunas dificultades. El miedo y la reticencia se dan entre algunos grupos de fieles y entre el clero. También se percibe cierta desconfianza entre los laicos, que dudan de que su contribución sea realmente tenida en cuenta.

La actual situación de pandemia también constituye un gran obstáculo, que limita en gran medida las reuniones presenciales. La consulta del Pueblo de Dios no puede reducirse a un simple cuestionario, ya que el verdadero reto de la sinodalidad es precisamente la escucha mutua y el discernimiento comunitario.

El proceso sinodal muestra también algunos retos recurrentes, como: 1) la necesidad de formación, especialmente en la escucha y el discernimiento para que el Sínodo sea auténticamente un proceso espiritual y no se reduzca a un debate parlamentario; 2) evitar la autorreferencialidad en las reuniones de grupo, porque la escucha de los demás, que se basa en la oración y la escucha de la Palabra de Dios, sólo puede conducir a la apertura a los demás con vistas al anuncio del Evangelio. Una iglesia sinodal es una iglesia misionera en la que cada bautizado se siente corresponsable de la misión de la Iglesia; 3) la necesidad de encontrar nuevas formas de mejorar la participación de los jóvenes; 4) la implicación de los que viven al margen de las instituciones eclesiásticas; y, por último, 5) la desorientación expresada por parte del clero.

Conclusión

En conclusión, puede decirse que la novedad del proceso sinodal suscita ciertamente mucha alegría y dinamismo, pero también una serie de incertidumbres que deben ser abordadas. Cada vez hay más conciencia de que la conversión sinodal a la que está llamado cada bautizado es un proceso largo que durará más tiempo que el proceso en sí. Desde muchos sectores se desea que el camino iniciado a nivel local continúe a lo largo del proceso sinodal y mucho más allá, para que la comunidad eclesial pueda hacer cada vez más tangible la sinodalidad como dimensión constitutiva de la Iglesia.

Nota para la elaboración de las síntesis

En respuesta a las numerosas peticiones recibidas por la Secretaría General, se está preparando una Nota para la elaboración de las «síntesis» por parte de las diócesis y conferencias episcopales. Se trata de una herramienta al servicio de las distintas realidades eclesiales que se comprometerán en los próximos meses a elaborar los resultados de su discernimiento eclesial. La Nota propone la idea de que la redacción de la síntesis es, en sí misma, un acto de discernimiento, es decir, el fruto de un proceso espiritual y de un trabajo en equipo.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
25 comentarios en “El Vaticano, sobre el sínodo: «El miedo y la reticencia se dan entre algunos grupos de fieles y entre el clero»
  1. Ese supuesto entusiasmo es propaganda de los organizadores, ya que la realidad es muy diferente. Somos muchos los fieles que desconfiamos de ese sínodo, que no creemos que nos vayan a escuchar, y que percibimos que el sínodo se concibe como excusa para implementar cambios contra la doctrina católica.

  2. Pregúntele al católico simple (80%) sobre el progreso de un sínodo sobre sínodo, él responderá con una pregunta ¿qué es un sínodo?

  3. «Los laicos, organizados o no, y la vida consagrada en particular están mostrando un gran entusiasmo, que se está traduciendo en una miríada de iniciativas destinadas a promover la consulta y el discernimiento eclesial»,

    Sí , ya se ve, a la salida de Misa de cada iglesia los domingos hay meriendas, bailes y fuegos artificiales celebrando la sinodalidad.

    1. Los fieles participan en una fiesta sobre el sínodo. La fiesta siempre es buena. Pero creer que los fieles católicos saben de sínodo. Es ignorancia como la de ellos.

  4. Conozco esta alegría desde hace mucho tiempo, cuando aparece algo nuevo. Lo peor viene con la exigencia del tiempo: la fidelidad, el cansacio, las traiciones, las incoherencias, las frustraciones…y luego, en una Iglesia sin Cruz, si non están los cimientos…se dirige, como hoy, en casi todas las Congregaciones religiosas, hacía la caída.Y como dice el Padre Católico, sinto más resistencia de muchos y hasta descrédito…

  5. Estos señores que viven de nuestros aportes, se nota que no saben de lo que hablan. Es cierto que cuando inauguraron el sínodo sobre los sínodos cada parroquia y cura en el universo mundo voluntariamente u obligado, habló de la inauguración y mandó hacer alguna pancarta para establecerla frente al altar… luego de eso no hay más que humo, la nada. Y unos señores, estos que hablan y mojan prensa, diciendo que un grupo está feliz y un grupito está reticente: la realidad, el católico normal no sabe, ni está interesado en el sínodo (para bien, y para mal), hará lo que después digan estos cinco pelagatos -que si la ostia ya no se recibe más en la boca y solo repartida por mujeres, sí porque lo dijo el sínodo, que si ya no hay más miércoles de ceniza, fue lo que el sínodo dijo, que en adelante los acólitos confiesan, ya el sínodo habló, y así cualquier cosa que venga en adelante-
    Acabaron con la iglesia, así les irá

  6. LOS LÍDERES DE LA IGLESIA, EMPEZANDO POR EL PAPA FRANCISCO Y EL VATICANO, HAN GUARDADO SILENCIO Y HAN SIDO CÓMPLICES ANTE LOS GRAVES ERRORES COMETIDOS EN LOS ÚLTIMOS DOS AÑOS.

    En el caso del Vaticano, ha cometido estas injusticias en su propio territorio, imponiendo algunos de los mandatos de vacunación más estrictos del mundo, incluso cuando se acumulan las pruebas de que estas vacunas suponen riesgos considerables para la salud, especialmente para los jóvenes, y la amenaza del `virus´, que en su día fue grave según los modelos científicos, retrocede.

    El Vaticano, que hace tiempo se lavó las manos ante la preocupación de que las vacunas estuvieran contaminadas por el aborto, se plegó sin rechistar al poder, seguido por la mayoría de los obispos del mundo. Esto pudo ser comprensible al principio, pero esta posición no cambió.

  7. No importan las graves injusticias, las penurias innecesarias y el sufrimiento causado a millones de personas por la locura de los cierres y los mandatos de vacunación.

    Los líderes de la Iglesia guardaron silencio sobre las políticas, pero no antes de convertirse en cómplices: cometiendo injusticias contra las almas de sus rebaños al cerrar las iglesias durante largos periodos, imponiendo restricciones al culto, prohibiendo a los no vacunados los sacramentos en algunos casos, y más recientemente respaldando mandatos de vacunas groseramente injustos y sancionados por el Estado.

    Las ovejas se sintieron abandonadas por sus pastores cuando sus obispos fijaron su mirada en la salud física y el pensamiento grupal de las masas en lugar del bienestar eterno de las almas y el sentido común, una orientación a este mundo que se ha estado gestando durante décadas, pero que alcanzó su madurez durante la COVID.

    1. La historia no verá con buenos ojos a los líderes de la Iglesia durante este período, y menos aún si permanecen callados y cómplices mientras siguen saliendo a la luz más detalles de las injustas y deshonestas políticas de salud pública de los últimos dos años.

      Edward Pentin

  8. VIGANÓ: SIN LA POLICÍA NO EXISTIRÍA LA DICTADURA GLOBALISTA

    Carta del Arzobispo Carlo María Viganó a las fuerzas policiales: “Os utilizaron como autómatas, pensando que estabais dispuestos a la obediencia ciega e irracional a un poder cada vez más autoritario, represor y tiránico”

    La carta de Viganó es fundamental puesto que va dirigida a aquellos colaboradores necesarios de una dictadura globalista. Si ellos no colaboran con esa dictadura, nada podrán hacer.

    “Cada uno de vosotros, queridos hermanos de las Fuerzas Policiales, prestasteis el juramento al inicio de vuestro cargo, y en cada ascenso lo renovabais con la convicción de quien es consciente de su papel en defensa de la Ley y del bien común… Este juramento se basa en valores ancestrales, como el honor y el respeto a la palabra propia, llamando a Dios por testigo.

  9. Pero al jurar fidelidad a la Constitución, como en el pasado jurasteis fidelidad al Rey, no os habéis privado de vuestras facultades: seguís siendo seres pensantes, dotados de intelecto y de voluntad, capaces de discernir el bien del mal, ya que esto es lo que os hace seres humanos y no autómatas.

    En estos dos años, como todos los ciudadanos, habéis sido testigos de un golpe de estado global, planeado y llevado a cabo bajo el pretexto de una pandemia, en el que los principios más elementales del derecho, la ciencia y la ética profesional han sido pisoteados impunemente por personas que , como tú, habían jurado: los gobernantes y los magistrados, respetar las leyes naturales y positivas por el bien de la patria; médicos, para tratar a los enfermos y trabajar para salvarles la vida; reporteros, para divulgar la verdad.

  10. Ante lo que vemos que sucede en todo el mundo, comprendemos cuántos han traicionado el juramento prestado, cuántos han incumplido sus compromisos, cuántos se han mostrado corruptos y subordinados al poder.

    Ahora muchos de vosotros, que en la fase inicial de la emergencia estaban desconcertados por la inconsistencia y contradicción de la información, los decretos, las medidas nominalmente destinadas a contener el contagio, han entendido que fueron utilizados como herramientas para reprimir las protestas legítimas. de los ciudadanos, como si vosotros también no tuvierais padres ancianos hospitalizados, hijos que no pueden asistir a la escuela, parientes privados de trabajo por su libre y legítima decisión de no someterse a la inoculación del suero genético experimental.

  11. Os utilizaron como autómatas, pensando que estabais dispuestos a la obediencia ciega e irracional a un poder cada vez más autoritario, represor y tiránico. Nadie le preguntó qué pensaba de la absurdidad de ciertos decretos, ni si estaba dispuesto a pisotear la Constitución para ejecutar órdenes que tienen como único fin destruir el tejido social, moral y económico de la nación. Nadie ha tenido en cuenta su sentido de frustración al acosar a sus conciudadanos por las razones más absurdas, exponiéndose a usted y al Cuerpo que representa al desprecio de personas honestas, culpables de no querer someterse a una vacunación masiva experimental que estamos comenzando a ver los devastadores resultados. Y mientras te ocupabas de multar a anciana discapacitada o al estudiante sin mascarilla.

  12. «es un proceso largo que durará más tiempo que el proceso en sí.» Un proceso que dura más que él mismo. Pero claro, «sinodalidad» a perpetuo en las parroquias y diócesis. Por suerte es todo pura fantasía.

  13. Ellos hablan de que «tienen miedo al cambio»; pero, si se supone que el sínodo va a tomar en cuenta las opiniones ¿por qué están hablando de cambios antes de recoger las opiniones? ¿Quién les dijo que la gente está pidiendo cambios? ¿Y si el 90% no pide ningún cambio? Pues ya tienen las conclusiones listas y el sínodo no es más que una fachada para justificar los cambios que ya tienen definidos

    1. Si… así parece… Es lo que se quería hacer con el Sínodo de la Amazonia, pero se frustró con la oportuna intervención y publicación del libro del Cardenal Sarah y Benedicto XVI…

  14. A estos les hace la encuesta Tezanos. Siguen con el mismo discurso modernista, incoherente con los hechos (no los dichos) del emperador de Roma y siempre contra el Evangelio. Asambleas, pueblos, conversiones sinodales,… lenguaje muy comprensible por todos y muy atractivo para los jóvenes. Dan ganas de convertirse, dejarles a su inmobiliaria todos los bienes y dedicarse a escuchar a este escaparate de jamones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles