PUBLICIDAD

Hadjadj: “No se trata de defender la familia tradicional, sino cómo vives tú con tu mujer e hijos”

Fabrice Hadjadj familia tradicional
|

El genial filósofo francés Fabrice Hadjadj, al que hemos traído en incontables ocasiones a estas páginas, acaba de participar en el EncuentroMadrid 2021. Por este motivo, ha sido entrevistado por José María Sánchez Galera para El Debate.

A pesar de que la entrevista se ha realizado de manera virtual, ya que él se encontraba en Suiza, donde dirige el Instituto Philantrophos, Hadjadj es sumamente reacio a lo virtual y, en cambio, aboga por recuperar las comunidades carnales.

Sánchez Galera recuerda al filósofo que su país, Francia, es un caldo de cultivo de ideas en oposición al progresismo, a la corrección política y al mundialismo. “Soy francés, soy católico, soy padre de familia, pero no necesariamente me encuentro dentro de una corriente o un grupo”, dice Hadjadj.

Sí es cierto, continúa el filósofo, “que no coincido con el progresismo, pero hay que tener en cuenta que, en Francia, desde la experiencia de la Revolución, vivimos en una especie de confrontación entre quienes promulgan el progreso a toda costa, la Revolución, y los que se oponen”.

Hadjadj asegura que la “utopía” de la modernidad se “ha desmoronado” y por eso nos hallamos en “otra época”. “Surge la pregunta de por qué tenemos que seguir siendo humanos; estamos en la Postmodernidad, en el posthumanismo, y la gente habla de robots, de animales y de volver a la naturaleza. Hay una especie de rechazo del propio cuerpo; hay quienes quieren cambiar el cuerpo humano…”, afirma el converso francés.

Comprar aquí el libro ‘Últimas noticias del hombre’

 Para Hadjadj, “vivimos en una era que odia la carne, sobre todo la carne humana; nos gusta nuestro ordenador más que nuestra carne”.

El tema de la Postmodernidad es “aceptar seguir siendo humanos de carne y hueso y consciencia”. Para aceptar esto, continúa, “has de creer que Dios es carne. No puede haber nada más divino que un animal racional, una mente dentro de un cuerpo carnal”.

Hadjadj reconoce ser un lector de Marx, “pero no soy comunista”, añade. “Lo que sucede es que Marx era un lector de Aristóteles, y Aristóteles —como puede comprobarse en sus tratados de política y de ética— comprendió la importancia de la economía y de lo que es la relación entre el modo de pensar y el modo de obrar”, señala.

“Otros filósofos posteriores olvidaron que el hombre vive en un mundo de objetos materiales, olvidaron la relación que tiene con los productos y con la economía. Él abordaba la cuestión de cómo el desarrollo tecnológico y el entorno tecnológico son fundamentales para el ser humano. Este entorno nos condiciona, como recuerda Marx”, explica el filósofo francés.

Sobre como el judaísmo ―sus padres eran judíos― contribuyó a cimentar su formación intelectual, Hadjadj contesta que él es cristiano, y sus “cimientos intelectuales son judíos”, pero piensa que “el catolicismo es la Ilustración del judaísmo”. El misterio judeocristiano consiste, según Hadjhadj, en que, “cuanto más espiritual eres, más carnal eres, y cuanto más te ocupas de lo eterno, más te involucras en la historia”.

Para el filósofo, Cristo “no es sólo un hecho, ni «el hecho entre los hechos», sino un acontecimiento”. “Porque, cuando eres cristiano, o cuando eres judío, tú sabes que Dios está dentro de ti, en tu vida diaria, en tu vida ordinaria, cotidiana, y que lo que Él quiere es estar contigo ahí; dentro de tu día a día”, indica.

No se trata de “una mera cuestión de ideas, ni de «guerra cultural»; la cuestión es cómo vivir en tu día a día, en tu práctica diaria”. No se trata de defender la idea de la “familia tradicional”, sino “cómo vives tú con tu mujer y con tus hijos en el entorno económico de hoy”, afirma.

“Ese es el tema: lograr una vida hogareña concreta, unas prácticas que generen hogar. Sea lo que lo sea lo que hagamos juntos. Porque la cuestión consiste en estar juntos. ¡Ese es el tema! Ese es el motivo por el que Cristo ha venido a nosotros, pero no es sólo una doctrina, o una idea, o una tesis filosófica…”, dice Hadjhadj.

“El tema que nos debe preocupar es cómo podemos permanecer juntos en torno a una mesa compartiendo el pan y el vino. Es algo muy sencillo, muy cotidiano. De eso se trata, de cosas muy sencillas, como el pan, el vino y la palabra. Pan, vino y palabra… y compartirlo. Podemos compartir pan y vino y charlar incluso con los enemigos”, explica.

El gran problema en la sociedad postmoderna, asegura, “consiste en que no estamos juntos, ni siquiera ahora, cuando usted y yo estamos charlando por internet en vivo. Nos falta una vida práctica real en casa, en una comunidad carnal, de carne y hueso”.

Sobre aquella profecía de Benedicto XVI cuando era aún cardenal, en la que pronosticaba que el futuro de la Iglesia serían pequeñas comunidades, Hadjadj cree que no es el caso, “no es el problema actual”. “Ser cristiano no consiste sólo en formar parte de una comunidad, no es una simple cuestión social”, añade. “En el cristianismo no se trata solamente de estar nosotros juntos los cristianos. No se trata de ser simpático y estar a gusto dentro de mi comunidad”, indica.

Para el filósofo siempre ha sido difícil ser cristiano. “Incluso puede resultar más difícil ser cristiano dentro de un mundo cristiano que en el mundo moderno o postmoderno”, asegura. “Ser cristiano consiste en estar en el mundo; por tanto, hemos de saber que la Revelación no es sólo para nuestra comunidad; es para todo el mundo”, manifiesta Hadjadj.

Una pequeña comunidad “puede ser un lugar donde reconfortarte y restaurar tu fe”, pero tienes que “salir, ir afuera, y divulgar la fe a otra gente y aprender de quienes no son cristianos”. Todas las criaturas son hijos de Dios, afirma, y añade que el gran problema viene cuando te encierras en una comunidad pequeña, “aquello puede convertirse en una secta y entonces deja de ser Iglesia”.

Puedes leer la entrevista completa en El Debate.

Puede comprar el libro aquí

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

15 comentarios en “Hadjadj: “No se trata de defender la familia tradicional, sino cómo vives tú con tu mujer e hijos”
  1. Bufffff!.Vaya lio no?.Cuantas consideraciones.Que esto si,que lo otro no.Que si carnal.Que comunidades no.
    Déjate de tanta cosa.Sacramentos ,confesión de pecados conforme a la Tradición .Comunión .Rezar a la Virgen para que mantenga a raya al Diablo.Y a vivir que Dios te llevará por el camino.

    1. Es una manera de pensar mixta, francesa, alemana y judía: casuística, formalidad, tesis-antítesis y síntesis… para nosotros, sanchopanzistas, es un mareo de palabros… hechos, como los describe usted…

    2. A ver si hacemos una colecta y le compramos entre todos los comentaristas un teclado nuevo o le pagamos un profesor particular. Lo de la puntuación y los espacios es insufrible, con independencia del nick o de lo que diga.

  2. No, no es un mareo de palabras. La carnalidad es cristiana por la misma razón que es judía, por ella nos oponemos a los gnósticos y a los rob´óticos, por ella nos aferramos a la realidad. ¿Qué que echo en falta de mi madre aparte de lo que decía o hacía? Pues la tersura de su piel, su olor, sus manos, sus movimientos…Echo de menos ella misma que era cuerpo y alma. Y creo en la resurrección de la carne.

  3. Si la pregunta va dirigida a Hadjadj, no tengo ni idea: tiene una mujer (la de siempre desde que se casó) y nueve hijos. No puede escribir ensayos muy profundos porque la presencia constante de los niños no le deja concentrarse y tiene que conformarse con escribir a salto de mata. Aparte de eso no sé nada más.

  4. Son cosas raras.A los católicos nos basta con su Gracia.Les a San Agustín,me gustan sobretodo sus sermones y encuentras todo razonable .Lees la “subida al monte Carmelo” de San Juan De la Cruz y ahí tienes claramente escrito y descrito el camino que lleva a Dios.Y de fondo siempre la Gracia De Dios.Todo está dicho.

  5. Compre dos libros de este autor y no consegui terminar de leerlos. Es interesante lo que dice pero su estilo es dificil de entender, juega con las palabras y los conceptos, usa y abusa de las paradojas, se queda en el mundo de las ideas y no desciende a la realidad con ejemplos. Definitivamente no es didactico. Pero hay quien le gusta, Juan Manuel de Padra recomienda sus libros

  6. Creo que se refiere a que es en casa en donde hay que lograr vivir lo más básico,mucha guerra cultural,mucho bla bla,mucha doctrina,mucho antes y después,y falta la caridad,y ……. la caridad,comienza por casa,Se presupone que no descarta lo importante sino que lo integra.

  7. Tiene un estilo especial que gusta o no gusta. No es verdad que no descienda a la realidad, lo hace y mucho. Su teología del cuerpo es realista, vive sumergido en la realidad porque está rodeado de ella como no podía ser de otro modo en un hombre que vive en familia y tiene tantos hijos. Lo que está diciendo es que hay que predicar con el ejemplo y el ejemplo más a mano es siempre la familia.
    Hasta Pío XI en su encíclica «Mit brennender Sorge» les dice a los jóvenes, que vivían en aquella Alemania desquiciada, que si sus padres eran piadosos se fíen más de ellos que de los curas. Y, de hecho, las biografías de los jóvenes enfrentados al III Reich indican que tenían moral familiar y a ella se aferraron, caso de Franz Jagëstätter, Willi Graf o los Hermanos Scholl.

  8. Creo que se refiere con vida real a la de la convivencia en familia, a las relaciones presenciales (también con los amigos), a poder abrazarse y estar juntos, dejando de lado tanta virtualidad, que daría pie al poshumanismo

  9. Al final en la crisis del cristianismo siempre hay un judío que supuestamente es católico, pero que no se le nota mucho. En español los llamaban con un nombre que parece feo e irrespetuoso, pero es que así somos en España: «marranos». Otros más educaditos lo llaman «hermanos mayores» (solo faltaba llamarlos «hermanos mayores de la logia»). Y ,en fin, lo que no acabo de entender es el porque nos roban entender una cosa completamente clara: entre el judaísmo y el cristianismo hay una incompatibilidad absoluta, y la razón de ello es que el judaísmo es una nosis talmúdica fundada en el odio a Jesucristo.

    En fin, y por ahí hay quien dice que este señor de la entrevista es un gran intelectual «católico»… Pero, ¿en qué se nota que es católico?….¡No entiendo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles