PUBLICIDAD

Arzobispo confiesa que seminarios admitieron mujeres transexuales

Seminarios transexuales
|

Los obispos deberían establecer pruebas de ADN para asegurarse de que quienes ingresan en sus seminarios son realmente varones, recomienda en una nota dirigida al episcopado de Estados Unidos el arzobispo de Milwaukee, Jerome Listecki.

“Recientemente, llegaron a la atención del Comité de Asuntos Canónicos y Gobernanza Eclesial casos en los que se había descubierto que una mujer que vivía bajo una identidad transgénero había sido admitida por error al seminario o a la casa de formación de un instituto de vida consagrada”, señala la nota de Listecki, presidente del del Comité de Asuntos Canónicos, según informa la agencia CNA.

“En un caso, el individuo había aportado registros sacramentales fraudulentos que reflejaban su nueva identidad”, añade la nota. “En todos los casos, nada en los informes médicos o psicológicos de estos individuos registraban pasados tratamientos o intervenciones quirúrgicas pertinentes”. Listecki añade que ninguna de ellas llegó a recibir las Órdenes Sagradas.

El asunto subraya, en cualquier caso, las groseras deficiencias de unos exámenes de adecuación física y psicológica en los seminarios que ni siquiera son capaces de descubrir que quien tienen delante es una mujer. ¿Cómo van a determinar, del modo en que requieren los procedimientos eclesiales, si presenta la persistente inclinación homosexual que lo haría inadecuado para ingresar en el seminario?

La nota añade: “Algunos miembros del Comité de Asuntos Canónicos y Gobernanza Eclesial hicieron notar la conveniencia de que los obispos estudiaran exigir una prueba de ADN o, como mínimo, el certificado de un médico experto elegido por el obispo, para asegurarse de que el postulante es varón”.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

21 comentarios en “Arzobispo confiesa que seminarios admitieron mujeres transexuales
    1. Como ellos otorgan y retiran las vocaciones en comités de expertos a sus preferidos, patrocinados, allegados y recomendados, pues el propio Dios les manda esto. Lo tenéis harto.

        1. Se los tocaban a él en la silla a propósito. Ahora en el Vaticano parece que se darían de tortas por el puesto si se siguiera haciendo aquello. Y no vea si tuviera que haber alguno en cada seminario. Pero lo triste es que la falta de hombría de nuestros curas es habitual, y no por falta del adminículo físico, sino por falta de fortaleza y fe.

    1. Siempre se pidieron, como un informe de salud y otro a su párroco sobre sus aptitudes morales. Lo que hace suponer que si pasó lo que dice este arzobispo es porque esas personas contaron dentro de la institución quien les ayudó, consciente de lo que dejaba entrar.

  1. En cualquier caso es un asunto para tratar en privado entre los obispos. No hay necesidad de dar armas al enemigo.

    Por lo demás, parece algo de sentido común lo cual nos lleva a is los obispos han perdido el sentido común.

    1. La admisión en los seminarios no es cosa de ningún gobierno. Excusatio non petita, accusatio manifesta (disfrute del «latinajo», que ya sé que le encantan).

  2. No fue por error el admitir transexuales en los seminarios! Es harto conocido que la masoneria eclesial infiltrada tiene como tarea primordial el contaminar los seminarios para que despues mas adelante destruyan la Iglesia por dentro, como es el caso del jesuita James Martin, Macarrick, etc., etc.,….

  3. Es fácil pasar por falso hombre con los tratamientos modernos, pero el examen genético es casi determinante, excepto en unos poquísimos casos de más de 40 trastornos genéticos en los cromosomas XX-XY de atribución sexual. Incluso en un trastorno concreto, uno puede ser hombre pero con aspecto de mujer, o los casos de hermafroditismo…

    Recuerdo que en la historia hubo el caso de un sargento que era mujer (quizás el trastorno de ser hombre real pero con cuerpo de mujer), o el mito de la Papisa Juana, que se hizo pasar por Papa…

    1. «Es fácil pasar por falso hombre con los tratamientos modernos»

      No se crea: en la apariencia externa, gracias a la hormonación, sí. Pero la reconstrucción genital está muy mal lograda a día de hoy y no engaña a nadie. No es lo mismo cuando se castra a un hombre: eso está muy logrado. Pero es más fácil quitar que poner y en el caso de las mujeres se nota siempre dicha «adición». Pero concuerdo en lo problemático del hermafroditismo (que es testimonial) y en que el ADN no miente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles