PUBLICIDAD

Arana acompaña a Barros a su llegada a Roma y se alojará en Santa Marta

El obispo de Osorno, Juan Barros, celebrando la eucaristía bajo la mirada del sacerdote Germán Arana
|

El obispo de Osorno llegará junto con el jesuita Germán Arana en un vuelo desde Madrid. Arana, culpable de la “falta de información veraz y equilibrada” del Papa, se alojará en Santa Marta.

Es el aterrizaje más esperado en el anticipadísimo encuentro de los obispos chilenos en Roma. Para mañana sábado se espera la llegada a Roma del obispo de Osorno, Juan Barros, el nombre que desató la mayor crisis en la iglesia chilena y cuya situación provocó la inédita convocatoria de toda la Conferencia Episcopal del país al Vaticano.

Pero Barros tendrá un gesto final que ya ha llamado la atención entre quienes se mueven en los pasillos eclesiásticos. Porque no llegará solo.

Según señalan fuentes vaticanas a La Tercera PM, el obispo llegará en un vuelo desde Madrid con el sacerdote español Germán Arana, jesuita y uno de los más cercanos al Papa Francisco, quien además habría jugado un papel crucial en el hecho de que se mantuviera su nombramiento.

Esto, porque Barros participó en un retiro espiritual en España durante febrero de 2015 con Arana, en momentos en que se había desatado una crisis en Osorno por su designación e incluso varios obispos chilenos buscaban que la decisión fuera revertida.

Como reveló InfoVaticana, fue el consejo de Arana el que decidió a Francisco a mantener la resolución del nombramiento de Barros para Osorno. A Arana se refería por tanto el mismo Papa en su carta a los obispos chilenos, en que acusó que había sufrido “falta de información veraz y equilibrada” sobre la situación de la iglesia en el país.

Aunque los detalles precisos aún son nebulosos, trascendió que el jesuita se alojaría en la Casa Santa Marta, la residencia de invitados del Vaticano que Francisco ha convertido en su residencia papal. Sorprende especialmente que Francisco, que ha lamentado haber sido engañado, en referencia a Arana, siga permitiendo que el jesuita se aloje en su propia casa y mantenga el título de “consejero áulico” de Su Santidad.

3 comentarios en “Arana acompaña a Barros a su llegada a Roma y se alojará en Santa Marta
  1. A Arana, de quien más allá de la eventualidad de un mal consejo suyo al Papa de San Gallen, no puede atribuirse in totum la “falta de información veraz y equilibrada”.

    Si Bergo glio se maneja con una sóla fuente de información, significa que toda la estructura eclesial que participa del nombramiento de cualquier obispo está absolutamente desactivada por el hombre de la mafia de San Gallen.

    Por ejemplo, qué hace con el rol informativo y propositivo de cada Conferencia Episcopal en nombrar ternas para elegir un obispo? Y la Congregación de Obispos tampoco informa nada? Y el Nuncio para qué está, si no informa a la Santa Sede, por su lado, de las ventajas y desventajas de un candidato a obispo?

    Si fuera cierta la coartada Arana como chivo expiatorio, significa que Bergo glio ha cancelado las competencias de instancias eclesiales en la formación de opinión para tomar decisiones.

    En otra mala gestión del Nuevo Paradigma.

  2. ¿Dijeron padre Araña? Y también creo que había oído algo sobre un cierto monseñor Trucho… ¡vaya! Toda una fauna…
    Por cierto ¿no hay un señor que se presenta como matón de la mafia decidiendo quién vive y quién muere, quién se ordenará sacerdote y quién será expulsado del seminario, sobre todo si el examinado aparece como demasiado ortodoxo?
    Vaya que las amistades del papa llegan a meterlo en problemas… lo admirable es que no solo no reniega de ellos, no solo los defiende a capa y espada, sino que los continúa mimando en el trato aun cuando vayan dejando todo tras de sí hecho unos zorros.
    ¿Cómo se compaginan la promesa a las víctimas chilenas de darles, finalmente, justicia y el alojar alguien bajo sospecha, y que será juzgado, en la propia casa del juez?
    ¿No es eso como que una demostración de parcialidad? ¿O tiene fuero? ¿O es que el juicio no es contra el encumbrador, sino sólo contra los encumbrados?
    Sólo son preguntas que me vienen a la cabeza…
    Todo parece muy confuso…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles