PUBLICIDAD

El Vaticano firmaría el acuerdo con China sin leerlo

|

Las negociaciones entre la Santa Sede y China están muy avanzadas, y se habla de ‘inminente’ acuerdo. Según parece, de acuerdo a lo que ha podido saber InfoVaticana, la Secretaría de Estado tiene órdenes de Francisco de que “hay que firmar como sea”. Ser el primer Papa, y el primer jesuita, recibido en China es el objetivo internacional prioritario del Papa. 

El Papa Francisco quiere un acuerdo con China a cualquier precio. El objetivo está muy claro: ser el primer Pontífice, y el primer jesuita, en ser recibido con honores en el país más poblado de la tierra. Por ello ha ordenado a la Secretaría de Estado que suscriba con la tiranía comunista un acuerdo “cuanto antes”, evitando, eso sí, “un nuevo caso Midszenty”, como señalaba en su audiencia con el Cardenal Zen.

La negociación ha recordado a los asesores del Papa a aquella con la Iglesia Ortodoxa rusa por la declaración conjunta, en la que el Papa Francisco le exigió al Cardenal Kurt Koch, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, que aceptara lo que presentaran los ortodoxos.

En el libro El otro Francisco, el cardenal Koch explica que el hecho de que el Papa hubiera expresado su deseo de encontrar al patriarca ortodoxo ruso “sin poner ninguna condición” contribuyó a facilitar el encuentro entre Francisco y Kiril. “Quizá la insistencia del Papa Francisco ha ayudado mucho. Recuerdo que en el vuelo de regreso de Constantinopla dijo: “Quisiera encontrarme con el patriarca de Moscú. Si él dice cuándo y dónde, yo estaría de acuerdo”. Sí, esta disponibilidad ayudó mucho”, reflexiona.

‘El Vaticano está próximo a rendirse ante el partido comunista’

La intención del Vaticano de cerrar a toda costa un acuerdo en China ha recibido duras críticas por parte del cardenal Zen, obispo emérito de Hong Kong e icono de resistencia de la Iglesia frente a la tiranía comunista, que en una carta fechada el pasado 5 de febrero habla de “rendición” ante el partido comunista.

“En los días pasados, los hermanos y las hermanas que viven en el continente chino han sabido que el Vaticano está próximo a rendirse ante el partido comunista chino, por eso están incómodos”, afirma en la misiva. El obispo emérito de Hong Kong señala, además, que “visto que los obispos ilegítimos y excomulgados serán legitimados, mientras que los legítimos serán obligados a retirarse, es lógico que los obispos legítimos y clandestinos estén preocupados por su destino”.

En una carta anterior, el cardenal Zen confirmaba la información publicada por AsiaNews que indicaba que la Santa Sede había pedido a dos obispos chinos de la Iglesia fiel a Roma que se hiciesen a un lado para ceder su puesto a obispos de la cismática Iglesia Patriótica. En nota adicional a su carta, el purpurado aclaraba que “el problema no es la renuncia de obispos legítimos, sino la solicitud de dar cabida a los ilegítimos e incluso excomulgados”.

‘La cuestión de la elección de los obispos es crucial’

La gravedad de esta noticia obligó al secretario de Estado de la Santa Sede, Cardenal Parolin, a salir al paso de esta información en el curso de una entrevista concedida a Vatican Insider en la que abordó la situación del diálogo entre la Santa Sede y la República Popular China. Parolin no negó que, al menos, a dos obispos fieles se les conminase a abdicar en favor de su homólogo cismático y, sin embargo, sí afirmó que “si a alguien se le pide un sacrificio, pequeño o grande, debe quedarle claro a todos que este no es el precio de un intercambio político, sino que forma parte de la perspectiva evangélica de un bien mayor, el bien de la Iglesia de Cristo”.

El secretario de Estado vaticano manifestó que, en la actual situación, “la cuestión de la elección de los obispos es crucial” y expresó su confianza en que “una vez considerado adecuadamente el punto del nombramiento de los obispos, las dificultades que queden ya no deberían ser tales como para impedirle a los católicos chinos vivir en comunión entre ellos y con el Papa”.

Y añadía Parolin: “Lo que se espera es llegar, cuando Dios quiera, a ya no tener que hablar de obispos “legítimos” e “ilegítimos”, “clandestinos” y “oficiales” en la Iglesia china, sino a encontrarse entre hermanos, aprendiendo nuevamente el lenguaje de la colaboración y de la comunicación”.

Las prisas del Vaticano frustran el acercamiento de ‘fieles’ y ‘cismáticos’ en China

En su urgencia por cerrar un acuerdo formal y poner por escrito el acercamiento entre el Gobierno chino y la Santa Sede, el Vaticano está cometiendo, sin embargo, un grave error de cálculo.

Sobre el papel, hay en China dos iglesias católicas: una creada o permitida por el Gobierno comunista y controlada por él, considerada hasta la fecha cismática por Roma, y una fiel a Roma, siempre perseguida y con frecuencia mártir.

Pero por debajo de lo formal, la realidad es bastante diferente. En realidad, los fieles de la Iglesia Patriótica viven una fe idéntica a los otros, dialogan con ellos y miran a Roma con similar obediencia en la práctica. Lo mismo o muy parecido -con la excepción de los obispos más conspicuos, los de las grandes ciudades- puede decirse del estamento clerical, obispos y sacerdotes, que buscan por todos los medios posibles el reconocimiento de la Santa Sede.

Pero ese acercamiento -no perfecto, pero sí positivo- es posible precisamente porque funcionan fuera del radar de Pekín. Y lo que hace el Vaticano al insistir en un acuerdo formal es precisamente alertar al Gobierno comunista, que ha vuelto a fijar su terrible atención en los católicos.

China adora a China y exige a los chinos que hagan lo mismo. Y dejar que un lejano Estado, el Vaticano, decida sobre el nombramiento de ciudadanos chinos para lo que sea, aunque se trate de funciones de un culto ajeno, despierta todos los recelos del Partido.

No es solamente una teoría: Pekín ha empezado a moverse, a aprobar nuevas medidas de control de actividades religiosas y a mandar a los ‘bulldozer’ para demoler iglesias.

Precisamente así lo denunciaba el cardenal Zen en su carta, en la que aseguraba que mientras el Vaticano intenta alcanzar a toda costa un acuerdo con el Gobierno chino, desde el 1 de febrero han entrado en vigor en el país nuevas regulaciones gubernamentales sobre la actividad religiosa. Unas medidas que han llevado a los sacerdotes clandestinos de Shanghái a alertar a los fieles de que si van a sus misas corren el riesgo de ser arrestados.

16 comentarios en “El Vaticano firmaría el acuerdo con China sin leerlo
  1. La escasísima libertad religiosa no se va a incrementar, en compensación puede que, en cuanto al nombramiento de obispos, el gobierno chino desacierte menos que la misericorditis.

  2. El vicepresidente de la conferencia episcopal de la cismática Iglesia Patriótica, Fang Jianping, declaró recientemente que “siendo ciudadanos de una país, la ciudadanía debiera estar antes de una religión y de un credo”. Si en el Vaticano están dispuestos a aceptar ese modelo de obispo es que ya no creen en la acción del Espíritu Santo y, como suele decirse, les da igual Juana que su hermana, con tal de hermanarse con el mundo. ¿No decía Francisco que no hay que ser mundanos?

  3. Si esto es cierto, que Francisco quiere vender la Iglesia por un plato de lentejas y lo consuma, que Dios se lo demande y acabe pasto de los demonios. Esto sería la culminación de su traición.

  4. ¿Es un problema tan grande como para tomar una resolución así? ¿Y qué se va a ganar? ¿Se aceptarán también las imposiciones doctrinales del gobierno chino? Difícil negarse, después de dejarlo que nombre Obispos a gente que tal vez ni fe tenga. Y todo eso, pregunto de nuevo ¿para qué?

  5. José:

    ¿Para qué? Ya lo has leído (y nos lo olíamos algunos de nosotros, los «rígidos»): para que pase a la Historia como el primer papa en pisar China. Todo ad majorem Francisci gloriam.

  6. ¿”Rendirse ante el partido comunista chino”? ¿Rendirse? ¿Ahora se dice así? La Iglesia y su protomártir vaticano Mateo Ricci, sacrificados por segunda vez.

  7. Dialogar con un partido comunista, es dialogar con Satanás. Incurre nuevamente la Iglesia en el aperturismo y el diálogo de los años 60 que acabó con la erradicación de su influencia en occidente. No se debe dialogar con la serpiente, ya que el partido comunista chino, tarde o temprano desaparecerá y sus hechos son de palo a los católicos fieles.

  8. Francisco ya ha dado sobradas pruebas de que es de una temeridad inaudita en cuanto a la doctrina. Ahora está demostrando la misma temeridad por un plato de lentejas de una visita a China, que servirá de ua victoria de relaciones públicos para los comunistas chinas. Me sumo a las oraciones del teólogo polaco que pide a Dios por una buena muerte de Francisco, antes de que llegue a realizar más barbaridades. Es difícil de creer esto, pero considerando su modus operandi con el encuentro con el Patriarca de Moscú y ahora lo del los comunistas chinos, ya casi no escandaliza, a tal abismo ha llegado este pontificado.

  9. No lo hace solo por ser el primer papa en pisar China, sino fundamentalmente por practicar el comunismo, con ideologías seudoteológicas como el de la liberación, la del pueblo o del pobrismo, todas ellas inspiradas en el marxismo y que el papa Francisco promueve y divulga. Esto hace que converja con el PCCh en el momento actual para blanquear internacionalmente al nuevo tirano emperador comunista y darle una pátina tolerable, pues según sus próximos del papa, es el gobierno chino los que mejor interpretan la Doctrina Social de la iglesia Católica. De paso le da una bofetada a Trump y a su denostado imperialismo capitalista USA, democrático y apoya al imperialismo comunista chino, tiránico. De firmarse el acuerdo, las catacumbas será el único lugar donde ser libre para seguir en la Iglesia Subterránea, la única fiel a las enseñanzas de Jesús Cristo,
    “Cosas veredes amigo Sancho que harán fablar a las piedras”

  10. Madre mía… Nunca como ahora creo haber comprendido, cuando menos un poco más, por qué San Juan Pablo II aguantó en el solio pontificio todo lo que pudo, hasta el final.

  11. Aciprensa 30/junio/2014 “¿El Papa Francisco es comunista?: Él mismo responde” : En la Solemnidad de los Santos Pedro y Pablo celebrada ayer 29 de junio, el diario italiano Il Mensaggero publicó una entrevista que le hizo al Papa Francisco. El periodista le dice a Francisco “Usted pasa por ser un Papa comunista, populista. The Economist que le dedicó una portada afirma que habla como Lenin ¿Se identifica con esto?. A la pregunta el Santo Padre contesta que “yo digo sólo que los comunistas nos han robado la bandera. La bandera de los pobres es cristiana. La pobreza está en el centro del Evangelio. Los pobres están en el centro del Evangelio” “Si miramos Mateo 25, el protocolo sobre el cual seremos juzgados: tuve hambre, tuve sed, estuve en la cárcel, estuve enfermo, desnudo. O miremos las Bienaventuranzas, otra bandera. Los comunistas dicen que todo esto es comunista. Si, como no, veinte siglos después. Entonces cuando hablamos podríamos decirles: pero Vds. son cristianos (risas)”

  12. Cansa ya tanta cosa contra la Iglesia, dejemos que la Iglesia trabaje, no tenemos toda la información real sobre lo que trabaja el Vaticano, solo información amarillista de los medios de comunicación y mucha de ella falsa o manipulada. El Papa Francisco ha sido elegido por la Providencia de Dios, dejemos de cuestionarlo por cualquier cosa, apoyémoslo orando para que sepa guiar la barca de Pedro y basta ya de tirar tanta piedra contra nosotros mismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles