El catolicismo de EEUU comienza a resistir a James Martin, el autodesignado ‘apostol’ de los LGTBI

|

En lo que parece ser el primer revés en su triunfal defensa mediática de los grupos LGTBI, un seminario asociado la Universidad Católica de América ha rescindido la invitación cursada al jesuita James Martin para que interviniera en un evento dirigido a antiguos alumnos.

Estaba previsto que Martin, obsesivo defensor de la idea de que la homosexualidad ofrece un particular ‘don’ a la Iglesia y asesor del Vaticano, presentara un simposio sobre el «Encuentro con Jesús» en las jornadas de antiguos alumnos de la Facultad de Teología los próximos días 3 y 4 de octubre, pero el seminario anunció el pasado viernes que el polémico sacerdote jesuita no participará en el acto.

Naturalmente, a la Compañía de Jesús y a su órgano oficial norteamericano, el semanario ‘America’, les ha faltado tiempo para hablar de ‘persecución’ contra el autor del superventas ‘Building a Bridge’, sugiriendo que ha sido la presión de la ‘extrema derecha’ lo que ha forzado al seminario a cancelar la participación de Martin.

El libro, en el que acusa a los católicos ortodoxos de ‘fariseísmo’, viene a ser una condensación de su campaña en redes sociales para promover una vaga campaña de ‘acercamiento’ a las personas LGBT que respalda su modo de vida.

Decir que el Padre Martin no lleva bien las críticas en redes sociales es quedarse muy corto. Es el rey del ‘bloqueo’ de quienes no aplauden su controvertido ‘apostolado’ y concretamente en Twitter es conocido por denunciar y procurar con éxito el cierre de cuentas como la del popular -y plenamente ortodoxo- sitio online CatholicVote, con excusas más que retorcidas.

Famoso por sugerir en un comentario que quienes disienten de sus tesis lo hacen a consecuencia de una «sexualidad complicad» (léase: son homosexuales que no se atreven a ‘salir del armario’), Martin reveló sus tendencias totalitarias disfrazadas bajo el disfraz de una difusa tolerancia en este diminuto affair que cuenta así el progresista ‘National Catholic Reporter’:

«El 1 de septiembre, CatholicVote.org dijo en Twitter: «Y entonces apareció este dominico y empezó a zurrar a @JamesMartinSJ como a una mula de alquiler. La muchedumbre enloqueció».

Martin respondió diciendo «Basta», y condenó que se animara una reacción violenta contra él, incluso en un tono jocoso. Añadió que había denunciado la cuenta de CatholicVote.org a Twitter.

El tuit original de CatholicVote.org fue borrado y suspendida su cuenta durante 12 horas. Su director de Comunicaciones, Joshua Mercer, declaró al NCR que «sugerir que nuestro tuit era una incitación a la violencia es un disparate total y no puede tomarse en serio».

James Martin SJ, es un ‘sacerdote mediático’ jaleado por la izquierda y venerado por los católicos ‘progresistas’ que recorre Estados Unidos diciéndoles a los jóvenes que sus estilos de vida de ‘sexualidad alternativa’ son aceptables para la Iglesia, lo que, sencillamente, no es cierto. Pero lo hace con la suficiente habilidad, apoyándose en que la Iglesia les acoge sin tener en cuenta su comportamiento, lo que es totalmente cierto. Martin transmite a sus oyentes la sugerencia de que la Iglesia probablemente cambiará su doctrina para mejor «acogerles», lo que es totalmente falso.

Martin está aprovechando una corriente mayoritaria de opinión en Occidente que es incapaz de las distinciones más sencillas, en especial esa tan crucial que separa el pecado del pecador. «Odia el pecado y compadece al pecador», que para un cristiano ha sido durante milenios una perogrullada, se ha vuelto imposible en el siglo de una omnímoda autoestima que ha degenerado rápidamente en narcisismo.

En definitiva, en el debate actual es casi incomprensible tratar de convencer a la multitud de que es perfectamente posible -más: obligatorio- amar a los individuos sin aplaudir las opciones vitales que hayan elegido.

El jesuita, que se escuda una y otra vez en las palabras de Jesús prohibiéndonos juzgar, no tiene reparos en juzgar él mismo a sus críticos, calificando a los católicos ortodoxos de «cerrados» y «homófobos» y pontificando que los críticos de la inmigración masiva «no son verdaderos cristianos».

A continuación expongo algunas de las más polémicas contribuciones de James Martin al debate, recogidas por LifeSiteNews, meros botones de muestra:

En febrero anunció en Twitter su apoyo a la creación de aseos para transexuales.

En mayo el padre Martin expresó su convencimiento de que algunos santos son probablemente gays.

En junio, el jesuita dijo que el lenguaje en el Catecismo de la Iglesia Católica que se refiere a la naturaleza intrínsicamente desordenada de los actos homosexuales debería cambiarse porque resulta innecesariamente ofensivo.

En julio dijo en la cadena de televisión CNN que los párrocos que se identifican como homosexuales deberían ‘salir del armario’ públicamente para mostrar a los fieles cómo es un gay y cómo puede vivir castamente.

También en julio, en el programa ‘Good Morning America’ dijo que el himno LGBT de la cantante Lady Gaga ‘Born This Way’ se inspiraba probablemente en el Salmo 139 («Tú fuiste quien me formó en el vientre de mi madre. Tú fuiste quien formó cada parte de mi cuerpo. Soy una creación maravillosa, y por eso te doy gracias»).

Y a mediados de agosto declaró ante la organización prohomosexual PFLAG que Dios hizo a las personas LGBT como son.

Martin no es exactamente pionero en esta actitud de cesión frente a la moral sexual dominante; Martin es efecto o síntoma, en absoluto causa. Por expresarlo de un modo muy directo: ¿cuándo fue la última vez que oyó a un sacerdote hablar de lujuria en su homilia, de rozar siquiera la moral sexual de la Iglesia?

Lo que distingue a Martin es, esencialmente, su habilidad para lanzar un mensaje deliberadamente ambiguo que justifica plenamente el adjetivo peyorativo de «jesuítico», su incansable presencia en medios y redes sociales y la protección/coartada que le presta su nombramiento como asesor pontificio.

Otras noticias sobre James Martin:

Los ‘chupamedias’ del Papa: James Martin, el jesuita del lobby LGTB que cuestiona el Catecismo

El cardenal Sarah aclara al jesuita pro-gay James Martin cómo se evangeliza a las personas homosexuales

El jesuita James Martin defiende que ‘probablemente algunos santos fueron gays’

El jesuita James Martin, asesor del Papa, promociona una organización para la transexualidad infantil

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
10 comentarios en “El catolicismo de EEUU comienza a resistir a James Martin, el autodesignado ‘apostol’ de los LGTBI
  1. «El jesuita, que se escuda una y otra vez en las palabras de Jesús prohibiéndonos juzgar, no tiene reparos en juzgar él mismo a sus críticos, calificando a los católicos ortodoxos de “cerrados”… y pontificando que los críticos de la inmigración masiva “no son verdaderos cristianos”».

    Lo mismo que hace su jefe, el Papa Francisco.

  2. Que se vayan con los suyos, los protestantes, en vías de extinción, como los jesuitas, pero antes quieren demoler la Iglesia católica. Hay que afrontarlos, hay que resistirlos, hay que echarlos si no se van.

  3. El cardenal Sarah lo dejó claro » El islam y las LGTB son creaciones del maligno». Personalmente añadiría el comunismo. Esto es por atentar contra las Leyes Naturales, Morales y de Dios, es decir no tener relaciones sexuales con fines reproductivos y la formación de una familia. El catecismo también es claro al respecto.
    No entiendo las quejas del Jesuita Martín y sus afines de la Iglesia.

  4. NON BISOGNA AVER PAURA DEI CATTOLICI NON PRATICANTI, MA DEI PRATICANTI NON CATTOLICI»
    Card. Giacomo Biffi
    OGGI E’ IL TEMPO IN CUI COSTORO (I PRATICANTI NON CATTOLICI) HANNO PRESO IN PUGNO LA CHIESA IMPONENDO UN REGIME STALINISTA
    «No hay que tener miedo de los católicos no practicantes, sino de los practicantes no católicos» Cardenal Giacomo Biffi Hoy es el momento en que ellos (los practicantes no católicos) han tomado la iglesia imponiendo un régimen estalinista
    Página de Facebook de Antonio Socci.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles