PUBLICIDAD

La ‘primavera católica’ que el entorno de Clinton quiso crear para cambiar la Iglesia

|

WikiLeaks filtra correos entre un líder progresista y el jefe de campaña de Hillary Clinton, John Podesta, en los que se discute cómo se podría «plantar la semilla de la revolución» en la Iglesia para luchar contra la oposición de los obispos estadounidenses a las imposiciones del Obamacare.
En abril de 2015, en una conferencia sobre feminismo en el Lincoln Center de ManhattanHillary Clinton defendió: «Los códigos culturales profundamente enraizados, las creencias religiosas y las fobias estructurales han de modificarse. Los gobiernos deben emplear sus recursos coercitivos para redefinir los dogmas religiosos tradicionales».

Un año después de producirse estas declaraciones, WikiLeaks ha sacado a la luz correos electrónicos entre un líder progresista y el jefe de campaña de Hillary Clinton, John Podesta, que hablan de una denominada «primavera católica» y de fomentar grupos progresistas dentro de la Iglesia para hacer frente a la posición del episcopado estadounidense en temas como la anticoncepción.

Podesta responde en uno de estos correos a Sandy Newman, presidente de Voces para el Progreso, que se había dirigido al jefe de campaña de Clinton para hablarle de la necesidad de «una primavera católica», adaptando el nombre de la conocida como «primavera árabe».

Estos correos fueron enviados en febrero de 2012, en pleno debate sobre las medidas de la política sanitaria de Obama que obligaban a los empresarios a proporcionar a sus empleados seguros que cubrieran los métodos anticonceptivos. La mayor parte de los obispos estadounidenses se opuso a estas medidas al considerar que violaban la libertad religiosa y la libertad de conciencia.

En pleno debate por las imposiciones del Obamacare, el presidente de Voces para el Progreso escribía a Podesta: «Hola John. Toda esta controversia con los obispos que se oponen a la cobertura de anticonceptivos a pesar de que el 98% de las mujeres católicas (y sus cónyuges) han usado anticonceptivos me ha hecho pensar…Es necesario que se produzca una primavera católica, en la que los mismos católicos demanden el final de una edad media dictatorial y el inicio de un poco de democracia y respeto para la igualdad de género en la Iglesia católica».

El presidente de Voces para el Progreso reconoce, sin embargo, su falta de comprensión del funcionamiento de la Iglesia católica y de cómo se podría «plantar la semilla de la revolución». «¿Es la cobertura de anticonceptivos un tema en torno al cual eso podría pasar?», pregunta a Podesta.

A esta llamada proponiendo impulsar una denominada «primavera católica» en contra de los obispos de Estados Unidos y plantar «la semilla de la revolución», el jefe de Campaña de Clinton responde explicando la puesta en marcha de grupos dentro de la Iglesia para impulsar cambios en las enseñanzas de la institución.

Podesta reconoce haber participado en la creación de las organizaciones Católicos en Alianza por el Bien Común y Católicos Unidos «para organizarse en un momento como este», aunque reconoce la actual falta de liderazgo de estas organizaciones para promover la «revolución» en la Iglesia sugerida por el presidente de Voces para el Progreso:

«Hemos creado Católicos en Alianza por el Bien Común y Católicos Unidos para organizarse en un momento como éste. Pero pienso que les falta liderazgo para hacerlo ahora. De igual modo Católicos Unidos. Como la mayoría de los movimientos de la Primavera, creo que ésta tendrá que ser de abajo hacia arriba. Lo discutiré con Tara. Kathleen Kennedy es otra persona a la que consultar».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

8 comentarios en “La ‘primavera católica’ que el entorno de Clinton quiso crear para cambiar la Iglesia
  1. No hace falta que se ocupe la Clinton de esa revolución. Ya se ocupan sobradamente de ello Bergoglio y Cupich y toda la Mafia de San Gallo, que está más activa que nunca, a juzgar por pos últimos capelos cardenalicios, que tratan de maniatar al ES.

  2. Ante la crisis presente en la Santa Iglesia es tiempo de recemos con más fervor que nunca el Santo Rosario, tal como lo pidió nuestra Santísima Madre tantas veces. Son muchos los enemigos de la Iglesia, recemos mucho para que permanezcamos fieles y por la conversión de todas las almas.

  3. «Progreso» es otra de esas palabras talismán que en el caso de los socialistoides no significa nada. Como bien señaló el gran Chesterton para progresar uno tiene que tener una idea clara de donde viene uno y adonde va. El progresismo socialistoide es una engaño, pues tiene una antropología equivocada que lo lleva a no saber ni de donde viene ni a donde quiere llegar.

  4. Bueno. Leyendo alguno de estos comentarios parecería que esa «primavera católica made in Democratic Party» ya comenzó con las críticas al Papa Francisco. Dios sostiene a la Iglesia -no podemos dudarlo-, de modo que, por muchas que sean las dificultades que nos impongan nuestros enemigos, la fuerza del Espíritu Santo prevalecerá y nos guiará. Yo personalmente creo que el acercamiento recién iniciado entre las máximas autoridades católicas y ortodoxas señalan el camino para una auténtica primavera cristiana, pero en la dirección opuesta a la que sueñan los anticatólicos estadounidenses.

  5. Miren esto humanamente la primavera católica no progresara cuando se tiene fe en Dios, solo si los Obispos estan a favor de esto. La iglesia tiene muchos enemigos, recuerden las palabras de Cristo, las ordas del infierno no podrán destruir la Iglesia. (Católica)

  6. Estoy de acuerdo con los ultimos comentarios:»las puertas del infierno no prevaleceran contra la Iglesia» Solo es necesario que los verdaderos catolicos reafirmemos nuestra FE.Pablo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles