PUBLICIDAD

¿Quién es… Enric Vives Sicilia?

|

Arzobispo y obispo de Urgel. Copríncipe de Andorra

El último obispo recibido por Benedicto XVI y el primer jefe de estado recibido por el Papa Francisco. Nació en Barcelona el 24 de julio de 1949. Es Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona (1976) y Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación, sección filosofía, por la Universidad de Barcelona (1982). Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).

Ordenado sacerdote el 24 de septiembre de 1974, quedando incardinado en la Archidiócesis de Barcelona.

Su ministerio sacerdotal lo inició como coadjutor y párroco en diversas parroquias de la diócesis. Párroco de la iglesia del Sagrat Cor de Jesús, en el barrio barcelonés del Poblenou. Allí fundó, junto a otros jóvenes miembros, el Centre d’Esplai Sagrat Cor, en 1975 (vigente en la actualidad), situado en la calle Pere IV 398, bajos.

Fue Secretario del Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Barcelona (1978-1989), miembro y secretario del Colegio de Consultores (1985-1995); Secretario del Consejo Episcopal (1988-1990) y del Consejo Asesor del Cardenal Narcís Jubany (1987-1990).

Fue profesor de Historia de la Filosofía en la Facultad de Teología de Cataluña (1983-1993) y de la Facultad Eclesiástica de Filosofía de la Universidad Ramon Llull (1988-1993), de la que fue Vicedecano de la Facultad de Filosofía (1989-1993) También fue miembro del Patronato de la Fundación Universidad Ramon Llull (1991-1994)

El papa Juan Pablo II le nombró el 9 de junio de 1993 Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona. Fue consagrado obispo el 5 de septiembre del mismo año.

Posteriormente, el 25 de junio de 2001 nombrado obispo coadjuntor de Urgell y asumió el cargo de titular de la Sede el 12 de mayo de 2003 al ser aceptada la renuncia por motivos de edad presentado por Mons. Joan Martí Alanis. El Papa Benedicto XVI le concedió el título de arzobispo “ad personam” el 19 de marzo de 2010.

En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Enseñanza y Catequesis (1993-2002) y Pastoral Social (2002-2005). Durante el trienio 2005-2008 fue Presidente de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades. Actualmente, y desde marzo de 2008, es miembro del Consejo de Economía de la CEE y de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social.

PUBLICIDAD

Desde el año 1997 es el Secretario y Portavoz de la Conferencia Episcopal Tarraconense y desde el 2001, Obispo responsable del Seminario Mayor Interdiocesano de Cataluña

Joan Enric Vives es el obispo de la pequeña diócesis leridana de Urgel aunque este cargo eclesiástico conlleva desde hace siglos otro honorífico, el de copríncipe de Andorra, título que comparte con el presidente francés.

Los copríncipes de Andorra representan la jefatura del estado independiente del Principado de Andorra, según establece su Constitución aprobada el 14 de marzo de 1993 y promulgada el 28 de abril del mismo año. Esta representación se comparte en igualdad y a título personal, entre el obispo de la Seo de Urgel y el presidente de la República francesa.

El origen de la figura de los copríncipes se remonta al siglo XI, cuando se estableció un principio de reparto feudatario entre dos vasallos del conde de Urgel: el Obispo de Urgel y el conde de Caboet. Cuando éste último pasó a ser posesión del vizconde de Castellbó, el reparto se transmitió en iguales condiciones en el año 1186. Posteriormente, los de Castellbó se integraron en el Condado de Foix dando continuidad a una nueva transmisión en el 1226.

Por ello, es fácil ver a este obispo situado en actos protocolarios ostentando su cargo “político” y no el eclesiástico.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=iKE1eo7IPh8]

Le preguntaban en una entrevista: “¿Y si el pueblo catalán quiere la independencia?”, a lo que el sucesor del obispo Martí Alanís (y también de Rodrigo Borgia) responde: “Pues lo que quiera, si es lo que el pueblo democráticamente quiere. Los obispos de Cataluña, siempre hemos apostado por una buena relación con el resto de España, porque nos parece que los lazos históricos, culturales y sociales son muy grandes, pero es evidente que nosotros estamos al lado de lo que el pueblo catalán quiera “.

 El pasado mes de abril el parlamento andorrano rechazó la despenalización del aborto. El principal argumento fue el de “mantener el equilibrio institucional”, ya que “la Iglesia Católica no permitiría que un Obispo fuera Jefe de Estado de un estado que despenaliza el aborto“, explicó el presidente Forner.

El caso del aborto en Andorra es muy parecido al también reciente debate sobre el aborto en Liechtenstein. Son dos pequeños principados, con jefes de estado católicos. En aquel momento el Príncipe Aloys de Liechtenstein optó por posicionarse pública y solemnemente contra el aborto, sin temor a comprometer su principado. Dijo abiertamente que aunque el parlamento acordarse dar vía libre al aborto en el pequeño principado, él no firmaría la ley. Con esto consiguió aglutinar y animar a los defensores de la vida del pequeño principado. Manifestó sin tapujos que si saliese aprobada en el referéndum la ley del aborto, él no la sancionaría con su firma, de manera que mientras él fuese príncipe, la ley no entraría en vigor.

Monseñor Joan Enric Vives, obispo de la Seo de Urgel y copríncipe de Andorra, ha dejado que sean los políticos los que discutan la espinosa cuestión del aborto. Él, como Jefe del Estado, deja las polémicas para los políticos. Sabe que en el caso de que esa ley se aprobase en Andorra, sería la propia Santa Sede (como dijo el presidente Forner) quien con independencia de la voluntad de monseñor Vives, le dimitiría de su cargo de copríncipe.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=xfyTp8DhhrE]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles