PUBLICIDAD

El Papa dice que no es pecado criticar al Papa

|

Ver las imágenes de origen

Se lo agradezco mucho. No por mí pues estaba convencidísimo de ello, sino por algunos pobres ignorantes, de ambos sexos, que estaban convencidos de semejante estupidez. El mismo Papa les saca de su estúpido error.

El Papa, como cualquier otro, es criticable en todo aquello que merezca crítica. Y punto. Y están tan equivocados quienes piensan que no se le puede criticar nada como aquellos que le critican todo, hasta que rece el rosario.

https://infovaticana.com/2018/05/24/francisco-no-es-pecado-criticar-al-papa/

 

 

7 comentarios en “El Papa dice que no es pecado criticar al Papa
  1. Qué bueno que nos lo recuerda, porque ahora que se le eche encima todo el Lobby por lo que dijo de los seminarios, pues que lo defiendan Rita la Cantaora o la Niña de los peines, porque yo no (ni ganas dan). ¡No es pecado criticar al papa, pueden decir lo que quieran!

  2. bergoglio, el tirano banderas del vaticano, dice que es pecado criticarlo, pero quien se atreva a criticar a bergoglio, será pisoteado sin misericordia alguna y sabrá que a bergoglio no se le critica. ejemplos, monseñor livieres y los cardenales burke y muller.

  3. Ojo: el Papa hablaba a los obispos italianos reunidos en asamblea. Se refería a que no es pecado que los obispos lo critiquen cuando están reunidos corporativamente: «-¡no es pecado criticar al Papa aquí!». No se refería a cualquier clase de crítica.

  4. No sé si quién es el secretario privado del Pontífice. Si no tiene uno, habría que buscárselo con urgencia. Sencillamente para evitar que diga obviedades, que le hacen caer en el ridículo. Si Francisco disparata, y está a la vista que lo hace más de lo conveniente, no sólo se le puede criticar, sino que se debe hacerlo para que nos tomen a los católicos por imbéciles. Quizás a sus adictos inquebrantables pueda sonarles a cercanía sus expresiones –podéis criticarme os doy permiso, buon pranzo, no llegueis tarde a misa–. a otros nos parecen impropias, incluso majaderas por ofensivas.

    Cada día nos despertamos con una buena razón de procederes discutibles, orales y factuales. Criticables. Un día dice aquello tan tóxico como se ha comprobado de si un gay busca a Dios…, otro lo remata (así te quiso Dios). Un día declara que él no es derechas, otro asimila a una izquierdista a Cristo. A mí me parece obligado poner esas limitaciones de Francisco sobre el tapete, por la propia higiene mental de cada uno. Ah, por cierto, esa higiene que dice practicar al no leer los blogs que ponen en solfa sus dislates, pero afirma conocer. Un procedimiento que ha creado escuela entre nosotros, según hemos oído.

    Lo peor no es eso. Lo peor es que esa desenvoltura se ha introducido en asuntos serios. Demasiado esfuerzo está prestando la Iglesia a cohonestar sus disparates atrevidos con la doctrina recibida. Hay que ver la cantidad de horas que se está dedicando a buscar puentes entre su discutible doctrina moral y la doctrina de la ley natural recibida, a su osadía en el manejo de términos que en ciencias tienen un sentido muy técnico y el emplea con desenvoltura inconveniente (espacio, tiempo, ecología integral, etcétera).

  5. Pues claro que se puede criticar al Papa en materia opinable como a cualquier otro mortal, imperfecto y sujeto a error.

    En España la única persona no criticable que levita (decir la vetdad) por encima de los miserables españolitos casposos es el macho alfa de potemos, más que probada su extrema austeridad ( sobre todo en temas de residencia propia) es altamente improbable que seres intelectualnente inferiores a él (es profesor de universidad en una carrera fundamental para medrar en esta Nación) osemos criticar ni tan siquiera la longitud de su mariconesca coleta.

    Te veneramos Pablo Iglesias, ¡Oh, gurú pijocomunista que vas a erradicar la corrupción y el enchufismo y la jeta, sobre todo la jeta que hay que tener para soltar paridas y patrañas como un mameluco desorejado sin ponerse ni «colorao».

    ¡Qué tiparraco!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *