PUBLICIDAD

Francisco: “¡No es pecado criticar al Papa!”

|

Bueno, es un alivio: Francisco ha declarado públicamente que “no es pecado criticar al Papa”, que se puede hacer, pese a que sus acólitos oficiosos y sus teólogos de cámara se encargan en medios y redes sociales de perseguir al disidente con mayor denuedo que en ningún pontificado reciente.

Lo ha hecho en el discurso ante la 71ª asamblea general de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), aparte del discurso de Francisco al dar apertura a los trabajos.

“Os agradezco este encuentro que querría que fuese un momento de diálogo y de reflexión”, ha dicho. “He pensado, tras agradeceros todo el trabajo que hacéis -¡y es bastante!-, compartir con vosotros tres preocupaciones personales, pero no para “daros la lata”, no, sino para decir que me preocupan estas cosas, y luego vosotros veis… Y para daros la palabra de modo que me dirijáis todas las preguntas, las ansias, las críticas -¡no es pecado criticar al Papa aquí! No es pecado, se puede hacer- y las inspiraciones que lleváis en el corazón”.

Es cierto que no es la primera vez que Su Santidad anima a la crítica a su labor. Lo advirtió a poco de comenzar su Pontificado, que la crítica era un servicio que se daba al Papa y del que estaba necesitado. También ha cargado a menudo contra los ‘chupamedias’, un argentinismo por ‘pelotillero’, contra los que ha advertido en los más duros términos.

Y sin embargo…

Sin embargo, en cinco años de pontificado, es ya difícil disimular todos los que han sido cesados fulminantemente, ninguneados o castigados de una u otra manera tras aventurar alguna crítica, no ya al Papa, sino a su modo de concebir la Iglesia y su inmediato futuro.

No encontramos, por ejemplo, razón alguna por la que el Vaticano haya arremetido con tal derroche de pólvora -contratando al segundo despacho de abogados más prestigioso del mundo, Baker & McKenzie- contra esta humilde publicación, labor modesta, sino el encontrarla crítica. La razón alegada -la utilización del nombre ‘Vaticano’- es demasiado ridícula, especialmente cuando Su Santidad acaba de felicitar a Vatican News.

Para ser justos, ni siquiera vemos por ninguna parte que los maldecidos ‘chupamedias’ tengan un destino especialmente lastimoso en lo que se refiere a la actitud del Pontífice hacia ellos. De hecho, vemos lo contrario, que quienes dicen maravillas de Su Santidad, comparándolo incluso favorablemente con sus inmediatos predecesores, obtienen favores y prebendas o, en el peor de los casos, la sonrisa cariñosa del Pontífice.

En cualquier caso, haremos nuestras las palabras de Su Santidad y no sus actitudes, de modo que nunca nos tiemble la mano para escribir todas las críticas que, desde nuestra condición de fieles laicos, denunciar todo lo que de injusto, pernicioso o inconveniente para la Iglesia y la salvación de las almas veamos en la política vaticana.

6 comentarios en “Francisco: “¡No es pecado criticar al Papa!”
  1. Es mucho peor que pecado, pues el pecado Dios lo perdona; es la persecución y la eliminación por la misericorditis aguda, que no puede ver a los católicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles