El obispo de Córdoba recuerda a san Pelagio: el mártir que no sucumbió a las tentaciones del califa contra la castidad

Demetrio Fernández, obispo de Córdoba Demetrio Fernández, Obispo de Córdoba
|

En una carta pastoral, el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha destacado la relevancia histórica y espiritual de este joven mártir cuya muerte tuvo lugar el 26 de junio del año 925. La celebración busca honrar la vida y el sacrificio de San Pelagio, así como su influencia perdurable en la comunidad cristiana.

«Sabemos el lugar exacto de aquella tortura que acabó con su vida en la tierra y le abrió de par en par las puertas del cielo. Ese lugar es donde se ha levantado el Seminario Conciliar, que lleva su nombre», señaló el obispo Demetrio Fernández, subrayando la conexión íntima entre la figura del santo y la ciudad de Córdoba.

San Pelagio, un niño gallego nacido en Alveos (Pontevedra), se trasladó a Córdoba tras ofrecerse como rehén para liberar a su tío, el obispo Hermogio, quien había sido capturado por el califa de Córdoba durante una refriega de la reconquista. En la corte del califa, Pelagio se distinguió por su ferviente oración y su firme compromiso con su fe cristiana.

El obispo Fernández recordó la valentía del joven Pelagio frente a las tentaciones y amenazas del califa Abderramán III quien buscaba satisfacer su deseo sexual con el joven. «Soy cristiano, soy de Cristo, y quiero seguir siéndolo siempre», declaró Pelagio, rechazando las ofertas y halagos del califa. Su resistencia culminó en su martirio, donde fue brutalmente torturado y asesinado por su fidelidad a Cristo. «Le arrancan los brazos y las piernas, le siegan la cabeza para tirarla al río Guadalquivir, le matan violentamente. Pero él permanece fiel con una fortaleza que supera la capacidad humana, una fortaleza que le viene de Dios», relató el obispo.

La noticia de su martirio se extendió rápidamente por toda la península ibérica, especialmente impactando en Galicia. «El martirio de san Pelagio enciende el amor de los cristianos de su tiempo y el deseo de verse libres del tirano. Este atropello fue motor de la Reconquista», afirmó el obispo Demetrio Fernández, resaltando cómo su sacrificio inspiró a los cristianos de la época.

La devoción a San Pelagio sigue viva en Córdoba, especialmente entre los seminaristas y sacerdotes del Seminario Conciliar que lleva su nombre. «Basta escuchar el himno a su santo patrono, con qué entusiasmo es cantado. San Pelagio ha inspirado al clero cordobés muchos actos de amor y de ofrenda al Señor», destacó el obispo, subrayando la influencia de San Pelagio en la vida espiritual y vocacional del clero local.

Con el inicio del Año Jubilar, la diócesis de Córdoba se prepara para un tiempo de gracia y renovación espiritual, invitando a los fieles a acudir a la intercesión de San Pelagio para crecer en las virtudes de la fe, del amor a Cristo, de la castidad y de la oración. «San Pelagio interceda en Córdoba, donde recibió la palma del martirio, por los sacerdotes, por los seminaristas y por los que se sientan llamados al sacerdocio», concluyó el obispo Demetrio Fernández.

Esta conmemoración no solo recuerda el martirio de San Pelagio, sino que también busca inspirar a las nuevas generaciones a seguir su ejemplo de valentía y fidelidad a la fe cristiana.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
5 comentarios en “El obispo de Córdoba recuerda a san Pelagio: el mártir que no sucumbió a las tentaciones del califa contra la castidad
  1. Salvo posibles equivalencias de ambos nombres que desconozco, creo que el santo cuya memoria se celebra es San Pelayo, no Pelagio que fue un hereje y desde luego no fue ningún santo.

      1. A eso me refería cuando dije: «Salvo posibles equivalencias de ambos nombres» ya que me parecían muy semejantes foneticamente.

  2. Hoy en día, San Pelayo habría sido objeto de linchamiento mediático por «homófobo». Y sus cómplices intraeclesiales le habrían despreciado por «rígido».

  3. No se si es el redactor, o el señor Obispo se ha expresado como si San Pelayo fuera sodomita…Una tentación es cuando se te tienta con algo que te gusta. A San Pelayo se le tentó con riquezas cosa que, ya digo, omite el articulo o el señor Obispo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles