Cardenal Müller: «La Iglesia no busca consensos y no legitima comportamientos fuera de la doctrina»

Cardenal Müller Cardenal Müller
|

El cardenal Müller ha concedido una entrevista para el medio italiano Secolo en donde aborda, entre otros temas, su relación con Benedicto XVI o con el Papa Francisco.

El cardenal alemán comienza hablando sobre la situación que padece Polonia, un país que visita con frecuencia. Müller asegura que fue gracias a Juan Pablo II y al sindicato anticomunista Solidaridad como se logró acabar con el «oscuro imperio del comunismo.» Pero el cardenal germano lamenta que «ahora vuelve a caer la oscuridad, sobre Polonia, también por culpa de la UE, que quiere destruir Polonia como bastión del cristianismo, con un gobierno socialista que lucha contra los símbolos del cristianismo, la Cruz, las fiestas, los símbolos: quieren eliminar a los católicos, como hizo el nazismo, se respira muy mal ambiente. No como en Hungría, que es el país donde mejor se representan y defienden actualmente los valores cristianos«.

Sobre san Juan Pablo II asegura que no solo era en aquel momento la persona más importante de Polonia sino del mundo entero. De él destaca su pensamiento que califica de «muy refinado» y le señala como «un gran filósofo de la antropología, de la justicia social, de la doctrina social de la Iglesia, contra el colectivismo, contra el individualismo de ciertas políticas».

Sobre las últimas polémicas del Papa

Sobre la polémica de estas últimas semanas a raíz de las palabras del Papa sobre el ‘mariconeo’ en los seminarios y en el Vaticano, el ex prefecto de Doctrina de la Fe hace hincapié en que «en temas de antropología, derecho natural y moral católica, los políticos deben abstenerse y no hacer propaganda, y la Iglesia no debe ser instrumentalizada. Esto se aplica al tema de la homosexualidad, el aborto, la eutanasia y la liberalización de las drogas». Para Müller, «la Iglesia está para conducir a las personas a la vida eterna, a la felicidad, al amor de Dios, debemos presentar la doctrina, no dar opiniones personales, los que profesamos la Fe no podemos aceptar la falsa antropología, la afirmación de los derechos naturales de los homosexuales en la naturaleza: somos la Iglesia y Dios sólo ha hablado de hombres y mujeres».

En ese sentido, Müller añade que el Papa «no puede dar pasos adelante que luego son instrumentalizados por una determinada política LGTB: por un lado presenta la Doctrina de la Iglesia y la hace suya, en sedes institucionales, por otro lado en público cree que puede ser el párroco del mundo, pero esto no es posible».

«El Papa es un maestro de la fe y debe explicarla públicamente, no dar respuestas convenientes en público que luego son utilizadas por los que hacen política para decir, el Papa dijo, el Papa nos bendijo… eso es política, la Iglesia no busca consensos, no legitima comportamientos fuera de la Doctrina sino que marca el camino que considera correcto, luego cada uno es libre de seguirlo o no», añade el cardenal alemán.

Respecto a su relación Con Francisco, asegura que él nunca le ha criticado públicamente y que hasta ahora se ha limitado a responder a preguntas de fieles y periodistas y a repetir que «la doctrina católica, la cuestión de la Fe y la moral son más importantes que la política vaticana».

Además, explica que la Iglesia no debe «dar recetas ni soluciones sobre cuestiones que son sólo políticas, desde la emigración al Covid, pasando por la ciencia o las reformas del Estado» ya que «los fieles quieren oír de nosotros el Evangelio, no nuestras opiniones personales».

Su relación con Benedicto XVI

Sobre Benedicto XVI, Gerhard Müller cuenta que le conoció como profesor. «Era el típico conferenciante alemán, estudioso, muy bien preparado«, señala Müller quien al mismo tiempo apunta que Ratzinger «era consciente de que la Palabra de Dios no basta, hay que explicarla, la Fe hay que explicarla a la gente sencilla, es compleja pero sencilla de explicar a quien quiera escuchar».

Preguntado por la renuncia de Benedicto XVI, el cardenal Müller explica que no estaba de acuerdo con su renuncia y que así se lo hubiera dicho si le hubiera pedido su opinión. «Sé que estaba cansado, que tenía dificultades para gestionar la maquinaria vaticana, pero podía hacerlo», añade el purpurado.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
9 comentarios en “Cardenal Müller: «La Iglesia no busca consensos y no legitima comportamientos fuera de la doctrina»
  1. «señala Müller quien al mismo tiempo apunta que Ratzinger «era consciente de que la Palabra de Dios no basta, hay que explicarla, la Fe hay que explicarla a la gente sencilla, es compleja pero sencilla de explicar a quien quiera escuchar».

    🤣🤣🤣🤣🤣
    ¡De los mejores chistes que he oído en mi vida!
    Si algo les ha caracterizado a Ratzinger y a él es la sencillez con la que explican las cosas.
    Cuando el Señor dijo aquello de sea vuestra palabra sí, sí; no, no; le faltó añadir: no hagáis como Ratzinger y Müller.

  2. Ratzinger era profesor y estaba acostumbrado a explicar detalladamente temas muy complicados, en especial de Teología.

    Son muy buenos y fáciles de entender sus tres libros sobre la vida de Jesús.

  3. Santo subito Papa Benedicto XVI !! . Un gran teologo, docto, muy humilde y con un gran amor a Dios.
    Gracias Monseñor Müller por mantenerse fiel a las enseñanzas de Nuestro Señor Jesús y por ser el buen pastor que cuida de su rebaño.

  4. Los libros de Joseph Ratzinger, ya sea como cardenal o como papa, son magnìficos por la claridad, esa claridad que caracteriza a los verdaderamente sabios. Lo mismo sucede con las enseñanzas del Cardenal Mûller. Dios los bendiga!

    1. Tratándose de los mismos textos, ante tanto desacuerdo, se me ocurren varias causas:
      1) Yo soy muy torpe. 2) Ustedes son muy listos. 3) Padecen el síndrome del culto. El síndrome de quien ante un cuadro moderno, como el que colgaron en un museo de arte americano pintado por un burro al que metían la cola en pintura y pinchaban con un alfiler para que la moviera sobre el lienzo, disertan con quien quiera escucharlos sobre las maravillas de la obra y el profundo mensaje que ellos entienden perfectamente. 4) El amor es ciego y, habiendo oído que es un sabio, ven camisa donde hay desnudez.
      Me consuela que no soy el único torpe. Según cuenta en su libro “Benedicto XVI: Una vida”, el periodista Peter Seewald, entrevistado el padre Alfred Läpple (profesor de Ratzinger en el seminario), cuenta que el padre Michael Schmaus, profesor de teología dogmática…

      1. … le dijo a su alumno Ratzinger: “Solo hablas y evitas definiciones precisas”. El mismo profesor Läpple, opinaba: “Ratzinger favorece una teología de la emoción. Se aleja de las definiciones claras. Sic et non, es así o no es así, nunca pasó por esa máxima medieval. No le gustan las definiciones estrictas, pero quiere expresar las cosas de una manera nueva y las arma como un artista arma una pintura. Y al final uno se pregunta: ¿qué dijo realmente?”.

        Veamos si soy yo torpe.
        En 1981, cuando era arzobispo en Múnich, en una homilía sobre “el pecado original”, al pueblo llano se lo explicaba como ahora veremos.
        ¿Tendrían la amabilidad, con su superior comprensión teológica, de explicármelo a mí que soy un poco obtuso?
        “Encontrar una respuesta a eso requiere nada menos que tratar de entender mejor a la persona humana…

        1. … Debe enfatizarse una vez más que ningún ser humano está encerrado sobre sí mismo y que nadie puede vivir solo o por sí mismo. Recibimos nuestra vida no solo en el momento del nacimiento, sino todos los días desde afuera, de otros que no somos nosotros mismos, pero que de alguna manera nos pertenecen. Los seres humanos tienen su identidad no sólo en sí mismos sino también fuera de sí mismos: viven en quienes aman y en quienes los aman y para quienes están ‘presentes’. Los seres humanos son relacionales y poseen sus vidas, ellos mismos, solo a modo de relación. Yo solo no soy yo mismo, sino solo en ti y contigo soy yo mismo. Ser verdaderamente un ser humano significa estar relacionado en el amor, ser de y para. Pero pecado significa dañar o destruir la relacionalidad. El pecado es un rechazo de la relacionalidad porque quiere hacer del ser humano un dios…

          1. … El pecado es pérdida de relación, alteración de la relación y, por lo tanto, no se limita al individuo. Cuando destruyo una relación, entonces ese evento, el pecado, toca a la otra persona involucrada en la relación. En consecuencia, el pecado es siempre una ofensa que toca a otros, que altera el mundo y lo daña. En la medida en que esto sea cierto, cuando la red de relaciones humanas está dañada desde el principio, entonces cada ser humano entra en un mundo marcado por el daño relacional. En el momento en que una persona comienza la existencia humana, lo cual es bueno, se enfrenta a un mundo dañado por el pecado. Cada uno de nosotros entra en una situación en la que la relación ha sido dañada. En consecuencia, cada persona es, desde el principio, dañada en las relaciones y no se involucra en ellas como debería. El pecado persigue al ser humano, y él o ella se rinde ante él”.
            ¡No tengan prisa!

          2. Hombre, ha llovido mucho desde esa homilía, ¿no cree? Se resume en que el pecado de un miembro de la Iglesia afecta, en cierto modo, no sólo a él, sino a todos sus miembros. No es que diga nada raro: es el estilo de la época, que dormía a las ovejas. El actual, gracias a Francisco, es soltar todos los lugares comunes y mantras de la Agenda 2030 que se puedan en tan solo 8 minutos (el que quiera, además, meter herejías, tendrá que correr más y ajustarse a ese tiempo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles