El cardenal Sarah advierte que en el Sínodo «se promueven opiniones disidentes» e incide en que «es un grave peligro considerar legítimas todas las voces»

Cardenal Sarah Cardenal Sarah
|

El cardenal Robert Sarah ha pronunciado un discurso ante los miembros del Instituto Napa y el Centro de Información Católica. El destacado cardenal ha realizado un llamado urgente a la Iglesia Católica para enfrentar el creciente desafío del «ateísmo práctico».

Este fenómeno, caracterizado por una vida que se aleja de la fe activa y consciente, fue el eje central de su presentación titulada “La respuesta duradera de la Iglesia Católica al ateísmo práctico de nuestra época”.

El ex prefecto del Dicasterio del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos destacó la importancia histórica y contemporánea de Estados Unidos para la Iglesia universal, describiéndolo como un país con raíces culturales, económicas y políticas entrelazadas con Europa, pero con una identidad propia significativa. Reconoció el papel fundamental de los católicos estadounidenses, quienes a pesar de su pasado como minoría religiosa, demostraron un patriotismo ferviente y un sacrificio notable durante momentos cruciales de la historia, como la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, desde la década de 1960, observó una creciente asimilación cultural que ha diluido la identidad católica única en Estados Unidos. Este proceso ha llevado a que muchos católicos adopten creencias y prácticas alineadas con la sociedad secular, mencionando como ejemplo a líderes políticos que se identifican como católicos pero que, según el cardenal, practican un “catolicismo de cafetería”.

A lo largo de su discurso, el cardenal enfatizó la necesidad de una renovación espiritual y una reafirmación de la centralidad de Jesucristo en la vida de los fieles. Citó a los Papas Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco, subrayando sus advertencias sobre el ateísmo práctico y la importancia de mantener la fe como un componente central e innegociable de la vida diaria. «Como dijo el Papa Francisco, ‘La fe no es un refugio para gente pusilánime, sino que es una vida. Tener fe significa llevar una vida comprometida con Cristo'», recordó el cardenal.

El purpurado guineano advirtió que, aunque la fe en Europa está en declive, Estados Unidos muestra un dinamismo y una vitalidad que pueden servir como modelo para otras regiones. Destacó los esfuerzos generosos y la reforma en los seminarios y apostolados laicos como ejemplos de una fe viviente y activa. También alertó sobre la tendencia en algunos sectores de la Iglesia a ajustar la teología y la moral a consideraciones exclusivamente humanas, desviándose de la Revelación y la Tradición.

Sobre tal confusión, el cardenal Sarah se pronunció en estos términos: «algunos prelados destacados han expresado su apertura a la perspectiva de la ordenación de mujeres, sugiriendo que la doctrina puede cambiar. Este es el tipo de cosas que los católicos deberían creer que es imposible y, sin embargo, tenemos a un alto funcionario de alto rango que defiende una eclesiología que rechaza la estabilidad de la doctrina. La implicación, por supuesto, es que somos libres de definir la fe como mejor nos parezca. Esto no es católico y es fuente de gran confusión que perjudica a la Iglesia y a los fieles».

Sobre el Sínodo

El proceso sinodal, -añadió- Sarah «particularmente en algunos países europeos, es un ejemplo en el que se promueven opiniones disidentes dentro del contexto de la Iglesia institucional».

«Se nos dice que el Sínodo sobre la sinodalidad debe llevar a toda la Iglesia al diálogo. Quizás este pueda ser un camino a través del cual el Espíritu Santo hable a la Iglesia. Eso sería una bendición. Sin embargo, existe la preocupación de que éste no sea un camino a través del cual se ejerza el sensus fidelium«, advierte el cardenal.

Además, resalta que «hay voces en el Sínodo que no hablan desde dentro del sensus fidei. Sólo porque alguien se identifique como católico no significa que sea parte del sensus fidelium. Ser católico es más que una identificación cultural; es una profesión de fe. Tiene un contenido particular de fe. Salir de ese contenido, tanto en la creencia como en la práctica, es salir de la fe. Y es un grave peligro considerar legítimas todas las voces. Esto daría lugar a una cacofonía de voces que equivalen a ruido, que parece ser cada vez más fuerte en estos días».

«Así como vimos a la Iglesia africana, que también es joven, dar un testimonio heroico de la fe a raíz de ese documento equivocado, Fiducia Supplicans, y salvar a la Iglesia de un grave error, la Iglesia aquí en los Estados Unidos también puede ser una testimonio al resto del mundo», dijo el cardenal.

Con un llamado final a los obispos y líderes eclesiásticos, el cardenal instó a un testimonio claro y valiente de la fe, recordando que la autoridad de la Iglesia se basa en la transmisión de la fe recibida de Cristo. Enfatizó la importancia de ser signos de contradicción en un mundo cada vez más secular y de mantener la fe centrada en Jesucristo. «Debemos ser, como nos recordó Benedicto XVI, ‘una minoría creativa’ que no teme ir contra la corriente por la verdad del Evangelio», afirmó.

A modo de colofón, el cardenal Sarah incidió en que «la unidad de la fe pasa por el oficio de obispo, que hoy debe ser reafirmado. Hay demasiada confusión en torno a la Iglesia, y nos corresponde a nosotros, los obispos, brindar claridad para que los fieles laicos puedan ser testigos de la verdad.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
10 comentarios en “El cardenal Sarah advierte que en el Sínodo «se promueven opiniones disidentes» e incide en que «es un grave peligro considerar legítimas todas las voces»
    1. En mi opinión, en la Iglesia a día de hoy hay tres procesos :purificación demolición y «todo sigue igual»(el Cardenal Sarah está en este último grupo)., o calla por prudencia. Grave error. O no tiene la gracia para hablar, o no ve las cosas. Esto último, a estas alturas, me parece imposible.

      Dios permite o quiere lo que acontece, su previsión es absoluta. Mt 10-30

      La cuestión es que estamos en una situación donde muchos obedecen, y S. Bernardo decia:el que por obediencia se somete al mal, esta adherido a la rebelión contra Dios y no, a la sumisión debida a El. Y el mal esta dentro de las entrañas de la Iglesia.

      Sinceramente creo estamos en un momento de castigo, pues Dios permite que estemos bajo yugo de lobos, no de verdaderos pastores.

    1. ACS, la fe en la victoria final de la Iglesia y de Cristo no impide ejercer el derecho y deber de denunciar los males que ponen en peligro la salvación de las almas.

      Por tanto, confiados en la victoria pero vigilantes siempre.

  1. No habrá victoria final para nosotros sino luchamos, por seguir a cristo , escondidos y cobsrdes, el nos escupirá. Y A LOS TIBIOS LOS ESCUPIRE DE MI BOCA.

  2. La frase del Padre Pío para mi significa que debemos abandonarnos en la Providencia Divina. Nuestra vida debe ser de completa confianza en Dios:pase lo que pase. Cada cual con lo suyo.

    Eso no quita que veamos la realidad, en el sentido, de que Jesucristo nos dice :cuidad que nadie os engañe
    Mt 24. Y para eso hay que velar, formarse, orar, buscar la verdad (pedid y se os dará). Hasta tenemos la responsabilidad de ser centinelas de nuestros hermanos.

    Nuestra fe se fortalece en la medida en que somos capaces de ver la realidad y poner la confianza en Dios.

  3. Estos sínodos confunden más y conducen a la imprecisión y falta de claridad a la doctrina recta de la Santa Iglesia Católica !!!! Como si Dios Padre hubiese pedido consejo cuando inspiró la redacción del Génesis !!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles