La arriesgada deriva sinodal de la archidiócesis de Madrid que puede causar graves grietas

Cardenal José Cobo Cardenal José Cobo
|

No ha pasado por alto para los principales medios de información religiosa las ‘rompedoras’ y curiosas propuestas que la archidiócesis de Madrid mandará a la fase final del Sínodo del próximo mes de octubre que se celebrará en Roma.

Que desde la archidiócesis de Madrid se pida a los padres sinodales que estudien la posibilidad del diaconado femenino o que se creen estructuras para controlar y auditar el trabajo de los sacerdotes ha causado estupefacción entre el clero y fieles de la capital española.

La realidad es que la muestra es mínima: solo han rellenado este formulario 856 personas. Cualquiera que pulule por la capital de España se dará cuenta que de las respuestas recibidas y asumidas por la archidiócesis de Madrid que pastorea el cardenal José Cobo en nada representa a la gran mayoría de católicos de Madrid.

Leer que el arzobispado madrileño asume propuestas como la del diaconado femenino o crear el ministerio del cuidado de la casa común puede ahondar entre el distanciamiento de los fieles y del clero madrileño con la Curia. Si el cardenal lleva a la Iglesia de Madrid por el camino de las «diaconisas» y otros elementos de la agenda progresista podrá causar un terremoto interno y conseguir los efectos contrarios que tanto proclama el vicepresidente de la CEE.

Por un lado, creará un clero desafecto y cínico, ante el debilitamiento de la fe y la esperanza en el mensaje de Jesucristo por el que se dejan la vida… y por el politiqueo que siempre generan los planteamientos ideológicos, tan lejos de la comunión.

También está la cuestión del Seminario que puede acabar demediado, pues los generosos afanes de los candidatos -imperfectos como corresponde a su edad- se verán con recelo psicológico e ideológico. Quizá hasta pasen a engrosar noviciados de otras instituciones alejadas de lo ‘diocesano’ ante el temor de acabar sujetos a tácticas ideológicas alejadas del fin último por el que un joven decide entregarse por entero a Dios.

Estas ideas disruptivas a la ‘alemana’ también causan estragos y confusión en las familias desconcertadas al ver el desamparo al que se las somete, precisamente ante los retos que les abruman en materia educativa, de apoyo a los matrimonios, de comprensión de la fe en un mundo agresivo. Y es que cuando la preocupación de los sinodalistas es si los laicos deben tener más o menos peso en las decisiones de Gobierno dentro de las parroquias o en las diócesis y se pasa de puntillas por defender a la familia como centro y sustento de la sociedad, es que algo falla.

Los jóvenes pasan olímpicamente de la política eclesial. No es casualidad que los movimientos que más crecen y que están en auge suelen ser de buena doctrina y están apoyados por sacerdotes que no edulcoran la verdad ni las enseñanzas de la fe. En un mundo caótico y relativista en donde todo vale sin que se asuman las consecuencias, cada vez son más los jóvenes que dicen no a vivir una vida vacía o a medio gas. Los jóvenes no necesitan que se les baje el umbral de la exigencia, al contrario. Están deseosos de escuchar las Verdades milenarias que la Iglesia les ofrece. Si el camino del arzobispado es ‘protestantizar’ el catolicismo que no se extrañen cuando vean que los jóvenes madrileños van a lo suyo, encauzando su entusiasmo en lo que luego el clero oficial etiquetará como «iglesias paralelas» y falta de «diocesaneidad».

Lo único que quedará en la Iglesia serán ancianos que llenan las Misas, resignados y menguantes. Todo a cambio de pequeñas cuotas de poder en Roma mientras dure lo de ahora.

La archidiócesis de Madrid se ‘alemaniza’ y pide que la fase final del Sínodo aborde la cuestión del diaconado femenino

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
20 comentarios en “La arriesgada deriva sinodal de la archidiócesis de Madrid que puede causar graves grietas
  1. Sorprende lo elocuentes que fueron los cientos de sillas vacías que salpicaban la inmensa plaza de la clausura del Sínodo en Madrid cual «desierto bajo el Sol». Resulta que no sólo relucían con su ausente presencia, sino que hablaban sin necesidad de voz. ¡Y eran todas sinodales desde el respaldo a las patas!

    1. Por que creen que llaman a este arzobispo “el meteorito “, en su carrerismo y ascenso a la jerarquía eclesiástica??.
      Pues eso . Ya sabemos todo de todos gracias a que estamos bien informados , quien tenga oídos que escuche

    2. Por favor,

      Amigos «sinodales» regálenle una afeitadora a este sujeto.

      Parece un pordiosero, no solo en su figura, sino en su pensamiento…

      1. Yo que he sido Karateca de la escuela «Shito ryu», ya le digo que en la foto está haciendo un movimiento (mal hecho) del Kata elemental Pinan Yodan.
        Parece el maestro del «pequeño saltamontes».

  2. 800 formularios son muchos, Francisco, Cobo, el Sánchez manipulan las elecciones, el primero ya desde 2013, lo debio aprender de Chavez y Soros 10 años antes en Venezuela, y Cobo de Biden hace 4 años. La manipulación y la mentira es connatural a la progresía. Es todo una estafa. La sinodalidad es intrinsecamente estafadora. Recuerdo cuando Osoro se lo oyó por primera vez a Bergoglio y declaró inmediatamente su enorme alegría al respecto, como buen pájaro, pero le llegó otro pájaro mayor, el Cobo, y por la sinodalidad le corto la cabeza. La sinodalidad es la democracia y su inherente guillotina, el nido de grillos de la Convención.

  3. Por cierto, la Iglesia menguante de viejos que pastorea esta gente (hasta en la foto de Cobo lo poco que asoma de ‘pueblo de Dios’ son mayores), no «llena las Misas», ni mucho menos. Lo único que hace es disimular –de momento– que a ellas no va ni…

    1. Lector, soy mayor del 41, NO VIEJA, y te aseguro, que a mi el Cobo, no me come el «coco», comulgo con El Señor, NO CON RUEDAS DE MOLINO. De los evangelios de Jesucristo, no ha nacido «cura listillo», que a mi, me quite, ni un acento ni coma. ¡pues eso!

  4. Solo minorías de todo signo están interesadas en estos asuntos. La mayoría de fieles viven al margen de la política eclesial, los documentos papales y las controversias doctrinales. A la mayor parte de católicos les da igual si hay o no diaconisas o si el papa tiene más o menos poder.

    1. Tienes razón, soy de comunión diaria y lo veo en la iglesia. La mayoría, van a la iglesia, comulgan, con El Señor me extraña, no veo a casi nadie confesar. Formación y valores «pòquitos. Siempre esperando la misericordia del Señor. Amén

    2. Que a la mayor parte de los catolicos les da igual o no si hay diaconisas ? De donde sacas esa informacion ? Acaso has hecho una encuesta ? Ganas de decir tonterias !

  5. Pura y simple corrupción. Cobo se quita la piel de cordero. Claro que de un tipo que fue la mano derecha del Oso licencioso, en el escandalo fundaciones, que se puede esperar. Tiene un concepto patrimonial de su ministerio. No se considera administrador, y lo de leal y prudente es que le resbala.

  6. Bueno, ya le juzgará Dios el día de mañana y a él con más rigidez, ya que es uno de sus generales que debería guiar a sus ovejas conforme a la doctrina del Señor. Si no lo hace bien, si es un traidor, un Judas, lo pagará caro. «Mas valiese que se atara una piedra al cuello…

    1. ¿El de Pamplona también? ¿Está implementando medidas similares? ¿En qué sentido exactamente serían tales propuestas disruptivas? ¿Podría informar algo más sobre esto, por favor? Por lo que me consta, el de Guipúzcoa sí está claramente en la línea de Cobo. No me constaba esto acerca del de Pamplona.

      Gracias.

  7. Josito Cobo va asomando la patita poquito a poquito, un tipo que va a hacer no bueno, sino excelente a su antecesor. Es mucho más listo y zorro que Osoro y ha sabido arrimarse al mejor árbol. En definitiva un más que mediocre, carrerista sin escrúpulos, de esos a los que denigra tanto su amo, pero que es de los que se rodea para llevar a cabo su plan de destrucción de la Iglesia tal y como la conocemos y amamos, pero reirá mejor quien ría el último y seguro que no van a ser ni el Josito ni el Paquito

  8. Las propuestas de la archidiócesis de Madrid para la fase final del Sínodo, no representan a la inmensa mayoría de los fieles católicos que ni saben de Sínodo, ni le han preguntado sobre nada y Cobo lo sabe. Lo único que parece interesarle es que el «cambio » en la Iglesia se materialice cueste lo que cueste. Buen ejemplo de la » sinodalidad » de la que tanto presumen los progres de la Iglesia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles