Las monjas de Belorado van a la guerra y denuncian al arzobispo Iceta por «abuso de poder»

José Ceacero con la denuncia en la mano El portavoz de las monjas de Belorado, José Ceacero, muestra la denuncia. JCR
|

Las monjas de Belorado, bajo la dirección de la cesada Madre Abadesa sor Isabel Trinidad, Pablo de Rojas y José Ceacero, han decidido batallar contra el arzobispo de Burgos.

Tras anunciar Mario Iceta en rueda de prensa que el Vaticano le había nombrado comisario pontifico de los monasterios de Belorado, Orduña y Derio, las religiosas siguen echando un pulso -no solo a la archidiócesis- a la Iglesia católica al no aceptar los nombramientos efectuados por el Vaticano.

Según Iceta, el mandato de Isabel Trinidad ha expirado y Pablo de Rojas y José Ceacero deben abandonar el Monasterio ya que están en situación de ‘okupas’. Aunque Iceta aseguró que no se había marcado plazos fijos y deseaba dialogar con ellas para reconducir la situación, las monjas ha contraatacado denunciado a Iceta «por abuso de poder y usurpación de la representación» por lo que se antoja extremadamente difícil cualquier reconciliación con las religiosas díscolas y cismáticas.

‘Pasan’ del derecho canónico

Ha sido el ‘barmann’ José Ceacero -quien actúa como portavoz de las monjas- quien ha dado a conocer la noticia. El portavoz de las monjas clarisas de Belorado ha asegurado que la (ex)superiora del convento ha presentado una denuncia en la comisaria de Logroño «por violación del derecho fundamental de asociación y el principio de separación, libre separación voluntaria, así como también por abuso de poder y por usurpación de la representación legal por parte del señor Iceta». Ceacero se ampara en que «ninguna confesión está por encima de la ley civil y en concreto de la Constitución».

Dice que el artículo 22 de la Constitución se recoge el derecho fundamental de asociación e impera para todo tipo de asociaciones, sean religiosas o sean de otro ámbito. Y como la abadesa y su corte de monjas «se separaron voluntariamente con un documento firmado por la representante legal el 13 de mayo con notificación fehaciente vía burofax al señor Iceta el 14 de mayo», entienden que están fuera de la Iglesia Católica y que lo que diga el arzobispo de Burgos o la Santa Sede, les da igual.

Ceacero ha insistido en que «ni el señor Iceta, ni Roma, ni nadie, puede imponer el Derecho Canónico, porque el Derecho Canónico, en España, no puede estar por encima del Derecho Civil».

El Vaticano nombra al arzobispo de Burgos como comisario pontificio para los monasterios de Belorado, Orduña y Derio

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
49 comentarios en “Las monjas de Belorado van a la guerra y denuncian al arzobispo Iceta por «abuso de poder»
  1. Semejante denuncia no prosperará. Los principios del derecho están a favor de la Santa Sede y del obispo monseñor Iceta, que tienen toda la razón en este asunto.
    La Sra. Isabel de la Trinidad es una pésima influencia en las otras mujeres de Belorado, como lo demuestra su afinidad con Pablo de Rojas y Francisco Ceacero que ni son obispo ni sacerdote, sino fundadores de una secta, y la deriva por la que se están moviendo.
    Es cuestión de tiempo el desalojo de Pablo, el barman e Isabel de la Trinidad, que serán expulsadas de esos monasterio, como las demás mujeres que no se arrepientan de su apostasía.

    1. Es lamentable que el humo de S a t a n á s se ha infiltrado por el monasterio de Belorado. Esto que está pasando tiene un origen diabólico. Oremos por la conversión de esas mujeres que están en el resbaladero de la condenación eterna.

        1. Pandilla de locas.Estan fuera.Ellas solas contral derecho divino y humano.Se han preocupado al presentar su querella lo que dice el Concordato de España con la S.Sede? Eso también es ley civil.

      1. Eres un cansino histórico sacerdote de pacotilla, deja a las monjas en paz, que pleiteen en los juzgados y que decidan estos. eres un fanático, no se entiende que teniendo las mismas posiciones que las cismáticas les tengas tanta inquina. Eso no es normal, háztelo ver. En todo caso solo es el principio del cisma brutal que ya está de facto.

        1. «no se entiende que teniendo las mismas posiciones que las cismáticas…»

          La apostasía y el cisma no va de «posiciones»: requieren un acto externo y expreso, que las o k u p a s han formalizado por burofax el pasado 14 de mayo.

  2. Qué los cismáticos busquen apoyo en alguna de esas asociaciones de okupas (en México les decimos «paracaidistas») para hacerse fuertes. Aunque pensandolo bien, esas asociaciones suelen simpatizar con el papa Francisco! Qué merequetengue.

  3. Carne arrancada del Cuerpo de Cristo. Es doloroso. 🙏🙏🙏
    Almas que se pierden por los latigazos del pecado.🙏🙏🙏

    Cuanta oración falta!

    Señor, ten misericordia de nosotros 🙏🙏🙏

  4. Por una parte bien hecho les está hecho: el vaticano y los que han okupado la Iglesia de Cristo llevan cancelando a obispos y sacerdotes buenos de recta doctrina, y nadie ha dicho nada. Ahora que alguien les cancele ayer, duele,¿ verdad,? Pues que piensen en el dolor de por ejemplo del obispo
    Joseph Strickland, de Tyler y Daniel Fernández de Arecibo. Y todos los sacerdotes buenos que han echado. Estas monjas les han dado de su propia medicina.

  5. Previsiblemente la jerarquía eclesiástica procederá, con muy buen criterio, a denunciar a esas exclarisas, para que con una orden judicial la policía las desaloje de esos monasterios que ya no son suyos, porque ellas han abandonado la Iglesia para irse detrás de unos usurpadores fundadores de una secta.
    Y aunque se retractaran de su fuga, no deben ser readmitidas a la Orden Clarisa, pues existe riesgo de reincidencia.
    De esta manera, la pretensión de la operación inmobiliaria de compra venta de monasterios que fue uno de los factores desencadenantes de este cisma, les va a salir mal, porque lo van a perder todo y se tendrán que ir a casas particulares.

    1. En cuanto a Pablo de Rojas y su cómplice, deberían ser denunciados ante la justicia civil, porque están usurpando cargos eclesiásticos que no tienen, ya que ni el primero es obispo ni el segundo es sacerdote, y eso está penado por la ley.
      También habría que valorar la posibilidad de denunciarlos por incitación al fraude inmobiliario.

      1. Sacerdote, por favor deje de hacer el ridículo, no tiene ni idea de derecho, las monjas no las echará nadie sin orden judicial y con derecho a la doble instancia. No van a ser menos que cualquier okupa que se meta en tu casa cuando el proceso judicial dura años, e igual pierdes. Olvídate, si las monjas y sus ayudantes deciden quedarse nadie las echará .

        1. «Sacerdote, por favor deje de hacer el ridículo, no tiene ni idea de derecho, las monjas no las echará nadie sin orden judicial»

          Yo diría que quien hace el ridículo es usted, pues Sacerdote Católico,
          en su comentario de ayer, 31 mayo, a las 8:48 am, dice expresamente:

          «…para que CON UNA ORDEN JUDICIAL la policía las desaloje de esos monasterios»

          ¿No sabe usted leer? ¿Ha perdido las gafas? ¿No se atreve a operarse de cataratas? Porque, bien claro pone lo de la orden judicial. Si a usted le parece «ridículo», ¿por qué lo repite usted? Porque ha dicho exactamente lo mismo. Pero, el caso es atacar a quien diga la verdad sobre las o k u p a s (por el hecho de ya no pertenecer a la Iglesia, según su propia voluntad, según el burofax enviado del 14 de mayo).

          Olvídese: las desocupaciones por orden judicial se ejecutan antes o después, decidan quedarse o no las ex monjas, el obispo fake, o el coctelero. Como son pocos, los puede acoger usted.

  6. Ya me imaginé que las monjas iban a recurrir a la justicia civil. No sé si puede prosperar su denuncia. En el Registro de Entidades Religiosas, me sale que el representante legal del monasterio de Belorado es Mario Iceta, y no Laura García de Viedma, nombre civil de sor Isabel. Supongo que Iceta acaba de hacer el cambio de representante a raíz de este caso. No sé quién figurará como titular en el Registro de la Propiedad. En principio, el propietario del monasterio es la comunidad, no la federación clarisas o el arzobispado. ¿Puede el arzobispo adquirir la propiedad en virtud del Código de Derecho Canónico o de otras normas, reglamentos o estatutos, en un caso como éste? ¿Cuál es la relación entre el derecho canónico y el derecho civil, según los Acuerdos entre España y la Santa Sede? ¿Quién ganará?

    1. Aunque la propiedad fuera de la comunidad de clarisas, desde el momento en que han abandonado la Iglesia Católica, ya no son clarisas, luego al no ser comunidad de clarisas, ya no son propietarias de esos monasterios.
      Esto es como si un obispo abandonara la Iglesia y pretendiera quedarse en el palacio episcopal. Evidentemente no podría, porque son bienes eclesiásticos.

      1. ¿ y un juez de lo civil va a decidir si son clarisas o han dejado de serlo, si la Iglesia es una o son varias? No soy experto, pero la lógica me dice que no.

        1. Eso me parece a mí, según he entendido siempre los conventos son de las Ordenes religiosas que los habitan. Claro a la diócesis no le interesa que se venda el convento porque es dinerito. Pero como usted dice un juez ordinario no puede decidir si son clarisas o no son clarisas teológicamente no les va hacer un examen. Y por desgracia teniendo en cuenta que muchos obispos, curas y cardenales vamos que lo de católicos puros hablando tienen lo que yo de una motosierra.

          1. Yo no lo entiendo muy bien, la verdad. A nombre de quien està registrada la propiedad: a nombre de las Clarisas o de la Iglesia?

          2. «un juez ordinario no puede decidir si son clarisas o no son clarisas teológicamente no les va hacer un examen»

            No tiene nada que ver con la teología. Se trata de una cuestión jurídica: si en un juicio un trabajador dice pertenecer a una compañía, y la compañía no le tiene en nómina y niega su relación contractual (bien porque nunca ha existido, bien porque ya no existe), será entonces el empleado quien deba demostrar que tal relación existe y está vigente. Lo cual va a ser difícil para las ex monjas: ellas mismas lo han negado públicamente.

          3. A nombre de las clarisas (Orden que sólo existe en la Iglesia, dicho sea de paso). Y, como ellas mandaron un burofax al obispado para comunicar que dejan de ser clarisas, blanco y en botella.

        2. Desde el punto de vista del derecho, el asunto no plantea ninguna duda. El juez no tiene necesidad de hacer disquisiciones teológicas, ni es su competencia, sino que simplemente le basta reclamar las credenciales de esas exclarisas a la autoridad eclesiástica, y cuando observe que ya no forman comunidad clarisa, procederá a ordenar su expulsión, pues esos monasterios son bienes eclesiásticos, no son propiedad particular de las mujeres que visten esos hábitos.

  7. Iceta les negó la mayor, el núcleo del problema: que hubiera un desastre doctrinal de Roma, se acabó.
    Quizá habría habido alguna posibilidad de diálogo si hubiera aceptado la evidencia para cualquier catolico decente del escándalo doctrinal de Roma, y de su tiranía litúrgica.
    Las monjas tenían que archisaber su situación legal antes de entrar en este proceso. Roma, acostumbrada a cancelar tiránicamente, ejemplos hay de sobra, me huelo que no ha calculado bien las consecuencias y va a perder la batalla legal. Una payasada. Posiblemente no había margen para el diálogo, pero negando Iceta la mayor, cerró todo posible diálogo, mala pinta.

    1. Una payasada es todo esto, en efecto. Y estas monjas parecen haberse vuelto locas al fiarse de los okupas que se hacen pasar por obispo y sacerdote, cuando no darían el pego a nadie medianamente normal.

  8. El obispo competente, o el Vaticano, si fueran congruentes, deberían tener un trato ecuménico amistoso con las monjas de Belorado una vez que éstas han abandonado la Iglesia, y tener reuniones conjuntas con sonrisas, palabras amables y muestras de intenso afecto, como hacen con los cismáticos ortodoxos, los herejes luteranos o los paganos indígenas del Amazonas. ¿Ah no? ¿Y por qué no?

    1. A ver si los principios pastorales del Concilio Vaticano 2 no van a ser aplicables a las hermanitas de Belorado. Igual sería motivo de excomunión para los excomulgadores. El excomulgador que desexcomulgare, buen desexcomulgafor será.

      1. Te vendría bien ver las entrevistas que se le han hecho al obispo de Burgos. Mantener el tipo como lo está haciendo este hombre no es nada fácil. No así el desequilibrado del portavoz de las monjas.
        Son ellas las que, instigadas por Pablo de Rojas y Ceacero, no quieren dialogar, ni siquiera explicar los motivos que les ha llevado a tomar esa decisión.
        A estas alturas nadie, excepto algún ingenuo que anda por aquí, se cree que hayan decidido irse de la Iglesia por motivos doctrinales.
        Y si así fuera, demostrarían que poquita formación tienen estas señoras. Menos aún que los Srs. Rojas y Ceacero, ¡que ya es decir!!

        1. Mi crítica, más que al obispo de Burgos, iba dirigida a la lamentable situación eclesial que tenemos. Yo si fuera nombrado obispo, lo cual es imposible gracias a Dios, dimitiría a los cinco minutos como máximo. Un obispo hoy tiene prácticamente imposible actuar como Dios manda, y si lo intenta el Vaticano le persigue y/o le expulsa. Excomulgar a las monjas o exmonjas de Belorado puede ser incongruente y contraproducente, se le ha complicado la vida al obispo de Burgos, me parece.

  9. Posiblemente la diócesis, o mejor dicho el Vaticano, ganarán y tendrán pleno uso del convento.
    A este paso, este convento u otro de los tantos, podrá ser vendido para edificios en parajes turísticos, o por el estilo.
    Se obtendrá algo de dinero para muchas cosas de diversa clase que se necesitan en Roma, sus cargos, etc.

  10. Dije en la primera publicación que olía a azufre.
    Pero… ¿cómo han podido los monjitas caer en las garras de estos dos sinvergüenzas?
    ¿Qué solución les aportó la Iglesia a sus escrúpulos doctrinales, fundadísimos?
    ¿Las ofrecieron, por ejemplo, la dirección espiritual de sacerdotes tradicionalistas en comunión con Roma? ¿Cuánto hubieran tardado en misericordearlas y echarlas a la puñetera calle de haber insistido, como vienen haciendo con todo el que se queja de la repugnante deriva de los últimos 60 años?
    ¿Qué hicieron con Lefebvre, al que declararon excomulgado y calumniaron de cismático desde la misma sede pontificia?
    De haber montado numeritos de yoga o bailecitos en la Iglesia, con mallas elásticas marcando paquete, como hemos visto que hacen otras monjas, o de pendonéo como la Caram afirmando en TV que S. José y la Virgen Santísima le daban al fornicio, los recibiría el hereje de Roma.
    ¡Menos rasgarse ahora las vestiduras!

    1. Nadie se ha rasgado las vestiduras. ¿Han decidido irse de la Iglesia (en burofax del 14 de mayo de 2024)? Pues, que les vaya bonito.

  11. En todo esto hay mucha confusión, primeramente porque las religiosas en el derecho canonico de la Iglesia han dejado de ser reconocidas por el pecado de cisma, pero ellas creen que pertenecen a una entidad que se dice católica y que de tener un reconocimiento por parte del departamento de asuntos religiosos del gobierno español, ellas podrian seguir siendo «clarisas» y «católicas» ( pero con su concepción sedevacante) dentro de una Pia union. Las clarisas no desean dejar de ser clarisas, y si permanecer católicas ante el escenario tan desolador que les ofrece el mundo y la Iglesia sinodal. Es un caso dificil en el que la Jerarquía eclesiastica debería responder primero con solidos argumentos doctrinales, el «manifiesto católico» donde la defensa tenga como fundamento el Magisterio anterior al Vaticano II, porque sería un error querer por ejemplo responder el manifiesto con el magisterio de Francisco, o del Vaticano II al cual ellas han dejado de reconocer, y aceptar la confusión.

    1. El manifiesto no le interesa a nadie, y menos a un juez. Como la propiedad es de las clarisas y no existen clarisas fuera de la Iglesia católica, las okupas, incluyendo la superiora caducada, el falso obispo y el barman, tendrán que hacer el hatillo, con el manifiesto dentro, y montar su «pía unión» bajo el puente de su elección.

    2. El manifiesto no le interesa a nadie, y menos a un juez. Como la propiedad es de las clarisas y no existen clarisas fuera de la Iglesia católica, las o k u p a s, incluyendo la superiora caducada, el falso obispo y el barman, tendrán que hacer el hatillo, con el manifiesto dentro, y montar su «pía unión» bajo el puente de su elección.

  12. Para cuando un juez dictamine la desocupación del convento, que con las leyes actuales podría retrasarse incluso hasta el fallecimiento de la última monja en situación de dependencia, igual el pseudo-obispo y su pajecillo ya se han cansado de representar ese paripé, o igual levantan el voto de castidad, para hacer más llevadera la situación, y hasta llegan a adoptar Fiducia Supplicans sin las notas restrictivas…; que estas cosas, como las guerras, se sabe cómo empiezan pero no cómo terminan.

    Y para cuando salgan de allí, si es que salen, igual dejan el convento en las mismas condiciones que muchos «okupas» dejan las viviendas de las que son expulsados, según el dicho popular: «Para lo que me queda en el convento, me c*** dentro», que la soberbia es muy mala consejera.

  13. AQUÍ, LO ÚNICO CLARO ES, QUE ESTAS NO SON MONJAS DE DIOS, SON DEL DIABLO. LO QUE LE FALTABA A LA SANTA IGLESIA ¡ESTAS TIAS!. CONFIEMOS EN EL SEÑOR, ÉL ES NUESTRO SALVADOR. AMÉN

  14. Yo a estas mujeres no las conozco y gráficamente solo me baso en los selfies de la que tiene pinta de histriónica, Sor Sión. En las fotos muchas son jóvenes o al menos de menos de 66 años (tiempo que lleva muerto Pío XII)… Según esto, ellas se entregaron a Cristo en la falsa iglesia y ante una falsa jerarquía y por tanto están invalida o falsamente consagradas, lo que me lleva a concluir que al final, no son monjas ni nada.

  15. Independientemente de los oportunistas y vividores, es una agonía, tanta falsedad, tanta infiltración,
    Afortunadamente la meta es el cielo.

  16. – Según el Concordato toda cuestión de propiedad cae bajo la jurisdicción ordinaria civil (Juzgado de Primera Instancia de Belorado).
    – Se aplica por tanto el Código civil, y no el Código de Derecho canónico.
    – La comunidad de monjas clarisas de Belorado tiene personalidad jurídica propia; y con derecho de libre separación de toda federación religiosa superior (Ley libertad religiosa, RD 2015 de registro asoc religiosas).
    – El consejo rector de la persona jurídica lo eligen los miembros de la comunidad de monjas clarisas.
    – Manda por tanto lo que diga, el Registro de la Propiedad, el Código Civil, y la Sentencia que dicte el Juez de Primera Instancia.

    1. Qué poquito sabe usted de Derecho. Lo mismo que de Historia: en España, el último Concordato es de 1953. Un cuarto de siglo después se firmaron los Acuerdos Internacionales entre el Estado español y la Santa Sede (1976 y 1979), conocidos como Acuerdos Iglesia-Estado, que son Tratados Internacionales y que, por tanto, forman parte de nuestro ordenamiento jurídico (igual que los que regulan nuestra entrada y pertenencia a la UE). Resumiendo y saltándome las partes aburridas: claro que va a decidir un juez. ¿Y sabe cuál va a ser la decisión, basado en la legislación española? Que las ex monjas, el obispo fake y el coctelero, a la santa rue. Tenga paciencia, y ya verá lo bien que se lo va a explicar Su Señoría en el Encabezamiento, Antecedentes de hecho, Hechos probados, Fundamentos jurídicos, Parte dispositiva y Fallo de la sentencia. Al tiempo.

  17. 1. No nos liemos y tomemos esto en serio.
    2. La competencia del Derecho Canónico afecta a la Iglesia Católica, no al Estado aconfesional, ni a cismático-hereje, ni a un budista, ni a un musulmán, ni judáico.
    3. Recordemos la libertad religiosa. Es abuso de poder que un Obispo católico quiera imponer sobre una secta protestante.
    4. El Obispo Iceta lo único que puede hacer es la excomunión y la vía judicial por el inmueble, porque no tiene ninguna autoridad sobre la asociación Pía Unión San Pablo Apóstol, es competencia del Estado, la ley civil, y el inmueble es otro asunto complejo.

    1. Pero, ¿qué dice usted? Esos argumentos, dichos ayer mismo en la tele en directo por el barman (daba vergüenza ajena oírle), no hay por dónde cogerlos. ¿Le suena a usted lo que es un Tratado Internacional? ¿Sabe en qué consiste la trasposición de uno de ellos a cualquier ordenamiento jurídico? ¿Se ha leído los Acuerdos Iglesia-Estado, Tratado Internacional que forma parte de nuestro ordenamiento jurídico, es decir, que es parte integrante de la Ley (civil) del Reino de España? Bueno, pues, cuando haya respondido a estas preguntas, ya tiene la respuesta a cada uno de los puntos que plantea, que son erróneos.

  18. ¿Por qué preocupan tanto una quincena de monjas sedevacantistas? Parece que hay un horror a esto.
    Cosa que no se ve en otros aspectos.

  19. El artículo XVI.2 del Concordato de 1953, no derogado en este punto por los Acierdos de 1979 (es decir, vigentes) dice:

    «La Santa Sede consiente en que las causas contenciosas sobre bienes o derechos temporales en las cuales fueren demandados clérigos o religiosos sean tramitadas ante los Tribunales del Estado, previa notificación al Ordinario del lugar en que se instruye el proceso al cual deberán también ser comunicadas en su día las correspondientes sentencias o decisiones. »

    Luego se aplica el Código Civil y es competencia del Juzgado de Primera Instancia. En el Registro de la Propiedad el monasterio está a nombre de la comunidad de monjas clarisas de Belorado, con personalidad jurídica propia, y con derecho de libre separación de la Federación religiosa superior, de conformidad con los arts 3 d y 16 del Real Decreto 594/2015, de 3 de julio, por el que se regula el Registro de Entidades Religiosas.

    Visto así, las valientes monjas se quedan en su monasterio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles