Prado Ayuso «recuerda» a Uriarte, Setién y Munilla en su saludo a la diócesis de San Sebastián

Fernando Prado Ayuso Fernando Prado Ayuso, obispo electo de San Sebastián
|

El obispo electo de la diócesis de San Sebastián, Fernando Prado Ayuso, ha hecho mención especial de los que fueron sus tres antecesores como obispos de la diócesis vasca.

«¿Cómo no recordar el largo y fecundo ministerio de monseñor José María Setién, en el que tanto nos instruyó con sus enseñanzas?¿Cómo no recordar la cordial cercanía y la sabiduría creyente de monseñor Juan Mari Uriarte? ¿Cómo no valorar la elocuencia de monseñor Munilla que llenó tantos espacios en la diócesis y también fuera de ella con sus innumerables catequesis y su presencia virtual?», ha dicho el obispo electo claretiano en su discurso ante los medios.

El obispo de Vitoria ya le ha dado la bienvenida a su obispo vecino de diócesis. «Querido hermano Fernando, zorionak desde Vitoria! En el servir a todos, en buscar la unidad y la fraternidad en torno a Cristo, a su Iglesia y en comunión con Pedro, compartimos la alegría por tu nueva responsabilidad al frente del la Diócesis de San Sebastián», ha escrito Elizalde en su cuenta de twitter.

Por su parte, monseñor Munilla ha querido compartir a través de sus redes sociales un trozo de su intervención de cuando se despidió como obispo de San Sebastián, a la vez que ha pedido «con un solo corazón y una sola alma, a colaborar con él».

Les ofrecemos el discurso completo pronunciado por Fernando Prado Ayuso, obispo electo de la diócesis de San Sebastián:

Saludo de D. Fernando Prado a la Diócesis de San Sebastián

Queridos Diocesanos:

En el día en que se hace público mi nombramiento como obispo de San Sebastián, deseo, antes que nada, enviaros un afectuoso saludo a todos y cada uno de vosotros y a todas y cada una de vuestras familias. Quisiera que sintierais desde el primer momento el calor y la cercanía de quien pronto va a ser vuestro nuevo hermano obispo. Un saludo expreso también a todas y a cada una de las parroquias y comunidades cristianas de la diócesis. Saludo a los sacerdotes, a los seminaristas, a las comunidades de religiosos y religiosas, a los laicos y laicas, asociados y no asociados, que formamos juntos este santo pueblo fiel de Dios. No quisiera dejar de saludar a tantos ciudadanos y ciudadanas de bien, a tanta gente sencilla y de buena voluntad que enriquece nuestra sociedad. Saludo en especial a tantas personas que viven comprometidas con el bien común de nuestro pueblo, desde diversas instancias civiles, políticas, económicas, laborales, educativas y culturales a lo largo y ancho de toda la provincia de Gipuzkoa. Merecen todo mi reconocimiento y el de toda la Iglesia.

El pasado 17 de octubre, el Nuncio de su Santidad me comunicó la decisión del Papa Francisco de nombrarme obispo de esta querida diócesis de San Sebastián, a la vez que pedía mi consentimiento. Tardé unas horas en contestar. Enseguida me vinieron unas palabras del propio Francisco en una reciente catequesis sobre el ‘discernimiento’ que decía así: “Recuerda que las elecciones que hagas tendrán una consecuencia, para ti, para los demás y para el mundo; puedes hacer de la tierra un magnífico jardín o puedes convertirla en un desierto de muerte”. Después de orar un buen rato, unas horas más tarde, con no poca sensación de vértigo, pero lleno de confianza, envié la preceptiva carta de aceptación al Santo Padre, mostrándole mi plena comunión con él y con la Iglesia universal. En la misma carta, le indicaba que me abrumaba la inmerecida confianza que ponía en mí para este servicio.

Me siento muy limitado y pequeño ante esta importante responsabilidad que se me encomienda, pero me pongo con absoluta confianza en las manos de Dios, que buscará la forma de hacer su camino. En definitiva, confío en que Él es el más interesado en llevar su plan adelante. El Señor cuenta con todos nosotros en la misión de anunciar el Evangelio, también con este nuevo pastor diocesano. Confío en que su gracia me ayudará a superar muchas de mis limitaciones, a la vez que confío también en vosotros, en vuestra oración, así como en vuestra ayuda y colaboración comprometida. No podemos entender la vida cristiana ni la misión de la Iglesia sin el resto de hermanos y hermanas que formamos el pueblo de Dios. La comunión real y la cercanía afectiva entre todos es un camino que tenemos que recorrer juntos. Un camino espiritual —como decía san Juan Pablo II—, que hemos de hacer vida para hacer creíble el Evangelio que queremos predicar.

En esta diócesis fui ordenado y di mis primeros pasos sacerdotales hace ya más de 20 años. Pasado el tiempo, en ese gran misterio de las mediaciones, el Señor ha querido que vuelva al amor primero, al lugar donde comencé mi ministerio como joven misionero claretiano. Eso sí, ahora desde una nueva clave misionera como pastor diocesano. La Iglesia me pide este nuevo servicio que asumo con respeto y también con el gozo confiado de saber que el Señor camina con nosotros. Estos son los maravillosos tiempos que nos toca vivir. Tiempos llenos de exigentes desafíos para la Iglesia y de no pocas dificultades, como bien sabemos. Confiamos siempre en la mano de Dios, que guía la historia. Él nos irá indicando el camino y nos confortará en medio de toda dificultad.

La Iglesia de Gipuzkoa desde hace años quiere ser una Iglesia al servicio del Evangelio. El Concilio Vaticano II, del que estamos celebrando el 60 aniversario de su apertura, sigue siendo hoy la brújula que nos invita a navegar en esa dirección. Ciertamente, la misión de dar a conocer a todos el amor de Dios y la salvación que se nos ofrece en Cristo es y será siempre nuestra razón de ser. Eso sí, bien sabemos que no ayudaremos al Señor en esa misión sin el testimonio de una vida evangélica real que sostenga lo que dicen nuestras palabras. Este camino del testimonio es el que creo que hoy se espera de nosotros como comunidad cristiana.

Iniciaré pronto mi ministerio engarzado en una rica tradición y en una Iglesia viva que busca responder hoy a los desafíos de la misión. Caminamos a hombros de gigantes. El testimonio de muchos cristianos sencillos, de sacerdotes venerables y de mis predecesores en la sede episcopal, no puede ser menos que reconocido y agradecido expresamente en estos momentos iniciales en que saludo a la diócesis. Recuerdo a los tres últimos: ¿Cómo no recordar el largo y fecundo ministerio de monseñor José María Setién, en el que tanto nos instruyó con sus enseñanzas?¿Cómo no recordar la cordial cercanía y la sabiduría creyente de monseñor Juan Mari Uriarte? ¿Cómo no valorar la elocuencia de monseñor Munilla que llenó tantos espacios en la diócesis y también fuera de ella con sus innumerables catequesis y su presencia virtual? Muchas gracias, pues, a quienes han sido mis predecesores. También gracias a D. Francisco, administrador apostólico de la diócesis, por facilitar tanto las cosas, por su afectuosa acogida para conmigo y por la consabida cercanía y delicado cuidado que ha mostrado a la diócesis durante todos estos meses.

No solo tenemos una gloriosa historia que contar, sino un gran futuro por construir. Nos aventuramos, pues, en la tarea. Pongo esta nueva encomienda y este nuevo tiempo que se abre para todos nosotros bajo el amparo de la Virgen María. Ella, como figura y modelo de la Iglesia nos enseña el camino. María es fundamentalmente y antes que nada, una Madre. Y eso es lo que nos enseña: que la Iglesia ha de ser para todos como una Madre. Nunca una madrastra. Una madre con un corazón sensible y atento a las necesidades de todos sus hijos, especialmente de aquellos que más lo necesitan. Pido al Señor, pues, para mí y para toda la diócesis el amparo de la Amatxo de Arantzazu. Igualmente, encomiendo mi ministerio episcopal al patrono de la diócesis, San Ignacio de Loiola.

Con estos horizontes me preparo ahora para iniciar pronto este ministerio entre vosotros. Tiempo habrá de conocernos más. Espero, de corazón, que la noticia de que la diócesis de San Sebastián tiene un nuevo obispo llegue a todos los rincones y que os colme de una

verdadera alegría: la alegría del Evangelio. Toda ayuda y contraste serán siempre bienvenidos. Agradezco vuestras oraciones, para que sea un pastor misionero según el corazón de Cristo. Os aseguro también mi cercanía y mi oración por todos y cada uno de vosotros. Con sincero afecto y cordial cercanía, os envío mi bendición.

En Donostia, a 31 de octubre de 2022.

Fernando Prado Ayuso, CMF

Obispo electo de San Sebastián

Fernando Prado Ayuso, nuevo obispo de San Sebastián

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
3 comentarios en “Prado Ayuso «recuerda» a Uriarte, Setién y Munilla en su saludo a la diócesis de San Sebastián
  1. Es muy triste q hablé del fecundo ministerio de setien, el etarra q tanto daño hizo a la Iglesia y a la sociedad vasca y española, q tanto odio sembró, q tan mal ejemplo dio yq alejó a tantas almas dd Dios, por todo lo cual su alma estará hoy seguramente distutando de un merecido infierno q con tanto esfuerzo ganó. Palabras muy clerical es y beatonas de este nuevo obispo, llenas de falsa humildad y hueca adulación a Francisco. Así alejan a los fieles de la Iglesia y de Dios. Q poca reciedumbre y personalidad se aprecia en los pastores de hoy en día. Parecen viejas y timoratas beatas. En fin, q Dios le ayude porq lo va a necesitar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles