Munilla: «La exposición mediática para los obispos puede ser su martirio»

Munilla José Ignacio Munilla, obispo de Orihuela-Alicante, durante su discurso en el Congreso organizado por el CEU
|

Bajo el título «Benedicto XVI. Gracias», el obispo de Orihuela-Alicante, monseñor José Ignacio Munilla, ha rendido homenaje al papa emérito.

Munilla comenzó su discurso recordando que la suya es una generación de obispos «formados bajo el amparo de Juan Pablo II» y puso en valor el «tándem luminoso de Juan Pablo II y Benedicto XVI».

El prelado de origen vasco afirmó que «la gratitud es la memoria del corazón y hay que expresarlo» en alusión al motivo del acto que se estaba celebrando.

José Ignacio Munilla destacó de manera especial los 24 años de Ratzinger al frente de la Congregación para la Doctrina de la fe. «Es difícil saber donde prestó mejor servicio si como prefecto o como Pontífice», dijo Munilla.

Además, el obispo de Orihuela-Alicante dijo que el mayor legado del papa alemán «es el Catecismo de la Iglesia» cuyo trigésimo aniversario se celebró el pasado 11 de octubre. «Es un milagro esa obra en pleno relativismo como lo fe Humane Vitae en 1969 tras el mayo del 68. Es una obra de la Divinidad», agregó el obispo.

Monseñor Munilla calificó de «providencial» tener el catecismo vigente en estos momentos de confusión. «¿Qué hubiera pasado si la crisis del camino sinodal alemán nos hubiera pillado sin el catecismo promulgado?», se preguntaba Munilla.

También arremetió contra la deriva de los obispos alemanes por «negar las fuentes de la Revelación». En esa misma línea, argumentó que «hoy nos debería preocupar no dejar de ser significativos, no ser mayoría que eso ya lo hemos perdido».

El que fuera obispo de San Sebastián, criticó «el coqueteo» de algunos obispos europeos con la agenda LGTB en su afán de contraponer dialécticamente «verdad y misericordia».

El obispo de la diócesis de Orihuela-Alicante reconoció que el Concilio Vaticano II «trajo confusión en donde decenas de miles de sacerdotes se estaban secularizando».

De igual modo, remarcó la idea de que el pontificado de Benedicto XVI fue una continuación del legado de la fe que hizo como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe ya que apostó «por la centralidad de la fe». En esta línea, Munilla señaló que el problema actual del mundo y de la Iglesia es precisamente la falta de fe.

Munilla terminó su intervención asegurando que «la herejía de nuestro tiempo es la contraposición entre fe y caridad y justicia y verdad. Cristo es a la vez Verdad y amor y no hay oposición entre ambas cosas».

Ya en el turno de preguntas, monseñor Munilla habló, entre otras cosas, del papel que han de jugar los obispos. «La exposición mediática para los obispos puede ser su martirio», aseguró el prelado al mismo tiempo que alertó sobre que «la mayor tentación puede ser escondernos para no correr riesgos ya que los pastores de la Iglesia son objetivos del maligno».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
12 comentarios en “Munilla: «La exposición mediática para los obispos puede ser su martirio»
    1. Coincido con Vd.

      Tan herético es querer destruir las verdades de la fé como olvidar que el Papa no es un dios ni una fuente de la Revelación, sino que está limitado por el Mandato de Xto y debe confirmar en la fé.

      Este particular lo volvió a recordar Benedicto XVI por escrito desde el principio de su pontificado.

      Padecemos desde 2013 a Bergo, que pretende ser paradigma único e imponer su criterio personal aún contradiciendo a Xto, a la Sagrada Escritura y a la Tradición de XX siglos. Y padecemos desde bastante antes de 2013, incluso desde antes de 1960, a muchos que endiosan al Papa y hasta sus estornudos son más infalibles que los de Xto y sus santos. Cuando ha llegado un Papa irresponsable con su mandato, se han puesto a sus pies tratando de hacer pasar barco como animal de compañía.

    1. Pues no. Para nada. Basta ver a mons. Munilla haciéndose selfies con el Papa de la pachamama. A quien por supuesto no consta le haya dicho nada de la destrucción del Instituto para la Vida en el que ha tolerado se incluya a notorios abortistas. Y este es sólo una de las muchas barbaridades bergoglianas. Francisco que a en pleno delirio se apresura a proponer soluciones a la guerra de Ucrania cuando no hace nada por los cristianos perseguidos -sólo en Nigeria ya hay 3000 cristianos asesinados- a pesar de que tiene a su disposición todo un cuerpo diplomático. ¿Si Munilla hubiera vivido en el siglo IV hubiera apoyado a San Atanasio o le habría dejado solo como hicieron la inmensa mayoría de los obispos? En fin, que Mons. Munilla -como supongo habrá hecho Vd. mismo LUIS IGNACIO- a última hora cambia la Verdad por la autoridad.

    2. Ni la obediencia ciega es de Dios, ni la idolatría. Se adora a Dios Trinidad, y le adoramos con María Santísima en primer lugar y con los santos de la Iglesia católica.

      Y valorar exageradamente a alguien, el Papa, poniéndole como fuente suprema de la Revelación, trae las consecuencias funestas que padecemos desde 2013… y desde 1960.

      La Virgen nos dice: volved a la fé. La que había…. la de siempre.

  1. Munilla, Rouco Varela, Martinez Camino, Cañizares, Reig Plá, etc, son lo mejor de nuestro episcopado. Es cierto que a veces pueden incurrir en algunos errores (como cuando Munilla pretende defender cosas injustificables del Papa), pero en general hacen un buen trabajo. Si tuviéramos que calificarlos, tal vez no sean para sobresaliente, pero sí para notable.

      1. Justo al contrario: son estupendos siempre que NO digan lo que ningún católico quiere oír, y menos de un pastor: cosas contrarias a la fe católica, errores doctrinales, inmoralidades o el elogio de quien las dice (o el silencio en tal caso, cuando se hace necesaria la corrección como deber de caridad y para evitar el escándalo). Y tiene usted razón:
        cuando lo que dicen no coincide con la fe católica (que es el criterio de todo católico coherente, no sólo de Sacerdote mariano), se equivocan. Sin quererlo ha dicho usted una gran verdad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles