Jacques Rouillard, el historiador que desmonta el «viaje penitencial» del Papa a Canadá

Jacques Rouillard
|

El pasado verano, ardieron iglesias en Canadá. El motivo alegado, con el respaldo del propio Gobierno de Justin Trudeau, había sido el descubrimiento el 22 de mayo de 215 tumbas anónimas de niños indígenas en la Escuela Residencial Indígena Kamloops, en Columbia Británica.

Luego, el 24 de junio, de 2021 los líderes de la Primera Nación de Cowessess anunciaron que se habían descubierto otras 751 tumbas sin nombre en el sitio de la antigua Escuela Residencial Indígena Marieval. Otros 182 restos humanos se encontraron en tumbas anónimas cerca de la antigua Escuela de la Misión de San Eugenio dirigida por católicos en Cranbrook, Columbia Británica.

La jerarquía eclesiástica reaccionó mayoritariamente como suele, es decir, dando por buena la versión oficial y disculpándose servilmente ante acusaciones ni por asomo probadas. El Papa se comprometió a viajar a Canadá para ayudar a la “reconciliación” con los indígenas. Ese viaje ya ha comenzado bajo un pretexto falaz.

La mentira de Kamloops

Jacques Rouillard es profesor emérito en el Departamento de Historia de la Université de Montréal. El pasado mes de enero publicó un artículo en el que afirmó que en Kamloops, no se ha encontrado ningún cuerpo.

«A raíz de las afirmaciones sin fundamento de los líderes aborígenes, varios medios de comunicación amplificaron y exageraron la historia alegando que se habían encontrado los cuerpos de 215 niños , y agregaron que «miles» de niños habían «desaparecido» de las escuelas residenciales y que los padres no habían sido informado Los sitios no perturbados incluso se convirtieron en «fosas comunes» donde los cuerpos fueron arrojados en un revoltijo», escribe el historiador.

Fundada en 1890 por iniciativa del jefe de Shuswap , Louis Clexlixqen, la escuela industrial de Kamloops fue dirigida por sucesivas generaciones de sacerdotes y hermanos de los Oblatos de María Inmaculada, y por las Hermanas de Santa Ana de Quebec. En la década de 1950, con aproximadamente 500 niños, la escuela estaba dirigida por cuatro oblatos de habla inglesa y 11 hermanas de Santa Ana, según la estimación de Mathieu Perreault en La Presse (2 de julio de 2021) . Él creía que una típica escuela residencial dirigida por la Iglesia Católica tenía dos o tres oblatos, una docena de monjas y, a menudo, cientos de niños.

Rouillard afirma que «en la escuela residencial de Kamloops, el Centro Nacional para la Verdad y la Reconciliación (NCTR) registró oficialmente los nombres de 51 niños que murieron entre 1915 y 1964. Hemos podido encontrar información sobre estos niños en los registros de Biblioteca y Archivos. Canadá y de los certificados de defunción en poder del recurso de Genealogía en línea de los Archivos de la Columbia Británica que, al parecer, no fue consultado por los investigadores del NCTR».

La respuesta del historiador es que «la combinación de estas dos fuentes proporciona una buena imagen de las muertes de al menos 35 de los 49 estudiantes (dos son duplicados). Diecisiete murieron en el hospital y ocho en sus propias reservas como consecuencia de enfermedades o accidentes. Cuatro fueron objeto de autopsias y siete de investigaciones forenses. En cuanto a los lugares de entierro, 24 están enterrados en el cementerio de la Reserva India de su hogar y cuatro en el cementerio de la Reserva India de Kamloops. Para el resto de los 49 niños, falta información o requiere que se consulte el certificado de defunción completo en la Agencia de Estadísticas Vitales de BC.

El profesor emérito concluye su artículo sentenciando que «es difícil creer que una búsqueda preliminar de un supuesto cementerio o fosa común en un huerto de manzanos en un terreno de reserva cerca de la escuela residencial de Kamloops podría haber dado lugar a tal espiral de afirmaciones respaldadas por el gobierno canadiense y repetidas por los medios de comunicación de todo el mundo. el mundo. Da una impresión terrible y simplista de temas complejos en la historia canadiense. Las exhumaciones aún no han comenzado y obviamente no se han encontrado restos. Las historias imaginarias y la emoción han superado la búsqueda de la verdad. En el camino hacia la reconciliación, ¿no es la mejor manera de buscar y decir toda la verdad en lugar de crear deliberadamente mitos sensacionalistas?»

Desde el comienzo, InfoVaticana ha informado sobre esta mentira difundida y defendida por medios de comunicación y las autoridades canadienses. Durante este tiempo, afortunadamente, otros medios se han sumado y han hablado sobre este «suceso» como Religión en Libertad, Aceprensa y Omnes, que entrevistó al historiador.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
24 comentarios en “Jacques Rouillard, el historiador que desmonta el «viaje penitencial» del Papa a Canadá
  1. Es lamentable que el Papa niega la Historia y se opone a la verdad, y en cambio Francisco secunda una ideología perversa que quiere difamar a la Iglesia .

    1. Cuando Francisco apoya esas mentiras difamatorias contra la Iglesia, supongo que no lo hace con mala voluntad, sino que en su torpeza es incapaz de discernir la verdad. Eso puede atenuar su culpa en el plano moral, pero no evita que con su cerrazón, en este tema está haciendo un gran favor a los enemigos de la Iglesia por dos razones:
      1-Por creerse esa leyenda negra.
      2-Por pedir perdón de cosas de las que, aunque hubieran sido ciertas (que no lo son), no debería pedir perdón, pues cada cual es responsable de sus actos, y no de los de los demás.

      1. A este señor le encanta que el mundo le aplauda, como si fuera un santo de talla mayor. Por eso se disculpa por el supuesto pecado de otros, porque así queda como un hombre humilde, au´tentico y sumamente humano, que es la imagen que se empeña en dar de cara afuera. Me resulta repugnante esta actitud suya, indigna de un hombre cristiano siquiera, y ya no digamos de un Papa de la Iglesia católica.
        ¿Cuándo se disculpará y pedirá perdón a todas las instituciones, órdenes y movimiento que ha misericordiado desde que subió al papado?
        No se preoucpen, que no lo hará, al menos que al´gun dia reconozca todas sus mezquindades, esas que claman al cielo.
        Recemos por él, sí, pero oremos también por todos nosotros, que menuda suerte hemos tenido con Don Jorge…

        1. Él sabe muy bien lo que está haciendo. Repite las leyendas negras y daña a la Iglesia.
          Y sabe muy bien lo que está haciendo, porque nunca defendió a la Iglesia. Al contrario, siempre secundó a los que la critican.

      2. En qué cabeza cabe que se va a montar todo un viaje a Canadá por este asunto y no le han informado de la verdad ocurrida, Francisco sabe perfectamente la verdad pero le da igual porque le sirve de motivo para denigrar a la Iglesia preconciliar evangelizadora del orbe hasta sus confines y mártir. La enorme labor de evangelización indígena va contra la nueva religión del CV2, cada uno en su religión y todos son caminos salvificos que llevan a Dios, la pipa de la paz de Asís emplumada, allí va Francisco a emplumarse.
        Francisco no tiene un pelo de tonto, sabe perfectamente la Historia pero la usa para sus propósitos. No seamos tan ingenuos rayando la bisoñez, aquí sigue en juego sepultar cualquier atisbo de la religión verdadera de Cristo, la preconciliar, matándola litúrgicamente con TC, moralmente con la AL, y abierta y vendida al mundo LS y la verborrea periodística sin limites

        1. Así es. Esto va de echar abajo la Iglesia Católica, la «tradicional» de esa que aborrece tanto Bergoglio. Así que él se dedica a PROMOCIONAR la leyenda negra contra ESA Iglesia para servirle mejor a sus propósitos: Crear la Iglesia a su estilo, adaptada al NOM, a la Agenda 2030, la Iglesia de los masones que se dirige a adorar al mundo, a los poderosos, no a Dios. Bergoglio es un nuevo Lutero, la desgracia es que tiene TODO el poder.

  2. Que Dios preserve a este héroe de la verdad de las asechanzas de Sauron Bergoglio y de los orcos y demás servidores de su tenebrosa curia de Mordor.

  3. La Historia va por un lado y Francisco va por otro.
    El profesor Rouillard y muchos otros, han demostrado con argumentos que esos relatos del Canadá, difamatorios contra la Iglesia, son falsos, pero a pesar de todo, la narrativa del Gobierno anticatólico de Trudeau sigue adelante con su falsa narrativa, porque, igual que la Roma de Nerón, no busca la verdad, sino incendiar la Iglesia y acabar con los cristianos.
    Lo más lamentable de todo, es que Francisco esté del lado de los que van contra la Iglesia.

  4. Aparte de los anteriores argumentos, con los que estoy de acuerdo, y a pesar de ser todo tan triste y estar tan tergiversado …
    Francisco, siempre haciendo el ridîculo

  5. Si estuviéramos en un litigio penal que determinara la veracidad de los hechos denunciados en Canadá. El papa en vez de abogado defensor, está actuando como fiscal acusador contra la misma iglesia, utilizando para ello argumentos jurídicos torticeros para que el jurado acabe condenando a la iglesia católica. Es decir, Francisco está actuando contra su propia causa, cosa inaudita e inadmisible en un proceso con garantías que se precie, en cualquier caso, acusar a sus propio cliente, seria motivo de expulsión ipsp facto de la iglesia e incoación del procedimiento penal coadyuvante por un delito de prevaricación y de otros varios…

    1. La clave consiste en comprender que la Iglesia católica NO es la causa de Francisco, como no sea para destruirla e imperar sobre sus escombros. Bergoglio lo sabe aunque la gente no lo quiera siquiera concebir.

  6. Totalmente de acuerdo con usted, Neila. «A este señor le encanta que el mundo le aplauda, como si fuera un santo de talla mayor. Por eso se disculpa por el supuesto pecado de otros, porque así queda como un hombre humilde, au´tentico y sumamente humano, que es la imagen que se empeña en dar de cara afuera. Me resulta repugnante esta actitud suya, indigna de un hombre cristiano siquiera, y ya no digamos de un Papa de la Iglesia católica». Esta manera de actuar tiene un nombre, pero ahora no me acuerdo.

  7. ¿No le han informado de todas estas investigaciones al obispo de Roma? ¿No hay la más mínima duda sobre estos hechos? ¿Es un mini holocausto perpetrado por pérfidos sacerdotes y monjas malísimas (qué menos que nazis ..) en los que la Iglesia y el pueblo de Dios han de verse como culpables? El actual obispo de Roma, que el Señor me perdone, está completamente «transferido» de toda realidad, sea mundana, eclesial, política. Lo pregunté ayer en Infovaticana a quien pudiera responder: ¿Qué estela habrá dejado en Buenos Aires y en Argentina este jesuita como para no querer pisar el suelo patrio durante su pontificado? Aquella sonrisa entre malévola y cómplice ante la corrompida entonces presidenta sigue diciendo mucho…Todos los medios de desinformación (controlados por la masonería) se han hecho eco de esta absurda intención al actual pontífice de pedir perdón por no se sabe qué…
    Y a la vez, las costas de Italia con 1500 inmigrantes africanos, asiáticos…entrando por el efecto llamada.

  8. El Bergo en el summum de su labor de zapa y demolición de la iglesia, en nueva ceremonia idólatra, pidiendo perdón por una mentira ventilada por la jarca del NOM, tirano Truñeau incluido.
    No sirve el «en el fondo no lo hace por maldad» ni el manido «es culpa de los que le rodean». Es maldad sin paliativos.

  9. Rouillard no desmonta nada , porque no se puede opinar sobre algo que todavía no ha pasado. pues ignora completamente las razones del viaje del Papa .
    Esperamos que termine el viaje y después opinamos .

    1. O sea, que las razones del viaje de Francisco a Canadá y sus actividades en el país, que la oficina de prensa de la Santa Sede ha difundido a bombo y platillo, ¿no las conoce Rouillard? Usted tampoco, por lo que parece. Pues nada, tire de buscador de internet e infórmese en vez de decir disparates. Después opine (contando trolas, como siempre, pero al menos ya informado).

  10. Tengo al Papa por representante de Cristo en la tierra, no por representante mío. No creo que tenga que andar pidiendo perdón por los pecados que los católicos podamos cometer. Si acaso darnos la absolución si hacemos una confesión bien hecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles