El Papa llama a la unidad entre los cristianos tras las recientes críticas del Patriarca de Moscú

Francisco con el Consejo Pontificio unión de los cristianos El Papa en la sesión plenaria del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos (Vatican News)
|

Que las declaraciones del Papa Francisco de esta semana no sentaron bien en Moscú, quedó de manifiesto a raíz del comunicado emitido por el Patriarcado ruso.

La Iglesia ortodoxa rusa calificó las declaraciones de Francisco de «lamentables» y que «eligió el tono equivocado para transmitir el contenido de esta conversación».

Ahora, tras este enfriamiento patente entre las relaciones de Roma con Moscú, el Santo Padre estuvo presente en la clausura de la sesión plenaria del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos. A ellos, les dirigió un discurso haciendo un llamamiento a la unidad entre todos los cristianos.

A continuación, discurso del Papa al Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos:

Os saludo a todos de corazón y agradezco al cardenal Koch las palabras que me ha dirigido en nombre de vosotros, miembros, consultores y colaboradores del Consejo pontificio para la promoción de la unidad de los cristianos.

Hoy concluye el Pleno de vuestro Consejo, que por fin ha sido posible celebrar de forma presencial tras haber sido aplazado en varias ocasiones a causa de la pandemia. Esto, con su trágico impacto en la vida social de todo el mundo, ha influido también fuertemente en las actividades ecuménicas, impidiendo en los últimos dos años la realización de los contactos habituales y nuevos proyectos. Al mismo tiempo, sin embargo, la crisis sanitaria también fue una oportunidad para fortalecer y renovar las relaciones entre los cristianos.

Un primer resultado ecuménico significativo de la pandemia fue la renovada conciencia de pertenecer a la única familia cristiana, conciencia arraigada en la experiencia de compartir la misma fragilidad y de poder confiar sólo en la ayuda que viene de Dios , que nos obligó a mantener la distancia entre nosotros, nos hizo comprender lo cerca que estamos realmente el uno del otro y lo responsables que somos el uno del otro. Es fundamental seguir cultivando esta conciencia y suscitar iniciativas que hagan explícito y aumenten este sentimiento de fraternidad. Y sobre esto quisiera subrayar: hoy no es posible para un cristiano, no es practicable ir solo con la confesión. O vamos juntos, todas las confesiones fraternales, o no caminas. Hoy la conciencia del ecumenismo es tal que no se puede pensar en emprender el camino de la fe sin la compañía de hermanos y hermanas de otras Iglesias o comunidades eclesiales. Y esto es una gran cosa. Solo, nunca. No podemos. De hecho, es fácil olvidar esta profunda verdad. Cuando esto sucede con las comunidades cristianas, nos exponemos seriamente al riesgo de la presunción de autosuficiencia y autorreferencialidad, que son serios obstáculos para el ecumenismo. Y lo vemos. En algunos países hay ciertos avivamientos egoístas – por así decirlo – de algunas comunidades cristianas que están dando marcha atrás y no pudiendo avanzar. Hoy, o caminamos todos juntos o no podemos caminar. Esta conciencia es una verdad y una gracia de Dios. 

Incluso antes de que terminara la emergencia sanitaria, el mundo entero se enfrentaba a un nuevo desafío trágico, la guerra en curso en Ucrania. Las guerras regionales nunca han faltado desde el final de la Segunda Guerra Mundial, ¡muchas! Pensemos en Ruanda, por ejemplo, hace 30 años, por ejemplo, pero pensemos en Myanmar, pensemos… Pero como están lejos, no los vemos, mientras que esto está cerca y nos hace reaccionar, tanto. de modo que a menudo he hablado de una Tercera Guerra Mundial en pedazos, esparcidos por casi todas partes. Sin embargo, esta guerra, cruel y sin sentido como cualquier guerra, tiene una dimensión mayor y amenaza al mundo entero, y no puede dejar de interpelar la conciencia de todo cristiano y de toda Iglesia. Debemos preguntarnos: ¿qué han hecho y qué pueden hacer las Iglesias para contribuir al «desarrollo de una comunidad mundial, Todos los hermanos , 154)? Esta es una pregunta que tenemos que pensar juntos.

En el siglo pasado, la conciencia de que el escándalo de la división de los cristianos tenía un peso histórico en la generación del mal que ha envenenado al mundo con el dolor y la injusticia había movido a las comunidades creyentes, bajo la guía del Espíritu Santo, a desear la unidad para que el Señor oró y dio su vida. Hoy, ante la barbarie de la guerra, este anhelo de unidad debe ser alimentado una vez más. Ignorar las divisiones entre los cristianos, por costumbre o por resignación, significa tolerar esa contaminación de los corazones que hace fértil el terreno para el conflicto. El anuncio del evangelio de la paz, ese evangelio que desarma los corazones incluso ante los ejércitos, sólo será más creíble si es anunciado por cristianos finalmente reconciliados en Jesús, Príncipe de la paz; cristianos animados por su mensaje de amor y de fraternidad universal, que cruza las fronteras de su propia comunidad y nación. Volvamos a lo que dije: hoy, o caminamos juntos o nos quedamos quietos. No puedes caminar solo. Pero no porque sea moderno, no: porque el Espíritu Santo ha suscitado este sentido de ecumenismo y fraternidad.

Desde este punto de vista, vuestra reflexión sobre cómo celebrar ecuménicamente el 1700 aniversario del primer Concilio de Nicea, que tendrá lugar en 2025, representa una valiosa contribución. A pesar de los convulsos acontecimientos de su preparación y sobre todo del largo período de acogida posterior, el primer Concilio Ecuménico fue un acontecimiento de reconciliación para la Iglesia, que de manera sinodal reafirmó su unidad en torno a la profesión de la propia fe. El estilo y las decisiones del Concilio de Nicea deben iluminar el camino ecuménico actual y dar nuevos pasos concretos hacia la meta del pleno restablecimiento de la unidad de los cristianos. Dado que el 1700 aniversario del primer Concilio de Nicea coincide con el año jubilar, espero que la celebración del próximo jubileo tenga una dimensión ecuménica relevante.

Dado que el primer Concilio Ecuménico fue un acto sinodal y manifestó también la sinodalidad a nivel de la Iglesia universal como forma de vida y de organización de la comunidad cristiana, quiero subrayar la invitación a que, junto con la Secretaría General del Sínodo, su Consejo dirigido a las Conferencias Episcopales, pidiéndoles que busquen formas de escuchar, durante el actual proceso sinodal de la Iglesia Católica, las voces de los hermanos y hermanas de otras confesiones sobre los temas que desafían la fe y el diaconado en el mundo de hoy. . Si de verdad queremos escuchar la voz del Espíritu, no podemos dejar de escuchar lo que ha dicho y dice a todos los que han nacido de nuevo «del agua y del Espíritu» ( Jn 3, 5).

Avanzar, caminar juntos. Es cierto que el trabajo teológico es muy importante y debemos reflexionar, pero no podemos esperar para hacer el camino de la unidad hasta que los teólogos se pongan de acuerdo. Un gran teólogo ortodoxo me dijo una vez que sabía cuándo estarían de acuerdo los teólogos. ¿Cuándo? Al día siguiente del juicio final, me lo dijo. ¿Pero mientras tanto? Caminar como hermanos, en la oración juntos, en las obras de caridad, en la búsqueda de la verdad. como hermanos Y esta hermandad es de todos nosotros.

Queridos amigos, os animo a continuar en vuestro exigente e importante servicio, y os acompaño con mi constante cercanía y gratitud. Le pido al Señor que los bendiga, y por favor no se olviden de orar por mí. Gracias.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
8 comentarios en “El Papa llama a la unidad entre los cristianos tras las recientes críticas del Patriarca de Moscú
  1. El Papa se equivoca gravemente al decir: «O vamos juntos todas las confesiones fraternales o no caminas.» Contrariamente a lo que dice Francisco, la Iglesia verdadera que fundó Cristo es la Católica, y no necesitamos más. En ella está la salvación. Nosotros no tenemos dependencia de otras confesiones cristianas.

    1. El Papa exhorta al desarrollo de una comunidad mundial y de fraternidad universal (al margen de la fraternidad cristiana que es la auténtica), lo que constituye una expresión propia del pensamiento del NOM.
      También Francisco pretende decir que su errático concepto de sinodalidad se dio en el Concilio de Nicea, lo cual es falso.

  2. Discurso impotable. Si esa es su forma de responder a la iglesia ortodoxa, se está no solo hundiendo sino enterrado en el fango de la cima. ¡Sinodalidad ni qué ocho cuartos!

  3. En otros tiempos, cuando el pueblo cristiano estaba bien formado, la sinolidad podría ser una herramienta necesaria para determinados aspectos de la vida en la iglesia, pero ahora, cuando la formación es escasa o nula, cuando el concilio consiguió erradicar en buena parte el patrimonio espiritual del pueblo cristiano, el preguntarles sobre lo que no saben es un claro disparate. Quizás es que, llevados por ese fervor jacobino que corre por sus venas, por ese virus de la ilustración, por esa pasión por la soberanía del pueblo mamado en la revolución francesa, quisieran hacer a imagen y semejanza de esta, una iglesia democrática. Por ese camino vamos y ciego es quien no lo vea. Y es que el concilio dio la mejor cosecha de impíos de la historia de la iglesia, y seguimos recolectando sus frutos podridos por secula seculorum…..si alguien no lo impide.

  4. Interesante comentario de Caradeplata.
    Jo, os aseguro que me hubiera gustado participar más o mejor en el sínodo. Pero no recuerdo que se me preguntara. Si todos hubiéramos debido participar, nos hubieran debido animar mejor a ello.
    Y con las noticias que llegan, desde el sínodo amazónico, al sínodo germánico, cuando leo u oigo «sínodo» sólo puedo desconfiar, de verdad.
    Por otra parte, si lo tan importante es caminar juntos, me cambio de iglesia a otra con zapatillas más cómodas; y no me faltan ganas. Pero, caray, que a mí sí me formaron hasta cierto punto (aunque leamos algo como que a veces sea «imposible no pecar sin pecar», que escribió un no tan gran teólogo), y tengo hasta cierto punto claras algunas cosas. (Cómo se «desexcomulgue» al «hermanofraterno» de Lutero…)
    Maldito Satanás…

  5. Formo parte de un grupo sinodal. Nos dan las preguntas dias antes de la reunión.Se trata de aprovechar estos días previos para poner las preguntas en oración y pedir al Espíritu Santo q suscite en nosotros las respuestas ,según su voluntad.
    En la reunión cada cual expone la forma en q vive ,ella o su parroquia, el tema de cada pregunta y los frutos, buenos o malos, q da esa forma de proceder. Es decir, la experiencia q cada uno ha tenido del tema en cuestión. Todo en una actitud de escucha.

    Al principio pensé q sería dificil saber si todos nosotros damos la respuesta q infunde el Esp.Santo en nosotros o nuestra opinión personal. Sin embargo hice un voto de confianza al Espíritu Santo y pensé q, si todos lo poníamos en oración, el Esp.Santo tomaría las riendas.Pq Él tiene el poder y al q pide se le da.

    Dejé de lado mis razonamientos humanos y lo puse en manos de Dios. Y en Él reposo. Confiadamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles