¿Cuándo se convirtió la Iglesia de Cristo en una secta?

Iglesia secta unidad papolatría
|

La mitad de los católicos norteamericanos no cree en la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía, según las últimas encuestas de Pew Research sobre las que hemos informado ya. Una holgada mayoría, un 59%, descree del infierno. En cuestiones de doctrina moral, los números son aún más desalentadores, y el propio presidente de Estados Unidos, Joe Biden, puede seguir presentándose como un ‘católico devoto’ mientras impulsa la política proabortista más agresiva de la historia, y la abrumadora mayoría de los obispos norteamericanos no se atreven a aplicar el Código de Derecho Canónico para que se le niegue la Sagrada Eucaristía.

Y, sin embargo, nada de esto desata las alarmas sobre la ‘unidad’ de la Iglesia entre los buenos, pese a ser rechazos explícitos de la doctrina eterna de Cristo. En cambio, basta disentir de opiniones del Papa absolutamente ajenas a la fe para que se levante un coro vociferante que se rasga las vestiduras denunciando una brecha de la ‘unidad’. ¿Cuándo se convirtió la Iglesia de Cristo en una secta?

Parte de la perplejidad viene de que nunca antes de ahora había existido la posibilidad de escuchar al Santo Padre -o al obispo, o a los cardenales- en tiempo real desde tantos canales, nunca antes había estado el fiel tan expuesto a un caudal continuo de declaraciones papales, sin que el fiel sencillo tenga a veces los medios de distinguir lo fundamental de lo accesorio.

Eso no es unidad, es uniformidad. Eso es la negación misma de la cacareada ‘sinodalidad’. Es concebir a la Esposa de Cristo como un culto, casi como un partido o empresa en el que el CEO o el líder puede cambiar a voluntad el rumbo y las verdades. La misma expresión, tan extendida, de ‘Iglesia de Francisco’ debería ponernos en alerta. No: la Iglesia de Cristo, de la que Francisco es el vicario temporal encargado con la misión de conservar intacto el depósito de la fe.

Disentir de las visiones políticas o científicas del pontífice no debería verse como indicio de falta de unidad, sino como expresión de la sana ‘libertas’ de la que se ufanaba San Agustín ante las cuestiones opinables. La Iglesia de hoy no es la Iglesia, es solo una parte, ni siquiera mayoritaria. Está la Iglesia de ayer y la de mañana; están la Iglesia Triunfante y la Iglesia Militante. Y todas ellas son la misma Iglesia, que no puede contradecirse ni renunciar a una iota de la verdad en Cristo.

No creo que beneficie a la imagen que da la Iglesia al mundo -imagen importante de cara a la evangelización- esta servil sumisión a estilos y maneras, énfasis y opiniones personales. Los católicos sufrieron durante siglos, desde la aparición de la mal llamada Reforma Protestante, el título de ‘papistas’. Pero los católicos no seguimos al Papa; no es el Papa nuestro Capitán, sino Cristo, del que el Santo Padre es solo el encargado de custodiar su Iglesia durante un plazo, siempre breve frente a la eternidad.

Iglesia secta unidad papolatría

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
50 comentarios en “¿Cuándo se convirtió la Iglesia de Cristo en una secta?
  1. Don Carlos Esteban, como siempre, está muy acertado en su artículo..Es un hecho que la «Iglesia de Francisco» tiene un comportamiento sectario.

    1. Al margen de la estética, la estampa y quienes la han propiciado me parecen realmente: repugnantes, repelentes y repulsivos propio de reptiles, todo con el prefijo rep…..merecen todo mi desprecio

    2. Y por si alguien no se había fijado, vuelve la tiara (con su triple corona) al escudo papal. Será como símbolo de la sinodalidad democrática tan cara a este pontificado.

  2. Sí, se quiere acabar con la Iglesia de Cristo. Cristo ya hace mucho que nació,, es antiguo, se ocupa sangre nueva,, ¿ pero hay alguno que la de de la forma que Él la dió? ¿ Y hay alguno que haga los milagros sin fin que hizo Él sólo en su paso sobre la tierra?
    ¿ Y hay alguno que resucite como resucitó Él?
    Cuando lo tengan,,,,, NI ASI CAMBIARÉ DE LA VERDADERA ÚNICA Y SANTA IGLESIA CATÓLICA, LA FUNDADA POR JESUCRISTO NUESTRO SEÑOR Y REY.
    Ya se sabe que el demonio sabe hacer » milagros». No vaya a surgir el falso mesías que nos quiera engañar.

    1. Ya hizo un milagro Bergo Líos, no os acordáis? Dicen que Ciro un tumor que aún no se había siquiera diagnosticado.
      Pero Jesús… no multiplicó los panes y peces.

      Solo diré una cosa
      Viva Cristo Rey

      1. Se ciñe al tema, dice. Usted no se ciñe a los temas jamás. Ya sabemos por qué esta excepción. Y usted también lo sabe. Pero como sigue insistiendo, responda: ¿Acaso la negación del milagro de los panes y los peces la ha realizado un canal de EE.UU.?

  3. Tiene razón Carlo María Viganó. El CVII, que se nos vendió para tragarlo sin mayores matices como un concilio pastoral, y no doctrinal, ha sido elevado a un SUPER DOGMA, no solo por Bergoglio, de modo que quien disiente, de un modo u otro, es perseguido, apartado y aparcado. Insisto, Bergoglio no es la causa, es la consecuencia de un mal que se llama Modernismo y que no fue suficientemente atajado por JPII ni BXVI porque ellos mismos, si bien en mucha menor medida, pecaban de ello, como ya nos advirtió el gran teólogo de verdad Antonio Livi, quien tuvo que abandonar el Opus Dei ante la patente deriva de la prelatura. No nos olvidemos: JPII y BXVI son los que nos han traído a Bergoglio, que no ha caído del cielo como un asteroide, sino que es el fruto maduro de una mala y abundante siembra.

    1. Ni Juan Pablo II ni Benedicto XVI, tienen nada que ver con este Papado, justamente sembraron, escribieron e hicieron todo lo contrario.
      Ya está bién de ensuciar a todo el mundo !!!

      Un SUPER DOGMA, es algo doctrinal, no algo pastoral, y justamente si la Iglesia hubiera seguido la doctrina del Concilio Vaticano II, como lo hicieron Juan Pablo II y Benedicto XVI, ahora otro gallo nos cantaría, porque incluso los documentos que son un poco ambiguos, se hubieran interpretado de otra manera.
      » Yo, que no estoy sin la ley de Dios, pues me liga la ley de Cristo, me hice con los que están sin ley, como si estuviera sin ley, para ganar a los que estan sin ley» I cor 9,21

      1. Pero no olvides que Juan Pablo II y Benedicto XVI, sabiendo quién es Bergoglio, porque entre ellos se conocen todos, no fue expulsado, como tampoco Carlo Maria Martini, ni Martin y ni tampoco otros tantos heresiarcas.
        Y resulta que ahora, todos los papas sucesores de Pío XII, son beatificados.
        ¿Has leído alguna vez, que todos los papas del concilio de Trento hayan sido beatificados por orden de sucesión?

  4. Pero vamos a ver, ¿en qué momento exacto de la historia de la Iglesia se elevó a rango de magisterio solemne y de dogma de infabilidad papal a todas y cada una de las intervenciones, discursos u opiniones del Papa? La infabilidad papal está contemplada para un escenario muy específico y tasado. Los católicos adoramos a Cristo, no al Papa como tal, que no es sino servidor nuestro, no monarca absoluto y dueño de nuestras mentes.

  5. Creo que viene muy a cuento lo que nos cuenta Specola a propósito de Tonino Bello, del que Bergoglio, su admirador, ha aprobado las virtudes heróicas:

    Antonio Bello (1935-1993), conocido por Tonino, un controvertido obispo del sur de Italia que se ha convertido en el modelo de pastor para el Papa Francisco. Hoy contamos con un largo artículo que lo presenta como un «sacerdote de una religión distinta a la católica»: » La Iglesia del futuro debe ser débil, debe compartir la aflicción de la perplejidad, debe ser compañera del mundo, debe servir al mundo sin esperar que el mundo crea en Dios o ir a misa el domingo o vivir más acorde con el Evangelio». En 2012, la revista teológica Fides Catholica publica unas notas sobre el “Magisterio” episcopal del Siervo de Dios Mons. Antonio Bello.

    1. «Un aporte crítico, que sigue siendo muy instructivo para entender quién era realmente este cura de la calle, pero no de las iglesias. El valor que dio a la política, a la ido latría del hombre, a la bana lización de la Misa y de las cosas sagradas, a las ideas secula rizadoras y progresistas, dio lugar, por su parte, a una forma de vida completamente desconectada de la Iglesia de todos los tiempos y del sacerdocio. identidad: «Más que atacar los Dogmas individuales, Don Tonino manifiesta una“ nueva ”mentalidad para una“ nueva ”iglesia donde los Dogmas son prácticamente superfluos »

      Para Tonino la parroquia «debe ser un lugar peli groso donde se hace» la memoria sub versiva «de la Palabra de Dios» , el misionero está llamado a adaptar su propio lenguaje catequético «al vocabulario del mundo «para implementar» la fidelidad al hombre.

    2. Los textos del siervo de Dios no dejan mucho lugar a dudas: «Dios está en todas partes: está en lugares sagrados y positivos (santuarios, monasterios, Caritas …) pero también está en otros lugares orgías donde se practica el «libertinaje», turbios asuntos económicos, espectáculos obscenos, «brujería», «blasfemias», «violencia» … «. Para Paolo Maria Siano: «Opinamos que beatificar o canonizar a Mons. Antonio Bello equivale prácticamente a «canonizar» un modelo de Pastoral y pastoral muy cuestionable y heterodoxo; y también la doctrina política y sociológica de la que deriva directamente, a años luz del Evangelio.

      Bergoglio lo quiere canonizar, pero pregunto ¿qué hizo JPII con este ejemplar, además de nombrarle el 10 de agosto de 1982 obispo de las diócesis de Molfetta, Giovinazzo y Terlizzi y, el 30 de septiembre del mismo año, obispo de la Diócesis de Ruvo?

      1. La Iglesia Católica no se ha convertido, ni puede convertirse nunca, en una secta. Durante el gran auge del Arrianismo la Iglesia Católica la formaban Atanasio y sus pocos seguidores, el resto, incluido el papa, estaban en la herejía y fuera de la Iglesia Católica. Todos los que se identifican con lo que ellos mismos denominan «la Nueva Iglesia Posconciliar» y han asumido como propia la doctrina del Modernismo (compendio de todas las herejías) están fuera de la Iglesia Católica. El propio San Juan en su Libro de la Revelación describe a una de estas sectas vestida de púrpura y escarlata cabalgando a una de las bestias, lo que los Santos Padres de la Iglesia identificaron como una parte de la Iglesia adulterada.

        1. «el resto, incluido el papa, estaban en la herejía y fuera de la Iglesia Católica»
          ¿Usted se da cuenta de la barbaridad que acaba de escribir? Si era hereje no era Papa. Y le reto a que muestre las pruebas de que Liberio era un hereje. Es una calumnia gravísima. El papa Pio IX declaró en su encíclica Quartus Supra que Liberio fue desterrado por los arrianos por no condenar a San Atanasio. Y el papa San Atanasio I en su carta Dat Mihi Plurinum (muy poco después de la muerte de Liberio), habló de él como exiliado por su fe y de su santo ejemplo.
          El concilio Vaticano I declara que: «esta Sede de San Pedro siempre permanece libre de error alguno, según la divina promesa de nuestro Señor y Salvador al príncipe de sus discípulos: «Yo he rogado por ti para que tu fe no falle; y cuando hayas regresado fortalece a tus hermanos». Este carisma de una verdadera y nunca deficiente fe fue por lo tanto divinamente conferida a Pedro y sus sucesores en esta cátedra».

          1. No saque las cosas de contexto: el CVI no sólo dijo, sino que definió tal cosa explicitando cuándo un Papa no puede equivocarse: cuando define «ex cathedra», no cuando emite opiniones personales o ejerce de teólogo privado, en cuyo caso ya lo creo que puede equivocarse. Ya se ha tratado muchas veces el tema.

          2. No estoy sacando nada de contexto. Una cosa es que el Papa pueda tener errores como teólogo privado (que puede) y otra que sea un hereje. Un hereje no puede ser papa según la doctrina de la Iglesia y el sentido común: no puede ser cabeza de la Iglesia quien no pertenece a ella.

          3. «el Papa pueda tener errores como teólogo privado (que puede) y otra que sea un hereje. Un hereje no puede ser papa…»

            Eso no es del todo cierto: cuando un Papa como Juan XXII metió la pata (por decirlo finamente) con lo de la visión beatífica de los justos después de la muerte, no perdió el papado, pero la Iglesia tuvo que corregirlo en el pontificado siguiente y declarar que no enseñó el error como Papa, sino como «teólogo privado» (precisamente porque no se puede hacer pasar como magisterio una herejia por el hecho de haberla dicho un Papa). Y cuando no se pudo hacer algo similar, la Iglesia ha considerado a posteriori «anti papa» a unos cuantos, sin mayor problema. De momento, este Papa ha firmado «Amoris laetitia», en la que se contienen afirmaciones condenadas con anatema (excomunión) en los cánones dogmáticos del Concilio de Trento. A ver cómo arreglan el entuerto en el futuro.

          4. Que un hereje no puede ser papa es absolutamente cierto. El caso de Juan XXII no procede de ninguna manera:
            1. Cuando sostuvo la famosa homilía sobre la visión beatífica, esta no había sido definida aún por la Iglesia.
            2. Herejía es la negación pertinaz de una verdad de Fe. En el segundo de los famosos sermones Juan XXII dice:
            «Yo digo con Agustín, que si estoy equivocado en este punto, que alguien que sepa más me corrija. Para mí no parece de otra manera, a no ser que la Iglesia declare una definición contraria [nisi ostenderetur determinatio ecclesie contraria] o a no ser que las autoridades en sagrada escritura expresen esto de una manera más clara que la mía»

          5. «El caso de Juan XXII no procede de ninguna manera»

            Hombre, tanto como «de ninguna manera»… Que algo no esté definido «ex cathedra» no significa que cualquier cosa sea verdad. Cuando algo no es obligatorio creerlo, tampoco es obligatorio creer lo contrario (y menos sostenerlo), que seguirá siendo igual de erróneo, porque la verdad no cambia y no sea la definición ‘ex cathedra’ lo que lo hace verdadero. Dicho lo cual, de lo que ha escrito usted hasta ahora se deduce: que o bien considera que Francisco no es Papa o que la Iglesia católica ha estado siglos enseñando el error, pues los cánones dogmáticos de Trento constituyen, como todo dogma, verdades absolutas, definitivas, inmutables, infalibles, irrevocables, incuestionables y absolutamente seguras sobre las cuales no puede haber ninguna duda, y tras ser proclamados solemnemente no pueden ser derogados o negados, ni por el Papa, ni por decisión conciliar alguna.

          6. Me parece que el Papa Liberio fue torturado como el obispo Osio de Córdoba, pero de aquí a que fuera hereje…
            Existen personas que sólo opinan porque el aire es gratis.

      2. Juan Pablo II estaba rodeado de enemigos que le dictaban todo, incluido los nombramientos. Eso no quita toda responsabilidad, pero hay que entenderlo. La historia de Juan Pablo II seguramente no es la de un santo imaculado escrita por católicos que si pudieran, borrarían las tres negaciones de Pedro. Hizo lo que pudo.
        Por eso viajaba continuamente: para sacudirse el control

  6. Se convirtió en una «secta» en el momento en el que se dejó de identificar la iglesia de Cristo sólamente con la Iglesia Católica y se dió a entender que la de Cristo subsistía también fuera de la Iglesia Católica como si fuese la católica una secta más entre muchas. Para solucionar esta aberración inventaron otra aberración, el ecumenismo para reunificar las diferentes sectas de la iglesia de Cristo. Esto no es de Francisco, es de jxxiii, pvi, jpi, jpii, y de bxvi, todos culpables por igual con esa misma idea. El católico precisamente es el que rechaza todo este tinglado doctrinal, pues la iglesia triunfante del cielo no cree en nada de eso.

    1. » Yo, que no estoy sin la ley de Dios, pues me liga la ley de Cristo, me hice con los que están sin ley, como si estuviera sin ley, para ganar a los que estan sin ley» I cor 9,21

      1. Aplicas mal ese versículo, pues aquí, no se está ante paganos, sino ante apostatas. Cuando se trata de aquellos que diciendose católicos se comportan como si no lo fueran, son otros los versículos que se aplican:

        «Mas lo que ahora os escribo es que NO TENGÁIS TRATO CON NINGUNO QUE, LLAMÁNDOSE HERMANO, sea fornicario, o avaro, o idólatra, o
        maldiciente, o borracho, o ladrón; con ese tal ni siquiera toméis bocado. pues ¿qué tengo yo que juzgar a los de afuera? ¿No es a los de adentro a quienes habéis de juzgar? A los que son de afuera los juzgará Dios: “Quitad al malvado de en medio de vosotros”.
        1 Cor 5:11-13

        «Todo el que se desvía y no permanece en la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios; el que permanece en la enseñanza tiene tanto al Padre como al Hijo. Si alguno viene a vosotros y no trae esta enseñanza, no lo recibáis en casa, ni lo saludéis, pues el que lo saluda participa en sus malas obras».
        —2 Juan 1:9-11

  7. Stefano Fontana, filósofo, experto en la Doctrina Social de la Iglesia y director del Instituto Van Thuan, profundiza sobre la posición de la Iglesia Católica en el estado profundo. La certeza triste que tenemos es que la iglesia hoy es una parte integrante de un Estado profundo internacional que dirige a los gobiernos (¿y a la propia Iglesia?) para realizar el soñado gobierno mundial. Se define como el Estado Profundo, una sub consecuencia del gran proyecto de Henry Kissinger y asociados, elaborado desde finales de los años 60, llamado correctamente Nuevo Orden Mundial que hizo su debut oficial y público en 1972, inmediatamente después de 1968 y del Concilio Vaticano II, con el famoso Informe Kissinger.

    1. Este Estado profundo no es más que un intento de implantar un sistema de control organizado por lobbies dirigidos por poderes no fácilmente identificables, como ejemplo simplificador y mínimo la P2 de Gelli en Italia. Si por “casualidad” llega al poder alguien que no respeta las reglas del juego de poder acabará como Trump en 2020 o como Benedicto XVI en 2013.

  8. Muy buen articulo, solo quiero alertar sobre las » encuestas». Yo (por mi ministerio) viajo por todo el país (USA) y tengo contacto con muchos católicos de diferentes nacionalidades y estratos sociales y JAMAS he encontrado uno que niegue la Presencia Real y no crea en el infierno u otro dogma. Esas encuestas están hechas para confundir y desanimar, a no ser que la hallan hecho entre teólogos o jesuitas. Tampoco he conocido UNA SOLA PERSONA que jamás halla sido encuestada. Eso no es más que una táctica muy de liberales y comunistas. Gracias +

    1. Creer en el infierno pero vacío es no creer en el infierno y creer en la presencia real en el sentido de consustanciación como Lutero es no creer en la presencia real. Por ejemplo, Juan Pablo II y Benedicto XVI creen que Cristo descendió a los infiernos pero aclaran que tal cosa significa simplemente que murió y fue puesto en la tumba. Es que eso no es. Creen en el dogma pero cambiando su significado. Eso es trampa. Y Dios sí castiga, Frank.

      1. De Juan Pablo II sobre el infierno:
        «Así resume los datos de la fe sobre este tema el Catecismo de la Iglesia católica: «Morir en pecado mortal sin estar arrepentidos ni acoger el amor misericordioso de Dios, significa permanecer separados de él para siempre por nuestra propia y libre elección. Este estado de autoexclusión definitiva de la comunión con Dios y con los bienaventurados es lo que se designa con la palabra infierno» (n. 1033).» ( el infierno como rechazo definitivo de Dios)

        1. Sí, pero el infierno es más que eso. Es también un lugar de tormento, en donde las almas están expuestas a fuego continuo. Lo dijo el Señor y la Virgen María en su aparición en ´Fátima se lo hizo ver a los pastorcitos:

          «Nuestra Señora nos mostró un gran mar de fuego que parecía estar debajo de la tierra. Hundidos en este fuego [estaban] los demonios y almas, como si fuesen brasas transparentes y negras o bronceadas con forma humana, que flotaban en el incendio llevadas por las llamas que de ellas mismas salían, juntamente con nubes de humo, cayendo para todos los lados, semejantes al caer de las chispas en los grandes incendios, sin peso ni equilibrio, entre gritos y gemidos de dolor y desesperación, que horrorizaba y hacía temblar de pavor. Los demonios se distinguían por sus formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos, pero transparentes y negros».

          1. Y no sólo en una aparición: lo dice el Señor en numerosas ocasiones, como recogen los Santos Evangelios.

          2. Justamente Juan Pablo II, no creo que haya negado nunca nada de lo que dice La Virgen. TOTUS TUUS, lo dice todo de él.

  9. Esto se produjo en la década del 60 y OS disteis cuenta cuando vino Bergoglio. Tarde. Sin remedio. Ya la generación de ese tiempo hizo lo posible pero era un asunto decretado. Se suplantó una religión por otra, sin nuevas «revelaciones».

  10. La definición de secta, es demasiado fuerte para denominar a la Iglesia católica, ni siquiera hoy en día, con el seguidismo de los gustos y teorias del Papa en todos los asuntos que no son de Fe.
    Sería una secta, sino se pudiera pensar en Cristo como Nuestro Dios y Salvador, esto no es más que hay un grupo de pelotas, que van de mejores que Jesucristo, es decir de «buenísimos». Creo que lo que les pasa es que no tienen la suficiente vida interior, para ser santos con el tipo de santidad a la que a cada uno de nosotros nos ha llamado Cristo. Para ´El somos todos únicos. Y al Unico que hay que imitar es a EL.
    También en la jerarquia, siempre se puede dar esta tentación con el «Jefe, de decirle si Buana a todo, y asi pensar que buen amigo soy del Papa.
    Pero es verdad que este fenómeno no se dió ni con JPII, ni con BXVI

  11. La Sagrada Familia no tiene aureola y el sí. Luego la escuadra y el compas. El ojo que todo lo ve en el templo. Despues miren el lirio como si estuviera marchito. Fijense también en Jesús que parece que tiene un bulto. En la sombra el demonio. Y el sale tres veces en superlativo. O la trinidad satanica. Verdaderamente demoniaco. Ojala sea desenmascarado.

  12. EL PAPA INICIA SU VIAJE A CHIPRE Y REPITE SU HABITUAL DISCURSO CONTRA EL RIGORISMO EN LA CATEDRAL MARONITA DE NICOSIA

    Siempre con lo mismo, la rigidez, el rigorismo, cuando el problema de hoy día es el tragacionismo. Nos tragamos el aborto, la eutanasia, el suicidio asistido, el divorcio exprés, el engendro del gender, la comunión sacrílega, las parejas de hecho y de deshecho, la bendición apostólica de su santidad a los políticos ¿católicos? abortistas, etc etc

    Su discurso denota su total sometimiento a la dictadura, purísima, del pensamiento único. Si esto es un papa que venga Dios y lo vea.

  13. Francisco tiene todo el derecho del mundo a que en principio también se le reconozca la autoridad papal. Y los sectarios son los que en principio lo niegan. Una cosa es discrepar y otra renegar

    1. Ningún Papa tiene autoridad alguna para pretender enseñar nuevas «verdades», negar las que siempre se han creído, o decir cosas contrarias a la fe católica. Su cometido es conservar lo recibido y transmitirlo, confirmando en la fe, para Gloria de Dios y salvación de las almas. Sus opiniones personales son eso: opiniones, que valen tanto como las de Pepito Pérez. Y sobre lo que también son opiniones pero pretende hacerlo pasar por magisterio, enmendando la plana a todos sus predecesores y al mismo Cristo, que le juzgue Dios.

        1. Usted debería defender la verdad, en lugar de reprochar a otros que lo hagan mientras usted guarda un vergonzoso silencio (teniendo obligación de defenderla activamente como obra de misericordia hacia el prójimo).

  14. «El humo de Satanás ha entrado en la Iglesia». Ahora es un humo muy espeso, salvo que ardamos en Fe, Esperanza y Caridad, lo que nunca ha sido fácil y sólo se obtiene por Gracia de Dios, que alcanzamos pidiéndola y con las debidas disposiciones. El humo entró por el Modernismo, sí, primero humo blanco y luego negro, pero los papas no fueron modernistas. Lo tuvieron que sufrir, prevenirnos con mayor o menos acierto, y desde luego tuvieron que gobernar, siendo dificilísimo sobre quienes se ponen por encima de toda autoridad humana y divina. Se reza poco y mal y por eso el humo es cada vez más espeso, pues su origen es luciferino. Discrepo de cosas que se han escrito antes. Hoy, cuidémonos que la espesura del humo nos intoxique a todos, en nuestro caso con un radicalismo del feo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles