Sarah, sobre Traditionis Custodes: «Su objetivo no es en absoluto abolir la antigua liturgia»

Sarah Traditionis Custodes
|

(Le Figaro)- En el contexto de la crisis de los abusos sexuales cometidos por una minoría del clero, el cardenal Robert Sarah publica un libro (Pour l’éternité – Méditations sur la figure du prêtre) a contracorriente para defender la figura del sacerdote católico.

¿Qué opina de las medidas adoptadas por la Conferencia Episcopal francesa en la asamblea de Lourdes contra el delito de pedofilia cometido por una minoría de sacerdotes?

Era necesario enfrentarse a la verdad. ¿Qué hemos descubierto? En primer lugar, la extensión y profundidad del pecado. Si hay una responsabilidad institucional, esta reside en no saber llamar al mal por su nombre. Hemos demostrado una terrible falta de conciencia de la gravedad del pecado.

Cuando un sacerdote agrede a un niño, no es un accidente en su vida. Es una negación radical de su condición de sacerdote. Es un delito. Destruye la vida humana y espiritual de la víctima. Contamina el sacerdocio. Ensucia a toda la Iglesia e impide la evangelización.

El delito debe ser castigado. El pecado debe ser reparado.

¿Ha confundido la Iglesia la misericordia y la justicia con respecto a los sacerdotes incriminados?

Durante demasiado tiempo hemos confundido la misericordia y la indulgencia con el pecado. La Iglesia se ha dejado contaminar por un espíritu mundano que, con el pretexto de la comprensión subjetiva, llega a ignorar la gravedad objetiva de los hechos. El perdón solo es posible cuando se reconoce y se lamenta el mal hecho. Esto es válido tanto para los delitos de pederastia como para cualquier otro pecado.

Cuando la Iglesia no denuncia el pecado, es infiel a Cristo, fracasa en su misión. Los santos no temían utilizar palabras violentas para denunciar la gravedad de los pecados. Pero temblamos ante las palabras «castigo», «reparación», «pecado».

¿No se han olvidado del 97% de los sacerdotes de la Iglesia de Francia que no son responsables de estos abusos?

La gran mayoría de los sacerdotes han sido fieles a su sacerdocio. Su sacrificio diario es silencioso y discreto. Nadie habla de ellos. Sin embargo, son para toda la Iglesia motivo de esperanza y renovación. He escrito este libro para ellos. Decirles que no tengan miedo de vivir todo el sacerdocio, como nos lo dejó Cristo.

Pero, ¿era necesario que los obispos franceses llegaran a reconocer la «responsabilidad institucional» y «sistémica» de los abusos sexuales?

Había que decir que nuestra silenciosa ligereza ante la gravedad del pecado se había convertido en un sistema, hasta el punto de que había terminado por infiltrarse en las mentes y engendrar una forma de complicidad inconsciente, una indiferencia ante el pecado. ¡Pero también hay que subrayar que el 97% de los sacerdotes han sido fieles! Por lo tanto, no es el sacerdocio en sí mismo ni la doctrina católica sobre los sacerdotes lo que está en cuestión. Sé que algunos tienen la tentación de inventar una nueva figura del sacerdote, o incluso una nueva Iglesia. Estas tentaciones son vanas. Que algunos hayan secuestrado la paternidad o autoridad del sacerdote para convertirlo en instrumento de su perversión no significa que debamos negar que el sacerdote es padre y que tiene un oficio de gobierno en virtud de su ordenación sacramental. El pecado no es una mera debilidad psicológica ni la consecuencia necesaria de una estructura social. Sería un fracaso de nuestra responsabilidad culpar a la estructura de la Iglesia. Tengamos cuidado de no instrumentalizar el sufrimiento de las víctimas para promover una ideología.

¿Le ha faltado a la Iglesia corazón para estas víctimas?

En todo el mundo, cada día, miles de monjas y sacerdotes dan su vida para servir a los niños, desde el momento de la concepción, en las maternidades, las escuelas y los orfanatos. La Iglesia siempre se ha tomado en serio las palabras de Jesús en el Evangelio: «Lo que hicisteis a los más pequeños, a mí me lo hicisteis». Es un deber de justicia recordarlo. Al igual que es correcto decir que demasiados obispos no han tenido el valor de ejercer su papel de padres. En efecto, la paternidad del obispo consiste en escuchar y reconocer la inocencia de los niños víctimas, denunciar y castigar el pecado de los culpables. Todos nosotros, sacerdotes y laicos, necesitamos esta palabra episcopal objetiva y paternal.

¿Por qué eligió como título de su libro estas palabras: Pour l’éternité [Para la eternidad]?

Quería dirigirme a la gran mayoría de los sacerdotes. Todos aquellos cuya fidelidad diaria no aparece en los titulares. Sería injusto utilizar la desviación del 3% de ellos para cuestionar el sacerdocio en sí. Sería como si la figura del sacerdote, configurada con Cristo para la eternidad por el sacramento, fuera en sí misma nociva y portadora de una tentación de omnipotencia psicológica. Por el contrario, esta configuración espiritual compromete a los sacerdotes a vivir la radicalidad del Evangelio de manera particular.

En este contexto, ¿hablar de santidad no es apuntar demasiado alto?

Corresponde a los obispos proporcionar a los sacerdotes las condiciones concretas para que se esfuercen por alcanzar esta santidad de la que no pueden prescindir. Pero no se espera que los sacerdotes sean superhombres omniscientes o estrellas brillantes a los ojos de los hombres. Se espera que sean santos, es decir, que vivan plenamente su condición de servidores del pueblo de Dios mediante el don de los sacramentos y la fidelidad a las enseñanzas de Cristo.

En el centro del debate está también el celibato sacerdotal. Algunos lo cuestionan…

La Comisión Sauvé ha afirmado que el celibato no puede considerarse una causa de abuso sexual. Considerando a la población en general, la gran mayoría de los abusos sexuales son cometidos por hombres casados. El celibato es el signo del don de sí mismo como servidor y esposo de la Iglesia. Por otro lado, hay que adoptar medios concretos y realistas para preservarlo.

Al igual que un cónyuge preserva su fidelidad en el matrimonio evitando ocasiones equívocas, un sacerdote debe actuar siempre como tal, vistiendo un hábito reconocible. No hay vida privada para él, separada de su vida sacerdotal.

Usted se basa en textos, algunos de ellos milenarios, de santos, papas y grandes autores. ¿Qué lecciones extrae de ellos para la crisis actual?

El pecado es tan antiguo como el mundo. La Iglesia no debe tener miedo a las crisis. Los santos no temían llamar al pecado por su nombre. Así hicieron brillar la belleza y la santidad de la Iglesia. En lugar de intentar «comunicar» para hacerse popular y aceptable a los ojos del mundo, la Iglesia debería tratar de ser simplemente fiel al Evangelio y a su exigencia de conversión y santidad.

¿Y qué le dice a los fieles católicos que acaban dudando de «su» Iglesia? ¿Y de «sus» sacerdotes?

También escribí este libro para ellos. Para que puedan redescubrir quién es realmente el sacerdote. No le pidamos que haga más. Pidámosle simplemente que sea un sacerdote, configurado con Cristo. Apreciemos a los sacerdotes por lo que son, no por lo que hacen.

No pidamos a la Iglesia que tenga éxito, que sea eficiente. No es una ONG. Pidámosle la verdad del Evangelio, la belleza de la liturgia, la gracia de los sacramentos.

Mucha gente trata de enfrentarlo con el papa Francisco. ¿Cuál es exactamente la situación?

Mucha gente, incluso entre los cristianos, tiene una visión política de la Iglesia. La ven como una lucha de poder. Intentan enfrentar a los cardenales entre ellos o contra el papa. Todo esto es superficial. La realidad profunda de la Iglesia es espiritual. Más allá de todos estos gestos, yo solo busco una cosa: anunciar el Evangelio de Cristo, ser fiel a esta Iglesia a la que le ha prometido el Reino de los cielos.

Usted ha sido prefecto de la Congregación para el Culto Divino, encargado de la liturgia. ¿Qué opina de las tensiones actuales entre los fieles por el motu proprio Traditionis custodes que restringe el uso de la antigua liturgia latina? (Un motu proprio es un decreto de aplicación, decidido únicamente por el papa, en el marco del derecho canónico, nde)

Tocar la liturgia es siempre muy delicado. Es la expresión de nuestra relación íntima con Dios en la alabanza y el amor. Creo que el papa Francisco ha explicado claramente su intención en las distintas visitas ad limina de los obispos franceses y polacos. Su objetivo no es en absoluto abolir la antigua liturgia. Es consciente de que muchos jóvenes y familias están íntimamente ligados a ella. Y está atento a este instinto de fe que se expresa en el pueblo de Dios. No se trata, por tanto, de una nostalgia de personas mayores. El papa ha pedido que este texto se aplique con flexibilidad y sentido paternal. Sabe que lo que ha sido sagrado durante tantas generaciones no puede ser despreciado y desterrado de la noche a la mañana.

Por el contrario, creo que el papa espera que la liturgia actual se enriquezca con lo mejor de la liturgia antigua. También espera claramente que se celebre la antigua liturgia en el espíritu del Vaticano II, lo que es perfectamente posible. No es ni debe convertirse en un pretexto para quienes cuestionan el Concilio.

Publicado por Jean-Marie Guénois en Le Figaro

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
85 comentarios en “Sarah, sobre Traditionis Custodes: «Su objetivo no es en absoluto abolir la antigua liturgia»
  1. MENTIR ES PECADO, CARDENAL SARAH

    Un desvergonzado cardenal Robert Sarah intentó hacer creer en la página web LeFigaro.fr (el 23 de noviembre) que Traditionis custodes de Francisco “no va a suprimir en absoluto la liturgia antigua”.

    Dice que cree que durante las diversas visitas ad Limina de los obispos franceses y polacos Francisco “explicó claramente su intención”.
    Sarah fabula que Francisco “está atento” al “instinto de fe” presente en muchos jóvenes y familias que están íntimamente ligados al Rito Romano y que es “consciente de que lo que ha sido sagrado durante tantas generaciones no puede ser despreciado y desterrado de la noche a la mañana”.

    Con un sofisma inescrupuloso, Sarah llega a afirmar que Francisco espera “que la liturgia actual se enriquezca con lo mejor de la liturgia antigua”, mientras que el verdadero Francisco afirma en TC su objetivo de erradicarla.

    1. NO SE ATREVE, RESPECTO A LOS ABUSOS, A HABLAR DE HOMOSEXUALIDAD.

      Otra decepción, una vez más. Los abusos son en un 80% de naturaleza homosexual, pero Sarah no lo dice, como tampoco dice que el porcentaje de sacerdotes homosexuales es notablemente superior al de la población en general, hasta el punto de que algunos estudios lo cifran en 8 veces mayor.

      No se están aplicando, prácticamente en ninguna diócesis, las disposiciones vigentes que impiden el acceso de los homosexuales contumaces al sacerdocio y a los seminarios, pero Sarah, que debería ser clarísimo, como corresponde a una figura supuestamente ortodoxa, calla como un muerto. ¿Ignorancia? Si fuera así, sería culpable.

      DECEPCIONANTE SARAH, UNA VEZ MÁS.

      1. Vaya por Dios, ahora no te vale, porque no dice lo que a ti te gusta y eres experto: injuriar al Santo Padre, como si fueras tú y no Él la fuente de la Revelación. Siempre criticando por lo que según tú debe decir, y no dice, y por lo que dice y no lo debe decir, o lo que dice de la forma que tú no consideras. Esta conducta es la misma que Cristo reprochó a los fariseos y escribas.

        1. En el comentario al que usted contesta no sólo no hay ninguna «injuria hacia el Santo Padre» como usted afirma, sino que ni siquiera se le menciona. Por otro lado, atribuye al Papa ser la «fuente de Revelación», lo cual es una idea completamente ajena a la fe católica, que sólo reconoce dos fuentes de la Revelación y ninguna de ellas es el Papa (ningún Papa).

  2. Yo he dejado de comprar libros de Sarah. Sarah es un caballo de Troya, pues aparenta ser un regalo del Espíritu Santo, pero por dentro está infectado del error. Sus reiteradas justificaciones del Papa Francisco le convierten en cómplice de sus desviaciones. Su apoyo a Traditionis Custodes es un ejemplo de ello.
    Y en definitiva, este tipo de pastores, que actúan como quintacolumnistas, son los más peligrosos, pues con su apariencia de moderados, confunden a los sectores conservadores.

  3. SARAH ES DE LA SOCIEDAD SACERDOTAL DE LA SANTA CRUZ, INTRÍNSECAMENTE VINCULADA AL OPUS DEI. ESTÁ PADECIENDO LA MISMA, ABSOLUTAMENTE LA MISMA, DERIVA QUE EL OPUS DEI, QUE VA CAMINO DE SU EXTINCIÓN, GANADA A PULSO DESDE EL ENTIERRO DE LAS TRES CAMPANADAS.

  4. Un poco de decepción con Sarah:
    -La «responsabilidad institucional» es querer decir que la responsabilidad es de la institución, es decir, de todos. Así no es de nadie y no se llega al fondo del asunto. Pues no. Estoy hasta las narices de que pidan perdón en nuestro nombre, por cosas que no hemos hecho.
    – Con todo este tema de los abusos, mucho lamento pero hay un tema que no se toca: por qué ha sucedido, cuales son las causas.
    – TC es un ataque frontal contra la liturgia. Sí no quieres enfrentarte al Papa, mejor echar balones fuera de que no defenderlo.

    Mal.

  5. Me apena profundamente la situación del Cardenal Sarah. Siento que está haciendo un verdadero esfuerzo por mantener la fidelidad al Sucesor de Pedro a pesar de las limitaciones y los fallos evidentísimos del personaje quie encarna actualmente esa función.
    Si Sarah cree realmente lo que dice el titular es que a este hombre le ha cegado la fidelidad al Papa hasta el punto de no ser capaz de ver sus malas intenciones.
    No creo que sea conscientemente un caballo de Troya.

    1. Sarah es un hombre de una gran santidad, su aporte es muy luminoso.Sus libros, un regalo de Dios, junta y no desparrama, une, clarifica, nos eleva, quiere salvar almas, no polemizar a toda costa.

  6. Es posible que tenga usted razón. La santidad, como la heroicidad, no es exigible.

    Mucho se menciona últimamente la palabra «odio». Se trata como si fuese una opción política, o algo así.
    Tener odio es como tener miedo un sentimiento humano, a menudo subjetivo. No se puede erradicar por decreto. Y al igual, que en la pederastia, poco se va a las causas de ese odio, para poder erradicarlo.

    Es sorprendente que sembrando más misericordia que nunca se recoja semejante odio. ¿No le parece?

    Por sus frutos los conoceréis, y estaremos de acuerdo que hace mucho que en la Iglesia se ve poco fruto. Con Bergoglio, la verdad es que yo no he visto ni uno. Ni uno.

  7. Somete la verdad de los hechos y de los escritos papales tras la búsqueda de una imagen de concordia dentro de la Iglesia. No es tonto ni está ciego. Simplemente sacrifica la evidencia. Una gran equivocación

  8. Sarah, que padece papolatría, aún no se ha enterado que hay que estar con el papa, el que sea, si es que lo es, en la medida en que el papa está con la Iglesia, ni más ni menos. Con Bergoglio, si es que lo es, no hay que estar nunca, pues nunca, nunca, nunca, está con la Iglesia, una Iglesia Católica que odia y que pretende destruir para generar la nueva religión mundialista, totalmente sometida al pensamiento único, que prohibe pensar y que lleva al infierno, como viene sosteniendo y afirmando Carlo María Viganó, del que un Sarah timorato se distanció.

    Entre Sarah y Bergoglio, prefiero a Bergoglio, pues ya sé a qué atenerme. La postura de Sarah es perniciosa, pues confirmar en la Fe a medias, para contentar a Bergoglio, no es confirmar en la Fe, sino en las medias mentiras, que llevan al infierno con más rapidez que las enteras, pues las enteras se detectan con facilidad.

    1. «Todo el que no ataca sistemáticamente al Papa es papolatra?»

      Claro que no, pero todo el que defiende cualquier cosa que haga o diga el Papa, aunque sea indefendible, sí suele serlo. O, mejor dicho, más que «papólatra» sería «franciscólatra», pues los forofos de este Papa raramente lo son de los 264 Papas anteriores; sobre todo cuando defendían justamente lo contrario que éste (no se puede estar de acuerdo y defender una cosa y su contraria).

  9. Cuando se habla de bergoglio se habla de los enfrentamientos, golpes y luchas de poder y control porque pertenece a la realidad política y rastrera de la institución jerárquica. Como no pertenece a la realidad espiritual de la Iglesia, no se habla de el en ese contexto.
    Sí que va por la destrucción de la liturgia antigua, tentación a ser camaleón como el escurridizo escuerzo de Roma.

  10. No hay ningún acierto para un cristiano cuando se trata de servidores del NOM. Los servidores del Nom no son de Cristo, sino del mundo y de quien se pueden imaginar.

  11. Una vez más el Card. Sarah decepciona, con su compadreo con el error.
    Su sucesor en el Dicasterio de Liturgia ha dejado muy claras las intenciones de TC. Negar la evidencia es ridículo.

    1. Mucho Purgatorio te espera por el mal empleo de la lengua, y por la falta de fe.
      El de las tres campanadas decía que antes de hablar mal del Papa se cortaría la lengua y la escupiria bien lejos.

        1. Puedes preguntar a cualquier persona del Opus si lo que digo es verdad o no.
          Demuestrame lo que dices.
          Pablo VI estuvo enfermo durante los ultimos años de su vida, y Benelli fue el que hizo todo tipo de desastres.

          1. No he dicho que no sea verdad lo que afirmas. Es más, me consta que Escrivá dijo eso.
            Otra cosa es que lo cumpliera a rajatabla

        2. Toni
          Estoy intentando responder a su últmo requerimiento pero Infovaticana me pone el comentario en moderación, lo cual es garantía de que no va a salir publicado. Ignoro si se debe a que copio el enlace a un periódico o qué demonios puede ser.
          Este era el titular de la noticia a la que le remitía: »
          Una biografía desvela los serios conflictos del fundador del Opus Dei con los papas Juan XXIII y Pablo VI»

          Copie usted y pegue a ver si encuentra la noticia y, sobre todo, el libro en el que se afirman esas cosas acerca de San Josemaría

          1. Hay tambien una biografía que habla de Jesus como un liberador revolucionario marxista. Tonterias escritas hay infinitas.
            La referencia que tu citas es del «Pais». Ya me contaras qué se puede esperar de un periodico como ese. El Pais en materias religiosas no es fuente de ni de «Revelacion», ni de «revelacion». Es lo menos fiable que puedes citar.
            Hay un instituto historico de San Josemaria donde están todos sus escritos. Y no hace falta mas que ver los videos de sus viajes de catequesis que hizo durante los ultimos años de su vida donde habla siempre respetuosamente del Papa, y donde menciona entre otras cosas las palabras de Pablo VI sobre el humo de Satanas que ha entrado por las grietas de la Iglesia para animar a rezar por la Iglesia

          2. Como decía en micomentario censurado, «No es que El País sea de gran garantía para los asuntos eclesiales, pero simplemente recoge la presentación de un libro sobre «El Padre»»
            Todo eso que usted expone en defensa de San Josemaría es cierto y yo no lo he negado. Escrivá de Balaguer, en público tenía un comportamiento exquisitamente irreprochable, otra cosa son ciertos comentarios más privados de los que fueron testigos solo los de dentro, y no todos.

          3. Me parece muy bien que usted crea en la santidad de ese hombre. Yo también creo en ella a pesar de sus más que evidentes fallos. Todos los santos tuvieron pecados. Lo que nunca me gustó fue la manera de llevarse a cabo el proceso de canonización. Se excluyó a varios testigos contrarios a la causa acusandoles de querer perjudicar al Opus Dei y de enmarranar la buena fama de Escrivá. El vetar testigos contrarioshacer que todo el proceso se tambalee.

          4. Desde que Juan Pablo II simplificó los procesos, eliminando, entre otras cosas, la figura del llamado «abogado del Diablo», éstos han perdido mucho en rigor. Y desde que Francisco beatificó como mártir a un obispo simpatizante de los montoneros muerto en accidente de tráfico, francamente mi fe en ciertas causas ha decaído notablemente.
            Repito: no dudo de que San Josemaría esté gozando ya de la visión beatífica y que sea intercesor ante Dios, pero no me lo presente como un ser absolutamente impecable. Ni él ni los demás santos lo fueron

          5. Cada uno cree lo que quiere creer. Si tu quieres creer que el tal Jesus Ynfante es mas creible que los miles de personas que conocieron a San Josemaria directamente, incluyendo al Beato Alvaro del Portillo, la beata Guadalupe, etc., es tu eleccion.

            Como dice la presentación de ese libro: «El autor pertenece a la vieja tradición hispánica del más rabioso anticlericalismo. Un verdadero quema-iglesias andaluz.»

        1. Un escritor ingles decia : al entrar en la Iglesia uno se quita el sombrero no la cabeza.
          Es evidente que este papado es nauseabundo y desastroso.
          Y es cansino que por obediencia al papa nos hagamos los imbeciles y colemos mosquitos dejando entrar camellos.

    2. Muchas gracias TELÉMACO y Tertium por vuestra aportaciones, que comparto. Respecto a Toni le agradezco que me coloque en el Purgatorio, antesala del Cielo, Purgatorio del que nunca habla Bergoglio, quien nunca pide oraciones por las benditas ánimas del purgatorio. Del infierno. que negó a Scálfari, sí que habla, pero para hacerse el gracioso. Ya se le acabarán las ganas cuando se encuentre a las puertas, si no se convierte, cosa harto improbable, habida cuenta de cómo pisa el acelerador al abismo.

      1. El Papa no negó a Scalfari nada del infierno. Scalfari interpreta las cosas en su propia deformacion, como Biden con lo del aborto. Cada uno entiende lo que quiere, pero el Papa, como Jesus cuando Judas le dio un beso, no se dedica a decirle a «Judas»: eres un mentiroso por lo del beso. No hace falta ir pegando tiros a todo el que dice algo erroneo, especialmente cuando la doctrina de la Iglesia es tan clara. Si el Papa quisiera decir que el infierno no existe, habría empleado otro medio

        1. Pues se ve que a Bergoglio le encantan esas interpretaciones y deformaciones, pues le ha concedido unas cuantas entrevistas, hasta el punto de calificarlo de verdadero portavoz, y sigue en ello. Por algo será. Lo que pasa es que los papólatras, además de cometer un gravísimo pecado de idolatría, defendéis lo indefendible. La parlaría ciega y lleva al infierno.

          1. Y precisamente porque parecen encantarle no corrige a ese rojo ateo de Scalfari cuando pone en su boca palabras que un Pontífice jamás diría sin traicionar su misión.

          2. Tu ves en Scalfari a ese «rojo ateo» al que hay que echar fuego bajado del cielo, como pedían los Zebedeos. El Papa ve en Scalfari a una persona que hay que salvar, a una persona que está encontrando la fe en esta etapa ultima de su vida y necesita un apoyo. Y por supuesto que le corrige pero respetuosamente para facilitarle ese proceso de acercamiento a la fe. Le corrige, no en todo lo que necesita correccion: va por fases, va primero a lo mas importante.

          3. Por ejemplo, le dice
            – «Hay pecado, también para quien no tiene fe, cuando se va contra la conciencia» (es decir, sí, tu tambien te puedes condenar si no buscas sinceramente la verdad y actuas segun ella),
            – «Para la fe cristiana, la verdad es el amor de Dios por nosotros en Jesucristo. Por tanto, ¡la verdad es una relación! De hecho, todos nosotros captamos la verdad y la expresamos a partir de nosotros mismos: desde nuestra historia y cultura, desde la situación en que vivimos, etc. Eso no quiere decir que la verdad sea variable y subjetiva, todo lo contrario…», (hay una verdad objetiva)
            – «Dios no es una idea, por muy alta que sea, fruto del pensamiento humano. Dios es una realidad con “R” mayúscula.» (es decir, Dios no es un producto del pensamiento del hombre)

          4. Toni, parece que tiene usted ganas de polemizar innecesariamente.
            ¿Me puede indicar dónde he deseado que baje fuego del cielo sobre el autoproclamado rojo y ateo Scalfari?
            Todos los días, ofrezco el Rosario, entre otras intenciones, por la conversión de los pecadores, el retorno de los alejados y el don de la Fe para quien la ha perdido o nunca la tuvo.
            Así que, por favor, no me atribuya lo que no he dicho.

          5. Tienes razon que no has dicho lo de bajar fuego del cielo, es una exageracion por la que pido disculpas. De todas formas Santiago y Juan son dos santos, por lo que está claro que te estoy comparando con ellos en su fase inicial de seguimiento de Cristo, y como tu dices «El de las tres campanadas ponía a parir a Pablo VI», exageracion por exageracion. Hagamos el proposito de no exagerar mas.
            Y me alegra oir que rezas por la conversion de los pecadores, y te lo agradezco. Yo tambien lo hago, primero por mi conversion, que bien lo necesito

        2. No hace falta corregir algo erróneo cuando es interés de ese sujeto sembrar el error, la perplejidad, la confusión, la ambigüedad, todos signos distintivos de bergoglio, que trae la ruptura.

      2. Qué poco prudente eres, decir que el Papa nunca pide oraciones por las benditas animas del Purgatorio es falso.
        Pon en Google «oracion del Papa Francisco por los difuntos»

        1. No es lo mismo difunto que ánima del purgatorio. Los difuntos pueden estar en el Cielo, que ya no necesitan oraciones, el Purgatorio, que las necesitan todas, o el Infierno, que necesitarían también, pero son ya inútiles.

          1. A ti no te interesa buscar la verdad, te interesa tener razon.
            Una cosa es «rezar a los santos» y otra es «rezar por los difuntos», pero el que no quiere entender no entiende. Nadie reza «por los santos» pues se sabe que están en el cielo, sino «a los santos» para pedir su intercesion. El Papa habla de rezar «por los difuntos» en montones de sitios porque necesitan de nuestras oraciones, por ejemplo
            «… Que ninguno de tus hijos se pierda en el fuego eterno, donde ya no puede haber arrepentimiento…» es parte del texto de la oracion del Papa Francisco por los difuntos.
            “Rezar por los vivos y los muertos” fue la última catequesis del Papa Francisco dentro del ciclo sobre la misericordia. Tambien habla de ello en su catequesis sobre la esperanza cristiana.

        2. Las ánimas benditas del purgatorio. —Por caridad, por justicia, y por un egoísmo disculpable —¡pueden tanto delante de Dios!— tenlas muy en cuenta en tus sacrificios y en tu oración.

          Ojalá, cuando las nombres, puedas decir: «Mis buenas amigas las almas del purgatorio.»

          No, no es de Bergoglio, obviamente, sino de San Josemaría Escrivá en Camino, 571.

          1. Otras palabras de San Josemaria:
            «Hay quienes convierten su vida en una perpetua cruzada, en una constante defensa de la fe, pero a veces se obcecan, olvidando que la caridad y la prudencia deberían regir esos buenos deseos, y se hacen fanáticos. A pesar de su recta intención, el gran servicio que quieren prestar a la verdad se desnaturaliza, y acaban haciendo más mal que bien, defendiendo quizá su opinión, su amor propio, su cerrazón de ideas.
            Como el hidalgo de la Mancha, ven gigantes donde no hay más que molinos de viento; se convierten en personas malhumoradas, agrias, de celo amargo, de modales bruscos, que no encuentran nunca nada bueno, que todo lo ven negro, que tienen miedo a la legítima libertad de los hombres, que no saben sonreír»

        3. Poniendo tal frase en el buscador de internet lo primero que aparece es una página salesiana (malo, malo, pululando por todas las webs católicas un salesiano seglar que está como un cencerro) con una oración que, aunque no es del Papa, la hizo suya, y que está plagada de herejias, como que toda la humanidad se va a salvar, incluyendo los no arrepentidos de sus pecados. Para «rezar» tal cosa mejor no rezar nada, pues una oración que trata de enmendar la plana al propio Cristo ya me contará qué es y qué pretende.

  12. «El camino al infierno está pavimentado con huesos de sacerdotes y monjes, y los cráneos de los obispos son postes que iluminan el camino – San Juan Crisóstomo».

  13. El cinismo de este personaje es inadmisible: atreverse a decir que lo blanco es negro de forma descarada. Mentir y engañar es un pecado gravísimo y cuanto más alto más responsable.

    1. Señale un sólo comentario en el que alguien le haya dicho que mentir o robar sea bueno en según qué caso. No sé qué pretende sostener o refutar inventándose cosas que nadie le ha dicho.

  14. No se deberìa emplear livianamente la palabra «odio» para juzgar las crìticas… El defender o atacar doctrinas no es signo de odio, sino de simple raciocinio. Las nuevas directivas del NOM atacan con esa fea palabra para descalificar todo anàlisis negativo sobre una persona o una idea. La calificaciòn de «odiador» es la màs novedosa forma de censura, que desautoriza la razòn para emplear solamente el corazòn en el anàlisis de los temas.

    1. No se extrañe Vd, ANGELES. Echan en cara lo del «odio» porque no tienen argumentos. Como hacen otros con «fascista». Y muchas veces son los mismos los que acuden a esta trampa y emplean ambas etiquetas a diestro y siniestro. Y de Sarah confieso que soy uno de los ingenuos que esperaban algo más de él. Claro que si está en la Sta. Cruz no puede esperarse otra cosa.

  15. La credibilidad de Sarah es CERO desde ya hace mucho tiempo. Ha demostrado ser de los que nos quieren colar «barco como animal de compañía». Y es que a estas alturas de partido lo de las «hermenéuticas» ya no cuela: ya sólo vale la Verdad con la Tradición y la coherencia en obras y palabras.

    Sarah = juguete roto

    1. Sarah tiene un problema. Sabe la verdad, pero trata a los fieles como menores de edad. Así es el Opus Dei. Sólo consejos piadosos y machacar con el estribillo de no criticar al Papa. Pero internamente es otra cosa. No es más que una apariencia de fidelidad. Expertos en el doble lenguaje

  16. Me da mucha pena leer esto! Dios lo ilumine, no creo que en aras a lo que esta sucediendo en la iglesia deba darle esa fidelidad al Papa, sobre todo cuando están prohibiendo misas en todo el mundo y lo peor; declarar que la única lex orandi de la Iglesia es el Novus Ordo, contradiciendo y desautorizando a todos los pontífices precedentes de los últimos dos mil años!
    Respetuosamente creo que el Cardenal Sarah se equivoca! Dios lo Bendiga y nos ilumine a todos por esta confusión que vivimos dentro de la Iglesia!

  17. La gente de la fraternidad no tiene nada de fraternal se parecen al Kirchnerismo. Una secta que se creen dueños absolutos de la verdad. Castellani se haría un picnic intelectual con utedes. Dios les conceda la gracia de la misericordia se la cual carecen absolutamente

  18. Yo siento cariño por el Cardenal Sarah,, es bueno.
    ¿Quién ha logrado frenar con comentarios, las cosas terribles que pasan en Nuestra amada Iglesia? Nadie.
    Aquí se comenta como desahogo una situación,,pero no se resuelve esa situación,, tan sólo nos desahogamos nosotros.
    Dios,, «creo» sabe más que nosotros,, ya Él sabrá medir y juzgar cada acto en nuestras vidas. Si el Cardenal como dicen actúa mal,, sólo Dios sabrá a ciencia cierta si es así,,,
    Yo no sé,,🤷🏻‍♀️

    1. Aquí no juzgamos intenciones sino realidades, palabras pronunciadas, auténticas mentiras, auténticos pecados de los que se tendrá que confesar y reparar el daño causado.

      1. Es muy peligroso darselas de Dios. Quién te ha mandado a ti ser juez de nadie? «No juzgueis, y no sereis juzgados. Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados; y con la medida con que medís, os volverán á medir. Y ¿por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu ojo? O ¿cómo dirás á tu hermano: Espera, echaré de tu ojo la mota, y he aquí la viga en tu ojo?»

        Solo Dios sabe si alguien ha cometido «autenticos pecados».

        Lo que está claro es que tu emites autenticos juicios temerarios, Dios sabrá hasta qué punto son o no pecados esos juicios

        1. ¿Juicios temerarios? ¡Ojalá! Rectificaría gustosamente, pero muy gustosamente. El que tiene que rectificar cuanto antes y de algo muy grave, como es la mentira en una cuestión muy seria, es Sarah. Pido a Dios que lo haga, aunque no creo. Lo veo reincidente en la misma piedra.

          1. Sí, juicios temerarios, y falsedades.
            Eres incapaz de reconocer que te has equivocado en algo tan evidente como lo de rezar por los difuntos del Papa. Si no eres capaz de reconocer eso tan sencillo y poco humillante, ya me dirás que vas a rectificar en lo otro.
            La falta de caridad y prudencia de tus comentarios muestran lo lejos que estas de Dios.

          2. La Verdad no es que acerque a Dios, es que es Dios. La mentira es obra del diablo, padre de la mentira. Ya se me dirá en qué he faltado a la Verdad. La mejor caridad es la Verdad plena, sin recortes, sin fisuras, sin ahora sí, ahora no. La verdad es que Sarah ya no es lo que era, ni mucho menos.

          3. Has faltado a la Verdad cuando hablas sin Caridad, porque las dos van juntas y una no existe sin la otra.

            Faltas a la Verdad cuando piensas que solo mi modo de ver e interpretar las cosas es el unico valido, no una opinion entre muchas, que puede estar equivocada o ser mejorable; el ser incapaz de reconocer que sí, me equivoqué: en mis anteriores comentarios debería haber medido mejor mis palabras, debería haber sido mas prudente; debería buscar o mendigar menos el aplauso de los hombres (como hace ahora Catholicus buscando tu aplauso), y más el de Dios.

          4. El pensar que se puede hacer algo espiritualmente util escribiendo comentarios agudisimos, humillando a los que no piensan como yo, hablandoles sin respeto («ponte gafas, prego», «papolatra», «zopenco», «Sarah ¿porqué nos persigues?»…), sin vivir en un estado de conversion continua y de penitencia, sin hablar de cada comentario que se escribe con Jesus en la oracion, y pedirle su opinion, sin un recurso habitual al sacramento de la confesion y a la Eucaristia, sin darse cuenta de que es Dios quien mueve las almas, no uno.

          5. El criticar al Papa diga lo que diga, pues está juzgado de antemano y condenado, sin darse cuenta de que hay que rezar y mortificarse por el, y así entre otras cosas veremos lo que hay de deforme en nuestra vision de su actuacion. Porque en el juicio se nos pedirá cuenta de cuanto hemos rezado y cuanto hemos ayunado/mortificado por el, y cómo hemos vivido la prudencia en el hablar. Los pecados de la lengua no basta con confesarlos, hay que reparar el mal cometido, y esto es muy dificil sin una especial ayuda de Dios, por la imposibilidad de volver al contexto en que se cometieron.

          6. … el Señor permite a veces que nuestra alma pierda la paz para enseñarnos que existen todavía muchas raíces de soberbia que hemos de arrancar con su gracia. No es cuestión de lamentarse, sino de aprovecharse de esa nueva luz, y empezar de nuevo de la mano de la Virgen en este primer dia de la novena a la Inmaculada

  19. Puede que el 97% de los sacerdotes no hayan caído en la pederastia, pero hay otros muchos pecados que impedirían llamar fiel a un sacerdote, incluido el encubrimiento de la pederastia, pecado que en el caso de los obispos, visto lo visto, bien podría acercarse a ese porcentaje, al menos por su disposición para continuar con aquella tradición encubridora si se les hubiera presentado el caso. ¡Custodios de la tradición…!

  20. Es lamentable que diga lo que dice quien fue obligado por el propio Bergoglio a rectificar en dos ocasiones, incluso dando publicidad a la rectificación, por lo que Bergoglio lo dejó con el culo al aire, como se dice vulgar pero expresivamente. Una a propósito precisamente de la Misa ad orientem y otra a propósito de las traducciones de textos bíblicos y litúrgicos. ¿Quiere Sarah una tercera? Querer vendernos que Bergoglio no es tan demoledor como parece resulta infumable, una monumental mentira.

  21. Lo que yo me temo (y perdón si es un juicio temerario) es que el Cardenal Sarah se está haciendo la campaña para ser el próximo Papa. Primero, adoptó una postura para atraerse a los conservadores y, ahora, como se hace siempre en todas las campañas electorales, se mueve hacia el centro.

  22. Pero qué payasada de pedir «perdón» por tu juicio temerario, sota de bastos,, si ya te anda por echar fuera tu pobre veneno.
    Si según tu primero era conservador y ahora del centro,
    ¡de centro¡
    ¿ quién va a votar por un voluble?
    Y ya que te gusta inventar, inventa una antivacuna para descansar de éstas otras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles