PUBLICIDAD

El cardenal Zen acusa al prefecto para la liturgia de mentir sobre Summorum pontificum

cardenal Zen Summorum Pontificum
|

El arzobispo emérito de Hong Kong, cardenal Joseph Zen, ha entrado en la polémica creada por su colega Arthur Roche, prefecto para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en torno a las intenciones de Benedicto XVI al liberar la celebración de la Misa Tradicional. Lo ha hecho a través de su cuenta en Twitter, desde la que acusa a Roche de mentir.

Primero fue la carta dirigida al primado de Inglaterra y Gales, luego las declaraciones a TVSvizzera, el caso es que el responsable de la liturgia en la Curia Romana sigue dando que hablar en relación a su peculiar interpretación de Traditionis custodes y, especialmente, sobre las supuestas razones que movieron al Papa Benedicto XVI a promulgar hace catorce años el motu proprio que ha quedado abolido ahora, Summorum pontificum.

No es que la visión de Roche sea propiamente suya; más bien es la que se sugiere en el propio documento papal, y no es otra que el hecho de que Summorum pontificum fue un “experimento” que salió mal, un intento de integrar más plenamente en la Iglesia a los lefrebvrianos.

Son muchos los que han respondido a Roche, pero quizá el más contundente sea el postergado cardenal Zen, que entra en la polémica con este tuit: “De un amigo mío: “El Papa Benedicto dejó explícitamente claro que Summorum Pontificum tenía objetivos mucho más amplios que simplemente la reconciliación con la Sociedad Sacerdotal de San Pío X. El arzobispo Roche lo sabe pero dicen lo contrario. ¿Por qué?”.

Desgraciadamente para Roche, la versión del “amigo” del cardenal chino es fácilmente comprobable. En el libro entrevista de Peter Seewald, el autor plantea esta interpretación del motu proprio a Benedicto XVI, que responde con vehemencia: “¡Eso es absolutamente falso! Me parecía importante el hecho de que la Iglesia es una consigo misma interiormente, con su propio pasado; que lo que antes fue sagrado para ella no es hoy algo equivocado”.

Y no podemos por menos que plantearnos la misma pregunta que Zen: ¿Por qué?

Roche califica de “experimento” el Summorum pontificum de Benedicto XVI

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

12 comentarios en “El cardenal Zen acusa al prefecto para la liturgia de mentir sobre Summorum pontificum
  1. El principal responsable del engendro, con mentiras incluidas, no se llama Roche, se llama Bergoglio, pero, ignoro porqué, Zen siempre lo deja a salvo, a pesar del desaire que padeció de viajar a Roma para hablar de los pactos chinos anti católicos y no ser recibido, por ser católico, y no comunista o abortista.

    1. Zen quiere respetar la Silla de Pedro y no puede/debe decir todo lo que piensa para no escandalizar a los débiles. Creo que, mas que nunca, nos corresponde a los laicos la tarea de destapar todas estas verdades incómodas sobre la iglesia y sobre Bergo-lios

      1. Saray, estoy de acuerdo con usted.
        El pobre Cardenal Zen tiene que estar viviendo un verdadero infierno interior al no poder cantarle las cuarenta a quien está traicionando gravemente su obligación de «confirmar en la fe a los hermanos»

  2. La mentira es la principal arma de los enemigos de la Iglesia y de la humanidad.
    Traditores Custodes y los que lo justifican han mentir para robar a los fieles uno de los mayores tesoros de la Iglesia.

  3. Porque es un operador político, un activo personaje que va en pos de lo que quieren sus jefes, no de lo que es cierto o donde está la razón o el argumento correcto. Eso vale nada, sólo vale colar su estrategia para llegar al fin de su señor.

  4. «Experimento» es lo que están haciendo «ellos». Pero yo dejaré siempre a salvo al Papa remitiéndome al juicio de Dios. Ahí que cada cual aguante su palo. Comprendo muy bien al cardenal mártir Zen. Supongo que en la Curia es difícil ser mártir.

  5. Monseñor Zen tiene todo mi respeto. A la persecución que le causó el gobierno comunista chino, se le sumó el ninguneo y el desaire del Vaticano, que se negó a recibirle, mientras repartía audiencias a los más siniestros políticos abortistas y sodomitas. Mucho ha padecido monseñor, sin nunca denunciar al causante de sus desgracias. Pero Dios Altísimo está con él, pues eso no lo puede ocultar. Cuando acusa a quien yo mismo acusé de mentir, no lo hace un cualquiera como soy yo, sino un santo. Dios me libre de que alguien como monseñor me acuse a mí algún día, pues sabría que Dios mismo está en mi contra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles