PUBLICIDAD

Los escándalos de Javier Belda: «El brazo armado de Roma» que ayuda a Osoro con las fundaciones

Javier BeldaJavier Belda
|

Javier Belda llegó a la archidiócesis de Madrid por petición de Osoro a Edgar Peña Parra que es número dos de la Secretaría de Estado del Vaticano para resolver el lío de las fundaciones que salpica al propio arzobispo. 

Tras esta misión encomendada a Belda, llega como «investigador canónico», con el fin de lavar la imagen de Osoro. Este nuevo papel, hizo que Belda llegase a decir en su círculo cercano que “soy el brazo armado de Roma y la espada de la justicia del Papa”. Además de estas declaraciones, llegó a amenazar a varios miembros de algunas fundaciones con la excomunión si no respetaban sus decisiones. El propio Belda estaría siendo el principal informador para algunos medios de comunicación filtrando información relacionada con el caso de las fundaciones de la Iglesia.

Montó su despacho en la calle Serrano de Madrid. En sus tareas le ayuda el abogado Aitor Canales Santander, que sería el estratega jurídico. Otro de los casos a él encomendado por Edgar Peña Parra fue la defensa del obispo argentino, e íntimo amigo del Papa, Gustavo Zanchetta, acusado de abusos sexuales. A pesar de ello, Belda no ha podido demostrar que está inscrito en ningún Colegio Profesional de Abogados. Le pusieron una querella que admitió el juzgado número 53 por usurpación profesional. Fue imputado (citado como investigado) y este pasado mes de agosto se ha ampliado por falsedad documental.

Actualmente tiene dos expedientes abiertos en Roma, y que están bloqueados en la Secretaría de Estado por su dos máximos defensores, el propio Secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin y por su número dos, el venezolano Edgar Peña Parra.

El primer expediente llega a Roma cuando la UCAM descubre que Javier Belda ha falsificado su currículum. Es el propio presidente de la universidad, José Luis Mendoza, quién a través de un intermediario le hace llegar al Papa esta situación. Habían descubierto que Belda había falsificado todos los títulos de Roma consiguiendo firmas y certificados digitales. Este escándalo provocó que el Papa pidiera abrir un expediente para aclararlo todo, pero que lo tiene bloqueado Peña Parra. El segundo expediente que tiene abierto en la Santa Sede el sacerdote murciano, es que desde varios años, es sabido, que anda coqueteando con una mujer de Zaragoza, que después se llevó a Valencia y posteriormente a Murcia. Actualmente vive en una céntrica calle de Madrid. Según decía él “es un cura con licencia para pecar”.

Otro escándalo que sacude a Javier Belda es el supuesto robo de un incunable (todo aquel libro impreso antes del 1 de enero de 1501) a una congregación de monjas religiosas de Murcia. Al parecer, Belda se lo llevó para tasarlo y no lo devolvió. Todo apunta a que Belda lo vendió y dio 100.000 euros a las monjas por la venta de este libro. Otros datos, apuntan a que su padre, prestigioso catedrático de Historia del Arte, es uno de los jefes de la logia masónica en Murcia, al igual que su hermano Cristóbal, con quién tiene abierto negocios, algo poco propio de un sacerdote. Su hermano Cristóbal Belda Iniesta, fue nombrado el pasado mes de agosto director del Instituto de Salud Carlos III, a propuesta de la ministra de Sanidad, Carolina Darias, y de conformidad con la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant.

Actualmente Javier Belda está incardinado en la diócesis de Cartagena aunque el obispo de allí, José Manuel Lorca Planes, no le ha dado ningún encargo pastoral. También ejerce como secretario de Fusara, una de las fundaciones que se encuentra bajo investigación judicial, en la fundación Instituto San José y en la fundación Pía Autónoma de las Congregaciones Marianas y San José. Belda cuenta con el amparo en Roma del Secretario de Estado Pietro Parolin y de Edgar Peña Parra, mientras que en España lo cobijan tanto Osoro como el jesuita Germán Arana, hombre de confianza de Francisco con quien tiene línea directa. Que tenga tantos protectores, a pesar de sus escándalos, ansias de poder y de dinero, y conductas poco apropiadas, responde simplemente a una cuestión: Belda sabe tanto que si se le dejase caer y hablase, salpicaría hasta en Roma.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

21 comentarios en “Los escándalos de Javier Belda: «El brazo armado de Roma» que ayuda a Osoro con las fundaciones
  1. Dejaos de coñas: si el estrafalario Belda llegó donde llegó (es decir: hasta el mismísimo Francisco, que lo asignó a la defensa judicial de su protegido, el obispo abusador y prevaricador Zanchetta), fue porque la Iglesia consiente y alienta en seno el cabildeo de aventureros como Mendoza el de la UCAM, quien, asustado de las pifias que perpetraba por doquier su niño bonito Belda, lo arrojó de un mandoble al abismo de la negación y el olvido, como ha hecho ya con tantos.

    1. El verdadero escándalo no es solamente todo lo que ha hecho y sigue haciendo este pseudo sacerdote, mas bien es lo que realmente representa; hijo del jefe de una logia masónica. Con todo el prontuario descrito en el artículo, teniendo como benefactores y protectores al propio papa y secretario de estado vaticano, y su escandalosa forma de ascender y proceder apunta sin la mas mínima duda a miembros de la secta masonica enquistada en el Iglesia. Todo el prontuario es una radiografía del proceder de los masones, en este caso a sus anchas, sin ningún tipo de freno, con la absoluta venia papal, esto deja de incuestionable evidencia que la infestación masónica ha llegado al mas alto nivel, y eso es lo escandaloso!

      1. A Belda lo prohijó el errático Mendoza, como viene haciendo con toda clase de tipos raros para luego dejarlos caer. Y me extraña mucho lo de la relación con la masonería, porque el dueño de la UCAM conoce bien a todos sus propios y tiene una antigua obsesión con los masones como buen conspiranoico.

    1. Parece que llevara esas gafas de pega con narizota y bigote incorporado que venden en los puestos de ferias y verbenas. Se ve que le gusta ir de incógnito, porque si no, cambiaría el aspecto de inmediato. La nariz tiene menos arreglo, pero las gafas y el bigote no era necesario que clavasen el artículo de broma antes descrito.

  2. Con ese currículo hinchado de crímenes y relaciones con la masonería, le veo pronto de obispo y aún de cardenal.

    Cardenal de una iglesia con la que, efectivamente, yo NO estoy en comunión.

    Benedicto XVI está diciendo con los medios que tiene a su alcance, que él es el verdadero papa. Leer a Andrea Cionci, por favor

  3. No entiendo el escándalo generado en torno a este jeta… si durante tantos años ha estado medrando y viviendo de la mamandurria alto-clerical es únicamente porque el caldo de cultivi en que se mueve favorece, protege y exalta esta clase de spirochaetes. Si algo cabe achacar a Belda es el de haber corrido demasiado.

  4. Dios mio, cuándo terminarán todos estos esándalos?
    Pero, como todo esto es posible, sin que haya algo de muy poderoso, pero perveso, en el Vaticano, para estos DEMONIOS circulen a su antojo?

  5. Dios mio, cuándo terminarán todos estos esándalos?
    Pero, como todo esto es posible, sin que haya algo de muy poderoso, pero perveso, en el Vaticano, para estos DEMONIOS circulen a su antojo?

  6. Dios mio, cuándo terminarán todos estos esándalos?
    Pero, como todo esto es posible, sin que haya algo de muy poderoso, pero perveso, en el Vaticano, para estos DEMONIOS circulen a su antojo?

  7. Dios mio, cuándo terminarán todos estos esándalos?
    Pero, como todo esto es posible, sin que haya algo de muy poderoso, pero perveso, en el Vaticano, para estos DEMONIOS circulen a su antojo?

  8. Dios mio, cuándo terminarán todos estos esándalos?
    Pero, como todo esto es posible, sin que haya algo de muy poderoso, pero perveso, en el Vaticano, para estos DEMONIOS circulen a su antojo?

  9. Tampoco está mal su «trayectoria docente», en la UCAM, donde otra persona tenía que estar impartiendo las clases de este farsante (y me comentaba alguna vez, «al poco de hablar con él, te das cuenta de que no sabe nada de Derecho. No ha estudiado esa Carrera»).
    Después de lo cual, parece ser que hizo la vida imposible a aquella profesora (que había estando trabajando el doble), hasta el punto de tener que dejar aquella Universidad.
    Pero el tiempo va poniendo a cada cual en su sitio, y aquella señora desarrolla impecablemente su trabajo profesional (como Dra. en Derecho, que es), y este sujeto se va haciendo famoso en las páginas de sucesos (como retratado, con un cartelito en las manos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles