El genocidio de La Vendée

una familia de bandidos
|

Hace unos días, el 2 de noviembre, se cumplieron 232 años desde que la Asamblea Nacional de Francia decretó la nacionalización de los bienes del clero, en el contexto de la Revolución francesa. Enmarcada en ese trascendental momento histórico nos encontramos una apasionante novela fundamental: ‘Una familia de bandidos’.

«Hasta la primavera de 1791 habíamos vivido muy tranquilos en Bois-Joli. La tormenta revolucionaria que ya se cernía sobre Francia había tenido hasta ahora escaso eco en el Bocage. La persecución religiosa fue la que perturbó nuestras campiñas, hasta entonces con gran paz, y la que, exasperando poco a poco a aquellas cristianas poblaciones, las obligó finalmente a empuñar las armas en defensa de su fe.»

Tras el triunfo de la toma de La Bastilla, una corriente intolerante se hizo con el control de Francia, e impuso a sangre y fuego «las luces de la Revolución», sin dudar de aplastar a su paso todo lo relacionado con el Antiguo Régimen.

En la región de Vandea (La Vendée), el decreto de la Asamblea Constituyente que obligaba a los eclesiásticos a jurar la «Constitución Civil del Clero» de 1790 no fue bien recibida, ya que, de facto, provocaba un cisma con Roma: los sacerdotes «juramentados», aquellos que acataban la Constitución, se convertían en funcionarios del Estado, mientras que los «refractarios», quienes se oponían a este cisma condenado por el Papa Pío VI, comenzaron a ser perseguidos. Algunos huyeron, y otros se mantuvieron junto a los Obispos fieles a la Iglesia de Roma, arriesgando sus vidas para permanecer al servicio de sus feligreses. En La Vendée comenzó un proceso de persecución religiosa que llevó la muerte a unas campiñas en paz hasta el momento.

La ejecución del Rey Luis XVI hizo ver a los rebeldes vandeanos que no tendrían ningún valedor ante el Nuevo Régimen, y que las armas eran su única defensa ante esta corriente totalitaria. En 1793, tras la orden de la Convención Nacional de la leva en masa, Vandea se levantó en armas, y surgió con verdadera fuerza el movimiento contrarrevolucionario. Los combatientes vandeanos eran reconocidos por el escapulario del Sagrado Corazón y por su lema «Dios, el Rey» (Dieu, Le Roi).

                Comprar aquí ‘Una familia de bandidos’                

Sin embargo, el episodio de la Guerra de Vandea no es muy conocido, y apenas es estudiado, por un motivo muy simple: la historiografía oficial ha silenciado a propósito este genocidio desde el comienzo, ya que la gravedad de los hechos deslegitima a la propia República Francesa y al régimen liberal surgido de la Revolución. Pero siempre hay espacio para la verdad, porque, aunque falsear la historia es relativamente sencillo, ésta siempre sale a la luz.

Marie de Sainte-Hérmine, única superviviente de una familia de rebeldes vandeanos, narra la trepidante historia de esta familia católica que dio su vida en el martirio al defender su Fe. Su sacrificio se convierte en una lección de fidelidad y heroísmo ante un poder muy superior. Durante mucho tiempo «Una familia de bandidos en 1793» se atribuyó al jesuita Jean Charruau, quien fue la persona autorizada por la familia para entregar el manuscrito de Marie a la imprenta, pero las recientes ediciones francesas ya han colocado a la verdadera autora en su papel merecido.

«Una familia de bandidos en 1793» comienza en la apacible vida de la campiña de Vandea, pero rápidamente da paso a la muerte que la Revolución llevó a toda Francia, pues, ante la encrucijada de renegar de sus valores y su propia esencia, o entregar la vida, los fieles franceses de Vandea no dudaron en empuñar las armas. La narración es emocionante, rápida y ágil, y hace vibrar al lector, a la vez que invita a la reflexión sobre cuestiones profundas que hoy más que nunca siguen de actualidad.

Alberto Bárcena: «Una familia de bandidos es una descripción realista del genocidio de La Vendée»

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
7 comentarios en “El genocidio de La Vendée
  1. El genocidio de la Vendee fue orquestado desde el gran oriente frances! Lo mismo ocurrió con el genocidio Armenio ejecutado por los “jovenes turcos” filial de la gran logia de Inglaterra, luego lo mismo paso en la guerra cristera Mexicana, ordenada por el presidente masón Plutarco Calles, luego pasamos a la cruzada que libró España en la guerra civil engendrada también desde las logias de España a las ordenes del gran oriente frances y la gran logia de Inglaterra, cientos de miles de muertos asesinados, miles de Iglesias quemadas, monjas violadas, miles de torturados por el hecho de ser católicos. El genocidio de la Vendee la masoneria francesa lo oculto por muchisimo tiempo, engañando y queriendo manipular la historia, hoy esto mismo vive la Iglesia desde adentro infiltrada por la masoneria que busca destruirla, empezando por la Misa Apostólica Tradicional

  2. La ejecución del Rey Luis XVI hizo ver a los rebeldes vandeanos que no tendrían ningún valedor ante el Nuevo Régimen, y que las armas eran su única defensa ante esta corriente totalitaria. En 1793, tras la orden de la Convención Nacional de la leva en masa, Vandea se levantó en armas, y surgió con verdadera fuerza el movimiento contrarrevolucionario. Los combatientes vandeanos eran reconocidos por el escapulario del Sagrado Corazón y por su lema «Dios, el Rey» (Dieu, Le Roi).

    Sin embargo, el episodio de la Guerra de Vandea no es muy conocido, y apenas es estudiado, por un motivo muy simple: la historiografía oficial ha silenciado a propósito este genocidio desde el comienzo, ya que la gravedad de los hechos deslegitima a la propia República Francesa y al régimen liberal surgido de la Revolución. Pero siempre hay espacio para la verdad, porque, aunque falsear la historia es relativamente sencillo, ésta siempre sale a la luz.

    1. Sin duda Vd sabe que en Francia no sólo se silencia el genocidio vendeano sino que también es tema tabú el de las mil atrocidades cometidas a raiz de la «liberation». Y tampoco se habla mucho de dos medidas pontificias nefastas para el catolicismo francés: el Ralliement de León XIII y la condenación de la Acción francesa de Pio XI

    2. Muy bien dicho Belzunegui. Por cierto, intuyo que tuvo usted otra recaída, porque durante muchos días ha estado ausente de la sección de comentarios. Que se mejore, y cuídese, que valoramos mucho sus aportaciones.

  3. El cardenal Marx, según REL, contagiado de covid. Con vacuna y con covid. Bergoglio no se permitirá las bromas que se permitió con Burke.

  4. 1789 no fue, como muchos enterancios proclaman, el nacimiento de la democracia, sino el acta fundacional del terror de masas como programa de gobierno. Es un hecho luctuoso y nefasto, no digno de celebración ni de alborozo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles