PUBLICIDAD

Una melodía desafinada

melodía Lutero ecumenismo
|

El ecumenismo, que se inició como un intento para reintegrar a los ‘hermanos separados’ en la unidad, parece haberse convertido en lo que el Papa ha llamado “una melodía”.

Si cada cual escucha siempre la melodía de Dios en sus vidas, ha dicho el Santo Padre, al unirse con otras voces, pueden formar una canción. “También así ocurre en el ecumenismo, tanto en Alemania como en el resto del mundo”.

La ocasión de tan poético comentario ha sido la audiencia del Papa con los participantes en la peregrinación ecuménica de la Iglesia alemana, guiados por el obispo de la Iglesia Evangélica alemana de la región central, Friedrich Kramer, bajo el lema “Mejor todos juntos” y presidida por esa estatua de Lutero que parece de chocolate y se presentó hace ya años en este pontificado.

“En el coro, nadie está solo: es importante escuchar a los demás”, afirmó el Pontífice, al manifestar que su mayor deseo es que la Iglesia pueda tener esa “disponibilidad para la escucha”, en particular, en el proceso sinodal que se acaba de emprender en todo el mundo.

El último concilio avanzó el ecumenismo, un esfuerzo que tenía y tiene toda la lógica del mundo: en un mundo crecientemente secularizado, conviene que la Iglesia, guardiana de la ortodoxia, se acerque a los ‘hermanos separados’ en busca de terreno común y en vistas a una reintegración en la verdad.

Pero ese no parece ser ya el caso. El Papa ha expresado en varias ocasiones -ha presumido, casi podríamos decir- su nula intención de ‘convertir’ a sus amigos luteranos o de otras sectas no católicas. Y la alegoría del coro y la melodía, con cada grupo cristiano aportando su propia voz, parece confirmar esta nueva estrategia ecuménica.

Solo que, como podrá confirmar cualquier musicólogo, eso es imposible. De la discordancia no puede surgir la música, sino una barahúnda infernal. Imaginen al tenor católico entonando “Ubi Petrus, ibi Ecclesia” y el bajo protestante replicando “el Papado es la prostituta del diablo”. Casan mal, necesariamente.

La verdad es inescapable. No se me oculta que hay intentos ‘pastorales’ de pasarla por alto, de evitar lo que nos separa y amañar una ‘unidad’ con lo común, pero tamaño engendro de tente mientras cobro no puede sostenerse, porque no está cimentado en la verdad.

La segunda estrategia no es tanto ocultar la verdad como diluirla, relativizarla. Pretender que, al fin, una cosa y su contraria son dos maneras de decir lo mismo, hacer como si lo que nos separa fuera meramente un malentendido, una forma de emperrarse en detalles sin importancia con grave daño de la unidad.

Una vez más, esto no es así, y ni toda la escucha atenta del mundo puede hacer que lo blanco sea negro, o que la Eucaristía sea lo que pretenden los luteranos y, al mismo tiempo, lo que profesamos los católicos.

El encuentro -y la metáfora- coinciden con el inicio de un ‘sínodo sobre la sinodalidad’ del que muchos se temen quiera ser un modo de aguar la doctrina católica para que aquí entremos todos aunque tengamos de Dios, de la Salvación y de la Fe ideas contradictorias. Es el ‘método pastoral’, que equivale a anular en la práctica lo que se profesa en la teoría. Como presagio, no puede ser más ominoso.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

20 comentarios en “Una melodía desafinada
  1. No hay más que ver cómo cunde en la pastoral con los jóvenes el uso del Taizé, que es eso mismo. Echarlos a perder para Cristo entregándolos al mundo con la flauta de Hamelín.
    Muy bueno lo del Lutero de chocolate, que es lo que también me había parecido a mí. Es más, imaginaba que un buen ferragosto romano se lo había llevado por delante. En vez de un buen bocado, como aquel Chocolate Jesus de Waits.

    1. No se esta buscando la conversión de las sectas protestantes condenadas desde sus inicios por todos los papas, la mayoria de sus lideres estan adheridos a la masonería, y todas las sectas protestantes, particularmente la luterana han ordenado y liderizan la secta obispas lesbianas, obispos sodomitas, promueven el aborto, la sodomia, la eutanasia, la pederastia, la ideología de genero en niños, y la masonería eclesial enquistada en el vaticano esta entregando a los lobos a las ovejas! Como puede haber unidad con semejante secta luterana? Lo que estamos viviendo no tiene nombre!

      Están prohibiendo lo santo y legalizando lo heretico y diabolico!

      1. Lógico es que la gran ramera la traigan los que tacharon de eso a Roma: la profecía que se autocumple. Quinientos años han tardado los tíos. Y, claro, celebrándolo están sobre la tumba de san Pedro.

  2. Ya no se trata de intentar atraer al resto de cristianos al catolicismo, que eso era el ecumenismo antes, sino de hacer un refrito con todas las «modalidades cristianas», considerándolas todas iguales. Pero los verdaderos católicos nunca admitiremos esto. Aunque lo quiera Bergoglio.

  3. Un Papa fiel debe trabajar para que una sola voz alabe a Jesucristo. Porque una es la Iglesis que Cristo fundó. Pero en cambio, las erráticas palabras de Francisco apoyan la validez de la multiplicidad de las diversas confesiones cristianas, y más aún, la multiplicidad de religiones, como «expresión de la sabia voluntad divina».

    1. Éso de que es más lo que nos une que lo que nos separa, será,, pero ésa » pequeña separacion» es vital.
      La Santa Eucaristía, por principio, ése cree mucho y peca más,,,, ¿Cómo?. No puede haber armonía, o se vienen al catolicismo ya de plano,, o se quedan en su sitio.
      Se cantará la misma canción, pero cada uno en su propio idioma. Como dice el título, se oirá muy desafinado.

      1. No es pequeña, sino enooooorme: de saber que Cristo está ahí, en el Santísimo, y que se ofrece día y noche para que nos aprovechemos de los dones de su carne y su sangre, a pensar que eso es una fábula. Como el que se come un buen filetón y el que, como Carpanta, sólo lo sueña. Pues eso, sueños de Carpanta son los de los protestantes. Peor que Carpanta, claro, que sería un pecador, porque desea comerse el filete. Estos tipos, los protestantes, están apegados a su sueño y no quieren el bistec. Pues que se mueran de hambre, qué le vamos a hacer. El que es espabilado encuentra la puerta de la Iglesia siempre abierta para comer de veras.

        1. Lo que se omite es que el coro tiene un solo director ya que la obra a ejecutar requiere más de fidelidad a la partitura y ello se logra con menos charla y más atención al conductor

  4. Pues me C*** en Lutero y en su P*** madre. Y ya, de paso, en quienes le apoyen, jaleen o rían las gracias, mas bien desgracias. Sean quienes sean.

  5. Dejémonos de jeribeques: el objetivo de Francisco y su camarilla no es armonizar a nada ni a nadie, sino únicamente descomponer y diluir la religión católica por ser la única verdadera.

  6. Y hay en el grupo de la foto, alguien que (parece) mujer.
    Que (parece) un sacerdote más.
    Estas canciones son peligrosas,,
    Deberían los católicos taparse las orejas como el héroe que no quiso oír el canto de las sirenas.
    Espero no equivocarme que era Ulises. Las sirenas que canten, que su santidad no las oiga.

  7. ¿Hay algún ecumenismo bueno? Me temo que no, a la vista de los resultados después de tanto ecumenismo ecumaníaco o menos: la protestantización de la Iglesia Católica y el alejamiento del catolicismo de todos los que debían acercarse, sin perjuicio de conversiones individuales que están sufriendo lo indecible al comprobar que la Iglesia está realizando el camino inverso al de ellos.

  8. Estimados para unir en este caso debe haber un regreso sobre el tema de la Transubstanciación, la Misa y los Sacramentos, caso contrario la unidad no existirá y quedarán coincidencias de modas y colores, desde el Vaticano II hay una comisión de estudio entre la Iglesia y los luteranos que nunca superó la largada y así seguiremos sin la conversión que se requiere, otro intento repetido y repetido y van….

  9. Aunque mantengo el mismo criterio sobre Lutero y el protestantismo que el resto de los comentaristas, no deja de ser curioso, si se ve con cierta distancia y frialdad, que los luteranos peregrinen a Roma para encontrarse con el Papa.
    Puede que Dios escriba derecho con reglones torcidos y saque bienes de los males, también en esta ocasión. De hecho, el número de conversiones de anglicanos al catolicismo va en aumento y ya es apreciable.
    Del resto de confesiones protestantes también hay bastantes conversiones al catolicismo. De hecho, en internet hay una lista de 239 protestantes que han publicado libros explicando su conversión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles