PUBLICIDAD

Los obispos responden con respetuosa resistencia a Traditionis custodes

Obispos Traditionis Custodes
|

Su Santidad no puede estar muy satisfecho con la respuesta generalizada a su sorpresivo motu proprio Traditionis custodes. No me refiero a la reacción dolorida y a veces airada de los adeptos a la Misa Tradicional, sino a la fría acogida de una mayoría de los obispos.

El impacto de Summorum pontificum y su liberalización de la llamada Forma Extraordinaria fue, hay que reconocer, más bien marginal en el mundo católico salvo en tres países: Inglaterra, Francia y Estados Unidos. En ellos proliferaron las parroquias que ofrecen misas en el viejo rito, con un éxito creciente, sobre todo en el sector de la población que menos esperaba y al que nunca se refiere Francisco: los jóvenes.

Y es precisamente en estos países donde los obispos, en quienes ahora se deposita la facultad exclusiva de seguir permitiendo o prohibir el rito que tanto molesta a los renovadores, parecen haber optado por la cautela y la permisividad, manteniendo en la mayoría de los casos las cosas como están. Es significativo que las grandes excepciones de las que hemos informado aquí, la del obispo portorriqueño de Mayagüez, y la de la Conferencia Episcopal de Costa Rica, se refieren a lugares que no contaba con Misas Tradicionales, o en las que eran muy marginales.

No es que los obispos se hayan vuelto tradicionalistas de repente, lejos de ello. Siguen siendo los mismos vendedores de conversiones ecológicas y escuchas atentas, tan LGTB-friendly como se quiera. Es, sencillamente, que el Summorum pontificum trajo la paz litúrgica a sus diócesis y no ven razón alguna para reiniciar una guerra sin sentido. No comparten, en fin, la visión del Santo Padre sobre la peligrosidad inminente de los tradicionalistas, y prefieren la fiesta en paz.

Los franceses han dado una respuesta conjunta, llena de sutileza y buenas palabras pero inequívoca en su mensaje de fondo: Gracias, no, gracias. Estamos bien como estamos, y los ‘tradis’ representan en nuestras diócesis el elemento más vivo, con más potencial de crecimiento: no les vamos a empujar a las catacumbas.

En Estados Unidos e Inglaterra ha sido más individual, obispo por obispo, una nutrida parte de ellos anunciando de inmediato a sus fieles que, por ahora, las cosas van a seguir como hasta la fecha, con las Misas previstas. Ese “por ahora” hace temer a muchos, pero es improbable que a corto y medio plazo muchos quieran iniciar una guerra de ritos.

Algunos han sido sucintos, con meros anuncios de continuidad para tranquilizar a su rebaño. Pero otros, como el arzobispo de San Francisco Salvatore Cordileone que, haciendo honor a su apellido (corazón de león, en italiano), se ha explayado un tanto en su aviso. “La Misa es un milagro en cualquier forma: Cristo viene a nosotros, en la carne bajo la apariencia de Pan y Vino. La unidad en Cristo es lo que importa. Por tanto, la Misa Tradicional seguirá estando aquí en la Archidiócesis de San Francisco a disposición de los fieles en respuesta a sus legítimas necesidades y deseos”.

Por lo demás, las diócesis más refractarias al viejo rito tienen poco que reprimir: pese a la presunta libertad de Summorum pontificum, un obispo dispone de mil maneras para disuadir a sus sacerdotes de que oficien en la Forma Extraordinaria, de modo que en sus territorios apenas existían tales misas.

Todo esto parece indicar que el Santo Padre ha gastado un montón de pólvora en falso, llamando la atención sobre una obsesión personal que no destaca por su capacidad de diálogo o misericordia, y no ha logrado, en principio, su propósito: los obispos más deseosos de reprimir la Misa Tradicional no tienen Misas Tradicionales en sus diócesis, y los que sí la tienen, por ‘renovador’ que sea su estilo, no están por la labor de ‘hacer lío’.

En cuanto al miedo a las represalias o el deseo de promoción, parecen haberse difuminado. Quizá estén molestos con el lenguaje innecesariamente duro del motu proprio, o calculen que es mejor correr el riesgo de frustrar las intenciones del Santo Padre que quedarse sin fieles, o esperan que, al ser tantos, Francisco no pueda con todos.

Pero también haya otra posibilidad, de la que hablaremos en otra ocasión.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

15 comentarios en “Los obispos responden con respetuosa resistencia a Traditionis custodes
  1. Dice la Biblia: «El obispo sea hospitalario…moderado, enemigo de pendencias» (1 Tim 2,3), y esto es lo que hacen los buenos obispos que no quieren secundar el ataque de la «Traditionis Custodes» a la misa de siempre. En cambio no podemos decir lo mismo de Francisco, que con su actuación , genera división y enfrenamiento en la grey.

    1. De siempre no de 476 años.
      Antes han habido más ritos.
      No intente manipular con lo de la misa de siempre pues no siempre ha sido así.

      1. Claro, Miguel. San Pío V se lo sacó de la manga. Es usted un inculto y no para de demostrarlo. La reforma de San Pío V no hizo sino unificar el rito en su forma más habitual en occidente. Esto es, ya existía previamente.

        1. No se la sacó de la manga pero tampoco fue el único ni el primer rito sino una evolución de este.
          La incultura es no saber que convivían diferentes ritos eucarísticos.
          El que nos llega hasta hoy es tan sólo uno de ellos.

        2. La primera eucaristía fue la última en la última cena y en la biblia deja muy claro como fue y no fue en latín ni con tanto boato.
          Luego pasamos siglos escondidos en las catacumbas allí tampoco se celebraba la eucaristía del mismo modo que establece Trento.
          Por no hablar de los ritos eucarísticos de los etíope, asiático y otros sitios evangelizados pero que quedaron fuera de la influencia de Roma Durante siglos y desarrollaron otras eucaristías.

          1. Que haríamos sin esa sabiduría tuya y esa cultura con la cual nos instruyes cada día……voy a proponerte que te hagan Doctor de la Iglesia, junto a Santo Tomás de Aquino, el Doctor Angélico o a San Buenaventura el Doctor Seráfico, tú serás el Doctor Tontelico

  2. Estos son los mismos obispos que contestaron la encuesta papal diciendo que había que dar cerrojazo a la misa en rito extraordinario???
    No sé… pregunto

  3. En rectitud doctrinal y altura intelectual, Francisco está a años luz de Pío XI. Pero en autoritarismo se le parece bastante. Pío XI cometió un error histórico con la condena de la Acción Francesa en 1926, asunto muy dispar al litúrgico, y su autoritarismo le arrastró a una escalada de destituciones (incluso un cardenal, el eximio teólogo Billot, fue privado del capelo) y sanciones desmedidas, que llegaron hasta ¡privar de sacramentos a quienes simplemente estaban suscritos al diario «L´Action française»! Tuvo que venir Pío XII en 1939 para, en uno de los primeros actos de su pontificado, levantar esas sanciones tiránicas. Si se confirma y extiende esta respetuosa resistencia de algunos obispos y sacerdotes contra la despótica supresión de la misa tradicional, es probable que Francisco reaccione del misma modo, con destituciones y sanciones a ultranza. Al tiempo.

  4. Obispos que tendrán enemigos y otros asuntos importantes que atender, prudentemente no querrán generar antipatías entre fieles tradicionales.

  5. El motu proprio Traditionis custodeses nulo ex tunc, y por ello, inexistente. Va contra el derecho y libertad fundamental de libertad de rito, libre elección de liturgia, libertad de expresión, y además, va contra las Sagradas Escrituras y Tradición, pues el rito tridentino recoge toda la Escritura, tradición apostólica y patrística de la Iglesia.

    Fue la Misa de multitud de santos, mártires y confesores, de Papas, cardenales, obispos y presbíteros, de nuestros antepasados, fue la Misa que se oficiaba durante el Concilio Vaticano II, y ES camino de santidad durante siglos para muchas generaciones.

    El motu proprio Traditionis custodeses es inicuo, injusto e inconstitucional, junto con todos los decretos episcopales que lo implementen, es un acto perverso intrínsece malum, por ello, nulo ex tunc e inexistente, no obliga, y es lícito y válido no obedecerlo, resistirse y oponerse, porque no existe. Jesús, ayúdanos en la lucha contra el mal pastor.

  6. «En cuanto al miedo a las represalias o el deseo de promoción, parecen haberse difuminado….Pero también haya otra posibilidad, de la que hablaremos en otra ocasión».

    Esa otra razón está clara. Ya huelen a muerte y próximo cónclave.
    Este pontificado está acabado
    Mientras tanto, a encerrarse en los cuarteles de invierno y esperar la primavera, la de verdad, no la francisquista que ha derivado en el peor de los inviernos

  7. Hay que tener en cuenta una probable consecuencia a la que se exponen obispos con actitudes frente a Traditores Custodes como la de Cordileone y los que le siguieron: Ello sirve para que los entes en el poder los caractericen. Si, como se reporta, el nuevo prefecto del Culto Divino había afirmado en vísperas de que se conociera el motu proprio que ‘iban a devolverle el poder a los obispos en este punto, pero especialmente no a los obispos conservadores’, es obvio que en los sagrados palacios a los que han mantenido ‘por el momento’ el mismo status que con Summorum Pontificum, los van a catalogar como ‘conservadores’ e irán tras ellos. En cualquier caso, y si alguno de ellos está leyendo estas palabras, muchas gracias y Dios les pague.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles