PUBLICIDAD

Cuando Bergoglio se opuso a la comunión de políticos abortistas

Francisco Aparecida
|

Fue sin duda el momento del cardenal Jorge Mario Bergoglio. En mayo de 2007, seis años antes de ser elegido Pontífice de la Iglesia católica, el arzobispo de Buenos Aires, con 70 años, fue nombrado presidente de la comisión encargada de elaborar el documento final de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe.

Ya como Papa Francisco, Bergoglio cita habitualmente este documento que se conoce como Documento de Aparecida, ya que fue en ese santuario brasileño donde tuvo lugar el encuentro en el que participaron unos 300 obispos.

Por tanto, como pueden deducir, el entonces cardenal Bergoglio tuvo un peso decisivo en la elaboración de las conclusiones del encuentro, plasmadas en el citado documento, cuya enorme extensión abarca 554 puntos, algo que recuerda a los largos documentos de Francisco como Santo Padre.

¿A qué vienen estos recuerdos? Estos días, se está viviendo un intenso debate entre los prelados estadounidenses, que se encuentran celebrando su Asamblea plenaria. El centro de las fricciones lo está teniendo la cuestión de negar, o no, la comunión a los políticos que impulsen y apoyen medidas como el aborto.

El presidente del episcopado de Estados Unidos, José Horacio Gómez quiso sacar un documento a debate en la Asamblea; Ladaria, cardenal prefecto de Doctrina de la Fe, le envió una carta diciendo que se pensara bien este tema, que llegaran a un acuerdo, un consenso entre todos los obispos.

Ahora volvemos a Aparecida: “No entiendo por qué es tan difícil para los obispos estadounidenses seguir el claro ejemplo del Papa Francisco y prohibir que los políticos pro-aborto reciban la Comunión. Basta copiar esta sección del documento de Aparecida, cuyo comité de redacción estuvo encabezado por el entonces cardenal Bergoglio”, dice Catholic Sat en Twitter.

Y es que, en el documento de Aparecida, podemos leer lo siguiente en el punto 436: “Esperamos que los legisladores, gobernantes y profesionales de la salud, conscientes de la dignidad de la vida humana y del arraigo de la familia en nuestros pueblos, la defiendan y protejan de los crímenes abominables del aborto y de la eutanasia; ésta es su responsabilidad. Por ello, ante leyes y disposiciones gubernamentales que son injustas a la luz de la fe y la razón, se debe favorecer la objeción de conciencia. Debemos atenernos a la “coherencia eucarística”, es decir, ser conscientes de que no pueden recibir la sagrada comunión y al mismo tiempo actuar con hechos o palabras contra los mandamientos, en particular cuando se propician el aborto, la eutanasia y otros delitos graves contra la vida y la familia. Esta responsabilidad pesa de manera particular sobre los legisladores, gobernantes, y los profesionales de la salud”.

¿Entendemos ya cual es la postura del Papa al respecto?

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

13 comentarios en “Cuando Bergoglio se opuso a la comunión de políticos abortistas
    1. La respuesta es SÍ pueden comulgar y NO han de abjurar y arrepentirse de nada, de acuerdo con los principios de la moral poligonal de situaciones asimétricas. Biden es un amistoso globalista de la Agenda 2030 (gobierno mundial, ideología global, religión única), es el amigo a quien votan los católicos bizcochables y marionetizables, y es enemigo de Trump, al cual votaron los católicos rígidos como Viganò y demás ralea latinotrentina. En cuanto a Aparecida, es un documento que por razones de tacticidad, conveniencia y oportunidad, se aplica a los adversarios, nunca a los miembros del mismo club.

      1. Alvar, yo aplico la moral católica, de una Iglesia que es UNA, Santa, Católica y Apostólica. No diferencio entre rígidos y bizcochos.

        1. Pues, le han dado a Gómez, buen material para responder a Ladaria, ya podría Gómez, empezar por preguntar a los obispos firmantes si el documento de Aparecida, es vinculante. Los poderosos cardenales maccarrastras, pues ya se sabe, pero los demás obispos, puede que se lo replanteen y retiren la firma y estén dispuestos a debatirlo

      2. Alvar habló. Fin de la discusión. Lo que diga San Pablo y el Catecismo respecto de recibir la Comunión dignamente, al cesto de desperdicios. ¡Cómo no habrán caído en cuenta los obispos norteameicanos de consultarle a Su Eminencia Alvar!

  1. Esta clarísimo el documento de Aparecida, como esta clarísimo el tema aun sin documento. Maldito el tiempo de post-verdad que hoy se vive dondo hasta la luz se ha hecho obscura y lo negro puede ser al.mimso tiempo blanco.
    Llegaremos al.jucio donde no hay nada donde esconderse.
    Que facil podría ser la vida si se actuara con coherencia y sin miedos a fantasmas…. seguro a los «catolicos abortistas» les vale un méndigo rabano comulgar o no, como les vale madre su salvación eterna.

    1. El Cardenal Bergoglio era un genio para intentar quedar bien ante todo el mundo. Ya queda claro en su Amoris Laetitia, que hay que discernir en cada caso, lo que en realidad significa es que cada uno haga lo que le de la gana.
      Además en 2007 en el papado de BXVI, había que guardar las formas, y tocaba ser conservador.

      1. Fred me ha hecho reflexionar sobre mi opinión anterior. Es posible que me haya equivocado y que B e r g o g l i o no haya cambiado con los años, sino que ya pensara como ahora, pero antes disimulaba como hacen los «trepas chaqueteros.»

        1. Osoro y los Osoros de la vida, bajo Benedicto, pensaban y decían lo mismo que Jorge Mario entonces. Y bajo Francisco, piensan y dicen lo mismo que Jorge Mario ahora.

  2. No hay problema. Esta vida es una prueba y muchos que se toman todo a chunga por un poco más de poder y de dinero, si no se arrepienten, se darán cuenta, demasiado tarde, de que la Verdad existe, porque la tendrán delante y su luz será insoportable y correrán hacia el príncipe de la mentira, al que tanto hicieron caso ya no con su voz seductora sino con su rostro verdadero y horrible.

  3. El punto 436 del Documento de la CELAM de aplicación en Latinoamérica es justamente el que la Iglesia de USA quiere copiar para terminar con el tema como lo hizo la Conferencia Episcopal Latinoamericana, la coherencia eucarística como obligación personal del bautizado de no recibir la Eucaristía sin estar en condiciones, es un principio no negociable.
    Además en el art. 437 siguiente del Documento se recuerda otro principio no negociable «Inc. J Acompañar con cuidado, prudencia y amor compasivo, siguiendo las orientaciones del Magisterio, a las parejas que viven en situación irregular, teniendo presente que a los divorciados y vueltos a casar no les es permitido comulgar».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles