El Vaticano, al episcopado de EEUU sobre la comunión a Biden: «Lleguen a un consenso»

|

«Sería engañoso si tal declaración diera la impresión de que el aborto y la eutanasia por sí solos constituyen los únicos asuntos graves de la enseñanza moral y social católica que exigen el máximo nivel de responsabilidad por parte de los católicos».

Lo ha hecho a través de una carta –traducida por Secretum Meum Mihi– de la Congregación para la Doctrina de la Fe, firmada por el prefecto de la misma, el cardenal español Luis Francisco Ladaria, enviada en respuesta al presidente de los obispos de Estados Unidos, José Gómez, arzobispo de Los Ángeles, quien previamente le había escrito a esa congregación, el 30 de marzo.

En su misiva, Gómez informaba al Vaticano de que los obispos de Estados Unidos se estaban preparando «para abordar la situación de los católicos en cargos públicos que apoyan la legislación que permite el aborto, la eutanasia u otros males morales», recuerda Ladaria en la respuesta.

«Estamos agradecidos de que planee enviarnos el borrador de un documento sobre la dignidad para recibir la Sagrada Comunión para una revisión informal antes de su presentación al cuerpo de obispos para su votación», asegura el purpurado español.

Con respecto a la carta de 2004 del Cardenal Ratzinger al Cardenal McCarrick, en la que el futuro Papa afirmaba que en algunos casos podría denegarse la comunión, «esta Congregación respeta la estipulación del Cardenal Ratzinger de que “estos principios no estaban destinados a ser publicados”. La carta tenía la forma de una comunicación privada dirigida a los obispos».

«Durante las visitas ad limina de 2004 a las que se refiere en su carta, surgieron interrogantes en varias ocasiones sobre la recepción de la Sagrada Comunión por parte de políticos católicos que apoyaban el llamado “derecho a elegir” un aborto», dice el cardenal. Cuando se discutió la Nota Doctrinal durante estas visitas ad limina, «quedó claro que había una falta de acuerdo sobre el tema de la comunión entre los obispos».

La carta de Ratzinger «debe discutirse solo en el contexto de la Nota Doctrinal autorizada que proporciona la enseñanza del Magisterio sobre el fundamento teológico para cualquier iniciativa relacionada con la cuestión de la recepción digna de la Sagrada Comunión», indica.

Este tema resurgió durante las visitas ad limina 2019-2020 de los obispos de Estados Unidos. La Congregación aconsejó que se entablara «un diálogo entre los obispos para preservar la unidad de la conferencia episcopal ante los desacuerdos sobre este controvertido tema».

«La formulación de una política nacional se sugirió durante las visitas ad limina solo si esto ayudara a los obispos a mantener la unidad», aclara Ladaria, que añade que, «dada su naturaleza posiblemente contenciosa, podría tener el efecto contrario y convertirse en una fuente de discordia en lugar de unidad dentro del episcopado».

«Así, advertimos durante las visitas ad limina que el desarrollo efectivo de una política en esta área requiere que el diálogo se produzca en dos etapas: primero entre los propios obispos, y luego entre obispos y políticos católicos pro-elección dentro de sus jurisdicciones», recuerda el cardenal.

«La primera etapa del diálogo se llevaría a cabo entre los obispos para que pudieran acordar como Conferencia que el apoyo a la legislación pro-elección no es compatible con la enseñanza católica», señala Ladaria.

«Los obispos deben afirmar como Conferencia que “quienes se comprometen directamente en la acción legislativa tienen la «precisa obligación de oponerse» a toda ley que atente contra la vida humana” (Nota Doctrinal art. 4)», recuerda el prefecto.

«Una vez que se alcance este acuerdo, los obispos podrían pasar a implementar la segunda etapa en la que los Ordinarios locales se acercarían y entablarían un diálogo con los políticos católicos dentro de sus jurisdicciones que adopten una posición pro-elección con respecto a la legislación sobre el aborto, la eutanasia u otros males morales, como un medio para comprender la naturaleza de sus posiciones y su comprensión de la enseñanza católica», explica el purpurado en su carta.

«Una vez que se hayan llevado a cabo estas dos etapas de diálogo extenso y sereno, la Conferencia enfrentaría la difícil tarea de discernir el mejor camino a seguir para que la Iglesia en los Estados Unidos sea testigo de la grave responsabilidad moral de los funcionarios públicos católicos de proteger la vida humana en todas las etapas», escribe.

Si se decide formular una política nacional sobre la dignidad para la comunión, tal declaración debería expresar «un verdadero consenso de los obispos sobre el tema, al tiempo que observar el requisito previo de que cualquier disposición de la Conferencia en esta área respete los derechos de los Ordinarios individuales en sus diócesis y las prerrogativas de la Santa Sede».

La Congregación advierte de que cualquier declaración de la Conferencia con respecto a los líderes políticos católicos «estaría mejor enmarcada dentro del amplio contexto de dignidad para la recepción de la Sagrada Comunión por parte de todos los fieles», reflejando «su obligación de conformar sus vidas con todo el Evangelio de Jesucristo mientras se preparen para recibir el sacramento».

«Sería engañoso si tal declaración diera la impresión de que el aborto y la eutanasia por sí solos constituyen los únicos asuntos graves de la enseñanza moral y social católica que exigen el máximo nivel de responsabilidad por parte de los católicos», afirma Ladaria.

Les ofrecemos la carta completa:

CONGREGAZIONE

PER LA DOTTRINA

DELLE FEDE

Città del Vaticano, 7 de mayo de 2021

PROT. N. 3277/70 – 82755

Su Excelencia,

Gracias por su carta del 30 de marzo de 2021 informando a esta Congregación que los obispos de los Estados Unidos se están preparando para abordar la situación de los católicos en cargos públicos que apoyan la legislación que permite el aborto, la eutanasia u otros males morales. Estamos agradecidos de que planee enviarnos el borrador de un documento sobre la dignidad para recibir la Sagrada Comunión para una revisión informal antes de su presentación al cuerpo de obispos para su votación.

Con respecto a la carta de 2004 del Cardenal Ratzinger al Cardenal McCarrick, esta Congregación respeta la estipulación del Cardenal Ratzinger de que “estos principios no estaban destinados a ser publicados”. La carta tenía la forma de una comunicación privada dirigida a los obispos. En la medida en que, por lo tanto, estos principios no están publicados por la Conferencia, pueden ser de ayuda en la preparación del borrador de su documento. Cabe señalar que la Nota doctrinal de la Congregación: Sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y la conducta de los católicos en la vida política (2002) es anterior a la comunicación personal del Cardenal Ratzinger. Durante las visitas ad limina de 2004 a las que se refiere en su carta, surgieron interrogantes en varias ocasiones sobre la recepción de la Sagrada Comunión por parte de políticos católicos que apoyaban el llamado “derecho a elegir” un aborto. Cuando se discutió la Nota Doctrinal durante estas visitas ad limina, quedó claro que había una falta de acuerdo sobre el tema de la comunión entre los obispos. En ese momento, no se estaba considerando el desarrollo de una política nacional, y el Cardenal Ratzinger ofreció principios generales sobre la recepción digna de la Sagrada Comunión con el fin de ayudar a los ordinarios locales en los Estados Unidos en sus tratos con los políticos católicos pro-elección dentro de sus jurisdicciones. Por lo tanto, la comunicación del Cardenal Ratzinger debe discutirse solo en el contexto de la Nota Doctrinal autorizada que proporciona la enseñanza del Magisterio sobre el fundamento teológico para cualquier iniciativa relacionada con la cuestión de la recepción digna de la Sagrada Comunión.

Cuando este tema resurgió durante las visitas ad limina 2019-2020 de los obispos de Estados Unidos, esta Congregación aconsejó que se entable un diálogo entre los obispos para preservar la unidad de la conferencia episcopal ante los desacuerdos sobre este controvertido tema. La formulación de una política nacional se sugirió durante las visitas ad limina solo si esto ayudara a los obispos a mantener la unidad. Esta Congregación señala que tal política, dada su naturaleza posiblemente contenciosa, podría tener el efecto contrario y convertirse en una fuente de discordia en lugar de unidad dentro del episcopado y la Iglesia más grande en los Estados Unidos. Así, advertimos durante las visitas ad limina que el desarrollo efectivo de una política en esta área requiere que el diálogo se produzca en dos etapas: primero entre los propios obispos, y luego entre obispos y políticos católicos pro-elección dentro de sus jurisdicciones.

La primera etapa del diálogo se llevaría a cabo entre los obispos para que pudieran acordar como Conferencia que el apoyo a la legislación pro-elección no es compatible con la enseñanza católica. Por lo tanto, los obispos deben discutir y estar de acuerdo con la enseñanza de la Nota Doctrinal antes mencionada que afirma en el artículo 3 que “el cristiano está llamado a disentir de una concepción del pluralismo en clave de relativismo moral, nociva para la misma vida democrática, pues ésta tiene necesidad de fundamentos verdaderos y sólidos, esto es, de principios éticos que, por su naturaleza y papel fundacional de la vida social, no son ‘negociables’”. Los obispos deben afirmar como Conferencia que “quienes se comprometen directamente en la acción legislativa tienen la «precisa obligación de oponerse» a toda ley que atente contra la vida humana” (Nota Doctrinal art. 4). Una vez que se alcance este acuerdo, los obispos podrían pasar a implementar la segunda etapa en la que los Ordinarios locales se acercarían y entablarían un diálogo con los políticos católicos dentro de sus jurisdicciones que adopten una posición pro-elección con respecto a la legislación sobre el aborto, la eutanasia u otros males morales, como un medio para comprender la naturaleza de sus posiciones y su comprensión de la enseñanza católica.

Una vez que se hayan llevado a cabo estas dos etapas de diálogo extenso y sereno, la Conferencia enfrentaría la difícil tarea de discernir el mejor camino a seguir para que la Iglesia en los Estados Unidos sea testigo de la grave responsabilidad moral de los funcionarios públicos católicos de proteger la vida humana en todas las etapas. Si luego se decide formular una política nacional sobre la dignidad para la comunión, tal declaración debería expresar un verdadero consenso de los obispos sobre el tema, al tiempo que observar el requisito previo de que cualquier disposición de la Conferencia en esta área respete los derechos de los Ordinarios individuales en sus diócesis y las prerrogativas de la Santa Sede (cf. Apostolos Suos, 22 y 24). Además, la Congregación advierte que cualquier declaración de la Conferencia con respecto a los líderes políticos católicos estaría mejor enmarcada dentro del amplio contexto de dignidad para la recepción de la Sagrada Comunión por parte de todos los fieles, en lugar de solo una categoría de católicos, reflejando su obligación de conformar sus vidas con todo el Evangelio de Jesucristo mientras se preparen para recibir el sacramento (Nota doctrinal art. 4). Sería engañoso si tal declaración diera la impresión de que el aborto y la eutanasia por sí solos constituyen los únicos asuntos graves de la enseñanza moral y social católica que exigen el máximo nivel de responsabilidad por parte de los católicos.

Se debe hacer todo esfuerzo por dialogar con otras conferencias episcopales, ya que esta política está formulada tanto para aprender unos de otros como para preservar la unidad en la Iglesia Universal.

Pedimos que esta carta sea compartida con todos los obispos de los Estados Unidos.

Asegurándoles mis más calurosos saludos Pascuales y con gratitud por su servicio a la Iglesia, permanezco,

 

Sinceramente suyo en Cristo,

Luis F. Card. LADARIA, S.I.

Prefecto

 

___________________

Su Excelencia

Reverendísimo José H. GOMEZ

Arzobispo de Los Ángeles

Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos

3211 Fourth Street NE

Washington, D.C. 20017

ESTADOS UNIDOS

Traducida por Secretum Meum Mihi.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
35 comentarios en “El Vaticano, al episcopado de EEUU sobre la comunión a Biden: «Lleguen a un consenso»
    1. No es bueno buscar un consenso de mínimos, que es lo único que podrá conseguir una conferencia episcopal dividida en la cuestión de la defensa de la vida. Hace falta un pronunciamiento claro y explícito por parte de la Santa Sede y del episcopado, de prohibición de la comunión a quienes promueven leyes a favor del aborto.

    2. Lo que es engañoso es lo que hacen Francisco y Ladaria al restar importancia al tema de aborto y eutanasia. Nadie pretende decir que sean los «únicos asuntos graves», pero sí que son gravísimos, pues suponen el asesinato deliberado de millones de seres humanos cada año. El mayor genocidio en la historia merece una respuesta contundente.

    3. El hecho de tratar la comunión de promotores del aborto como «controvertido tema», demuestra la baja catadura moral de monseñor Ladaria, que debería dimitir o ser cesado.

    4. Contrariamente a lo que dice la Congregación de la Doctrina de la Fe, vale más que algunos obispos trabajen contra el aborto y la eutanasia, aunque eso genere discordia en la conferencia episcopal de EEUU, que no mantener la unidad de los obispos al precio del silencio.

      1. El aborto es un asesinato de un niño in-defenso, in-ofensivo e in-nocente (sin culpa, no daña), y la doctrina dice que es un acto intrinsece malum per semper et pro semper in omnibus locis, junto con la eutanasia, la homosexualidad y otros.

        Según Ladaria, confusamente, dice que hay que dar la comunión a Biden mientras promueve el escándalo del pecado grave del aborto, porque hay que preservar la unidad administrativa de los obispos, no la unidad en la verdad, hasta llegar a un consenso, SIN PERJUICIO de que el obispo tome motu proprio sus medidas en su Iglesia Local, la diócesis. A su vez, los obispos de Los EEUU deben de consensuar con otros obispos extranjeros. El Papa se abstiene de dar doctrina universal urgente porque no hay para tanto, pues sería dar importancia a la acción de los políticos católicos frente al aborto, y eso es limitar a la Iglesia dando relevancia sólo al aborto contra otras (migración, clima…).

        1. Muy bien dicho, ahora, me imagino que como biden está tomando medidas anti capitalistas en el asunto de las vacunas, en el vaticano tal vez consideran que esa buena obra le quita importancia al ser abortista. ¡Que desgracia de pueblo cuando el cura es loco!

    5. Francisco, jefe de campaña de todos los politicastros aborteros del planeta. Recordadlo cuando podáis abrazar a vuestros hijos pequeños o nietos.

  1. ¿Y a qué consenso hay que llegar?¿A que Joe Biden utiliza el nombre católico para ganar votos y luego promueve una agenda más anticatólica que la de Obama?¿Y ese consenso por qué no lo hubo desde el Vaticano con los muros de Trump? Se les ve el plumero

  2. Consenso?
    Votación?
    Pero esto de qué va?
    O se acepta a Jesucristo con TODO o se le rechaza. No podemos saltarnos ni una tilde de la ley.

    1. El pecado de aborto es lo más grave que puede cometerse porque es contra un inocente que no puede defenderse.
      Dios hará Justicia

    2. Ladaria está en un laberinto por indecisión grave: omite con grave responsabilidad sus deberes de defensa maternal y martirial de la Fé ante la acción social demoníaca. A los políticos católicos abortistas y eutanasistas, que estan incomulgados (sin poder comulgar en misa) y expulsados del Cuerpo de Cristo, al estar excomulgados latae sententiae non declarata por aprobar actos morales intrinsece malum, se encuentra sobre su mesa con otros excomulgados por intrinsece malum, los obispos y curas alemanes que bendicen homosexuales y dan la intercomunion, los cuales están expulsados de la Cabeza de la Iglesia.

      Es un grave problema de Francisco, porque no da doctrina urgente: excomunión total de políticos católicos abortistas y eutanasistas, curas y obispos bendecidores del género e intercomunionistas connprotestantes. De Francisco es la imputabilidad y responsabilidad finales, no defiende la unidad en la verdad, y su política va a fracasar.

  3. La realidad es más sencilla: En estos momentos, los creyentes no sabemos qué es pecado; la jerarquía no se pone de acuerdo y tiene la desvergüenza de decir unos blanco y otros negro. Desgraciadamente, lo digo por boca de San Agustín, NO tenemos pastores, sino una pandilla de vividores que han abandonado al rebaño en manos de los depredadores. Allá ellos. En realidad, yo, que soy un humilde creyente, sí que lo sé, porque conozco el Catecismo y la Moral católica, y a pesar de mis defectos y pecados, que los tengo, sigo creyendo, pero desde luego, el espectáculo es indecente, desde los pastores más cercanos al más elevado. Espero que den cuenta a Dios de su irresponsabilidad por no decir algo mucho peor. Que se vayan a hacer puñetas por el mal que están haciendo a los creyentes.

  4. Es inconcebible la pertinacia de la santa sede en marear la perdiz. Si mi mujer aborta, no se arrepiente y fomenta el aborto, ¿ me llamará el Ilmo. Sr. Obispo de mi diócesis para llegar a un consenso?

    1. Todo lo del Vaticano es un despropósito porque sólo atiende a su prestigio personal y a la política de mantener una falsa unidad en la tolerancia del mal y la mentira.

  5. Miles de vidas de inocentes en peligro y la Santa Sede apela al «consenso». Y es que apelar a Cristo debe ser secundario, por lo visto.

    Una vez más, que se elija entre Cristo y Barrabás.

  6. Osea, la «unidad ficticia» y el dios diálogo están por encima de la doctrina. De manera que, no importa que se trate de un pecado grave, el consenso de una conferencia de obispos puede autorizar lo que sea. Ahora entiendo el silencio ante el cisma y el sacrilegio alemán. ¡Qué desgracia la que nos ha tocado vivir en estos tiempos!

  7. El Vaticano se dedica a hacer política en vez de defender la fe.
    ¿Los mandamientos de Dios son por consenso o por voluntad divina?
    Cada día el Vaticano cae más bajo.

  8. Catecismo de la Iglesia católica Nª1868 «El pecado es un acto personal. Pero nosotros tenemos una responsabilidad en los pecados cometidos por otros cuando cooperamos a ellos:

    — participando directa y voluntariamente;
    — ordenándolos, aconsejándolos, alabándolos o aprobándolos;
    — no revelándolos o no impidiéndolos cuando se tiene obligación de hacerlo;
    — protegiendo a los que hacen el mal.»

  9. O sea Francisco quiere excomulgar a los mafiosos que son católicos y ponerlos en la lista negra. No tengo nada a favor de ellos, peroa estos que dan escándolo p´blico, como los políticos abortistas y los curas alemanes bendiciendo uniones homosexuales, hay que llegar a un consenso. Esto cada día está peor.

  10. Muy fuerte lo que dice esta carta; parece que la inmoralidad y el cinismo se ha impuesto en Roma. O se ha vuelto loco Ladaria. Mas bien creo que se ha dejado meter mano y se ha bajado los pantalones, porque esto no se corresponde con su nivel intelectual.

  11. Mi cultura bíblica es evidentemente muy escasa.

    No logro recordar, ni encontrar las palabras
    Consenso, ni Acuerdo en la escritura ni en la Patristica

    Trapicheo tampoco.

    Gracias a Dios no soy Obispo.

    Será por eso ?

  12. Creí que en el Vaticano habían leído lo que dijo Jesús a Pedro:
    Confirma a tus hermanos (Lucas 22,32).
    No dijo: Y diles a tus hermanos que lleguen a un acuerdo.
    Creí que en el Vaticano habían leído a San Pablo, que había dejado resuelto el asunto de la recepción de la Comunión:
    Porque quien come del pan y bebe del cáliz de Señor indignamente, se traga y bebe su propia condenación, y es culpable de delito contra el cuerpo y de la sangre del Señor (1 Corintios 11,27-29)
    Creí que en el Vaticano habían leído lo que Ramón, arriba, cita del Catecismo.
    No resultó nada de lo que creí.

  13. SER Ladaria envíales por favor a USA el texto en Ingles del Documento de Aparecida de la CELAM que dijo claramente:

    «N° 436. Esperamos que los legisladores, gobernantes y profesionales de la salud, conscientes de la dignidad de la vida humana y del arraigo de la familia en nuestros pueblos, la defiendan y protejan de los crímenes abominables del aborto y de la eutanasia; ésta es su responsabilidad.
    Por ello, ante leyes y disposiciones gubernamentales que son injustas a la luz de la fe y la razón, se debe favorecer la objeción de conciencia. Debemos atenernos a la “coherencia eucarística”, es decir, ser conscientes de que no pueden recibir la sagrada comunión y al mismo tiempo actuar con hechos o palabras contra los mandamientos, en particular cuando se propician el aborto, la eutanasia y otros delitos graves contra la vida y la familia.
    Esta responsabilidad pesa de manera particular sobre los legisladores, gobernantes, y los profesionales de la salud».

    1. Yo no entiendo como interpretáis los textos.

      Ladaria establece un camino: en primer lugar unidad de los Obispos para evitar divisiones. Luego, exponer la verdad del daño moral del aborto a los políticos pro-choice.

      En ningún momento defiende posiciones a favor del aborto o insinúa que no es asunto de extrema gravedad.

      Finalmente, reflexiona que para recibir la Eucaristía hay que elaborar un documento donde se exponga que materias son lo suficientemente graves para no hacerlo, y no limitarse sólo al aborto y la eutanasia sino que sea más extenso e incluya otros pecados graves. Y lo encuentro razonable.

      No se cual es el problema, ni porque Ladaria recibe esos insultos.

      1. Perfecto EGGE y en el interín hasta que se pongan o no de acuerdo dónde está la Eucaristía ? y si no se ponen de acuerdo -de hecho no lo están desde hace tiempo este tema no es nuevo- qué deben hacer ?.
        Es decir hasta que no se agreguen todos los pecados mortales en una lista -una especie de Torá local de USA- los que son abortistas y propugnadores de la eutanasia pueden comulgar ?.
        Si este es el proceso sinodial van a convertir a la Iglesia en un sistema Parlamentario ?.

        1. El que está en pecado mortal no puede comulgar.

          La doctrina afirma rotundamente que el aborto y la eutanasia son un crimen. Eso lo sabe cualquiera.

          Para hacer un documento donde se hable de la eucaristía y se mencionen los pecados que impedirían comulgar no basta con hablar sólo del aborto y la eutanasia. Hay otros pecados «sociales» que también son graves y deben denunciarse.

          Eso ha dicho Ladaria. Y tiene razón: que se expongan TODOS los pecados.

  14. «Sería engañoso si tal declaración diera la impresión de que el aborto y la eutanasia por sí solos constituyen los únicos asuntos graves de la enseñanza moral y social católica que exigen el máximo nivel de responsabilidad por parte de los católicos».
    ¿A vueltas con lo de «los cuatro asuntos de siempre»?

  15. Cada día es mas clara y manifiesta aquello que dijo la vidente, «Roma perderá la fe y será la sede del anticristo»
    Y aunque por consenso mayoritario se diera la formulación a favor de dar la comunión a supuestos «católicos» que apoyan la ideología de genero y del aborto este resultado sería inmoral así como contrario a las enseñanzas de Jesucristo.

    A los católicos se los puede identificar no tanto por lo que hablan sino más bien por la coherencia de sus actos con la palabra de Dios.
    No he venido a traer la paz, sino la guerra Mt. 10, 34-36

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles