PUBLICIDAD

El Papa fulmina al cardenal Sarah. “Estoy en las manos de Dios. La única roca es Cristo”

|

No ha esperado prácticamente prórroga. El Papa Francisco ha aceptado la renuncia del cardenal Robert Sarah, prefecto de la Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, con tan sólo 75 años.

“Hoy el Papa ha aceptado la renuncia a mi puesto de Prefecto de la Congregación para el Culto Divino después de mi septuagésimo quinto cumpleaños. Estoy en las manos de Dios. La única roca es Cristo. Nos veremos muy pronto en Roma y en otros lugares”, ha escrito el purpurado africano en las redes sociales.

Francisco ha tomado esta decisión sin anunciar siquiera un sucesor para el puesto en cuestión. De los prefectos de las distintas Congregaciones curiales, Sarah no es el de más edad; Beniamino Stella, por ejemplo, prefecto de la Congregación del Clero, tiene 79 años y los cardenales Versaldi y Sandri -al frente de otros dicasterios- tienen 77.

En septiembre, les avisábamos de los posibles movimientos curiales que se avecinaban, y vemos que no erramos el tiro al centrarnos en Sarah, a pesar de ser de los más jóvenes entre los que ya tenían la renuncia presentada.

Como adelantamos en exclusiva el domingo, el Vaticano ha anunciado también la aceptación de la renuncia del cardenal Angelo Comastri como Arcipreste de la Basílica de San Pedro, en su lugar si que se ha anunciado un sustituto: Mauro Gambetti, Custodio del Sagrado Convento de Asís y uno de los purpurados creados por Francisco en el último Consistorio, el pasado noviembre.

Ayúdanos a seguir trabajando, a seguir diciendo lo que nadie más dice:

88 comentarios en “El Papa fulmina al cardenal Sarah. “Estoy en las manos de Dios. La única roca es Cristo”
  1. Significativo, “estoy en las manos de Dios, la única roca es Cristo”.
    Es mejor no tener nigún puesto, y poder expresarse con más libertad. Roca, lo que se dice roca, también creo que solo Cristo.

  2. No es un acto de racismo…
    Tampoco lo es de mera persecución ideológica…
    No creo sea ni siquiera falta de educación (pues de bruto lo tiene todo el enfermo de ciática).
    Es mas bien un acto religioso… de intolerancia de la falsa iglesia, a un digno representante del purpurado de origen africano, culto, noble y fiel a Cristo!

  3. Era previsible. Son líneas diametralmente opuestas y por eso Su Santidad ha actuado con tanta celeridad. Con la caída del Cardenal Sarah desaparece uno de los últimos bastiones de la buena doctrina.

    1. Sacerdote Mariano. Con todo respeto. No exageremos: Su Santidad? Pero si de eso este señor B na tiene. Más bien, Su Santidad BENEDICTO XVI.

  4. Era de esperar. Sarah vale demasiado y Francisco no le soportaba. Es un día triste para la Iglesia. Muy triste.
    A Comastri le han dado algo más pero su sustituto, sin ser pésimo, es un pobre hombre que se limitará a hacer lo que el Papa le diga en San Pedro porque carece de personalidad. El problema grave lo tienen Culto Divino y otros dicasterios porque allí sí irá gente peligrosa como puede ser Viola, obispo de Tortona, a Culto Divino. O Cupich a Obispos. O Libanori a Clero.

    1. Es lo que siempre buscó Bergoglio y todos sus hijos: “los que estén al lado tuyo sean cero o menos que cero” No hay nada que descubrir.

  5. Acoso y derribo a los pilares, pero no podrán con la roca de Cristo. Gracias por todo Su Eminencia Ilustrísima, cardenal Sarah, buen pastor, buen siervo del Señor. Es un honor para usted el desprecio que le han manifestado. Gloria a Dios.

  6. Se deshace de los mejores, de los más preparados 6 fieles al Magisterio de la Iglesia. Y lo hace sin la más mínima delicadeza, con zafiedad, como zafio es, desgraciadamente, su pontificado. Se rodea de inútiles aduladores trepas osoros

  7. ¡¡¡¡Gracias Cardenal Sarah,siempre impecable en todo¡¡Estará con nosotros desde otro lugar queserá de mucho provecho.Nuestra Roca es Cristo y no nos abandona¡¡

  8. Se impone el estilo monocolor de Francisco.
    Aunque esto tendrá la ventaja de que el Cardenal Sarah podrá hablar con más libertad y refutar mejor los errores de Francisco.

    1. Si fuera sacerdote lo último que elegiría como nick es mi condición. Cada comentario compromete a todos, y comenta de toda clase de cosas.
      Y si no lo fuera, simular que se es también me parece mal.
      Aún así prefiero creer que no lo es, pero no sé qué creerán otros

  9. Los miedos, las suposiciones y los cálculos que expresan todos aquí es evidencia de su falta de Fe y de considerar a la Iglesia justamente como la consideran aquellos a los que condenan: una organización política más. Son lamentables!

    1. Qué has hecho hoy además de estar frente al ordenador, como todos los días?
      Debería darte vergüenza utilizar ese pseudónimo detrás del que te escondes.
      Gracias a Dios hay pocos como tú, indigno del nombre cristiano.
      No tienes siquiera temor de Dios?
      Puedes dormir sin píldoras y sin autosatisfacerte?

        1. Gracias Fred. Llama la atención que la mayoría de defensores de Francisco, en vez de argumentar se dedican al insulto y al ataque a los comentaristas.
          A quien no va de buena fe, como Pablo o Raurell, yo no les contesto, aunque rezo por su conversión.

          1. Usted tranquilo “sacerdote católico” Dedíquese a realizar rituales a la Pachamama y a besar zapatos de políticos africanos y va a ver cuántas alabanzas comienza a recibir.

          2. Cuál es tu parroquia? O al menos la provincia en la que esta para asegurar que no la piso jamás.
            Se que dirás aquí la parroquia Pues tu valentía por la defensa de los “auténticos” valores cristianos no eres capaz de hacerla frente a tu obispado pues no eres sacerdote ni católico.
            Si fueses íntegro no tendrías miedo del juicio del arzobispado.

      1. Aunque seas un troll de mierda te voy a responder yo. Tu y otros como tu, solo os atrevéis a insultar desde donde estáis escondidos. Sois gente vil y ruin que no tenéis ni media bofetada, y que os guardaríais mucho de provocar a nadie en su presencia si corrieseis el más ligero peligro. Si tuvieseis algún asomo de dignidad no volveríais a comentar nada, pero entonces no se os pagaría tampoco. Sois basura. Perdeos por el desaguadero.

    2. ¿Pero para seguir con más de lo mismo con el cuento de que se malinterpretó el concilio o para volver a la Sagrada Tradición?
      No está tan clara su postura.

      1. Pienso igual que tu, los conservadores de la hermética de la continuidad están al borde del abismo o se hacen tradicionalistas o ultraprogresistas, o sino les van a dar una patada en el cu– de ambos bandos por ni fríos ni calientes, ni Cristi ni el demonio los aguanta más.

  10. Todo aquél que sea ateo de falsos dioses como el dios Estado, el dios Tiranovirus o la Imperante diosa Medicina Fármaco-vacunista, merece muchísimo respeto de parte de quienes creemos en Dios y amamos el desafío y el contrariar a los dioses de tres al cuarto.

  11. Uds sin falsos no aceptan ningun cambio y la Iglesia se viene abajo. Van a dar gracias cuando en el futuro se vea que fue provechoso.Conservadores que no sirven para nada

    1. “LA IGLESIA NUNCA SE HA ADAPTADO A LOS TIEMPOS EN QUE HA VIVIDO,DE HABERLO HECHO HUBIERA PERECIDO CON ELLOS”.
      Venerable Fulton Sheen.
      Entendió Maria Cristina???O hay que explicárselo.Use la inteligencia que Dios le dió,y si aún asi sigue sin entenderlo ,el sentido común.

  12. ¿Cómo así que lo fulminó? Ya desde hace varios años permanecía allí sin poder ejercer como prefecto, era una mera figura decorativa, Francisco le había dejado allí impidiéndole hacer su trabajo. Si acaso le había encargado el texto de unas cinco catequésis sobre la liturgia para las audiencias generales de los miércoles. En un momento determinado lo rodeó de 26 o 27 miembros, no recuerdo el número exacto, en la congregación que eran del gusto y las sensibilidades litúrgicas de Francisco. Para publicar la carta Magnum Principium obvió a Sarah y se valió del secretario Roche, y cuando Sarah dijo algo sobre ella, publicada en este mismo portal, Francisco lo desautorizó abiertamente ordenándole, en virtud de la obediencia, que se retractara. Esa carta de desautorización a Sarah fue publicada aquí mismo en InfoVaticana. Así que el fusilamiento ya había sido hace tiempo.

    1. Gracias, Cardenal Sarah. Ha sido usted todo un referente de fidelidad a Cristo. Que Dios le bendiga y le dé muchos años para seguir enseñándonos dónde está la luz, aunque anochezca.

  13. Estimado Robert Sarah, ha sido usted una luz en medio de las tinieblas que envuelven a la iglesia y al mundo, y espero que siga siéndolo en medio de tanta oscuridad y confusión, lo necesitamos. Gracias, muchas gracias, que Dios lo bendiga.

  14. Ciertamente, como ya se ha dicho, “permanecía allí sin poder ejercer como prefecto, era una mera figura decorativa” “Francisco lo desautorizó abiertamente ordenándole, en virtud de la obediencia, que se retractara”. Seguir en el cargo, después de una carta pública como la que Francisco mandó a Sarah, sólo se hace por amor a Dios y a la Iglesia. No sé qué ganará el Papa humillando a un hombre bueno, sabio y santo.

  15. ¿Fulmina? Esto es amarillismo o ganas de crear división.

    Lo real y objetivo es informar de que el Papa “acepta la renuncia”, que es lo que ha ocurrido.

    Titular “fulmina” es faltar a la verdad o desear añadir un dramatismo interesado al hecho.

    1. Egge, respeto su opinión, pero yo considero que el titular de la noticia es muy acertado. La forma y rapidez con que se han hecho las cosas, después de la trayectoria de los últimos años, apunta a que se trata de una fulminación.

  16. Lección para los ortodoxos que piensan que, con cesiones, concesiones, rebajas, adulaciones e inciensos al dictador, van a obtener prórrogas. Unos hacen mal, muy mal, el otro lo que ya sabemos de sobra.

    1. Yo no seré de los que derramen una sola lágrima por Sarah. Hace ya mucho tiempo que me defraudó. Que el siguiente será mucho peor, no tengo ninguna duda, pues los tiempos se aceleran y hay que ultimar el desastre.

      1. Soy de tu misma opinión respecto a Sarah: es un Müller v2.0. Pleitesía incondicional al tirano, que al final le trata como a un pañuelo de usar y tirar.

        No se puede servir a dos señores……

    2. Sarah nació el 5 de junio de 1945, por lo que ha obtenido una prórroga de 8 meses, nada mal para un ortodoxo. Otros ni un día, incluso han sido destituidos, como Livieres, del Opus Dei, por cierto, de los muy pocos que plantaron cara a Bergoglio y los heterodoxos.

  17. Monseñor Sarah cumplio 75 el 15 de junio de 2020. Estuvo 8 meses mas . Recibio la renuncia el Papa Francisco y 8 meses despues se la acepto. Perfecto

    1. Ocho meses tras su cumpleaños demuestra una celeridad poco habitual, que el Papa Francisco no ha aplicado con otros cardenales como Beniamino Stella, prefecto de la Congregación del Clero, que tiene 79 años y los cardenales Versaldi y Sandri, al frente de otros dicasterios, que tienen 77 años.

  18. Con todo respeto y hombre de coraje el Cardenal, peleó hasta el fin el buen combate, cumplió su carrera y mantuvo la Fe, les suena conocido…ahora está manos de Dios, igual que antes, pero libre de cargo, felicitaciones Cardenal, rece por nosotros.

  19. Los Arrupitas tienen casi acabada su venganza.
    Sólo falta llamar a la Diosa Khali para acompañar a la Pachamama, , la fusion definitiva con los luteranos, con abundante cantidad de Obispas germánicas y que los S.J vendan inmuebles ( hay muchos mas inmuebles de Compañía que S.J. viejitos en condiciones de hacer cosas propias de los religiosos, por ejemplo ,rezar sin misericordiar.

  20. Desde el Alto Comisariado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos se ha enviado una solicitud a todos los Estados para indicar a las personas y organizaciones que se oponen a la afirmación de la ideología de género, con referencia específica al obstáculo que plantean las religiones. Un verdadero ejercicio persecutorio. Y en Europa, la ILGA, la organización LGBT más poderosa, se encarga de entregar las libretas de calificaciones a los estados para presionarlos para que impongan una legislación europea única en ideología de género. Es el nuevo totalitarismo el que avanza.

    La Misericorditis francisquita, no solo no se opone, sino que se complace.

  21. ROMA NO TIENE PAPA.

    La tesis que pretendo apoyar se resume en estas cuatro palabras. Cuando digo Roma no me refiero solo a la ciudad de la que el Papa es obispo. Digo Roma para decir mundo, para decir realidad actual.

    Aunque el Papa está físicamente allí, en realidad no está porque no es el Papa. La hay, pero no cumple su cometido de sucesor de Pedro y vicario de Cristo. Está Jorge Mario Bergoglio, no hay Pietro.

    ¿Quién es el Papa? Las definiciones, según se quiera privilegiar el aspecto histórico, teológico o pastoral, pueden ser distintas. Pero, esencialmente, el Papa es el sucesor de Pedro. ¿Y cuáles fueron las tareas asignadas por Jesús al apóstol Pedro? Por un lado, “apacienta mis ovejas” (Jn 21,17); por otra parte, “todo lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos” (Mt 16, 19).

  22. Eso es lo que debe hacer el Papa. Pero hoy no hay nadie que lleve a cabo esta tarea. “Y tú, una vez convertido, confirma a tus hermanos en la fe” (Lc 22, 32). Eso le dice Jesús a Pedro. Pero hoy Pedro no alimenta a sus ovejas y no las confirma en la fe. ¿Por qué? Alguien responde: porque Bergoglio no habla de Dios, sino solo de migrantes, ecología, economía, cuestiones sociales. En realidad, Bergoglio también habla de Dios, pero de toda su predicación surge un Dios que no es el Dios de la Biblia, sino un Dios adulterado, un Dios, diría yo debilitado o, mejor aún, adaptado. ¿A qué? Al hombre y su pretensión de estar justificado al vivir como si el pecado no existiera.

    Bergoglio ciertamente ha colocado las cuestiones sociales en el centro de su enseñanza y, con excepciones ocasionales, parece presa de las mismas obsesiones que la cultura dominada por lo políticamente correcto, pero creo que esta no es la razón profunda por la que Roma no tiene papa.

  23. Incluso si queremos privilegiar las cuestiones sociales, todavía podemos tener una perspectiva auténticamente cristiana y católica. La cuestión, con Bergoglio, es otra, a saber, que la perspectiva teológica está desviada. Y por una razón muy concreta: porque el Dios del que habla Bergoglio no está orientado a perdonar, sino a exculpar.

    En Amoris Laetitia leemos que “la Iglesia debe acompañar a sus hijos más frágiles con cariño y preocupación”. Lo siento, pero ese no es el caso. La Iglesia debe convertir a los pecadores.

    También en Amoris Laetitia leemos que “la Iglesia no deja de valorar los elementos constructivos en aquellas situaciones que aún no corresponden o ya no corresponden a su enseñanza sobre el matrimonio”. Lo siento, pero estas son palabras ambiguas. En situaciones que no corresponden a su enseñanza también habrá “elementos constructivos” (pero, entonces, ¿en qué sentido?)

  24. Sin embargo, la Iglesia no tiene la tarea de potenciar estos elementos, sino de convertirse al amor divino al que se adhiere observando los mandamientos.

    En Amoris laetitia también leemos que la conciencia de las personas “puede reconocer no solo que una situación no responde objetivamente a la propuesta general del Evangelio; También puede reconocer con sinceridad y honestidad lo que por el momento es la respuesta generosa que se puede ofrecer a Dios, y descubrir con cierta certeza moral que este es el don que Dios mismo pide en medio de la concreta complejidad de los límites. aunque todavía no es plenamente el objetivo ideal ”. Ambigüedad de nuevo. Primero: no hay una “propuesta general” del Evangelio a la que uno pueda adherirse más o menos. Está el Evangelio con su contenido muy preciso, están los mandamientos con su fuerza. Segundo: Dios nunca jamás podrá pedir vivir en pecado.

  25. Tercero: nadie puede pretender tener “cierta seguridad moral” sobre lo que Dios “exige en medio de la concreta complejidad de los límites”. Estas expresiones humeantes tienen un solo significado: legitimar el relativismo moral y burlarse de los mandamientos divinos.

    Este Dios se comprometió más que nada a exonerar al hombre, este Dios en busca de circunstancias atenuantes, este Dios que se abstiene de mandar y prefiere comprender, este Dios que “está cerca de nosotros como una madre que canta la canción de cuna”, este Dios que no es juez sino “cercanía”, este Dios que habla de la “fragilidad” humana y no del pecado, este Dios inclinado a la lógica del “acompañamiento pastoral” es una caricatura del Dios de la Biblia. Porque Dios, el Dios de la Biblia, es paciente, pero no descuidado; es cariñoso, pero no permisivo; es reflexivo, pero no complaciente. En una palabra, es padre en el sentido más pleno y auténtico del término.

  26. La perspectiva de Bergoglio, en cambio, parece ser la del mundo: que muchas veces no rechaza por completo la idea de Dios, pero rechaza los rasgos menos acordes con la permisividad desenfrenada. El mundo no quiere un padre verdadero, cariñoso en la medida en que también sea crítico, sino un amigo; o mejor aún, un compañero de viaje que deja que sucedan las cosas y dice “¿quién soy yo para juzgar?”.

    Otras veces he escrito que, con Bergoglio, triunfa una visión que vuelca a la real: es la visión según la cual Dios no tiene derechos, sino deberes. No tiene derecho a recibir una adoración digna, ni a que no se burlen de él. Pero tiene el deber de perdonar. Por el contrario, según este punto de vista, el hombre no tiene deberes, solo derechos. Tiene derecho a ser perdonado, pero no el deber de convertirse. Como si pudiera haber un deber de Dios de perdonar y un derecho humano a ser perdonado.

  27. Por eso Bergoglio, retratado como el Papa de la misericordia, me parece el Papa menos misericordioso que se pueda imaginar. En efecto, descuida la primera y fundamental forma de misericordia que le pertenece y sólo a él: predicar la ley divina y, al hacerlo, señalar a las criaturas humanas, desde lo alto de la autoridad suprema, el camino hacia salvación y vida eterna.

    Si Bergoglio concibió un “dios” de este tipo -que indico deliberadamente con minúsculas, ya que no es el Dios Uno y Trino al que adoramos- es porque para Bergoglio no hay culpa por la que el hombre deba pedir perdón, ni personal. ni colectiva, ni original ni actual. Pero si no hay falta, ni siquiera hay Redención; y sin la necesidad de la Redención, la Encarnación no tiene sentido y mucho menos la obra salvadora de la única Arca de salvación que es la Santa Iglesia.

  28. Uno se pregunta si ese “dios” no es más bien el simia Dei, Satanás, que nos empuja hacia la condenación justo cuando niega que los pecados y vicios con los que nos tienta puedan matar nuestra alma y condenarnos a la pérdida eterna del Bien Supremo.

    Por tanto, Roma no tiene papa. Pero si en la distopía vaticana de Guido Morselli (la novela titulada Roma sin Papa) era físicamente así, porque ese Papa imaginario se había ido a vivir a Zagarolo, hoy Roma está sin Papa de una manera mucho más profunda y radical.

    Ya siento la objeción: ¿pero cómo puedes decir que Roma no tiene Papa cuando Francisco está en todas partes? Está en la televisión y en los periódicos. Ha aparecido en las portadas de Time, Newsweek, Rolling Stones, incluso Forbes y Vanity Fair. Está en los sitios y en innumerables libros. Todo el mundo le entrevista, incluso la Gazzetta dello sport. Quizás nunca un Papa ha estado tan presente y tan popular.

  29. Respondo: todo es cierto, pero es Bergoglio, no es Pedro.

    Ciertamente, al Vicario de Cristo no le está prohibido ocuparse de las cosas del mundo, al contrario. El cristianismo es fe encarnada y el Dios de los cristianos es Dios que se hace hombre, que se hace historia, por eso el cristianismo huye de los excesos del espiritualismo. Pero una cosa es estar en el mundo y otra ser como el mundo. Al hablar como habla el mundo y al razonar como razona el mundo, Bergoglio hizo que Pedro se evaporara y se pusiera él en primer plano.

    Repito: el mundo, nuestro mundo nacido de la revolución de 1968, no quiere un padre de verdad. El mundo prefiere el mate. La enseñanza del padre, si es un verdadero padre, cansa, porque señala el camino hacia la libertad en la responsabilidad. Es mucho más conveniente tener a alguien a tu lado que solo te haga compañía, sin indicar nada. Y Bergoglio hace precisamente eso: muestra a un Dios que no es un padre, sino un compañero.

  30. No es casualidad que a la “iglesia saliente” de Bergoglio, como a todo el modernismo, le guste el verbo “acompañar”. Es una iglesia compañera de camino, que lo justifica todo (a través de un concepto distorsionado del discernimiento) y, al final, lo relativiza todo.

    La prueba está en el éxito que Bergoglio recoge entre los lejanos, que se sienten confirmados en la distancia, mientras que los cercanos, desconcertados y perplejos, no se sienten nada confirmados en la fe.

    Jesús es bastante explícito en este asunto. “Ay, cuando todos los hombres hablen bien de ti” (Lc 6, 26). “Bienaventurado eres cuando los hombres te odian y cuando te proscriben, te insultan y desprecian tu nombre como infame, por causa del Hijo del Hombre” (Lc 6, 22).

    De vez en cuando surge el rumor de que incluso Bergoglio, como Benedicto XVI, pensaría en dimitir. No creo que tenga planeado nada parecido, pero el problema es otra cosa.

  31. El problema es que Bergoglio se ha convertido en protagonista, de hecho, de un proceso de abandono de las tareas de Pedro.

    Bergoglio se ha convertido ahora en el capellán de las Naciones Unidas y creo que esta elección es de una gravedad sin precedentes. Sin embargo, aún más grave que su adhesión a la agenda de la ONU y a lo políticamente correcto es que ha dejado de hablarnos del Dios de la Biblia y que el Dios en el centro de su predicación es un Dios que excusa, no quien perdona.

    La crisis de la figura paterna y la crisis del papado van de la mano. Así como el padre, rechazado y desmantelado, se transformó en un compañero genérico desprovisto de cualquier pretensión que indique un camino, de la misma manera el Papa dejó de ser portador e intérprete de la ley divina objetiva y prefirió convertirse en un simple compañero.

  32. Así, Pedro se eva poró justo cuando más lo necesitábamos para mostrarnos a Dios como un padre integral: un padre amoroso no porque sea neutral, sino porque juzga; misericordioso no porque fuera permisivo, sino porque estaba comprometido a mostrar el camino hacia el verdadero bien; compasivo, no porque sea relativista, sino porque está an sioso por mostrar el camino de la salvación.

    Observo que el protagonismo en el que se entrega el yo francisquita no es nuevo, sino que se remonta en gran parte al nuevo enfoque conciliar, antropo céntrico, a partir del cual papas, obispos y clérigos se han colocado ante su ministerio sagrado, su voluntad a la de la Iglesia, sus propias opiniones sobre la ortodoxia católica, sus propias extra vagancias litúrgicas sobre el carácter sagrado del rito.

  33. Esta personalización del papado se ha hecho explícita desde que el Vicario de Cristo, queriendo presentarse como “uno como nosotros”, renunció al plural humilitatis con el que demostró hablar no a título personal, sino junto con todos sus predecesores y el mismoEspíritu Santo. Pensemos en ello: ese Nosotros sagrado, que hizo temblar a Pío IX al proclamar el dogma de la Inmaculada Concepción y a San Pío X al condenar el modernismo, nunca podría haber sido utilizado para sostener el culto idólatra de la pachamama, ni para formular las ambigüedades de Amoris Laetitia, o el indiferentismo de todos Hermanos.

  34. En cuanto al proceso de personalización del papado (al que el advenimiento y desarrollo de los medios de comunicación han contribuido de manera importante), conviene recordar que hubo una época en la que, al menos hasta Pío XII inclusive, a los fieles no les importaba quién era el Papa, porque en todo caso sabían que quienquiera que fuera siempre enseñaría la misma doctrina y condenaría los mismos errores. Al aplaudir al Papa aplaudieron no tanto al que estaba en el santo trono en ese momento, sino al papado, la sagrada realeza del Vicario de Cristo, la voz del Supremo Pastor, Jesucristo.

  35. Bergoglio, que no le gusta presentarse como el sucesor del príncipe de los apóstoles y, en el Anuario Pontificio, ha hecho sombra al vicario apelativo de Cristo, se aparta implícitamente de la autoridad que Nuestro Señor ha conferido a Pedro y a sus sucesores. . Y esta no es una mera cuestión canónica. Es una realidad cuyas consecuencias son muy graves para el papado.

    ¿Cuándo volverá Pedro? ¿Cuánto tiempo permanecerá Roma sin papa? Es inútil cuestionarnos. Los designios de Dios son misteriosos. Solo podemos orar al Padre Celestial diciendo: “Hágase tu voluntad, no la nuestra. Y ten piedad de nosotros, pecadores ”.

    Aldo Maria Valli. Duc in Altum.

    1. Mire lo que dijo el Cardenal Manning: “Cuando Roma haya caído en la Fe…” Basado en los padres de la Iglesia. También el libro La Parusía del Cardenal Billot.

  36. Belzunegui:

    Lo que argumentas es sedevacantismo.

    No hace falta tanto texto para adornar tu postura cismática. Y con todos tus comentarios en los diferentes chats cada vez vas clarificando más tu posición.

    Y si eres sedevacantista, pues tienes varias opciones por allí. Tu sabrás lo que haces con tu vida.

    Yo no te lo recomiendo.

    1. Otro troll.
      ¿Y qué pasa con ser sedevacantista? Otro vocablo policía que lo mismo sirve para un roto que para un descosido.
      Si estudiamos a fondo la historia de la Iglesia desde Pio XII para acá, tendremos muchos argumentos para pensar así. Sin ir más lejos, todos los cónclaves han estado manipulados, algunos hasta el punto de hacer dimitir al Papa electo mediante amenazas. Antes, esto no se sabía, al menos por el gran público. Pero poco a poco se van sabiendo cosas. Y cosas muy graves, como la entronización de Satanás en el Vaticano mediante la celebración de una misa negra a la que asistieron cardenales y obispos de muy alto rango. Estamos hablando de la época del Concilio, pero se han seguido haciendo barbaridades durante todo este tiempo. De modo que no es arriesgado suponer que la silla de Pedro está vacía.

  37. En resumen: Bergoglio ha matado a Pedro, ante la mirada silenciosa, o incluso complaciente, de casi todos los obispos y cardenales, para homologar la Iglesia Católica al pensamiento único anti católico e ir avanzando en el engendro de la nueva religión mundial.

  38. Es más un premio para Sarah. No lo digo con ironía, sino sinceramente. Ser cesado por ser fiel a tu deber para con la doctrina católica, para Dios y para tu conciencia es lo que le ocurrió a sir Tomas Moro, lord canciller de Inglaterra y santo de la Iglesia Católica. Así que, Eminencia, le doy la enhorabuena. Ha cumplido con su deber y no se ha atado a un pontificado manchado por el pecado de la idolatría, de la traición a los hermanos chinos perseguidos, complaciente con el pecado de la sodomía, perseguidor de los católicos fieles, que guardan la palabra y las tradiciones bimilenarias de la Iglesia de Cristo. Ya no está su Eminencia atado a ese reinado maléfico y pecaminoso al que le espera un terrible castigo divino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles