Tengo cura

|

Leo, aliviado, que el Santo Padre no me da por desahuciado. Hay terapias eficaces para lo mío. Lo ha dicho en una audiencia con periodistas del americano Catholic News Service, que cumple un siglo de existencia, como pueden leer en estas mismas páginas.

No sé hasta qué punto serán palabras literales de Su Santidad, pero ahí van: “La Iglesia en Estados Unidos está muy viva, muy muy viva”. Quizás haya grupos tradicionalistas, pero también los tenemos aquí en el Vaticano. Esto se cura”. Ya ven: tengo cura.

Alguna vez hemos hecho notar que Francisco alterna mensajes, de modo que cada cual puede quedarse con el que prefiera, y que a menudo se suceden como si el segundo quisiera moderar o compensar el efecto del primero. Le ahorro los ejemplos, de los que encontrará en abundancia sin salir de estas páginas. Pero en esta ocasión la dualidad parece darse en una misma audiencia, imaginamos que a poca distancia temporal uno de otro.

Observen, si no, lo que dijo a los periodistas justo antes de expresar su esperanza de que los tradicionalistas nos “curemos”: “Yo pienso de esta manera. Piensas de esa manera. Podemos discutirlo, pero con el mismo corazón. Apoyen la unidad. No favorezcan la división, porque el periodismo tiene cuatro pecados principales, a saber: desinformación, calumnia, difamación y coprofilia”.

Yo pienso de esta manera, él piensa de esa manera, pero es difícil discutirlo si piensa que lo mío es una enfermedad. Y una enfermedad curiosa, esta de querer preservar lo que es una de las fuentes de la Revelación, es decir, de la propia fe que me pone bajo la autoridad del Papa.

Es posible que el tradicionalismo ‘se cure’, como afirma el Santo Padre; es seguro que el progresismo, también, porque el progreso ni siquiera tiene, al contrario que la Tradición, un lugar fijado y específico en la doctrina. Y mientras que a la Tradición uno puede volver indefinidamente, como han hecho siempre los santos, el progreso es engañoso y cambiante, y lo que dicta hoy lo niega mañana, y que si al tradicionalista se le moteja de trasnochado, el progresista está ineluctablemente condenado a estarlo más pronto que tarde o a volver a cambiar de opinión.

De hecho, el fenómeno al que hace referencia el Papa no es el de un enfermo que languidece y se apaga, sino el de una vida de fe renovada, pujante y en aumento, mientras que los heraldos de la primavera eclesial peinan ya canas, los que aún tienen algo que peinar, y van viendo como se vacían mes a mes sus filas de seguidores del progresismo de ayer.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
85 comentarios en “Tengo cura
  1. Francisco tiene una cura muy difícil. Está cegado por su ideología. Y lo peor es que detrás de sus errores arrastra a muchos.

      1. Pues que se vayan preparando los fieles del rito extraordinario, pues, generalmente las medicinas suelen ser amargas. Ya les dará ajenjo para purgarlos, espero que se vayan fajando, y que busquen un monte a donde tirar, probablemente, sean retiradas las licencias de esos sacerdotes, aunque el orden es un sacramento que no se pierde nunca. Vayan pensando, que va a ser como el seminario polaco o el alemán. Vayan haciendo su Qumram.

  2. Está tan chino que confía en reeducarnos. Pero yo le digo a Francisco lo que Amy Winehouse en el estribillo de «Rehab»: ‘NOOO, NOOO, NO!’

  3. La Tradición eclesiástica es la segunda fuente de revelación, cosa que la Iglesia siempre ha enseñado. Así por poner un ejemplo, la profesión de fe contenida en la bula Iniunctum Nobis de Su Santidad Pío IV expresa: “Admito y abrazo firmísimamente las tradiciones de los apóstoles y de la Iglesia…Esta verdadera fe católica, fuera de la cual nadie puede salvarse…voto y juro que igualmente la he de conservar y confesar íntegra e inmaculada con la ayuda de Dios.”

    1. Se ha de curar lo que está enfermo, no lo que está sano. Los que seguimos la Tradición de la Iglesia no somos los necesitados de curación, sinó los que han caído en el progresismo desviando la sana doctrina.

      1. Los tradicionalistas llevan existiendo 56 años, desde 1965, fin del Concilio Vaticano II: no va a desaparecer ni va aceptar la actual situación. Quimeras de Fran.

    2. Padre, creo que la Tradición es la PRIMERA fuente de la Revelación. Porque primero estuvo la Tradición y después la Escritura. Los primeros escritos del Nuevo Testamento se redactaron allá por los años 50-60 d.C, de modo tal que desde que el Señor les dio la gran comisión a sus apóstoles hasta el Evangelio de San Lucas y/o la primera epístola de San Pablo pasaron veinte años en donde solo hubo Tradición.

      1. Gracias por su comentario.
        Respecto a la Tradición se ha hablado de segunda fuente, ya que, entre otras razones, el Antiguo Testamento existía antes de la Tradición Católica, aunque es cierto que cronológicamente la Tradición precedió la redacción del Nuevo, como también lo incluyó en el Canon.
        De hecho el Concilio de Constantinopla IV dijo: “Debemos mantener como lámparas siempre lucientes y que iluminan nuestros pasos según Dios, las definiciones y sentencias de los Santos Padres. Por eso, teniendo y considerando esas sentencias como SEGUNDOS oráculos…”
        Pero en definitiva, lo importante es que tengamos claro que la Divina Revelación tiene esas dos columnas.

      2. Exacto, primera fuente de revelación porque Cristo no dejó nada escrito, suprimida en la práctica pues oficialmente no se aplica gran parte de ella, aunque en la teoría no se atreven a quitarla. Quitan su contenido pero no reconocen que quitan la Tradición. Buena estrategia.

  4. Pues yo quiero pensar que el hombre se ha dado cuenta de la metedura de pata , ha reflexionado y lo ha arreglado así. Y me alegro mucho. Es un alivio para mí.

    1. ACS, está hablando de los discípulos de Lefevbre.

      No te dejes engañar por los que dicen que ataca la Tradición.

      Lee Dei Verbum del CVII y verás el respeto a la Tradición.

      1. Berg ataca a los de Lefevbre (anímese a visitarles…. y descubrirá muchas cosas muy buenas) y a los conservadores, que ya van estando muy pero que muy perplejos.

        La ambigüedad sobre el papel en el CVII, Dei Verbum incluida, ha dado coartada a cantidad de experimentos innecesarios, con el fruto de gélido invierno espiritual que padecemos, acelerado desde 2013.

        Los experimentos, por favor, con gaseosa.

      2. Egge,

        Eso interpreté yo pero luego añade: «tengo cura» y él no es de Lefevbre.

        En fin, no sé…no le voy a dar más importancia.

        Saludos

      3. Mejor podía dedicarse a criticar y exhortar a los discípulos legeteberos++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++ de James Martin.Que llevan peor camino y hacen mas daño a la Iglesia que los de Lefevbre.

  5. De esta noticia, hay una cuestión que me preocupa. Es una mera suposición, pero como no se centra en algo en sí pecaminoso, creo que puedo compartirla sin incurrir en juicio temerario.

    Hace pocos días James Martin alertaba sobre lo mismo, sobre las tendencias tradis de los curas estadounidenses. No me parece casual que ahora salga el papa con esta idea. Es conocido que el papa Bergoglio se orienta mucho sobre la situación de los países a través de informadores, especialmente jesuitas, dado que puede disponer de ellos fácilmente. Por eso mismo, es preocupante que las palabras de Francisco se hagan eco del mediático jesuita pro-lgtb.

    1. No son conscientes de que en la Iglesia hay un grupo bien formado y cohesionado que no acepta las actuales reformas en la Iglesia de rito latino.

  6. No suelo defender a Bergoglio. Mucho menos aún sus ambigüedades y su «locuacidad». Pero una cosa es defender la Tradición y otra ser Tradicionalista. Y no creo que haga falta explicarlo. La pregunta que haría a Carlos Estaban es la siguiente: ¿defiende usted la Tradición como una de las Fuentes de la Revelación o es usted Tradicionalista?

      1. Eso no es una respuesta. El CVII también reconoce la Tradición como fuente de revelación (Dei Verbum).

        Y los tradicionalistas rechazan el CVII.

        Por lo tanto, su respuesta no aclara nada. Más bien confunde.

        1. El papel lo aguanta todo, todo. Si la con la Dei Verbum el CVII respeta la Tradición, ¿por qué luego en la práctica la arrincona y sibilinamente se la carga con el Novus Ordo? Con los hechos se prueba la fé (o la ausencia de ella).

        2. Pues los intérpretes del espíritu del cvii, tienen un concepto bastante difuso de respeto. Dice ahí bien claro que la liturgia es en latín (da licencia para la lengua vernácula), dice que el canto de la Iglesia es el gregoriano, y luego la polifonía (da licencia para algunas otras formas), se habla del lugar del silencio, y cada vez han sido más y más bullangas, y de la arquitectura sagrada, desde el cvii, nos han llenado de esperpentos, a cual peor, etc. Las licencias han borrado lo primordial, los actores del cvii han abusado de la licencias y de paso se han cargado la tradición, como que muy respetuosos no son. O es que no se han leído.

      2. Según la doctrina de siempre, la fuente de la Revelación es Dios mismo. Y se revela a través de dos canales: Escritura y Tradición. ¿La Tradición ha quedado fosilizada en algún siglo? Si la Tradición Apostólica se encuentra en la vida de la Iglesia. Quedarse en Trento o en el Vaticano I no es amor a la Tradición que continúa viva en el Vaticano II. Pensar en un Vaticano III sin vivir con la Iglesia del momento (que siempre es necesariamente plural -no pluralista, ojo- es también alejarse de la Tradición. El tradicionalismo y el progresismo no defienden la verdadera Tradición. Ambos la anulan cada uno por un extremo y, por eso, en el fondo coinciden en una cosa: despreciar la Iglesia del presente. Bernanos lo formuló con maestría: La Tradición es la memoria viva de los muertos; el tradicionalismo la memoria muerta de los vivos. Lástima que no acuñara otra fórmula sobre el progresismo que es desmemoria y también está «muerto».

        1. Los frutos del CVII son por desgracia patentes. El CVII fue tomado al asalto por los modernistas desde el momento cero, es ambiguo en sus textos (de ahí sus aplicaciones «a gusto del consumidor») y el verdadero espíritu del CVII no es el de la continuidad, sino el de la ruptura: 2000 años equivocados y por fin nos alineamos correctamente……

          La cosa no va de extremos y puntos medios, sino de defender la Verdad y la misión real de la Iglesia. Los terceros en liza (los de Lefevbre, básicamente, hasta ahora demonizados) se plantaron: antes servir a Dios que a los hombres. Mientras conservadores y progresistas han contemporizado…. y hoy comparten invierno, los defensores de la Tradición no han desaparecido, sino que van sumando. Lo suficiente como para que Berg se preocupe.

          La Tradición es algo más que «memoria» y está muy viva. A los hechos me remito.

          1. …y los defensores de la Tradición hoy no solamente es la FSSPX: está la Fraternidad de San Pedro y otros muchos sacerdotes que tras descubrir la riqueza de la Tradición, han tomado la alternativa.

            No es una enfermedad.

    1. El problema estriba en que el Papa Francisco tacha de tradicionalistas a los que no aceptamos sus innovaciones ideológicas. Para Su Santidad, quien defiende la Tradición es tradicionalista. También nos llama rígidos y dirige a los obispos el ber go g lema de: «Controlen a los rígidos». El Papa Francisco ha emprendido una batalla contra quienes no aceptamos su ideología.

          1. Es como si dijera que solamente los de la fraternidad celebran según el modo extraordinario, siendo que muchos monasterios benedictinos en EEUU lo celebran, así como otras fraternidades, como la de san Pedro, es una reducción absurda, y ellos van a por todos, saben que la misa de san Pio V, son como las lanzadas de San Miguel Arcángel sobre el dragón y ellos buscan defenderlo.

    2. Vamos a ver, Juan, es evidente que cuando el papa habla de tradicionalistas no se refiere a la FSSPX, que tiene presencia en EEUU, pero muy acotada. Habla de los sacerdotes y jóvenes de tendencia tradicional. Es un juicio preocupante.

        1. Es la deducción de alguien con más de dos dedos de frente. En EEUU la FSSPX tiene un seminario y varios iglesias. Una realidad acotada. Cuando habla de tradicionalista habla obviamente de mucho más gente, de los sacerdotes jóvenes y de la presencia cada vez mayor de la misa tradicional en los USA (no celebrada por sacerdotes de San Pío X, sino muchos otros que se han tomado en serio la Summorum). Y a sus palabras me remito. Habla de que hay tradicionalistas también en Roma. ¿A quién se refiere? ¿Hay algún lefebvriano en el Vaticano?

          Por lo demás, Bergoglio no ha tenido problemas con la FSSPX, ni como cardenal en Argentina, con la que tenía relaciones afectuosas, ni como papa, con la que se ha mostrado muy favorable. Para enmierdar se puede ir a otro foro.

          1. Comparto la opinión de Egomet. Yo no pienso que el Santo Padre al hablar de tradicionalistas se refiera a la FSSPX, sino a los que no estamos alienados con la posición ideológica modernista del Papa Francisco.

          2. La comprensión de un concepto en primer lugar se produce por la literalidad del mismo. Otros significados son producto de interpretaciones subjetivas. Eso es lo que tu haces.

            Tradicionalista significa seguidor de las doctrinas de Lefebvre. Es la literalidad del término. Sean muchos o pocos; Francisco habla de grupos no de multitudes.

            Extrapolar el significado de lo dicho a lo que a ti te interesa, no es más que eso: interés propio con la finalidad de atacar, dividir y calumniar.

            Ni dos dedos de frente, ni gaitas.

          3. Efectivamente, ser tradicionalista no significa ser seguidor de Lefebvre. Eso se lo saca de la manga por sus santas narices. Y usted probablemente hable y hable, y no tenga ni idea de qué habla. Dudo de que sepa si quiera que es la FSSPX, o cuáles son los otros grupos antes protegidos por el paraguas de Ecclesia Dei, ni nada de ese mundillo. Ni, en fin, nada de la Iglesia. Solo es un troll que le ha dado la perra con Lefebvre. Deje de dar pena, por favor.

    3. Ser tradicionalista consiste en defender la Tradición, es decir, la doctrina y el culto tradicional que son fuente de revelación a diferencia de la doctrina y el culto postvaticanosecundil que cambia la doctrina y el culto por otra doctrina y otro culto.
      Que yo sepa, los tradicionalistas que defienden la tradicion en la Iglesia sólo son seguidores de monseñor Lefebvre seguidores de monseñor Thuc y otros. Los de «eclesia dei» defienden la Tradición guardando silencio en público para ser reconocidos pero en privado te lo cuentan todo.
      El neo conservadurismo de los que piensan que interpretan bien el concilio conforme a la tradición siguiendo una hermeneutica de la continuidad no defienden ninguna tradición porque la han perdido, defienden la «tradicion viva», por la cual la doctrina va cambiando con el tiempo con cada pa pa. Si la tradicion cambia, deja de ser tradición. El novus ordo no es fuente de revelacion porque no aparece en la tradición, es fuente de confusion.

  7. Creo que tu comentario resume en un par de párrafos lo que pienso, y lo que hay que responder a Berg.

    Los frutos hablan con claridad. La Iglesia católica tradicional tiene las iglesias llenas y vocaciones serias y, con las persecuciones que padece desde 1960, tendrá mártires no tardando.

    La ONG de Berg está en la UCI, decrépita y sin vocaciones, y las pocas que había en seminarios y congregaciones las va demoliendo (misericordiando, vaya) de mala manera. El último, que apague la luz y cierre la puerta. En USA, en España, en la cruda realidad centroeuropea que vivo, y en el mundo entero.

  8. Pobre hombre!!!
    Cuando lee lo que le han preparado la gente seria que debe quedar por ahí, se puede aguantar!!!
    Cuando habla espontáneamente…. SIEMPRE METE LA PATA!!! Salen SUS ideas (que no tienen por qué estar inspiradas por el E. SANTO) y daña, desconcierta, divide… a la Iglesia (y alegra al «Mundo»).
    Debería pasar unos días esta Cuaresma leyendo y meditanto el texto del Deuteronomio del pasado domingo, cuando Dios le dice a Moisés, respecto a los profetas que digan lo que no viene de Dios, «LO QUE LE DICE»!!! DURO, EHHH???

  9. No sabía que Carlos Esteban es seguidor de Lefebvre (tradicionalistas).

    Me parece que aquí se engaña a la gente porque hay enmascaramiento

    1. D. Carlos Esteban ha demostrado sobradamente que no es lefebvriano y que está en plena comunión con Roma.
      Pero la pregunta crucial para estos momentos sería: ¿Quién está más cerca del magisterio pontificio bimilenario, Francisco o Lefebvre?

      1. Y conste que no he usado la palabra «lefebvriano» en tono despectivo, pues son muy buenos católicos. Yo mismo tengo amigos de la FSSPX.

        1. En realidad no existe la plena comunion con Roma ni la comunión imperfecta con el pa pa, esos son terminologias modernistas, existe la comunion con la iglesia y la no comunion con la iglesia. La comunión «con el pa pa o con Roma» es otra ambiguedad modernista para no llamar a las cosas por su nombre. Sólo demuestra estar en comunión con la iglesia permanecer en la tradición, porque el que no está en la tradición, aunque no lo sepa, no está con la Iglesia. Eso de que donde está Pedro está la Iglesia significa que hay que estar donde todos los Pedros han estado siempre, si el Pedro de ahora está en otra cosa, se siente mucho, es mejor estar con el mayor numero de Pedros posibles que con solo unos pocos recientes que se pueden estar confundiendo, y de hecho lo están y mucho.

      2. No hagan caso a Egge. Solo es un troll que no sabe más que decir Lefebvre. Tiene una auténtica fijación. Cuanto menos alimentemos sus obsesiones el el blog, más facilitaremos la labor de su psicólogo.

        1. Egomet :

          Tienes que decir semejantes chorradas porque no tienes argumentos.

          Se está tratando el tema del tradicionalismo y de su rechazo al nuevo rito de la misa y, lógicamente, es necesario mencionar a Lefebvre porque fue el mayor impulsor de la rebelión.

          Ni fijaciones, ni narices; calificarme de troll es la típica estrategia para poner a las personas en contra, pero no se sostiene la acusación. Yo doy mi punto de vista como usted da el suyo. Aprenda a respetar.

          Y lo del psicólogo pues también es la típica pataleta de forista ofendido. Mejor dejarlo pasar…

          1. No hablaba con usted, sino con Uno y Sacerdote mariano, que hasta el momento me aportan mucho más con sus comentarios.

    2. Tradicionalista= seguidor de la Tradición de la Iglesia, es decir su doctrina y su culto de siempre.
      Neo Protestante= dícese de los que reniegan o desconocen la tradición de la iglesia y pretenden ser católicos al mismo tiempo, como si eso fuera posible.

  10. Está claro que todo católico sincero debe amar y respetar la Tradición. Necesariamente, y sin más vueltas al asunto. No hacerlo, es no ser católico.

    Y tambien está claro que el católico no tiene compromiso ni deber alguno hacia la progresía, que es fruto de las ideas de teólogos que no creen en Dios o peor aún, de marxistas infiltrados.

    Lo digo objetivamente, ya que no soy tradicionalista.

    1. Qué contradicción, pues «ser tradicionalista» consiste en permanecer en la tradición de la iglesia, es decir, permanecer en su doctrina y su culto sin alterarlo con novedades doctrinales o de culto que previamente han sido condenadas por la Iglesia.
      Tradición= la doctrina y el culto de toda la vida, siempre el mismo y siempre igual, en donde lo condenado permanece condenado.

  11. Habiendo interrogado con frecuencia y con el mayor cuidado y atención a numerosísimas personas, sobresalientes en santidad y en doctrina, sobre cómo poder distinguir por medio de una regla segura, general y normativa, la verdad de la fe católica de la falsedad p3rv3rsa de la h3r3j1a, casi todas me han dado la misma respuesta: «Todo cristiano que quiera desenmascarar las intrigas de los h3r3j3s que brotan a nuestro alrededor, evitar sus tr@mp@s y mantenerse íntegro e incólume en una fe incontaminada, debe, con la ayuda de Dios, pertrechar su fe de dos maneras: con la autoridad de la ley divina ante todo, y con la tradición de la Iglesia Católica».

    1. «Y si algún contagio nuevo se esfuerza en env3n3nar, no ya una pequeña parte de la Iglesia, sino toda la Iglesia entera a la vez incluso, entonces su gran cuidado será apegarse a la antigüedad, que evidentemente no puede ya ser seducida por ninguna mentirosa novedad».
      —San Vicente de Lerins (Conmonitorio)

  12. Como esto es demasiado serio, no hay que convertirlo en una discusión bizantina, Se trata de la Tradición de la Iglesia. que no se puede reducir a un reconocimiento a secas.
    Sencillamente, el que sigue la tradición es tradicionalista, palabra de la que se ha tergiversado su significado que como no es ninguna enfermedad no necesita ninguna cura. ,

  13. Bueno, hay que tener en cuenta que la Iglesia Católica es de Dios,
    no es la marioneta que tiene en las caderas gruesas ese enfermo de ciática…

  14. Ojalá que la ‘plaga’ se extienda como un virus a todos los católicos que andan perdidos por el mundo y al fin todos nos ‘enfermemos’ del amor que no tiene cura. El Amor.
    Dios se apiade de los enfermos del alma y nos preserve de los que siembran divisiones. Los que nos guían al matadero con sonrisas y palmaditas en la espalda, los que confunden a sus ovejas, los que se dicen nuestros pastores y son el enemigo.

  15. Animo………….. La Sagrada Escritura, la sana Tradición y el Magisterio de todos los tiempos no empezó hace 8 años y no se terminará con su renuncia………………. La cruz de la paciencia, de dolor. La Cruz es la Cruz. Estamos casi a 2000 años de la cruz de Ntro. Sr. Jesucristo!!!

  16. Gracias por la aclaracion. La FSSPX atacada, cuestionada y difamada como siempre, pero pocos se toman el tiempo de profundizar en su postura. Los que lo hemos hecho…nos hemos quedado en ella y agradecemos su lucha y postura. Dios Los bendiga.

  17. Con la palabra despectiva «tradicionalismo» lo que quieren decir es que los que permanecen en la doctrina y el culto católico de siempre son los que se han inventado otra doctrina y otro culto distinto, lo cual significa que la iglesia estuvo equivocada 1965 años hasta que el concilio vaticano II puso las cosas en su sitio y puso fin al caos. Si ya se ve. Ahora sí que está la iglesia al gusto de Cristo. Es el constructivismo deconstruido. El que cambia es el que no está en la Iglesia como Lutero, y el que no cambia permanece en ella.

    1. Esta iglesia deconstruida que tenemos ahora, es lo que Cristo quiso poner realmente y los tradicionalistas durante siglos lo malinterpretaron. Ahora ellos con el uso de la razon ilustrada lo entienden mejor que los apostoles y los medievales tridentinos. La mera existencia del tradicionalismo les molesta porque demuestra que la Iglesia consiste en realidad en otra cosa y no quieren que nadie lo sepa.

      1. Uno o a quien quiera contestarme, yo tengo una pregunta:

        «La tradición» ha terminado o ¿cuando termina? lo pregunto pq yo creo que la tradición no tiene fin es decir que vive y continua mientras vive la Iglesia y aquí se me plantea un dilema:

        el magisterio de la Iglesia desde el CVII no es tradición? Se me ocurren 2 respuestas:

        1- Sí es tradición. Entonces los lefebvristas estan fuera de la tradición?.
        2-No es tradición. Entonces la tradición tuvo un final. Aqui se me abren 2 interrogantes más:

        1. a)- Si la tradición tuvo un final también la Iglesia debió tenerlo, no? pues entonces ¿se equivocó Jesús cuando dijo que Él estaría con su Iglesia todos los días hasta el fin del mundo? o cuando dijo ¿Las fuerzas del Hades no prevalecerán?

          b)-La Iglesia no tuvo final pero la tradición sí. Si la respuesta es esta me gustaría que me lo explicaran pq no lo entiendo.

          No es este comentario para rebatir sino para informarme porque no tengo respuestas a mis interrogantes.

          1. En está página web y sus foros participan muchos tradicionalistas, muchos de ellos enmascarados.

            Por eso atacan continuamente al Papa y a todo el magisterio posterior al CVII.

            Son personas formadas y saben citar bien los Evangelios y enseñanzas de Concilios anteriores por lo que en sus mensajes mezclan verdades dogmáticas con rebelión. De allí el peligro: atentan contra la unidad sibilinamente y con un disfraz muy convincente.

            Su target son los católicos no progresistas que son sensibles a la liturgia en latin, a los ornamentos, a las formas de la Iglesia anterior. Esa sensibilidad es buena y aceptada por los Papas actuales que la permiten junto a la nueva Misa.

            Además, aprovechan el daño de los progresistas (otro tema) entre católicos devotos para echarles el guante con sus disertaciones. Normalmente enmascarados y sin mencionar que siguen en rebelión frente a los Papas y demás Obispos pues, a pesar de la mano que les hecho BXVI, decidieron seguir mordiéndola.

    2. La palabra «tradicionalista» es hoy aplicada de manera despectiva por el católico progre,es como lo que hacen los lgtberos+++++++++++++++++++++++++++++,cuando aplican el término homofóbico para discriminar y degradar a la persona que hace uso de la inteligencia que Dios le dió y no le baila el agua en sus ideas aberrantes.

    3. Se llama tradicionalistas a los que siguen la doctrina de los tradicionalistas.

      No intentéis englobar a más personas o movimientos porque no se refiere a ninguno más.

      Hay movimientos más «conservadores» como el Opus Dei que aunque guste de misas en latín y tengan arraigados ciertos aspectos formales preconciliares, no son tradicionalistas.

      Desde el punto de vista de la filosofía o de la fenomenología de las religiones, el tradicionalismo nace en el 65 y es la doctrina de Lefebvre y sus sucesores.

      A esos se refiere Francisco cuando usa ese concepto. Es la literalidad del concepto y uno dice lo que dice, no lo que otros interpretan.

          1. Quienes sois «vosotros». Yo soy yo y hablo en mi nombre. Y podría dejar de dar pena de una vez. Que mente al Opus Dei hablando del tradicionalismo y que dé vivas muestras de no saber ni qué es Ecclesia Dei, ni la realidad de todo el pensamiento tradicional fuera de Lefebvre simplemente deja clara su ignorancia. De verdad, está dando vergüenza.

  18. ¿Y no será que, entre tantas otras extravagancias, esta es la primera puntada de Francisco para promover “el curanderísmo”?

  19. «Porque desde el más chiquito de ellos hasta el más grande, todos andan buscando su provecho, y desde el profeta hasta el sacerdote, todos practican el fraude. Han curado el quebranto de mi pueblo a la ligera, diciendo: ¡Paz, paz!, cuando no había paz. ¿Se avergonzaron de las abominaciones que hicieron? Avergonzarse, no se avergonzaron; sonrojarse, tampoco supieron; por tanto caerán con los que cayeren; tropezarán cuando yo los visite -dice El Señor-. Así dicen el Señor. Paraos en los caminos y mirad, preguntad por los senderos antiguos, cuál es es el buen camino y andad por él, y encontraréis sosiego para vuestras almas. Pero dijeron: «no vamos».» Jr 6, 13-16. Ante la confusión actual hay que buscar los senderos antiguos, que son los senderos de la tradición, de la Iglesia de siempre. con eso conseguiremos sosiego.

  20. Ante toda la confusión actual, ante todos los cambios e innovaciones que se introdujeron a partir del vaticano 2, y las que se siguen inventando, ¿Qué podemos hacer los católicos? Pues preguntar por los sederos antiguos, cuál es el buen camino y andar por el. Y esos senderos antiguos los encontramos en la tradición, en la Iglesia tal como llegó hasta antes del concilio Vat2, en la misa de siempre, en la doctrina de siempre, en los sacramentos de siempre, en el Evangelio de siempre y en la fe de siempre. Porque Nuestro Señor «Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre, no os dejéis seducir por doctrinas diversas y extrañas.» Heb 13, 87-9. «Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual os ha puesto el Espíritu Santo como vigilantes para pastorear la Iglesia de Dios, que él se adquirió con la sangre de su propio hijo.» Hc 20,28. La Iglesia no es del papa ni de los obispos, es de nuestro Señor.

  21. Conviene recordar lo que dicen el concilio vaticano 1 «Así el Espíritu Santo fue prometido a los sucesores de Pedro, no de manera que ellos pudieran, por revelación suya, dar a conocer alguna nueva doctrina, sino que, por asistencia suya, ellos pudieran guardar santamente y exponer fielmente la revelación transmitida por los Apóstoles, es decir, el depósito de la fe.» Es decir, la Iglesia es de Nuestro Señor Jesucristo, no del papa ni de los obispos, y el papa está para guardar el depósito de la fe, no para dar a conocer nuevas doctrinas ni para cambiar la doctrina, ni para innovar o crear una nueva iglesia.

  22. Belzunegui, se te ha olvidado esto:

    «Su Santidad quiso quitar un impedimento que dificultaba la apertura de una puerta al diálogo. Él espera ahora que los cuatro obispos manifiesten la misma disponibilidad, con total adhesión a la doctrina y a la disciplina de la Iglesia.

    La pena gravísima de la excomunión latae sententiae, en la que dichos obispos habían incurrido el 30 de junio de 1988, declarada después formalmente el 1 de julio del mismo año, era una consecuencia de su ordenación ilegítima por parte de monseñor Marcel Lefebvre.

    El levantamiento de la excomunión ha liberado a los cuatro obispos de una pena canónica gravísima, pero no ha cambiado la situación jurídica de la Fraternidad San Pío X, que, en el momento actual, no goza de ningún reconocimiento canónico en la Iglesia católica. Los cuatro obispos, aun habiendo sido liberados de la excomunión, no tienen una función canónica en la Iglesia y no ejercen lícitamente un ministerio en ella.»

  23. Y esto:

    «Para un futuro reconocimiento de la Fraternidad San Pío X es condición indispensable la plena aceptación del concilio Vaticano II y del magisterio de los Papas Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II y también de Benedicto XVI.»
    (…)
    «Las posiciones del obispo Williamson sobre el Holocausto son absolutamente inaceptables y el Santo Padre las rechaza firmemente». (…)
    «El obispo Williamson, para una admisión a funciones episcopales en la Iglesia, deberá además retractarse de manera absolutamente inequívoca y pública de sus posiciones referentes al Holocausto, que el Santo Padre desconocía en el momento del levantamiento de la excomunión.»

    NOTA DE LA SECRETARÍA DE ESTADO 
    SOBRE LOS CUATRO OBISPOS 
    DE LA FRATERNIDAD SAN PÍO X
    Vaticano, 4 de febrero de 2009.

  24. La Fraternidad no ha hecho absolutamente nada de lo que se le ha pedido. Es más, su rebelión ha ido in crescendo.

    BXVI les tendió la mano como acto de acercamiento y en vez de aceptar su invitación, se la pasaron por el forro. Más desobediencia, más rebelión y humildad, cero.

  25. bah sofisterías y bizantinismos no ¿veis la cara de asno que tiene FRancisco? me recuerda aquella misericordia de la cagtedral zamorana sonde un diablo le estaba dando caña al Mono, tomad vuestra cruz y seguid a cristo que es la verdad y la vida y toda esa eclesiología de mostaganes y de curas hechos polvo me abruma. OS MIRAIS DEMASIADO AL OMBLIGO CUANDO NUESTRO «OKOLOS» ES XTO. LA SOBERBIA CLERICAL Y EL DOGMATISMO ES UNO DE LOS MALES DE LA IGLESIA CATÓLICA

  26. Pedro Luis,yo creo que vos amás la tradición,pero no sos tradicionalista,creo que aceptás íntegramente el Concilio Vaticano ll y su buena interpretación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles