Los mensajes del Papa y la misión profética de la Iglesia

Vatican Media
|

El Papa ha dedicado su intención de oración del mes de febrero a rezar por las mujeres que sufren violencia. Estupendo, pero, ¿habrá alguna intención que no coincida milimétricamente con las obsesiones del mundo de hoy?

Antes de que nadie lo pueda entender mal, nos parece espantosa la violencia ejercida contra las mujeres, especialmente porque suele ejercerla alguien que tendría una particular obligación de amarla y protegerla, y porque en cualquier caso se aprovecha de una posición de superioridad física. En ese sentido, todos estamos resueltamente contra la violencia hacia la mujer.

Mi objeción estaría, precisamente, en ese ‘todos’. Cualquier español, cualquier occidental, en realidad, se ve diariamente bombardeado por una legión de mensajes contra la violencia de la mujer, hasta el punto de hacer parecer que fuera una plaga en aumento, cuando en realidad, gracias a Dios, es una excepción cada vez más minoritaria.

Es decir, nos encontramos ante un problema que, por terrible que sea un solo caso, va a menos, no a más, como la propia discriminación de la mujer. Está, como vemos a diario, abrumadoramente cubierto, no puede decirse que el mensaje papal venga a llenar un necesario hueco en nuestra atención, muy al contrario. Y, por último pero no menos importante, tenemos la experiencia de que buena parte de ese alarmismo es interesado, es decir, se propala para colar una ideología feminista radical que culpa al ‘patriarcado’ de todos los males de la humanidad y pretende que la mujer continúa oprimida, demandando nuevas leyes y nuevos privilegios.

Lo más preocupante, en cualquier caso, es la pérdida de la misión profética de la Iglesia. Que la Iglesia es profética, que lo ha sido a lo largo de la historia, no quiere decir que predique lo que conviene, lo que es necesario, sino que le dice al mundo lo que no quiere oír, es decir, lo que, siendo bueno y necesario, nadie está diciendo.

La Iglesia, en su misión de anunciar el Evangelio, tiene como misión subsidiaria recordar las verdades olvidadas, llamar ‘bueno’ a un bien que la moda del momento considera malo, o ‘malo’ a un mal que la sociedad de cada época ve como un bien. Y eso es lo que echamos en falta a veces en la predicación del Papa.

Naturalmente, eso es difícil. Puede calificarse de “valiente” tronar contra las empresas contaminantes o contra el olvido de los marginados o a favor de los inmigrantes, pero, ¿no está exactamente en lo mismo, y con pareja insistencia, todo el mundo mediático de algún peso? ¿No es lo que repiten incesantes desde nuestra televisión pública a la CNN, desde El País al New York Times? O, dicho de otro modo, cuando denuncia la violencia contra la mujer, ¿va alguien a rebatirle el caso públicamente, va a haber medio alguno que se confiese partidario de lo que condena?

No decimos en absoluto que haya nada de malo en lo que dice el Papa, muy al contrario, pero, ¿es necesario? ¿No es exactamente lo mismo que oímos a todas horas desde todos los medios?

Está claro que defender lo que todos los poderosos defienden y atacar todo lo que atacan es un modo de no arriesgar una popularidad sobre la que todas las fuentes coinciden. Pero, ¿es la misión del Pontífice caer bien? Sobre todo, ¿caer bien al mundo, ese mundo del que el Maestro dijo: “si el mundo os odia, sabed que me ha odiado a mí primero”?

Hay, en cambio, muchas verdades que los medios ignoran, cuando no pretenden refutar y negar. Verdades que, ahora que los pastores se han sumado con entusiasmo a la repetición clericalizada de consignas de moda, nadie las recuerda. No son siempre agradables, y desde luego su predicación garantiza ataques automáticos de los poderes de este mundo. Pero son, por eso mismo, más necesarias.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
21 comentarios en “Los mensajes del Papa y la misión profética de la Iglesia
  1. Pues que se las apañe sin mis oraciones, Francisco…Yo conozco más hombres violentados por mujeres que mujeres violentadas por hombres. Y no es que no las haya. Sobre todo hombres violentados sicológica y verbalmente…Si quiere oraciones con olor a feminismo radical y políticamente correcto que vaya y le rece a su Pachamama.

    1. Yo no hago caso a nada que provenga de Francisco ni de su oscura camarilla. Ni rezo por nada de lo suyo, ni por él cuando retóricamente lo pide. Tampoco le deseo mal alguno: simplemente no existe en mis caminos ni en mis esperanzas, y evito todo lo que provenga de esa gente. Y lo sorprendente es que mi sensación es de alivio…

      1. La gran violencia que sufren muchas mujeres es aquella que le impide ser madre que la encierra en el camino de matar a su propio hijo a través del delito del aborto. Es una forma de violencia que nadie condena. Pues ya es hora.

  2. Su Santidad habla de lo que gusta oír y calla sobre lo que no cae bien. Con esta actitud olvida que su misión no es caer bien a la gente, sinó hacer el bien a la gente.

    1. El Papa Francisco oculta la luz que debería iluminar a todos los hombres. En vez de defender la moral que está siendo atacada por el pensamiento único, lo que hace es unirse al enemigo con sus mismas proclamas.

  3. Este hombre es AGOTADOR!!! Siempre lo mismo… La gran pregunta es POR QUÉ DIOS ESTÁ PERMITIENDO QUE LO TENGAMOS AL FRENTE DE LA IGLESIA durante tanto tiempo?

    1. La historia, es siempre historia de salvación. Y cuando el pueblo de Israel, se veía sometido era por una sola cosa, idolatría. Así que cada fiel, debe examinarse. O lo echamos a suertes? Como en la derrota de Ay.

  4. Los movimientos de grupos que se basan en que son discriminados para ejercer acciones violentas y que son utilizados por los políticos y los grandes ricos del mundo para imponer la izquierda global libertina y liberticida y que son apoyados por el Partido del Mundo, contraIglesia o antiIglesia en la Iglesia terrenal pueden generar mayor tensión para justificar la implantación de un gobierno mundial más manifiesto. Los futuros pedidos de Francia, Italia y otros países bajo la excusa del Covid 19 o de la salvación del Planeta y de la violencia frente a presiones puede mover a la formación final de la gran Bestia del Mar (terreno de la política) pueden servir de justificativos para el paso final de la masonería y del NOM, un gobierno mundial de un gran dictador que será el Anticristo secundado por el ecumenismo del Falso Profeta. Cuidado.

  5. Bueno, yo creo que cuando se propone la oración por las mujeres maltratadas no sólo está dirigida a mujeres cristianas o ateas ni tampoco entiendo que se refiere únicamente a europeas o americanas. Personalmente cuando rezo por las mujeres lo hago por todas las mujeres del mundo, independientemente de su procedencia, raza, estatus social, creencia etc.

    Al menos yo rezo por todas. Y creo que en todo el mundo el número de mujeres maltratadas supera con creces al de hombres maltratados sin que eso signifique que no se deba rezar también por los hombres que sufren el maltrato ajeno.

    Suelo rezar por todas las personas que son sometidas a daños físicos o psicológicos por parte de otros.

    1. También por los maltratadores, para que Dios les infunda un poco de luz y amor hacia los demás porque los maltratadores suelen haber sido primero víctimas maltratadas. Hay que rezar para frenar este patrón que se repite de unos a otros.

  6. Igual es para que los votantes de Vox y similares ha nivel planetario se den por enterados.

    Hay muchos cristianos que aún no se han enterado o que «minimizan» el tema argumentando que hay otro tipo de violencias. Si, las hay; pero está también y es falso que va en retroceso.

  7. Una sociedad muy extraña.
    Muchísimo.
    Hay muchos más suicidios que mujeres violentadas.
    En España OCHENTA veces más.
    De los primeros no se habla porque alguien decidió que era contraproducente.
    De las segundas no se deja de hablar porque alguien decidió que era «producente».

    En fin, es lo que tiene pensar con el recto.
    Y defecar con el córtex.

    1. ¿Qué ideología vas a montar alrededor de las personas que se suicidan? ¿Quién te va a votar? ¿los muertos? Mejor el tema de la violencia contra las mujeres, da más juego y permite montar campos de trabajo ideológicos.. el suicida se suicida y ahí nos quedamos, sin saber más. Por eso «da más de comer» la violencia «machista» totalmente discriminatoria contra el varón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles