Burillo insta a los fieles de Ciudad Rodrigo a no «intimidar» a la Santa Sede

|

El pasado 8 de enero publicábamos una carta sobre Ciudad Rodrigo. Esta diócesis, la más pequeña de España, lleva dos años sin obispo -al anterior, Raúl Berzosa, el Papa le aceptó la renuncia en enero de 2019 con tan sólo 61 años- y actualmente tiene un Administrador Apostólico en Jesús García Burillo, obispo emérito de Ávila.

Ante la ausencia de una decisión para con la diminuta diócesis, y ante los rumores de una posible disolución de la misma, Tomás Muñoz Porras, ex vicario general de la diócesis y párroco de San Andrés escribió una carta abierta en la que lamentaba la situación, bajo el título ‘¡Surgere Civitas!’ (¡Levántate ciudad!).

El Administrador Apostólico de Ciudad Rodrigo ha enviado una dura carta a los fieles de la diócesis en reacción a esa carta y a otras iniciativas de otras instituciones que iban por el mismo camino.

Burillo se dirige a toda la diócesis «en este ambiente de confusión que vivimos a partir del escrito que publicó un sacerdote», dice en referencia a la citada carta. «Solo pretendo aclarar algunas ideas que aparecen en el escrito y se repiten incansablemente en las múltiples declaraciones y artículos que le han seguido», indica el obispo emérito de Ávila.

Burillo confiesa que «resulta extraño escuchar hasta el cansancio» la afirmación de que la diócesis lleva dos años sin obispo. «Quiero recordaros que hace dos años me envió el Papa a Ciudad Rodrigo» y «desde entonces no he faltado a ninguna de las obligaciones que competen a un obispo», dice aportando algunas de las labores realizadas «con gran cariño» hacia los fieles. «¿Cómo se pueden ignorar todos estos servicios? Ignorarlos es como ignorar al Papa que me envió», asegura el prelado.

Burillo también entra en el argumento esgrimido en el escrito del sacerdote por el que la diócesis no tendría quién la defienda ante la Santa Sede o ante la Conferencia Episcopal. «Pero resulta que el Papa me ha enviado precisamente para defenderla», señala Burillo. «He tratado, ante todo, de normalizar la vida de esta diócesis, después de un largo periodo de sospechas y divisiones», explica el obispo.

«Ahora estoy temiendo que el deseo del Papa al enviarme entre vosotros se frustre por la confusión y división que están creando estas invitaciones al levantamiento, que recorren la diócesis y los escritos y que no son sino una manifestación de disconformidad con el Papa, si toma una decisión que no coincida con nuestro propio deseo. Hasta se podría considerar como una rebelión contra su voluntad, si no se inclina ante nuestras peticiones: que mande un obispo propio, exclusivo para esta diócesis. ¿Cómo sabemos nosotros ahora cuáles son las necesidades y los planes del Papa para la Iglesia universal?», se pregunta el prelado.

«¿Estamos seguros de que gritando y acosando conseguiremos mayores logros? ¿No estamos contribuyendo a crear un estado de confusión que hará muy difícil el gobierno de la diócesis para nuestro futuro pastor?», continua preguntándose Burillo. «Callar es el modo frecuente como la Iglesia actúa. Ningún argumento es tan sólido como la confianza en aquel que ha sido puesto por Jesucristo para conducir su Iglesia, el Santo Padre», indica . Esta última frase les reconozco que me ha sorprendido ya que desconocía que el Papa Francisco ha sido puesto al frente de la Iglesia nada menos que por Jesucristo.

«Os invito a confiar plenamente en Dios, que ha puesto al Papa Francisco al frente de su Iglesia y quiere lo mejor para todos aquellos a quienes Jesucristo ha encomendado como Buen Pastor. Y os exhorto a que no colaboréis con vuestros actos en ninguna campaña que pretenda intimidar a la Santa Sede en su decisión sobre el futuro obispo de nuestra Diócesis de Ciudad Rodrigo», indicó Burillo.

Les ofrecemos la carta a las parroquias e instituciones diocesanas del Administrador Apostólico de Ciudad Rodrigo

Ciudad Rodrigo, 24 de enero de 2021

A los sacerdotes, religiosas y fieles laicos de Ciudad Rodrigo: Paz y bien.

Me dirijo a vosotros en este ambiente de confusión que vivimos a partir del escrito que publicó un sacerdote, titulado “¡surgere civitas!”, levántate ciudad, álzate diócesis. Solo pretendo aclarar algunas ideas que aparecen en el escrito y se repiten incansablemente en las múltiples declaraciones y artículos que le han seguido.

La diócesis lleva dos años sin obispo se repite incansablemente. Y resulta extraño escuchar hasta el cansancio dicha afirmación. Quiero recordaros que hace dos años me envió el Papa a Ciudad Rodrigo. No fui yo quien lo pidió ni quien tomó la decisión. Obedecí inmediatamente y desde entonces no he faltado a ninguna de las obligaciones que competen a un obispo: una ordenación sacerdotal, numerosas confirmaciones, retiros, abundantes nombramientos, visitas, mensajes diarios durante la pandemia… todo lo he realizado con gran cariño hacia vosotros. ¿Cómo se pueden ignorar todos estos servicios? Ignorarlos es como ignorar al Papa que me envió. Yo he sido y soy no solo un obispo, sino además un representante del Papa entre vosotros.

También se dice repetidamente que a esta diócesis no tiene quién la defienda ante la Santa Sede o ante la Conferencia Episcopal. Pero resulta que el Papa me ha enviado precisamente para defenderla. Cuando un Administrador Apostólico es nombrado en una diócesis es precisamente para defenderla. Defenderla de algún desorden o de problemas internos o de otras circunstancias. Y eso es lo que yo he pretendido hacer con sencillez en todas mis actuaciones. He tratado, ante todo, de normalizar la vida de esta diócesis, después de un largo periodo de sospechas y divisiones. Lo he hecho por medio de entrevistas, de mi magisterio como obispo en mis homilías y retiros, con mi servicio continuo a los sacerdotes, parroquias y religiosas. Ahora estoy temiendo que el deseo del Papa al enviarme entre vosotros se frustre por la confusión y división que están creando estas invitaciones al levantamiento, que recorren la diócesis y los escritos y que no son sino una manifestación de disconformidad con el Papa, si toma una decisión que no coincida con nuestro propio deseo. Hasta se podría considerar como una rebelión contra su voluntad, si no se inclina ante nuestras peticiones: que mande un obispo propio, exclusivo para esta diócesis. ¿Cómo sabemos nosotros ahora cuáles son las necesidades y los planes del Papa para la Iglesia universal?

También se dice que los sacerdotes y los fieles han guardado un silencio perezoso, corderil. Y por esta razón se nos invita a llenar de cartas la Nunciatura Apostólica. Pero quienes afirman esto no valoran el modo de hacer de San José, a quien el Papa ha puesto como modelo al declarar este año jubilar en su honor. San José calla siempre, pero hace la voluntad de Dios inmediata y diligentemente. El silencio puede ser, muchas veces, la respuesta fiel a la voluntad de Dios, mientras que la algarabía, no pocas veces, conduce al desorden y a la división. ¿Estamos seguros de que gritando y acosando conseguiremos mayores logros? ¿No estamos contribuyendo a crear un estado de confusión que hará muy difícil el gobierno de la diócesis para nuestro futuro pastor? En la Iglesia hay tiempo para la escucha, para la reflexión y para la decisión. Se trata del discernimiento del que tanto habla el Papa. Callar es el modo frecuente como la Iglesia actúa. Ningún argumento es tan sólido como la confianza en aquel que ha sido puesto por Jesucristo para conducir su Iglesia, el Santo Padre.

Queridas hermanas y hermanos, podría deciros muchas más cosas, pero no quiero cansaros, sino llegar a lo íntimo de vuestros corazones en un momento de gran temor por razones sociales, económicas y sanitarias que ahora nos afligen. Os invito a confiar plenamente en Dios, que ha puesto al Papa Francisco al frente de su Iglesia y quiere lo mejor para todos aquellos a quienes Jesucristo ha encomendado como Buen Pastor. Y os exhorto a que no colaboréis con vuestros actos en ninguna campaña que pretenda intimidar a la Santa Sede en su decisión sobre el futuro obispo de nuestra Diócesis de Ciudad Rodrigo.

Finalmente, yo le pido a nuestra Señora, la Virgen de la Peña de Francia, que nos enseñe a ser dóciles como ella cuando, ante el anuncio del ángel, le respondió al Padre por medio del ángel: “aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad”.

Con gran afecto, os doy mi bendición.

+ Jesús García Burillo, Obispo Administrador Apostólico de Ciudad Rodrigo

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
15 comentarios en “Burillo insta a los fieles de Ciudad Rodrigo a no «intimidar» a la Santa Sede
  1. En tiempos de apostasía, Belzunegui es la guía. Tal vez Viganó y él sean los dos profetas que con tanta claridad anuncia el Apocalipsis, que nunca ha 😍 fallado como guia en la profecía del fin de los tiempos, amén.

  2. Excelencia Reverendísima
    Sin restarle el más mínimo mérito a su labor como Administrador, más valioso todavía por ser prestado por un obispo ya jubilado, creo que «este ambiente de confusión que vivimos» no viene motivado por la carta de ese sacerdote a quien usted responde, sino más bien a la inacción o falta de definición por parte de la Santa Sede. Son dos años sin obispo propio. Un Administrador, aun teniendo prácticamente los mismos poderes, no se implica tanto pues sabe que su actuación está marcada por la provisionalidad. Y son dos años en los que tampoco ha habido un claro pronunciamiento por parte de la Santa Sede en el sentido de GARANTIZAR la continuidad de la Diócesis de manera independiente. Por tanto queda claro quien provoca ese «ambiente de confusión», como lo califica su excelencia, aunque creo que más bien debería llamarlo «ambiente de incertidumbre»

  3. A mí lo que más me asombra es que se quiera callar a una diócesis y a sus aspiraciones de tener un obispo y, sobre todo, cuando bajo el papa Francisco se presume tanto de dar voz al pueblo, de no clericalizar, de contar con todos y de que todos expresen sus deseos. Lo que desea el obispo administrador es todo lo contrario, «calladitos estáis mejor», «sois como niños pequeños que no sabéis lo que queréis», o sea despotismo ilustrado, que es lo que se hace bajo este papado, bueno… ilustrado no mucho.

    1. Hay que recordar el derecho humano fundamental a la petición y comunicación que tiene el fiel sobre sus servidores, que son los presbíteros, obispos, cardenales y el Papa:

      Canon 212 CDC:

      § 2. Los fieles tienen derecho a MANIFESTAR a los Pastores de la Iglesia sus NECESIDADES, principalmente las espirituales, y sus DESEOS.

      § 3. Tienen el derecho, y a veces incluso el deber, en razón de su propio conocimiento, competencia y prestigio, de MANIFESTAR a los Pastores sagrados su OPINIÓN sobre aquello que pertenece al bien de la Iglesia y de MANIFESTAR a los demás fieles, salvando siempre la integridad de la fe y de las costumbres, la reverencia hacia los Pastores y habida cuenta de la UTILIDAD COMÚN y de la DIGNIDAD de las personas.

  4. El canon 212 CDC permite el derecho de petición, comunicación y expresión del fiel al obispo o Papa. Los fieles que piden al Papa algo en relación con esta diócesis hacen bien, ejercen además sus derechos fundamentales.

  5. Suscribo totalmente el escrito del sacerdote valiente. García Burillo, no está capacitado para llevar la fiordo Ciudad Rodrigo, es buena persona pero una nulidad como sacerdote.

  6. Cito a Fernando: “Esta última frase les reconozco que me ha sorprendido ya que desconocía que el Papa Francisco ha sido puesto al frente de la Iglesia nada menos que por Jesucristo.”
    Buen punto… en realidad es por El Espíritu Santo. Y la Santísima Trinidad ?… iguales y distintos a la vez, no?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles