PUBLICIDAD

Los católicos americanos echarán de menos a Donald Trump (o deberían)

|

A nadie se le escapa que a Su Santidad -y, con él, a la Curia y la mayoría de la jerarquía local- nunca le agradó en lo mínimo Donald Trump, y que ha favorecido de forma indirecta la victoria del tándem Biden-Harris (cada día que pase menos Biden y más Harris).

La línea oficial es que Trump es un “constructor de muros, no de puentes”, el peor pecado en la nueva línea eclesial del momento, mientras que Biden abandera todos los énfasis papales, va a abrir las fronteras y va a volver al Acuerdo de París, esa transferencia de renta hacia China disfrazada de pacto para evitar el Cambio Climático, el apocalipsis por lo civil.

Por otra parte, Biden es católico, en el sentido de estar bautizado y dejarse ver por misa (cuando sus conmilitones demócratas permiten el culto), así que miel sobre hojuelas. Sí, su número dos, Kamala Harris, que tiene todas las papeletas para convertirse en número uno en breve, ha dado pruebas de ser una fanática enemiga de la libertad religiosa y, sí, bueno, el ‘católico’ Biden defiende el aborto -y otras muchas causas de la destrucción de la familia-con un ardor y una amplitud sin precedentes. Pero, hey, nadie es perfecto.

La cosa es que al barrer debajo de la alfombra el aborto y otros asuntos centrales al papel de la Iglesia en la guerra cultural, se ha pasado como de puntillas por logros de la Administración Trump con los que un Vaticano bajo la égida de cualquier Papa anterior estaría descorchando el champagne.

Hoy mismo tenemos aquí en portada la noticia de que Trump se despide condenando el aborto: “Toda persona está hecha a la santa imagen de Dios”, que resulta bastante asombroso en el presidente de un país que considera el aborto como derecho constitucional.

Y no es que el neoyorquino quiera quedar bien con sus votantes provida el último día de mandato, que sale gratis: Trump ha sido el mayor defensor de la vida del nasciturus desde que el aborto legal es la ley de la tierra, con una diferencia abismal.

Trump, por ejemplo, ha sido el único presidente que ha acudido a la Marcha por la Vida que se organiza en Washington todos los años. No tiene autoridad para abolir el derecho al aborto, algo que solo puede lograr una decisión judicial del Supremo revirtiendo la sentencia del caso Row vs Wade, pero ha hecho todo lo posible para atacarlo y limitarlo.

Incluso ha nombrado tres jueces para el Supremo, que es el único camino para lograr ese feliz resultado, y se ha manifestado siempre sin ambigüedades en defensa de la vida del no nacido.

Pero eso es solo un aspecto de las muchas políticas de Trump que deberían agradar a quien tenga una visión cristiana de la vida, como su lucha por mantener la libertad religiosa en Estados Unidos, o la protección de la familia natural. ¿Cómo puede no agradecer un católico esas posturas?

Incluso en el asunto que más podía irritar al Santo Padre, el celebre muro, su inacción en este sentido debería agradarle. O, por citar otra de las obsesiones de Su Santidad, su ardiente anhelo de paz, por el que ha clamado tan a menudo: ¿cómo podría no aplaudir a la primera presidencia en muchas décadas que no ha iniciado guerra alguna y que ha limitado el número de tropas en las operaciones militares emprendidas por sus predecesores? Toda persona que clame por la paz con sinceridad debería reconocer ese mérito.

O, por no salir del terreno de la paz mundial, sus exitosos esfuerzos por lograr esa misma paz en conflictos enconados e intratables durante más de medio siglo, como el de las dos Coreas o el reconocimiento por una mayoría del mundo árabe -¡Arabia Saudí, incluso!- de la existencia del Estado de Israel.

Fuera de simpatías o antipatías personales, muy lícitas pero no muy relevantes, es fuerza reconocer que Trump abanderó políticas que favorecen de forma clave la visión cristiana de la vida, mientras que lo que sabemos de la pareja demócrata que va a sucederle es de echarse a temblar, directamente.

Ayúdanos a seguir trabajando, a seguir diciendo lo que nadie más dice:

52 comentarios en “Los católicos americanos echarán de menos a Donald Trump (o deberían)
  1. CARTA ABIERTA
    AL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
    DONALD J. TRUMP

    Domingo, 25 de octubre, 2020
    Solemnidad de Cristo el Rey.

    «Señor Presidente,

    Permítame dirigirme a usted en esta hora en la cual el destino del mundo entero está siendo amenazado por una conspiración global contra Dios y la humanidad. Le escribo como Arzobispo, como Sucesor de los Apóstoles, como el ex Nuncio Apostólico para los Estados Unidos de América. Le estoy escribiendo en medio del silencio de las autoridades tanto civiles como religiosas. Acepte mis palabras como la «voz del que llora en el desierto» (Jn 1:23).

    Como dije cuando le escribí mi carta en junio, este momento histórico ve las fuerzas del Mal alineadas en una batalla sin cuartel contra las fuerzas del Bien; las fuerzas del Mal que aparecen poderosas y organizadas mientras se oponen a los niños de la Luz, quienes están desorientados y desorganizados, abandonados por sus líderes temporales y espirituales.

    1. Así es. Trump ha promovido el bien moral, y en cambio las fuerzas del mal, o mejor dicho, del Maligno, le han hecho la oposición (hasta llegar incluso al fraude electoral).

      1. El New York Times publicó una encuesta que decía que más del 60% de los católicos habían votado a Trump. Lástima que Su Santidad y muchos obispos no apoyen ese voto católico y se decanten por el servidor del NOM: Joe Biden.

  2. A diario sentimos multiplicarse los ataques de aquellos que quieren destruir la base misma de la sociedad: la familia natural, el respeto por la vida humana, el amor por el país, libertad de educación y negocio. Vemos a los líderes de naciones y líderes religiosos complacientes a este suicidio de la cultura Occidental y alma Cristiana, mientras los derechos fundamentales de los ciudadanos y creyentes son negados en el nombre de una emergencia de salud que se está revelando completamente más y más como instrumental al establecimiento de una tiranía inhumana sin rostro.

    Un plan global llamado el Gran Reseteo está en marcha. Su arquitecto es una élite global que quiere dominar toda la humanidad, imponiendo medidas coercitivas con las cuales limitar drásticamente las libertades individuales y a aquellos en poblaciones enteras. En varias naciones este plan ya ha sido aprobado y financiado; en otras está aún en una etapa inicial.

  3. Detrás de los líderes mundiales quienes son cómplices y ejecutores de este proyecto infernal, hay caracteres inescrupulosos que financian el Foro Económico Mundial y el Evento 201, promoviendo su agenda.

    El propósito del Gran Reseteo es la imposición de una dictadura sanitaria apuntando a la imposición de medidas liberticidas, ocultas detrás de promesas tentadoras de asegurar un ingreso universal y cancelando la deuda individual. El precio de esas concesiones del Fondo Monetario Internacional será la renuncia a la propiedad privada y la adherencia a un programa de vacunación Covid-19 y Covid-21 promovido por Bill Gates con la colaboración de los principales grupos farmacéuticos. Más allá de los enormes intereses económicos que motivan a los promotores del Gran Reseteo, la imposición de la vacunación será acompañada de un pasaporte de salud y un ID digital, con el consecuente rastreo de contacto de la población del mundo entero.

  4. Aquellos que no acepten esas medidas serán confinados en campos de detención o puestos bajo arresto domiciliario, y todos sus activos serán confiscados.

    Sr. Presidente, me imagino que usted ya está consciente de que en algunos países, el Gran Reseteo será activado entre el final de este año y el primer trimestre del 2021. Para ese propósito se han planeado más encierros, los cuales serán oficialmente justificados por una supuesta segunda y tercera ola de pandemia. Usted está muy consciente de las intenciones que han sido desplegadas para sembrar el pánico y legitimizar las limitaciones draconianas a las libertades individuales, provocando ingeniosamente una crisis económica a nivel mundial. En las intenciones de sus arquitectos, esa crisis servirá para hacer irreversible el recurso de las naciones al Gran Reseteo, dando por lo tanto el golpe final a un mundo cuya propia memoria y existencia ellos quieren cancelar completamente.

          1. “católicos con una fe equivocada y una moral desviada”.
            Es indecente que un personaje que dice ser sacerdote se exprese en esos términos.
            Tú no eres nadie para hacer esas consideraciones. No tienes legitimidad de clase ninguna, y por lo tanto lo rechazo frontalmente.
            Todos los católicos deben estar a favor de Trump?, esto lo dices tú y el articulista, estáis en ejercicio de vuestra libertad de expresión, como los demás de la nuestra, pero es algo objetivamente obsceno. Ha tenido mayoría en el Capitolio para legislar sobre el aborto. Creo que el articulista confunde al poder judicial con el legislativo, y no lo ha hecho.
            Ha dicho dos palabras que alientan los oídos de algunos?. Si con eso os contentais…
            Un saludo,

          2. Felizmente, que todos sabemos que la Iglesia es hospital de campaña, (no logro recordar quien lo dijo) y si hospital de campaña, hay muchos heridos. Usted parece ser de los de retaguardia, que evidente está indemne, inmune de seguro al pecado original y por ende, usted si es alguien que puede juzgar.

  5. Pero este mundo, Sr. Presidente, incluye personas, afectos, instituciones, fe, cultura, tradiciones e ideales: personas y valores que no actúan como autómatas, quienes no obedecen como máquinas, porque están dotados de un alma y un corazón, que están enlazados por un vínculo espiritual que obtiene su fortaleza de arriba, de ese Dios que nuestros adversarios quieren retar, igual como hizo Lucifer al comienzo de nuestro tiempo con su «non serviam«.

    Mucha gente – como bien sabemos – está fastidiada por esa referencia al choque entre el Bien y el Mal y el uso de términos «apocalípticos», los cuales de acuerdo a ellos exasperan los espíritus y agudizan las divisiones. No es sorprendente que el enemigo esté enojado al ser descubierto justo cuando cree que ha alcanzado la ciudad que piensa conquistar sin perturbaciones.

  6. Lo que es sorprendente, sin embargo, es que nadie hace sonar la alarma. La reacción del estado profundo a aquellos que denuncian su plan es rota e incoherente, pero comprensible. Justo cuando la complicidad de los Medios Masivos han tenido éxito en la transición al Nuevo Orden Mundial casi sin dolor e inadvertidos, están saliendo a la luz todo tipo de engaños, escándalos y crímenes.

    Hasta hace pocos meses, era fácil desprestigiar como «teóricos de conspiración» a aquellos que denunciaban esos planes terribles, los cuales ahora vemos se están llevando a cabo al más pequeño detalle. Nadie, hasta febrero pasado, habría pensado que, en todas nuestras ciudades, los ciudadanos serían arrestados por simplemente querer caminar por la calle, respirar, por querer mantener sus negocios abiertos, por querer ir a la iglesia el domingo.

    1. Sin embargo ahora está ocurriendo en todo el mundo, incluso en la pinto resca Italia que muchos estadounidenses consideran ser un pequeño país encantado, con sus antiguos monumentos, sus iglesias, sus ciudades encantadoras, sus características villas. Y mientras los políticos están protegidos dentro de sus palacios promulgando decretos como sát rapas persas, los negocios están fall ando, los talleres cerrando, y previenen que la gente viva, viaje, trabaje y ore. Las desas trosas consecuencias psicológicas de esta operación ya se están viendo, empezando con los suici dios de empresarios deses perados y de nuestros niños segre gados de sus amigos, compañeros de clases, diciéndoles que sigan sus clases mientras se sientan solos en casa frente a un computador.

  7. En la Sagrada Escritura, San Pablo nos habla de «el que se opone» a la manifestación del misterio de la iniquidad, el kathekon (2 Tesalonicenses 2:6-7). En la esfera religiosa, ese obstáculo al mal es la Iglesia, y en particular el Papado; en la esfera política, son aquellos que impiden el establecimiento del Nuevo Orden Mundial.

    Como es claro ahora, el que ocupa la Silla de Pedro ha traicionado su papel desde el mismo inicio para poder defender y promover la ideología globalista, apoyando la agenda de la Iglesia profunda, que lo eligió de sus rangos.

    Sr. Presidente, usted ha declarado claramente que quiere defender a la nación – Una nación bajo Dios, libertades fundamentales, y valores no negociables que hoy son negados y contra los que se lucha hoy. Es usted, querido Presidente, quien es «el que se opone» al estado profundo, el asalto final a los niños de la obscuridad.

  8. Por esa razón es necesario que todas las personas de bien sean persuadidas por la importancia de época de las inminentes elecciones: no tanto por el destino de tal o cual programa político, sino debido a la inspiración general de su acción que encarna mejor – en este particular contexto histórico – ese mundo, nuestro mundo, el cual ellos quieren cancelar por todos los medios del encierro. Su adversario es también nuestro adversario: es el Enemigo de la raza humana, El quien es «un asesino desde el principio» (Jn 8:44).

    A su alrededor se reúnen con fe y coraje aquellos que lo consideran la guarnición final contra la dictadura mundial. La alternativa es votar por una persona que está manipulada por el estado profundo, gravemente comprometida por escándalos y corrupción, que hará a los Estados Unidos lo que Jorge Mario Bergoglio está haciendo a la Iglesia,

  9. el Primer Ministro Conte a Italia, el Presidente Macron a Francia, el Primer Ministro Sanchez a España, y más. La naturaleza de chantaje de Joe Biden – al igual que la de los prelados del «círculo mágico» del Vaticano – lo expondrá para ser usado inescrupulosamente, permitiendo a poderes ilegítimos tanto en política doméstica así como también en balances internacionales. Es obvio que aquellos que lo manipulan ya tienen a alguien peor que él listo, con quien lo reemplazarán tan pronto como se presente la oportunidad.

    Y aún así, en medio de esa desolada imagen, de ese aparentemente imparable avance del «Enemigo Invisible», emerge un elemento de esperanza. El adversario no sabe cómo amar, y no comprende que no es suficiente el asegurar un ingreso universal o cancelar las deudas de hipotecas para poder subyugar a las masas y convencerlos de ser marcados como ganado.

  10. Esa gente, que por mucho tiempo ha soportado los abusos de un poder tiránico y odioso, está redescubriendo que tiene un alma; está entendiendo que no está dispuesta a cambiar su libertad por la homogenización y cancelación de su identidad; está empezando a comprender el valor de los lazos familiares y sociales, de los lazos de fe y cultura que unen a la gente honesta. Ese Gran Reseteo está destinado a fallar porque aquellos que lo planearon no entienden que aún hay gente lista para tomar las calles y defender sus derechos, para proteger a sus seres queridos, para dar un futuro a sus hijos y nietos. La nivelación inhumana del proyecto globalista se destrozará miserablemente en el rostro de la oposición firme y con coraje de los hijos de la Luz.

  11. El enemigo tiene a Satán de su lado, El quién solo sabe cómo odiar. Pero de nuestro lado, tenemos al Señor Todopoderoso, el Dios de los ejércitos arreglados para la batalla, y la Más Santa Virgen, quien aplastará la cabeza de la antigua Serpiente. «Si Dios está con nosotros, ¿quién puede estar en contra nuestra?» (Rom 8:31).

    Sr. Presidente, usted está muy consciente que, en esta hora crucial, los Estados Unidos de América son considerados el muro defensor contra el cual la guerra declarada por los defensores del globalismo ha sido desatada. Ponga su confianza en el Señor, reforzada por las palabras del Apóstol Pablo: «Puedo hacer todas la cosas en El, quien me fortalece» (Fil 4:13).

    1. El ser un instrumento de la Divina Providencia es una gran responsabilidad, por lo cual usted recibirá todas las gracias de estado que necesita, ya que están siendo fervientemente imploradas para usted, por mucha gente que lo apoya con sus oraciones.

      Con esa esperanza celestial y la seguridad de mis oraciones por usted, por la Primera Dama, y por sus colaboradores, con todo mi corazón le envío mi bendición.

      ¡Dios bendiga a los Estados Unidos de América!»

      +Carlo Maria Vigano
      Título Arzobispo de Ulpiana
      Ex Nuncio Apostólico para los Estados Unidos de América.

  12. ¿Tarado quien? Has visto el video de Biden con niños en la Casa Blanca. ¿Has leído sobre el diario de tu hija? Comunión con un Papa que vacía la cruz de cristo, que niega su redención para la humanidad. Quien está en comunión con este Papa no ignora sus palabras, no ama a Cristo. Católico. Papista si Berboglio no.

    1. Me han convencido, iniciaré una campaña (con colecta previa) para la beatificación en vida del Sier vo de D ios D onald y su vir ginal con cubina Melania… Sois patéticos !!!

      1. Más bien lo que iniciarás es una campaña para beatificar a Biden, santo abortista y homosexualista, tendrás todo el apoyo del averno.

      2. A algunos parece que les gusta más le anteriore primere dame.
        Se dice así ¿no?
        Por lo de la transagenda y el lenguaje inclusivo.

        Por cierto guarde energías para la beatificación de Paco.
        Que nos echaremos unas risas.
        Esperando el milagro.
        Digo.

  13. Sr. articulista?.
    Respetando profundamente sus opiniones, eso sólo son.
    El deber moral mejor reservarlo para quien tiene legitimidad para ello.
    Un poco de respeto hacia los demás.
    Gracias,
    Un saludo,

    1. Efectivamente un poco de respeto par Trump, el sacerdote católico y los que no opinamos como Vd. Ahora pide para si respeto. Eso es hipocresía, ¿ no lo nota?

  14. Estos militantes de Begoglios son hombres homosexuales que resienten a la Iglesia Católica por sus enseñanzas sobre la causa. Aman a Bergoglio por el mismo hecho el papa muestra repulsión a los católicos y promueve a los homosexuales solo para insultar a los buenos católicos.

  15. Donald Trump ha sido el mayor obstáculo para la agenda oculta globalista que quieren implementar la progresía en todo el mundo bajo la dirección y financiación de personajes siniestros como Jorge Soros. Por eso se emplean con tanta violencia y artimañas contra el mejor presidente que ha tenido USA, Donald Trump. Por eso se puede palpar tanto odio contra su persona.

      1. Mario.
        No.
        No.
        No ha superado las pruebas de aptitud.
        Lo siento mucho.
        Buscamos un troll con más nivel.
        Y más refinado.
        En fin.
        Seguimos buscando.
        Eso.
        Que lo siento.
        No se nos venga abajo. ¿Eh?
        Venga, anímese.
        A lo mejor vacunándose.
        O haciendo un postgrado de Fratelli Tutti…
        A lo mejor lo consigue.
        Con Dios.

  16. Toda autoridad, llámese civil o eclesiástica, si no cumple con su deber y atenta contra sus propios deberes, bien sea por traición, por desinformación, por cobardía o por diplomacia, pierde la jurisdicción moral y, por consiguiente, no se puede obedecer lo mal mandado. Ningún Papa puede ir en contra de lo ya definido—.Santo Tomás de Aquino.

  17. Protección de la libertad de religión y el derecho a la objeción de conciencia, respetando el principio de toda democracia digna del nombre de que la fuente de los verdaderos derechos humanos es Dios, no el Estado.

    Defensa de la vida humana inocente en todo momento y condición, tanto en Estados Unidos como a nivel internacional.

    Promoción de la familia sobre la base del matrimonio único, el entre hombre y mujer de acuerdo con la naturaleza humana, y del derecho de los padres a educar a sus hijos, frente a cualquier perversión y adoctrinamiento despótico.

    Reconocimiento de la necesidad de nombrar jueces leales a la constitución, y no creadores de falsos “nuevos derechos”, fruto de sus corruptos deseos.

    Vindicación de la civilización cristiana y los mejores aspectos de la tradición estadounidense de libertad, contra las tendencias tiránicas de los demócratas y sus (pseudo) intelectuales orgánicos.

  18. Aumentar, no recortar, los fondos de la policía apoyando a las fuerzas del orden en su lucha diaria contra la violencia, comenzando por Antifa, Black Lives Matter y (malas) empresas.

    Inmigración respetuosa de la ley, contra cualquier clandestinidad que promueva la esclavitud y la trata de personas, y la expulsión del país de miles de delincuentes y bandas asesinas que se han infiltrado en Estados Unidos.

    Rescate de la clase media a través de recortes de impuestos y el derribo de las numerosas regulaciones impuestas por burócratas con el único propósito de extender sus tentáculos, incluida una feroz batalla contra el Covid (a pesar de las medidas letales tomadas por varios administradores demócratas locales) y el rechazo. de restricciones anticientíficas que, además de discriminar los lugares de culto, oprimen a los pequeños comerciantes y empresarios que tienen que trabajar para sobrevivir, mientras los políticos y los grandes conglomerados hacen lo suyo.

  19. Alcanzar niveles sin precedentes de prosperidad pre-Covid, con obvios beneficios para las minorías, y la producción de energía limpia frente a políticas que, con el pretexto de idolatrar el medio ambiente (verdadera forma de neopaganismo), en realidad se proponen distribuir. beneficios para los grupos de poder conspiradores.

    Denunciando la censura y las mentiras de las grandes tecnologías, los medios y otros enemigos de la verdad de la información y la libre circulación de ideas.

    Pactos claros en las relaciones con otros estados y con organismos internacionales, rechazando cualquier consociativismo al servicio de nuevas formas de neocolonialismo ideológico mediante la imposición de un pensamiento único.

  20. Abstención de cualquier aventurerismo bélico en el extranjero, gracias también a iniciativas destinadas a promover el proceso de paz en Oriente Medio, Kosovo y otros lugares, que le han valido a Trump dos nominaciones al Premio Nobel de la Paz (obviamente ignoradas por los medios de comunicación).

    Modernización de las fuerzas militares, formación de una nueva Fuerza Espacial de EE. UU. Y atención médica decente para los veteranos.

    1. Defensa de la democracia estadounidense bicentenaria, a través de la firme oposición a los intentos de golpe en el Congreso a través de la farsa del juicio político sin más argumento que el odio a Trump y sus electores, y mediante la denuncia del fraude y un sistema de votación inconstitucional para correspondencia sin mínimas garantías de legalidad, lo que llevó, en las elecciones de 2020, a la escandalosa certificación de un resultado que incluía votos no identificables, votos retrofechados porque llegaron fuera de plazo y votos emitidos por personas que nunca tuvieron el derecho al voto, o solo lo tenían cuando… ¡estaban vivos!

  21. Los que hemos ido siguiendo un poco politica DD Trump, echaremos de menos su persona y su ideología. Occidente en manos de “ese loco Joe”, esta para alarmarse. Muchos no saben que lo que ocurre interior de EEUU repercute también en nuestros Países… No quiero ni pensar lo contentos que están los “amos del mundo”, las élites mundiales con el gabinete Biden. Deseo aclarar que fue el “gran” Bill Clinton el que comenzó el muro famoso… Los demás fueron continuando hasta llegar su turno a Trump… sres, hay que enterarse!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles