PUBLICIDAD

Orden de silencio en el Vaticano sobre la polémica papal

|

A los empleados del Departamento de Comunicación del Vaticano ha llegado una orden confidencial para que no entren al trapo sobre la polémica causada por las declaraciones del Papa en un recién estrenado documental, Francesco.

Exclusiva de nuestro Specola, que se ha hecho con un interesantísimo correo interno llegado a todos los empleados del Departamento de Comunicación del Vaticano en el que se conmina al más absoluto silencio sobre el escándalo desatado en los medios sobre la opinión del Papa sobre las uniones civiles de personas del mismo sexo.

Este es el texto, en traducción del propio Specola: Buen día a todos, en referencia al clamor despertado por la película ‘Francesco’ del director ruso Evgeny Afineevsky, por ahora no vamos a salir con NINGUNA noticia, ni radio ni web. Ni siquiera sobre la película o la ceremonia de entrega de premios de hoy en el Vaticano. Hay una discusión activa para enfrentar la actual crisis mediática. No se excluye una comunicación de la oficina de prensa. Por favor, avíseme si puede, a la mitad del día y al final, cualquier reacción de los oyentes y seguidores. No son necesarios todos los comentarios, solo dos líneas de resumen. Gracias, Massimiliano Menichetti”.

Curiosamente, añade Specola que el propio Francisco recibió en audiencia privada a Afineevsky y a sus colaboradores el pasado 21 de octubre. El documental fue galardonado en los Jardines Vaticanos con el “Premio Kinéo Movie for Humanity”.

Añadiremos que la orden no nos parece en absoluto inoportuna si el protagonista de la polémica no se decide a aclararla personalmente. Solo lamentamos que se circunscriba a este asunto, a los empleados del departamento de comunicación y, nos tememos, por un tiempo breve. Los fieles nos ahorraríamos muchos innecesarios sobresaltos si se hiciera extensiva a todo el Estado Vaticano durante un plazo prolongado.

20 comentarios en “Orden de silencio en el Vaticano sobre la polémica papal
  1. Después del lío que se ha montado a escala mundial, el Papa debería cuanto antes decir algo. La cuestión es sencilla: Que emita un comunicado diciendo si está a favor o no de legalizar la relaciones sexuales homosexuales. Mientras continúe el silencio papal mayor será la confusión sobre el tema.

    Desde luego, en el caso de que el Papa esté a favor de legalizar las relaciones homosexuales, se coloca, aunque sea a mero título personal, en contra del Magisterio de la Iglesia.

    Es escandaloso que un Papa, aunque sólo sea a título privado o personal, se pronuncie en contra del Magisterio de la Iglesia.

  2. Santo Tomás de Aquino: la homosexualidad “ofende a Dios mismo como el ordenante de la naturaleza”

    Santo Tomás de Aquino (1224-1274), el gran teólogo dominicano proclamado por la Iglesia como el “Doctor común” del cristianismo, describe la homosexualidad en su sublime Summa Theologica como el vicio antinatural más grave, equiparándolo con el canibalismo y la bestialidad.

    “La intemperancia es altamente reprobable, por dos razones. En primer lugar, porque repugna enormemente la excelencia humana, ya que se trata de placeres que tenemos en común con los brutos. (…) En segundo lugar, porque repugna por completo la nobleza y el decoro, es decir, que en los placeres de la intemperancia se atenúa la luz de la razón, de la que deriva toda la nobleza y la belleza de la virtud.

    1. Los vicios de la carne que conciernen a la intemperancia, aunque son menos graves en términos de culpa, son más graves en términos de infamia. De hecho, la gravedad de la culpa se refiere a la desviación del fin, mientras que la infamia se refiere a la vileza, que se valora sobre todo en lo que respecta a la indecencia del pecado. (…) Pero los vicios que violan la regla de la naturaleza humana son aún más reprensibles. Se remontan a ese tipo de intemperancia que en cierto modo constituye su exceso, es el caso de los que disfrutan comiendo carne humana, o apareándose con bestias, o sodomitas “(San Tommaso d ‘ Aquino, Summa Theologica, II-II, q. 142, a. 4).

    2. En resumen, si el orden de la recta razón proviene del hombre, el orden de la naturaleza proviene directamente de Dios mismo. Por tanto, “en los pecados contranaturales en los que se viola el orden natural, se ofende al mismo Dios como ordenante de la naturaleza” (Santo Tomás de Aquino, Summa Theologica, II-II, q. 154, a. 12).

  3. Santa Caterina da Siena: un vicio maldito que da asco a los propios demonios

    Incluso la gran santa Catalina de Siena (1347-1380), maestra de espiritualidad y doctora de la Iglesia, condenó con vehemencia la homosexualidad.

    En su Diálogo de la Divina Providencia, en el que relata las enseñanzas recibidas del mismo Jesús, se expresa así sobre el vicio antinatural:

    “No solo tienen esa inmundicia y esa fragilidad a la que te inclina tu frágil naturaleza (aunque la razón, cuando el libre albedrío lo quiere, calma esta rebelión), sino que los miserables no refrenan esa fragilidad: al contrario, lo hacen peor , cometiendo el pecado maldito contra la naturaleza.

    1. Como ciegos y necios, con la luz de su intelecto atenuada, no conocen el hedor y la miseria en que se encuentran; porque no solo me repugna, que soy suprema y eterna pureza (a quien es tan abominable, que por este solo pecado se hundieron cinco ciudades por mi divino juicio, no queriendo seguir soportando mi justicia), sino que también desagrada a los demonios , que se han hecho señores de esos pobres. No es que a los demonios les disguste el mal, como si quisieran algún bien, sino porque su naturaleza es angelical, y por tanto evita ver o estar ahí para ver ese enorme pecado cometido “(Santa Catalina de Siena, op. cit., capítulo 124).

  4. San Buenaventura: en la noche de Navidad “todos los sodomitas murieron en toda la tierra”

    El franciscano San Buenaventura (1217-1274), Doctor de la Iglesia con el título de Doctor Seraphicus, ilustrando algunos hechos milagrosos que ocurrieron en la época de la Santa Navidad, afirma que: “Todos los sodomitas, hombres y mujeres, murieron en toda la tierra, según lo San Jerónimo recordó al comentar el salmo ‘Nace una luz para los justos’, para resaltar que Aquel que estaba naciendo vino a reformar la naturaleza y promover la castidad “(San Bonaventura, Sermón XXI, In Nativitate Domini, pronunciado en la iglesia de Santa María de la Porciúncola, en Opera Omnia, vol. IX, p. 123).

  5. San Bernardino de Siena: “la maldita sodomía trastorna el intelecto”

    Entre los que en ese momento hablaron y escribieron contra el resurgimiento de este vicio, el más importante es quizás el franciscano San Bernardino de Siena (1380-1444), un célebre predicador reconocido por su doctrina y santidad. Proclamó en su sermón XXXIX:

    “No es pecado en el mundo que se preocupe más por el alma que por la maldita sodomía; cuyo pecado siempre ha sido detestado por todos los que han vivido según Dios, (…) ‘La pasión por las formas indebidas está cerca de la locura; este vicio trastorna el intelecto, quebranta el alma alta y generosa, arrastra de los grandes pensamientos a los más bajos, torna pusilánime, colérico, obstinado y endurecido, servilmente insulso e incapaz de todo;

    1. Además, estando el alma agitada por un deseo insaciable de gozar, no sigue la razón sino la furia ». (…) La razón es porque están cegados, y donde sus pensamientos son de cosas elevadas y grandes, como los que tienen un alma grande, las rompen y las hacen añicos y las reducen a cosas viles a inútiles y fracturas y podridas. , y estos nunca pueden satisfacerse. (…) Así como uno participa de la gloria de Dios más que otro, así en el infi erno hay lugares donde hay más dolor y uno siente más que otro. Quien ha vivido con este vicio de la sodomía siente más dolor que otro, porque es un pecado mayor ”(San Bernardino da Siena, Predica XXXIX en Prediche vulgari, págs. 896-897 y 915).

  6. San Pietro Canisio: los sodomitas violan la ley natural y divina

    En su famoso Catecismo, el jesuita San Pedro Canisio (1521-1597), Doctor de la Iglesia, resumió la enseñanza de la Iglesia de la siguiente manera:

    “Como dice la Sagrada Escritura, los sodomitas eran malas personas y demasiado pecadores. San Pedro y San Pablo condenan este nefasto y vil pecado. De hecho, la Escritura denuncia la enormidad de tal inmundicia con estas palabras: “El escándalo de los sodomitas y gomorranos se ha multiplicado y su pecado se ha agravado demasiado”. Por eso los ángeles dijeron al justo Loth, que aborrecía al máximo las depravaciones de los sodomitas: ‘Abandonemos esta ciudad, etc.’ (…) La Sagrada Escritura no guarda silencio sobre las causas que empujaron a los sodomitas a este gravísimo pecado y que también pueden empujar a otros.

  7. De hecho, leemos en el libro de Ezequiel: ‘Esta fue la iniquidad de Sodoma: el orgullo, la saciedad de comida y la abundancia de bienes, y su ociosidad y la de sus hijas; no ayudaron al pobre y al necesitado, sino que ensalzaron e hicieron lo abominable ante mis ojos; por esto lo destruí ”(Ez. 16, 49-50). Aquellos que no se avergüenzan de violar la ley divina y natural están esclavizados a esta bajeza que nunca es suficientemente execrada ”(San Pietro Canisio, Summa Doctrina Christianae, III a / b, p. 455).

    De la obra “Iglesia y homosexualidad – Las razones de una condena inmutable” (Centro Culturale Lepanto, Roma, Suplemento a “Lepanto” n. 138, enero-febrero de 1995) – texto extraído de Gloria TV

  8. Con tantos medios de comunicación a su servicio, es increíble el silencio papal en un tema que ha despertado tanta expectación a escala mundial. Roma taceat, confusio aumenta.

  9. A mí no me gusta criticar al papa ni a ningún católico pq somos cuerpo místico de Cristo y criticar a un bautizado es criticar a Cristo mismo.Tampoco me gusta criticar a los no bautizados pq son amados por Dios y seguro q mi cítica le haría daño.

    En cuanto a los silencios del Papa y a su ambigüedad lo único que digo es q amí me confunden y creo q también a muchos católicos. Pienso que él quiere contentar a todos en la Iglesia para evitar cismas sin embargo , en mi pobre opinión, me parece que el resultado va a ser una gran confusión. Pero creo también en la acción del Esp.Santo, tanto en su elección como en su dirección y tengo la suficiente confianza en la providencia divina como para callar y evitar así más heridas en la comunión de los Santos.

    1. En el cuerpo de Cristo hay muchos miembros, yo soy de las q rezan.Tal vez otros sean para otras misiones, eso lo desconozco, pero yo no.Yo rezo y confío en q “Dios escribe recto en renglones torcidos” como decía Sta.Teresa.

      Así que seguiré rezando por la Iglesia y todos sus miembros y confiando en q ” todo está cumplido”.

  10. San Pedro Damiani (1007-1072) en su Liber Gomorranus: “Este vicio no debe ser considerado en modo alguno como un vicio ordinario, porque supera a todos los demás por gravedad. De hecho, mata el cuerpo, arruina el alma, contamina la carne, apaga la luz del intelecto, expulsa al Espíritu Santo del templo del alma»

  11. O sea que se dice un comentario parece que inoportuno y ahora se pide a los demás que lo callen con instrucciones. Entonces o prima la charlatanería sin reflexión alguna o lo dijo con un sentido que es lo que pienso.
    Hay que ser adultos y admitir las consecuencias, si sabemnos que creamos polémica pues o no lo dices o si lo que vas a oir no nos gusta nos aguantamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles