PUBLICIDAD

El cardenal Pell es declarado inocente por unanimidad

Por la Corte Suprema de Australia
|

El cardenal había sido condenado por abusar sexualmente de dos menores en la sacristía de la catedral de Melbourne, acusación contra la que presentó pruebas concluyentes en primera instancia que no han sido tenidas en cuenta hasta ahora, en la revisión de la Corte Suprema australiana.

Las acusaciones de pederastia contra Pell se remontan a 2015, cuando una de las víctimas denunció ante la Policía de Victoria que había sufrido abusos sexuales en dos ocasiones por parte del prelado, poco después de que fuera nombrado arzobispo de Melbourne en 1996.

El cardenal nació en Ballarat, en el Estado australiano de Victoria, y también fue arzobispo de Sidney antes de ser nombrado en 2014 prefecto de la Secretaría de Economía de la Santa Sede, máxima autoridad financiera de la Ciudad del Vaticano.

Esta misma mañana, el Papa Francisco ha publicado un ‘tuit’ en la red social Twitter en la que pide rezar por aquellos que tienen “una sentencia injusta a causa de la furia”. A eso se refirió en la misa en Santa Marta.

“En estos días de #Quaresima vimos la persecución que sufrió Jesús, ya que fue juzgado ferozmente, a pesar de ser inocente. #PreghiamoInsieme hoy para todas las personas que sufren una sentencia injusta debido a la furia”, dice el tuit del Papa.

PUBLICIDAD

34 comentarios en “El cardenal Pell es declarado inocente por unanimidad
  1. Como el caso gemelo del párroco Román de Granada: perseguido durante largos meses en las televisiones de Roures y Ferreras por dos tipos temibles como Vidal y Bastante, para ofrendar su cabeza a los pies del amoral Francisco. Hasta que la Justicia sirvió finalmente a la verdad.

    1. Respecto al caso del cura granadino, bergopachamama sin informarse como de costumbre se puso del lado de la pretendida víctima. Y después resulto que era mentira. Es que el viejo idólatra no acierta ni una.

      1. Poned en el buscador Google ROMANONES LA SEXTA y comprobad la maldad intrínseca, duradera y perversa de los inhumanos Roures-Ferreras, Wyoming y José Manuel Vidal, buscando con todo género de demagogias la perdición de un inocente y el oprobio de la Iglesia católica a la que venía a someter el atrabiliario Francisco.

  2. Un signo esperanzador, en este tiempo trágico, de la victoria y la luz de la Pascua, que para el cardenal ha llegado con unos días de antelación.

  3. La Comunidad católica vietnamita de Australia ha estado muy cercana al Cardenal en esa tribulación, pues tienen presente el cautiverio sufrió y las acusaciones infames de que fue objeto el Cardenal Van Thuan en las mazmorras socialistas.

  4. Confieso que no era nada optimista sobre la sentencia, vistas algunas sentencias en España y EE.UU. sobre temas que no tienen nada que ver con este asunto, en las que el juicio paralelo mediático o _en otros casos_ la pertenencia a un colectivo empoderado con el carnet de víctima otorgado por los medios de comunicación y ONGs poseedores de la corrección política y de anatematizar al disidente con sus fetuas [=”fatwuas*] laicas.
    O _al contrario_ de convertir en víctima a un asesino o terrorista

  5. Siempre he defendido la tesis, expuesta en unas cuantas ocasiones en los comentarios sobre el caso Pell en Infovat, que las sentencias condenatorias basadas exclusivamente en el relato verosímil de la supuesta víctima, constituyen un atentado contra la presunción de inocencia y el Estado de Derecho, habida cuenta del alto riesgo de condena de un inocente, como ha sido el caso. Pero es que, en el caso Pell, como ya señaló el voto particular de la sentencia apelada, el relato, además de inverosímil, era imposible.

    Por cierto, Bergoglio, haz el favor de no apuntarte, ahora, a caballo ganador porque, no sólo no lo defendiste en ningún momento, sino que te lo quitaste de encima de mala manera, al hacer Pell demasiada limpieza en tu cueva de ladrones. Los cañones eran australianos, pero las bombas, de fabricación vaticana, más en concreto bergo liante.

    1. El Tribunal Superior de Australia ha estimado que había «una posibilidad significativa de que una persona inocente haya sido condenada porque las pruebas no han establecido su culpabilidad según el nivel de prueba requerido». Los siete magistrados del Tribunal Superior establecieron por unanimidad que el tribunal inferior había «omitido abordar si existía una posibilidad razonable de que el delito no se hubiera cometido, de modo que debería haber habido una duda razonable sobre la culpabilidad».

    2. Todo este proceso de caza de brujas poco tenía que ver con los abusos a menores y mucho con el intento de limpieza que Pell quería iniciar en el Vaticano. No es la primera vez que se utiliza la presunta justicia para intentar anular a una persona. Pell es fuerte pero ha sufrido una tortura de meses, injusta, increíblemente dura, de la que esperamos que salga fortalecido y con ganas de luchar en todos los ámbitos. Hoy los periódicos no informarán de su inocencia como lo hicieron de su presunta culpabilidad, las cosas son así. Specola.

    3. Para nosotros, nada ha cambiado y pensamos lo que hemos pensado siempre. ¡Larga vida a Pell!, para que pueda ver la caída de sus perseguidores. Ni el Vaticano, ni Francisco, han movido un dedo por defender al molesto cardenal, esto ya nos indica mucho. No hagamos caso de las bellas palabras sino de los hechos.

    4. Como bien has dicho, ahora se apunta a celebrar cuando le abandonaron y creo (solo creo) que no habían considerado que saliera libre. Ahora, a ver qué sigue. Saludos

      1. Un comunicado oficial dice que el Vaticano acoge con satisfacción. Será con satisfacción farisaica, pues Bergoglio ya había dado órdenes, según fuentes fidedignas, de preparar el expediente de reducción al estado laical, como un macarra cualquiera, que tendrá que envainárselo.

      2. Sandro Magister:

        “Lo siguiente es que el cardenal Pell deberá enfrentarse a un proceso canónico ante la congregación para la doctrina de la fe, al haber concluido todo el recorrido de la justicia secular.

        Sin embargo, precisamente la sentencia del tribunal supremo australiano, que ha establecido la incoherencia e inconsistencia de las acusaciones presentadas contra el cardenal, podría facilitar que la sentencia del proceso canónico fuera favorable a Pell: ”

        > Analysis: Freed from prison, will Cardinal Pell now face Vatican trial?

  6. Bendito sea Dios y que Dios bendiga a Monseñor George Pell.
    Y que se apiade de las almas de los que han obrado injustamente de palabra y OMISIÓN.

  7. Sporting Pell 3 – RC NOM Masonic 2

    Fin de la Liga de los Actos Execrables: ganador Pell, se lleva la Copa de la Justicia, los masonazos del NOM una patadufa al culote bien dada… 😂 😂 😂

  8. Damos gracias a Dios.

    Y también es una reivindicación para todos los que hemos opinado en diversos medios, descalificando la acusación al cardenal Pell como lo que era: un embuste a todas luces ridículo e insostenible.

  9. Es impresionante el comportamiento de la Santa Sede y del mismo Papa, que en vez de alegrarse por un inocente, se refieran a la confianza que tenían de la justicia australiana y, enseguida, como dejando una sombra de sospecha, digan que condenan toda clase de abuso a menores. Esa tibieza frente a la contundente sentencia del Tribunal Supremo de Australia, solamente demuestra que las acusaciones contra el Cardenal Pell eran na conspiración contra el purpurado por sus descubrimientos de la corrupción en las finanzas vaticanas con el conocimiento desde el Papa para bajo. Era un objetivo de esa mafia acabar con el prelado para acallar todas las porquerías que se cometen aún hoy día en ese Estado. Ahora que el mundo sabe de su inocencia: ¿qué hará la Iglesia? ¿Qué hará el Vaticano y el Papa?. Y una buena noticia: el Cardenal tiene sólo 78 años, así que todavía es elector. Y ¿será que en dos años alcanzará para elegir un nuevo Papa?

  10. Al fin una buena noticia. Es lo mínimo de lo mínimo (pues la injusticia de lo de Pell era patente), pero aun así, dado el mundo en el que estamos, en donde lo obvio se niega pues me la noticia me ha dado una profunda alegría

  11. «Las acusaciones de pederastia contra Pell se remontan a 2015, cuando una de las víctimas denunció…». ¡Atención a la redacción! El cardenal fue justa e inequívocamente declarado inocente. O sea, no hay víctimas. Lo apropiado es: «… cuando una de las falsas víctimas…»

  12. Ha sido declarado inocente, y yo acepto la sentencia.

    Destaco, sin embargo, que NINGUNO de todos aquellos que dicen, como dice este artículo, que “presentó pruebas concluyentes” de que era inocente, me mostraron NINGUNA de esas pruebas.

    Y es que el cardenal NO tiene que presentar pruebas concluyentes de su inocencia. Es la acusación quien tiene que presentar pruebas concluyentes de su culpabilidad.

    El tribunal de mayor instancia ha dicho que es inocente. Yo lo acato. No voy a decir que esos jueces son prevaricadores y los anteriores no, o que es porque la Iglesia Católica tiene mucho poder, ni nada parecido, como hicieron otros.

    La justicia ha funcionado como funciona la justicia, que, como todo lo humano, no es perfecta. ¿Y quién le devuelve estos meses al cardenal? NADIE, así funciona la justicia. Lo siento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles