PUBLICIDAD

Misionero en el Amazonas: «Nosotros no somos dueños de la verdad»

|

La Misión Catrimani, perteneciente a los Misioneros de la Consolata, lleva más de cincuenta años de presencia con el pueblo yanomami -pueblo del que nos habló Carlos Esteban en un artículo que merece la pena lean– pero en ese tiempo no se ha producido ni un solo Bautismo.

El religioso Corrado Dalmolego, junto con tres religiosas de la Consolata, vive allí. En diciembre del pasado año fue entrevistado por la página Religión Digital. El misionero italiano, dice el editor de la entrevista, “después de once años ha aprendido a vivir, hablar y pensar como un yanomami, asumiendo su cultura y cosmovisión a partir del diálogo, fundamento de una misión en la que nunca ha sido bautizado un indígena, algo que va más allá de un testimonio silencioso, porque cuando se dialoga, se habla, cuando se habla, se anuncia”.

Más de 50 años de misión y ningún Bautismo, un panorama desolador, o no. Continúa el artículo diciendo que para muchos dentro de la Iglesia “no deja de ser sorprendente, pero que cuenta con el reconocimiento de Davi Kopenawa, líder yanomami conocido mundialmente, para quien los misioneros hicieron las cosas bien, sin hacer daño a su pueblo, sin destruir su cultura”.

Durante la entrevista el religioso recuerda que la Misión empezó de una manera estable 1965, sin embargo, fue en la década anterior cuando empezaron los contactos con las comunidades yanomamis. La presencia misionera, según el religioso, se caracterizó “por el respeto profundo hacia la cultura, la religión del pueblo”. Una experiencia misionera que siempre ha intentado apoyar “la vida, la defensa del pueblo, la demarcación de la tierra, la defensa e implementación de la salud, la lucha contra las invasiones de la tierra yanomami y las agresiones a los derechos de ese pueblo”.

La Misión Catrimani se dedica, según el religioso, a diferentes áreas de actuación, que son: el apoyo a una educación y fortalecimiento de los conocimientos tradicionales, un área de actuación en la salud, gestión territorial, apoyo a la formación de mujeres y diálogo interreligioso e intercultural.

Sobre este último dice: “El diálogo es un componente esencial de la actuación de la Iglesia, de lo que es la evangelización, y por lo tanto nos ayuda a no confundir lo que es el anuncio con aquello que se considera conversión. El diálogo se realiza en la vida cotidiana, en los momentos fuertes de los rituales, e incluso en las investigaciones que se realizan sobre chamanismo, sobre mitologías, sobre saberes diferentes, sobre visiones del mundo, sobre visiones sobre Dios, a partir de la confianza, la amistad, construyendo momentos fuertes de diálogo, que para la misma Iglesia son muy enriquecedores, pues nos ayudan a descubrir la esencia de nuestra fe, muchas veces encubierta por adornos, por tradiciones culturales”.

El misionero italiano confiesa que con los yanomamis se aprende “el valor de una cultura, de costumbres, de conocimientos tradicionales, cuanto ello garantiza la supervivencia de un pueblo y constituye un cimiento sobre el cual se construye una sociedad”, y faltando eso, “la cultura, la visión de las fiestas, de la mitología, chamanismo, como todo podría derribarse, lo que es una amenaza muy grande, uno aprende eso también”.

El entrevistador le pregunta cómo el pueblo yanomami cuida de esas tradiciones y qué hace para preservarlas, a lo que el religioso contesta: “El pueblo yanomami tiene mucho orgullo de su propia lengua, de su propia identidad, una palabra criticada hoy por la antropología. Ellos tienen una fuerte conciencia, somos yanomami de verdad, ellos dicen, yanomami, ellos tienen esta fuerza. Para cultivar, conservar, defender eso, ellos tienen todo el sistema de las fiestas, de los rituales”. Paradójico, ensalza ese orgullo del que adolecen numerosos católicos con su propia cultura y rituales. Es más, a veces parecería que se miran con complejo.

Es preguntado sobre el sínodo de la Amazonía, y el religioso alega que en el documento preparatorio del mismo, se habla de escucha “para encontrar los caminos, construir los puentes, construir el diálogo para tratar de responder a los problemas, a las amenazas globales a la ecología, al mundo, a las culturas…” ¿De verdad para esto un Sínodo?

Pero el misionero prosigue contándonos las aportaciones que pueden traernos los indígenas: “podrían ayudar con la vivencia de la propia religiosidad, de la propia espiritualidad, ayudar a la misma Iglesia a limpiarse, quizás de esquemas, de estructuras mentales, que pueden haber quedado obsoletas o inadecuadas”. Viendo cómo viven, sigue el misionero, “hay cosas que pueden decirnos a la Iglesia y a la sociedad”, además de la cuestión ecológica, sobre “la organización social, podemos aprender el ejercicio del liderazgo, el diálogo”.

“Los yanomami tienden al otro, a conocer al otro, a apropiarse del otro, a hacer del otro alguien parecido a ellos mismos, enseñando, aceptando, acogiendo al otro, aceptan una cosa sin renunciar a la otra. Tenemos una mentalidad que a menudo es exclusivista, tienes que aceptar una cosa, y al aceptar a, tienes que eliminar b. Ellos tienden a juntar las cosas, lo vi con los yanomami, una cosa y la otra. En las preguntas sobre cuestiones religiosas, ¿puedo comunicarme con Dios, el Dios de los blancos, puedo rezar? Puede. ¿Puedo invocarlo para curar a mi hijo enfermo? Puede. Para nosotros son cuestiones que nos dejan un poco perplejos, preguntando, ¿renuncia a algo para apropiarse de lo otro? No, no se renuncia, no es necesario renunciar, simplemente es apropiarse de algo más”.

¿Por qué no hacer ese ejercicio también como Iglesia, esas experiencias?, se pregunta Dalmolego, esto, por un lado, “puede ser acusado de sincretismo, relativismo”, pero nosotros “no somos dueños de la verdad”. Primera noticia, pensaba que Jesucristo era el camino la verdad y la vida, pero igual no lo he entendido bien.

PUBLICIDAD

Les dejo el final de la entrevista:

Lo que dices nos lleva a muchas de las actitudes y palabras del Papa Francisco, pues la forma de vivir de los pueblos indígenas le ayuda en las orientaciones que da. ¿Piensas que la Iglesia está preparada, dispuesta a asumir de hecho, esa manera de vivir la relación con Dios?

Creo que es un desafío muy grande para la Iglesia. No es que no existan personas o grupos que tengan esa apertura, pero si vemos la Iglesia desde el punto de vista institucional, veo mucho temor, miedo a abrirse de corazón sincero a ofrecer. Una palabra que el yanomami dice, significa ¿por qué me estás recusando algo? Hasta lo he escuchado en relación con la cuestión de la fe. Es un pueblo indígena llamado de reciente contacto, que vive su religión tradicional, la legislación brasileña también es muy rigurosa con pueblos de reciente contacto.

Existe ese recelo, tanto en el caso de la Iglesia como en la sociedad como un todo, de ver las acciones misioneras, las acciones de evangelización con mucha desconfianza, porque la historia fue marcada por la Iglesia como instrumento de colonización, negación cultural, negación de la diferencia, fue una acción violenta, de la cual la Iglesia también participó. Hay elementos para despertar esa sospecha, se trata tal vez de cambiar de una actitud de arrogancia a actuar con la actitud de aquel libro de dos misionólogos verbitas, «Diálogo profético», que encontré muy pertinente para el trabajo que hacemos en el Misión Catrimani, dos aspectos que se deben complementar en la acción evangelizadora de la Iglesia, que en ciertos momentos puede realizarse más como diálogo, animado por lo que los autores llaman «humilde coraje» o «humildad valiente».

El diálogo profético es eso, en ciertos momentos, realizas más el diálogo, el respeto, la valorización de la cultura del otro, en otros momentos eres llamado a un anuncio profético, en la defensa de los derechos, en la defensa de la vida y a apuntar caminos. Siempre en el diálogo profético, en ese juego entre estos dos aspectos complementarios de la evangelización.

Hablas de ese intento de posicionamiento, pero vives en una misión donde después de sesenta años nadie fue bautizado, una misión de presencia y de diálogo.

Sí, pero es una expresión minoritaria, y muchas veces acusada.

¿Cuál es la reacción que sientes dentro de la Iglesia católica, de tu propia congregación ante esta actitud?

Todos los que conozco que trabajaron allí, ellos admiran esa manera, participaron, formaron parte, dedicaron su vida, sus años, su trabajo, valoran esa forma de actuación, que yo no reduciría a un testimonio silencioso, porque cuando se dialoga, se habla, cuando se habla, se anuncia. No vale pensar que el diálogo es un pre-anuncio, ya es anuncio, si estás hablando con una persona, estás anunciando lo que crees. Hay personas que defienden esa forma y la valoran, hasta obispos, que conocen, dan valor y lo empiezan a contar. Yo recuerdo a un obispo en Ecuador que después de que hablé, después preguntó, ustedes se omiten como misioneros, pero después, cada día me cruzaba en el pasillo, sacudiendo un poco la cabeza, y en el último día le dijo a otro misionero, ahora estoy empezando un poco a entender. Se entiende cuando se da valor.

Hay personas que entienden, que dan valor, pero incluso dentro de la Iglesia hay personas que critican, que afirman que sea una omisión.

De cara al Sínodo y a esos nuevos caminos que la Iglesia quiere encontrar, ¿podríamos decir que la Misión Catrimani puede ser una referencia para esos nuevos caminos? ¿La Iglesia necesita más misiones Catrimani?

Yo pienso que esta presencia en la Misión Catrimani, junto con muchas otras, es una presencia profética para la Iglesia, que se ha puesto a la escucha de los pueblos, una presencia que no deja de ser criticada o mal entendida, acusada de omisión. Eso duele bastante, porque dentro de la Iglesia se reciben críticas por incomprensiones, personas que no conocen, tampoco tuvieron la oportunidad de participar en esa vivencia. No es que se pueda acusar a esas personas por la incomprensión. Creo que si alguien nunca tuvo una experiencia como la que se vive en una misión como la Misión Catrimani, no puede pretender entenderla.

Creo que más experiencias como ésta, difundirían una nueva visión del servicio de la Iglesia, de la presencia de la Iglesia. Ahora, escuchar a David Kopenawa yanomami, líder indígena de este pueblo, que dice que la Misión Catrimani hizo las cosas bien, que no lastimó a los yanomami, que no destruyó la cultura, que no condenó el chamanismo, y por tanto, él dice que ese es el mensaje que ustedes tienen que traer del Dios que les ha enviado. Si el mismo Davi Kopenawa dice eso, afirmando que la Misión Catrimani puede seguir trabajando, porque hace un buen trabajo de apoyo, de sustento, de alianzas con los yanomami, creo que es algo muy importante. Oír esto es una apreciación que alienta el corazón, da ánimo, significa que vamos al encuentro de aquellos que son los anhelos del pueblo, de las comunidades. Por tanto, si hubiera más experiencias como éstas la Iglesia se enriquecería fuertemente.

Entrevista publicada en Religión Digital.

54 comentarios en “Misionero en el Amazonas: «Nosotros no somos dueños de la verdad»
  1. Solo una pregunta señor misionero: ¿si nosotros (se entiende que los católicos) no somos dueños de la verdad ¿qué coño es lo que ha ido usted a predicarle a los indios? Mejor le habría ido quedándose en su casa, con su familia y sus amigos y fichar todos los días en la taberna para tomar unos chatos y echar la partida de dominó. ¿O es que ha ido usted a la selva a aprender a tirar con cerbatana? ¡A la mierda los católicos acomplejados!

    1. Suscribo todo lo dicho por usted. Si no se cree que Jesucristo es la Verdad, como él mismo dijo, ¿qué hace en el Amazonas? ¿Estar de vacaciones?

    2. Se fue a pasarla rico el resto de su vida, sin compromiso, sin ofrecer resultados. Ya sabes, como el de la parábola de los talentos… «acá los tienes, enterrados…»

  2. Marcos 16, 15-16: «Y les dijo: «Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará.»

    No tengo más que añadir.

  3. Me parto con los YANOMAMI, mucho rollo de respeto a su cultura, pero si mirais la foto veis que todos ellos se han puesto unos pantalones de hacer deporte, o bañadores como cualquier guiri en la playa.
    ¿No es tan buena su cultura? ¿porque abandonan el taparrabos de su cultura tradicional para calzarse unos calzones de cultura occidental de nike o adidas, fabricados en Asia? Seguro que detras tienen una nevera con hielos y cajas de cerveza o de coca cola.

    Este misionero es un ejemplo de sal que se vuelve sosa. Si rascamos seguro que encontramos un desertor del arado o un hombre sin buena formación o deformado por profesores del seminario corruptos. Las mamarrachadas no sales asi como así, aunque las diga un misionero.
    La gilipollez del misionero es como si salieran los jugadores del Madrid o del Barca diciendo que ellos no quieren ganar los partidos sino disfrutar de un rato agradable con el rival.

    1. «Nosotros no somos dueños de la verdad» Efectivamente, Jesucristo, Dios y hombre verdadero, que es Camino, Verdad y Vida, no puede ser objeto de dominio o posesión alguna, aunque se deja comer como alimento del alma. Como dice Benedicto XVI, es la Verdad quien nos posee a nosotros, los católicos, por gracia inmerecida. Esa Verdad quiere iluminar a toda la humanidad. Los católicos tenemos la obligación moral de colaborar con esa iluminación y no ser un obstáculo, como lo es el nuevo/viejísimo paradigma relativista y ecumenista ecumaníaco.

    2. Laura Burras
      Cristo es la Verdad, y en la medida en que le sigamos somos poseedores de la Verdad. Si tu quieres seguir al Trilero patagónico allá tu, pero eso no es la Verdad.

  4. Me parto de risa, ¿para qué han ido hasta allí si no era para evangelizar? Como dicen ahí arriba podría haberse quedado en su casa oyéndole al vecino sus opiniones en el bar de la esquina. Muchos van a misiones como experiencia vital para ellos, con gastos pagados, en un entorno que a ellos les gusta y que se lo pasan bien, no se les exige mucho, porque si no convierten a nadie tampoco importa, el obispo o superior no les va amonestar, con tal de que tengan armonía y no originen problemas ya vale. Peor hubieran estado en España con jefes encima de ellos exigiéndoles resultados. Luego vuelven y yo les he oido tanto a frailes como a monjas, en charlas y hablan como cualquier periodista del National Geographic de sus experiencias vitales y de los maravilloso que era vivir entre indígenas.

    1. Cusnta basura. Y lo de que los yamomani, o como se llamen, «saben ir hacia los demás»…. eso es de traca porque sera para comérselos en una ceronia caníbal. Una pregunta, por pura curiosidad ¿este individuo, ha participado activamente de alguna de esas ceremonias caníbales? Y por pitorreo: me ha salido el titulo de una película: ceremonia canibal

  5. Qué tristeza de evangelizadores sin Evangelio!! Al no creer nada de la Palabra de Dios se mantienen como meros observadores de la vida de los otros, vaciando de sentido las promesas de Cristo. No es consciente D. Corrado de la altísima factura que deberán pagar por su simulada apertura y respeto, dejando que los Yanomami no conozcan a Dios y dejándoles introducirse en el rebajamiento del único Dios vivo y viviente. Cuando esta generación se levante en su día, hara que los condenen a Ud. Y a todos los [email protected] de la Consolata que pasaron por allí, porque no reconocieron que aquí está Dios que es más que todas las mitologías a las que Ustedes rebajaron a Dios. Dios les corrija antes de presentarse ante Él

  6. Se les llena la boca de «Evangelio» y citan ciertos versículos cuando conviene a su demagogia, pero se niegan descaradamente a cumplir el mandato de Jesús de ir y bautizar. Y esto viene de hace mucho, como puede comprobarse con espanto en el blog de Xavier Pikaza. Y éstos son los que se han adueñado hoy de la Iglesia para desnaturalizarla y hundirla con ellos.

  7. Mola porque éstos, los misioneros, son de lo poco que se salva de la Iglesia Católica. De lo poco que están verdaderamente comprometidos, y lo demuestran.

    Suponer, afirmar, que se están EN POSESIÓN DE LA VERDAD, nada menos, y que TODO lo que digan los demás es, simplemente, MENTIRA, porque LA VERDAD le pertenece a usted por definición, y no hay NADA que se pueda decir o hacer al respecto, es, como mínimo, un ejercicio de chulería y arrogancia de alto nivel.

    Pues claro que un misionero, humilde, como tiene que ser todo católico, no dice que está en posesión de LA VERDAD. Faltaría más. Dice lo que cree, e invita a creer…

    1. Lean los testimonios del misionero pasionista entrevistado nada menos que en 1991 por Xavier Pikaza (40 años en la Amazonía y regreso para morir al País Vasco). Así como la vida y muerte del capuchino vasco Labaka contada en el mismo blog (arrastró a una monja a morir los dos alanceados ritualmente por los mismos indígenas amazónicos a los que defendía de las petroleras). Éste es el «compromiso»: el desenlace tragicómico y absurdo, la inutilidad una vida empeñada en dotar de sentido heroico y gnóstico al más deprimente nihilismo y al caótico desequilibrio personal.

      1. ¿Y usted? ¿Se los ha leído usted? Venga… diga la verdad….

        Yo me he leído aquella de cuando un padre (Lot) ofrece a sus hijas a una turba para que hagan con ellas lo que quieran y dejen en paz a su invitado… Toda una enseñanza moral…

        También aquella de cuando se invita a esclavizar a las mujeres «que no hayan conocido varón», a aniquilar todo bicho viviente (niños incluídos), etc, etc…

        Números 31:17:

        «Matad pues ahora todos los varones entre los niños: matad también toda mujer que haya conocido varón carnalmente».

        ¿A que mola? Sí… está escrito en la Biblia. Es una de sus enseñanzas. Y es PALABRA DE DIOS.

        1. BOBODEREO
          Eres tu el que insultas nuestra inteligencia previa y sistemáticamente.
          Soltar bobadas sin cuento sobre la religión es agredir a la gente sensata y con un mínimo de conocimiento.
          A lo mejor el que debería confesarse eres tu, por alinearte con los que dicen que se puede comulgar en pecado.Eso si campeon, confesarse sin arrepentimiento no vale, aunque algún cura amazónico en taparrabos te de la absolución.

          1. Se me olvidaba BOBODEREO, no te lo tomes como algo personal, es algo terapeutico, es que tengo alergia a la chorrada. Si veo una chorrada y no le sacudo al chorras, luego no duermo.

  8. Dice el misionero: «la historia fue marcada por la Iglesia como instrumento de colonización, negación cultural, negación de la diferencia, fue una acción violenta, de la cual la Iglesia también participó».

    Menuda soberbia la suya. Él es el que está en posesión de la verdad, no los miles de entregados misioneros que le precedieron, que fueron colonizadores y violentos.

  9. En el momento en que algo se traduce, se introducen cambios. Se contamina. El traductor no traduce palabras: transforma el mensaje. Los evangelos de la ICAR ya no pueden considerarse válidos, pues se han traducido y copiado centenares de veces. La verdad que encierra el evangelio, debe sacarse a la luz, mediante la practica de la meditacion contemplativa, que va mas allá de las palabras. Los 4 evangelios son piedras fósiles, sin vida, que ya no sirven para nada. La suerte es disponer del Evangelio de Tomás, que fue encontrado íntegro en 1946, sin haber sido destruido por los teólogos de la ICAR. Si de verdad quereis conocer a Cristo, os recomiendo que lo leais.

  10. En la lectura de hoy, Jesús dice «no todo el que dice Señor, Señor entra el reino de los cielos, sino aquel que hace la voluntad de mi Padre». Por supuesto el no dijo Padre. Diho Abba, que es un sonido primordial. Uno de los primeros que duce un niño: Abba, o Appa. O Pappa. Abba! Es el nombre que el usaba para referirse a Ello, la naturaleza primordial. Para entrar en el reino de los cielos, hay que hacer la voluntad de Ello, no la del pequeño yo. El ego. Y solo puede saberse la voluntad de Abba entrando en en Aquí Ahora. Haciendo la voluntad de Ello, entramos en el reino de los cielos. Para entrar en el Aquí Ahora, el mejor método es la atención consciente. Empezad ya.

  11. ¡Total! Conclusión: Que lo que tiene que hacer la Iglesia es dialogar con los indígenas y buscar con ellos la verdad* porque eso de que Jesucristo sea el camino y la verdad y la vida parece que no se sostiene*.

    Pd. *Razón de más para hacer un sínodo sobre la amazonía.
    *Vete tú saber lo que dijo Jesucristo, si no había grabadoras.

  12. Respecto a los pueblos primitivos: ellos son el último vestigio de lo que fuimos, antes de abandonar el modo de vida de nuestros ancestros. Son los ultimos cazadores recolectores. Después de que desaparezcan, olvidaremos nuestras raices. No sabremos li qye fuimos, antes de abandonar el paraiso original. Por supuesto que ellos viven en la verdad (muy pocos, ya) y no hay posiblidad de volver a ser como ellos. Nuestro camino no conduce a ellos. Es lo contrario: viene de ellos. Ellos tman a Cristo en sus brevajes, mucho más de lo que vosotros haceis en esas misas insulsas. En cuanto al infanticidio: todos los pueblos primitivos mataban a los niños deformes o con defectos congénitos. Era ley de vida. Tal cosa no es infanticidio. Ni unsulteis a vuestros ancestros. Tened respeto. Los genocidas de la ICAR sois una institución perversa. Degradais todo lo que tocais.

    1. Miguel, es imposible hacer razonar a quienes se creen una casta superior. Con ese comportamiento se hacen poseedores de la verdad. A esta gente le gustaría que la ICAR fuera a misionar cual Inquisición, con carros e instrumentos de tortura, sometimiento y bautismos bajo pena de muerte, invocando el demonio y toda esa oscuridad que ha sido lamentablemente sostenida, justamente con personas que piensan así como en este foro. Poseedores de la verdad, nada de amos por el prójimo si no se convierte, poseedores de a comunicación exclusiva con Jesús.
      Pena da ver que se llamen siquiera Cristianos.

      1. Lumana, no son cristianos en absoluto. Son miembros de la ICAR, y además de los traidores. De los que reniegan de su Papa. Estoy de acuerdo con lo que escribes.

        1. Vio Miguel el tenor de las respuestas. Destilan odio menosprecio por todo aquel no sea sometido casi a la fuerza a sus convicciones. Ni siquiera se ponen a pensar en el legado de amor de Jesús. Hablan pestes de su Pontífice, de sus sacerdotes, de sus obispos, religiosas….ni se salva nadie. Viven cazando brujas.
          Prefiero mil veces se extinga está ICR podrida hasta los cimientos y renazca una iglesia nueva y alejada del lujo y el poder. Más cerca de su pueblo y menos cerca del rico y poderoso.

          1. LUMANA, es asi, tal y como dices. Los miembros de la ICAR provienen del Imperio Romano. Son sus herederos legítimos. Y el resultado es este que vemos aquí. Personas llenas de odio y confusión. Fanaticos. Genocidas en potencia. Hay otros que no son así, pero esos (yo me cuento entre ellos) ta no son miembros de la ICAR. Son los que desean convertirse en cristianos. Yo también.

      2. LUMANITA MIGUELITA LA FANTASTICA
        Porque sera lumanita que parece que eres una excrecencia del ectoplasma de MIGUELITA, para hacerle los coros. Por mucho que animes, la musica es la misma, la misma mierda.

  13. «Nosotros no somos dueños de la verdad» Efectivamente, Jesucristo, Dios y hombre verdadero, que es Camino, Verdad y Vida, no puede ser objeto de dominio o posesión alguna, aunque se deja comer como alimento del alma. Como dice Benedicto XVI, es la Verdad quien nos posee a nosotros, los católicos, por gracia inmerecida. Esa Verdad quiere iluminar a toda la humanidad. Los católicos tenemos la obligación moral de colaborar con esa iluminación y no ser un obstáculo, como lo es el nuevo/viejísimo paradigma relativista y ecumenista ecumaníaco.

    1. Queridísimo Juanito. Es impensable que la intención no era otra que llevar la palabra de Jesús. Eso queda claro. De ahí a someter a una cultura al cristianismo y bautizarlos a la fuerza de imposición, sería una verdadera salvajada. Lejos del amor al prójimo que Jesús nos vino a dejar como nueva ley.
      Usted sencillamente no lo entiende. Es ciego y no quiere ver.

  14. ¿Cómo se atreven a llamarse misioneros? Será para recibir dinero de fieles incautos. Si estas higueras sin fruto tuvieran fe, no defenderían el chamanismo ni otras muchas costumbres inaceptables para un cristiano. No me extraña que después de más de cincuenta años sin bautizar a nadie hayan sido ellos los que se han convertido a esas creencias animistas. Estos se creen muy avanzados cuando no saben nada de espiritualidad cristiana. Ni siquiera saben que sin Jesucristo no pueden hace nada, y que hay que pedir para recibir Espíritu Santo y todo lo necesario.

    Como dijo el apóstol Pablo: «Sabemos, hermanos amados por Dios, que ustedes han sido elegidos. Porque la Buena Noticia que les hemos anunciado llegó hasta ustedes, no solamente con palabras, sino acompañada de poder, de la acción del Espíritu Santo y de toda clase de dones» (1 Tes 1, 4-5). Que cada uno saque su propia conclusión.

  15. Jesucristo dijo:
    YO SOY el Camino
    La Verdad y
    La Vida.
    El misionero tiene razón, él no es poseedor de La Verdad, fue a misionar que no posee la Verdad.
    Su situación es complicada, pues ¿qué predica? ¿qué Dios dará a conocer, si él no lo conoce?.
    También Pilato preguntó a Cristo ¿Cuál es la Verdad?, Hay que tener la fe de Pilato para no saber nada.

  16. Lumanita, rica, el bautismo hecho a la fuerza siempre es inválido, pero la actuación de estos personajes no es misionera sino contemplativa del paganismo salvaje: Están allí para abrir las puertas de la nueva religión del NOM a los chamanismos y brujerías siguiendo el programa del de Roma
    .

    1. Entre el dolor que me han causado las palabras del misionero y el de algunos comentarios creo que mejor me voy a rezar a mi Dios ,a consolar a Jesús, no vaya a ser que tanto comentario hiriente me aleje del amor al prójimo.

      1. Yo compré por 5 € un calendario 2019 de los Misioneros de la Consolación y lo devolví a la parroquia. No había ningun simbolo catolico.Para eso me compro uno de Disney. Todo eran indigenas sonrientes como los calendarios de las sectas secundarias de EEUU. Que les aprovechen mis cinco euros. algun feligres pelagiano se lo quedaria encantado. Post dat. no me funcionan las tildes.

  17. La iglesia tiene la verdad porque Cristo le encomendo la predicación del evangelio, que es la revelación plena de Dios al hombre, ningún sistema o religión tiene la verdad, únicamente la iglesia de Cristo.

  18. Habría que volver a catequizar al religioso Corrado Dalmolego, junto con las tres religiosas de la Consolata.
    Se olvidó de a qué fue, si es que alguna vez lo supo.

  19. Por lo visto, me borran los correos. No toleran Vdes. ni las críticas ni las disidencias, salvo que sean para criticar e, incluso, insultar al Papa.

  20. Los ecologistas no quieren importunar a la «madre tierra» con niños molestos, y más si son discapacitados. Por eso aplauden tanto a estos indios amazónicos que se deshacen de estos niños fastidiosos…enterrándolos vivos. Esto será lo que quieren que aprendamos de los indios, y de su religión y su «teología». Aquí una de las múltiples y macabras historias de estos infortunados paganos que desde ahora serán privados de la Luz para iluminar a los gentiles que es Cristo, nuestro Salvador, al menos por los misioneros católicos.//kurioso.es/2008/12/05/hakani-la-nina-que-nacio-de-la-tierra/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles