PUBLICIDAD

El Papa sigue haciendo campaña por la Unión Europea y contra el soberanismo

|

El Santo Padre, en la rueda de prensa en vuelo, ha pedido a los cristianos que recen por la Unión Europea y ha denostado, sin citarlos, los movimientos soberanistas. Otra vez.

Dice nuestro Specola que en Roma no veían desde hacía décadas una injerencia política tan descarada y embarazosa en un Papa, así como contraproducente en atención a los resultados electorales en Italia, y añade que en la Curia, visto el desastre y el peligroso desencuentro con el gobierno italiano y con tantísimos de su propia grey, ya están dando tímidos y discretos pasos para recomponer relaciones.

Pero si esto es así con el episcopado italiano, que entiende al menos la política nacional, e incluso con la mayoría de quienes rodean al Santo Padre, Francisco parece incapaz de contenerse y aplicar una moratoria a una prédica política que, en un particular, sería absolutamente respetable pero que en el sucesor de San Pedro y Vicario de Cristo resulta perturbador y divisiva.

Lo ha vuelto a hacer en la rueda de prensa en vuelo a la vuelta de su viaje a Rumanía, cuya transcripción completa pueden leer aquí. Y lo ha hecho sobre la Unión Europea, una institución que, por humana y coyuntural, cualquiera consideraría discutible, abierta al debate en su misma existencia, no digamos su desarrollo y su presente. Pero Su Santidad habla de ella casi como si fuera una necesidad, una entidad mística:

“Por favor, que Europa no se deje vencer por el pesimismo o las ideologías, porque Europa es atacada no con cañones o bombas en este momento, sí con ideologías, ideologías que no son europeas, que vienen de afuera, o crecen en los grupitos de Europa, que no son grandes. Piensen en la Europa dividida y beligerante del 14 y del 32, 33, hasta el 39, que ha estallado la guerra”.

No tomaré por idiotas a mis lectores especificando que, cuando habla de Europa -como se desprende por el inicio del discurso-, se refiere específicamente, y que las ‘ideologías’ que para el Papa están destruyendo Europa son los movimientos soberanistas. Esto último lo deja claro, no en esta ocasión, sino en un sinfín de declaraciones de una postura consistente a lo largo de su pontificado.

Pasemos de puntillas sobre esa curiosa idea de que la defensa del Estado nación sea una “ideología no europea”, aunque el propio Estado nación sea un invento de Europa. ¿De dónde supone Su Santidad que procede? ¿Qué bien hace que el padre visible de todos los católicos del mundo defienda un modelo político concreto, demonizando al otro pese a que no solo es perfectamente lícito, sino que ha sido el dominante por defecto durante los últimos siglos?

Antes ha hablado de modo ambiguo y contradictorio contra las fronteras y, a la vez, a favor de conservar la propia identidad nacional y las propias raíces, sin aclarar en ningún momento cómo pueden los meros mortales obrar semejante milagro. Y termina con estas palabras: “Recen por Europa, recen por Europa, el Señor nos dé la gracia. A los no creyentes deseen la buena voluntad, el deseo de corazón para que Europa regrese a ser el sueño de los padres fundadores”.

Si el Santo Padre pide a los católicos que recen por una intención, el impulso lógico y filial es hacerlo. Y, naturalmente, rezar por Europa es bueno, justo y probablemente necesario. Pero, ¿pedirle a Dios que “Europa regrese a ser el sueño de los padres fundadores”? ¿Por qué? De entrada, la idea de que ‘Europa’ tenga otros padres fundadores que San Benito y otros tantos personajes que moldearon la Cristiandad es, una vez más, identificar esa profunda realidad geográfico e histórica que es Europa con el proyecto, reciente en su historia, de unificarla mediante un tratado principalmente comercial. Aquí, los ‘padres de Europa’ serían los Schumann, Di Gasperi, Adenauer y demás mandatarios que pergeñaron el Mercado Común, embrión de la Unión Europea. ¿Debemos los cristianos rezar por una institución laica concreta de naturaleza discutible?

40 comentarios en “El Papa sigue haciendo campaña por la Unión Europea y contra el soberanismo
    1. Pero de otra Europa, de raíces cristianas, respetuosa de las naciones, en especial de su querida Polonia, y que respira con los dos pulmones, del Este y del Oeste. Nada que ver con la Europa masónica, homosexualista, genderista, migracionista, islamista, que se nos quiere vender.

      1. Os la quieren vender los medios de comunicación fanatizados, como éste, y gente de tan poca decencia profesional como el que escribe estos post. Los lunáticos conspiranoicos que tomáis a estos menipulados escritos como la Palabra de Dios nunca podreis ver que esas barbaridades que dices sólo las venden los comerciantes de un «ultratradicionalismo» o «ultraconservadurismo» mucho más cercano al fanatismo islamista o evangélico que a la Verdad que proclama la Iglesia Católica.

    2. No hay pecado o here.jía alguna en ser europeísta ni en promover una constitución europea. Europa hoy sin guerras está sobre todo unificada mediáticamente pero no en los corazones. No hay admiración mutua entre los pueblos como en otros tiempos.

      La cuestión radica en los contenidos de ese europeísmo. Los propuestos por el santo polaco -absolutamente compartibles- son radicalmente distintos a los de la Bruselas actual y su perro faldero, llámame Jorge.

      1. Conviene citar algunas palabras del Papa Woytila y está claro que ningún católico puede no compartir el marco conceptual de valores que propone para la política europea. Desde esas palabras se aprecian las contradicciones con la Europa de Bruselas y su gender LGTB, su nula protección de las conciencias individuales y derechos de las personas a profesar libremente, sin coacciones, su religión. Y agréguese su permanente negación de la raíces cristianas de Europa, que Salvini -el enemigo preferido de Jorge Mario- ha tenido a bien recordar, en este tiempo.

        1. Dice Juan Pablo II, el Magno, sobre los valores que Europa debe tutelar, insertos en el mensaje que agradecemos a Hermegildo nos haya acercado:

          «El carácter sagrado de la vida humana; el papel central de la familia fundada en el matrimonio; la importancia de la educación; la libertad de pensamiento, de palabra y de profesión de las propias convicciones y de la propia religión; la tutela legal de las personas y de los grupos; la colaboración de todos con vistas al bien común; el trabajo considerado como bien personal y social; y el poder político entendido como servicio, sometido a la ley y a la razón, y «limitado» por los derechos de la persona y de los pueblos.»

          1. «Europa no podrá ignorar su herencia cristiana, puesto que gran parte de lo que ha producido en los campos jurídico, artístico, literario y filosófico ha sido influido por el mensaje evangélico. Por tanto, sin ceder a ninguna tentación de nostalgia, y sin contentarse con una duplicación mecánica de los modelos del pasado, sino abriéndose a los nuevos desafíos emergentes, será preciso inspirarse, con fidelidad creativa, en las raíces cristianas que han marcado la historia europea.»

          2. En nada el Papa actual ha contradicho que deban seguir buscándose esos valores. Más bien, los ha ido destacando de una u otra forma en sus intervenciones públicas. Lee los discursos recientes, del último mes, y verás la cantidad de veces que ha defendido la santidad de la familia, de la vida humana desde el nacimiento a su muerte natural, y todo lo demás que enuncia S. Juan Pablo II.

  1. ¿ Debemos defender a la UE a cualquier precio, favoreciendo la inmigración islamista y las LGTBI que desestructuran y rompen la familia natural?. Poco Católico y seguidor de Jesús Cristo es el papa Francisco.

    1. ¿Acaso tú no tienes inteligencia para leer por ti mismo lo que dice el Papa? Lo que dices es completamente absurdo porque no tiene el menor fundamento en lo que ha dicho el Papa.

    1. No él solo (supongo que se refiere a Carlos Esteban). La mayoría de los comentaristas muestran una notable incapacidad de entendimiento. Pero hay que ser caritativo y no decírselo tan a las claras, porque se enfadan e insultan.

  2. Pasaré lo que estoy leyendo.
    Lo primero que hizo Nuestro Señor Jesucristo después de su gloriosa Resurrección, fue reunir a sus Apóstoles y les ordenó :
    Id y bautizar a TODAS las Naciones, (Mt. 28,19) y así lo hicieron.
    Nuestro Señor fundó Una Iglesia – no varias- y desde el principio fue católica, es decir UNIVERSAL.
    Los discípulos de Cristo reciben desde el primer siglo en Antioquia, el nombre de Cristianos.
    El gran San Paciano, Obispo de Barcelona, muerto en el año 390 dc. escribió : «Mi nombre es Cristiano y mi apellido es Católico, el primero me describe lo que soy, y el segundo lo explica y lo pone a prueba»
    Por desgracia actualmente jugamos con las palabras al grado de que pierden su significado original, causando gran confusión.
    El cisma protestante del Siglo XVI, nos robo la identidad de cristiano – católico : ahora cualquier persona perteneciente a las mil y una sectas que pululan actualmente en «el gran mercado de las religiones» se llama a sí mismo «cristiano»,

  3. Seguiré :
    Y con ello esconde su verdadera identidad.
    Por otro lado, también la palabra católico ha perdido su fuerza, pues el ambiente actual hace aceptar «a los católicos» el divorcio, el control natal y hasta el aborto.
    ! Ojalá que todos los católicos lleguemos a ser verdaderamente cristianos, y que todos los cristianos lleguen a ser un día católicos!

    Ésto lo escriben como en los años 70s, u 80s, ! Cuánto no se ha atrasado ya la Religión de ése tiempo acá!
    Aquí hablan de la Unión Europea, pero urge la Unión de la Iglesia, en Europa y en el mundo entero.

  4. Como papa, si es que lo es, no confirma en la Fe; como político frustrado, pésimo, obsesionado con el globalismo, el ambientalismo limitador de la natalidad y el migracionismo desarraigador y abaratador de la mano de obra; como hombre, mentiroso, revanchista y perseguidor de los católicos. Es el odio al católico en persona, disfrazado de buenismo, que rinde pleitesía al pensamiento único, al protestantismo, al comunismo, al islam y hasta la pachamama si hace falta, al poliedro ecumenista ecumaníaco. Estamos ya en las postrimerías del pontificado, si es que lo es, más desastroso de la historia. Señor, que acabe pronto este terrible tiempo de prueba

  5. El hombre oye campanas mediáticas y las predica por el aplauso. No entiende de más. Ni puede ni sabe profundizar, pero tampoco lo desea: el tema es mediático y punto. Pero si pidió perdón a los roginyas, que habían sido expulsados… por los budistas de Birmania. Era el tema del día en radios y teles, no le pidáis más.

  6. Mientras nos distraemos con sus campañas europeístas, va expulsando de las Universidades católicas a los profesores críticos: ‘Totalitarian’: Cdl. Burke criticizes Vatican-backed universities’ ban on prof who accused pope of heresy

    1. Argumenta, pero torticeramente: el Papa no habla sobre una institución cambiante y muy necesitada de reformas y de objeciones a sus decisiones, como es la Unión Europea.
      Su Santidad habla sobre Europa como el proyecto de unión de pueblos que alentó a Schuman y Monet, dos declarados católicos, que tuvo como seguidores, precisamente por sus principios católicos y por su anhelo de establecer sistemas estables de convivencia pacífica y progreso en personalidades como el Adenauer, de Gasperi, el archiduque Otto de Habsburgo, y, sin duda, el propio San Juan Pablo II.
      Carlos Esteban habla de cosas de modo sesgado, quizá porque lee lo que quiere leer o por retorcimiento y maldad. Allá él, pero se pueden ver falsedades en cada escrito que escribe. Jamás el Papa ha hablado en contra del estado-nación ni de la soberanía nacional. Conceptos, por otra parte, que ha llenado de sangre los cinco continentes y que dista mucho de ser cristiano.

      1. Los católicos solemos ver en las palabras de Su Santidad una guía. Con sus imperfecciones humanas. Pero no tenemos la idea de buscar cómo contradecirle, e incluso interpretar lo que él dice siempre de la peor manera. Como siempre hace Carlos Esteban.
        Las ideologías que no son europeas son las racistas, las que odian al otro, las que pretenden la división, porque la unión y la fraternidad son las que permiten el progreso de los pueblos. Según la doctrina manifiesta unánimemente en el magisterio cristiano.
        El bloguero escribe que «Cuando habla de Europa -como se desprende por el inicio del discurso-, se refiere específicamente, y que las ‘ideologías’ que para el Papa están destruyendo Europa son los movimientos soberanistas». Es pura y simplemente, mentira. En eso no ha entrado el Papa.
        No digo que todas las decisiones y palabras del Papa no puedan ofrecer a veces aspectos criticables, pero no es de recibo mentir y manipular para satisfacer ansias de venganza contra el Santo Padre.

  7. Al final, no hay quien comprenda a este hombre…Alguien que deja familia, madre, padre, hermanos, posible esposa e hijos, se supone que por un amor grande y total a Jesucristo, anda habitualmente metido en berenjenales políticos, como si no pudiera emplear otro idioma que no fuera el político…Es desconcertante y, bueno, si no hay nada bueno que decir, más vale callar, orar y mantener la esperanza puesta en el único que no decepciona nunca: Nuestro Señor Jesucristo. ¡Cuánto tiempo perdido en cosas meramente humanas y pasajeras!
    ¿Qué concepto de trascendencia tendrá ?

    1. Lee lo que dice el Papa en vez de lo que te dicen que dice. Es muy distinto. Verás que es un hombre de gran espiritualidad católica, aunque ni en teología ni en filosofía sea brillante como sus santos predecesores.

  8. Casali, no siento ninguna necesidad de creer en Jorge Mario Bergoglio. Con creer y seguir a Jesucristo me basta y me sobra para alcanzar la vida eterna, por su Amor infinito y misericordioso. Camino, Verdad y Vida. Nada más y nada menos que en su Iglesia bimilenaria católica, universal, llena de sabiduría y buena doctrina.

  9. Por aquí pulula un locoide que se cree más listo que nadie. Es normalmente lo que pasa con los locos. Ha cambiado una letra del nick que plagiaba pero se le ve el penacho más que el plumero.

  10. Casali. No pasa nada. En tí tampoco veo nada inteligente.
    Y ya puedes negar lo que te de la gana la evidencia. Pero gracias al Papa, Lutero tiene estatua, sello y título de defensor del evangelio. Acéptalo porque es innegable. Lo puedes justificar como quieras porque estás en tu derecho, pero negarlo es una torpeza

  11. Eso de la Europa cristiana y de los valores me recuerda a los cristianos por el socialismo. No se representaban más que a si mismos frente al socialismo real que mandaba en medio mundo, pero fueron los tontos útiles para desmovilizar la Iglesia. Y al europeísmo «cristiano» le pasa exactamente eso frente al proyecto masónico de Bruselas. Llevamos más de 50 años y la única Europa real es la masónica, hace falta ser muy zote o muy malvado para seguir con ese discurso y no se olvide que en la querella de las investiduras fueron las monarquías, las naciones y las ciudades la defensa de la Iglesia frente a las veleidades cesaropapistas de los emperadores germanos, pero en fin con la humildad de nuestros eclesiásticos la cosa es mantenella y no enmendalla.

    1. Eiztarigorri, has dicho una verdad como una catedral de grande. Los cristianos porel socialismo fueron los tontos utiles que desmantelaron la iglesia, montones de curas se adhirieron a esas tesis absurdas, pues ahora pasa exactamente lo mismo una Europa unida sin guerras está bien, pero no masónica, Juan Pablo II también fue tonto útil con eso de Europa de las raices cristianas que al final dice lo mismo que cristianos por el socialismo, es decir nada de nada. De todas formas no hay que preocuparse, vendrán un reavivamiento de la fe católica, pero no de manos del Vaticano, Dios proveerá a su debido tiempo los pastores que nos guiarán.

  12. Totalmente de acuerdo con Felicutas, alguien que ha renunciado a formar familia, y de alguna forma dedicar la vida al ministerio sacerdotal, que tenga tanto interés en la política, ecología, etc. Para esa dedicación no necesitaba pasar por el seminario, renunciar a la familia, e incluso someterse a las reglas de una orden religiosa, para ese visje podría directamente haberse introducido en la política.

  13. María. Yo también estoy de acuerdo. Pero para entender por qué hacen eso y no pasan directamente por la política hay que leer a Bella Dodd.
    El NOM necesita de los suyos dentro del Vaticano

  14. Bueno, si lo que opina sobre Europa está al mismo nivel intelectual que algunas cosas que ha dicho sobre la «religión de paz», pues ¡qué nivel, Maribel!
    Ah y no lo leí aquí, fue hace tiempo.

  15. Casali: lo que dice Mariela el 04 de Junio a las 12:22 horas, no es mentira, son hechos públicos conocidos por todos. Infórmate.
    Y si estás bien informado, pues no mientas.

  16. “La Patria non è un’opinione. O una bandiera e basta. La Patria è un vincolo fatto di molti vincoli che stanno nella nostra carne e nella nostra anima, nella nostra memoria genetica. È un legame che non si può estirpare come un pelo inopportuno.”

    Oriana Fallaci

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles