PUBLICIDAD

Müller a InfoVaticana: «No necesitamos una Iglesia que sea una suborganización de la ONU»

|

El cardenal Gerhard Ludwig Müller, prefecto emérito de la Congregación para al Doctrina de la fe, no deja a nadie indiferente. Se ha convertido, muy a su pesar, en un potente foco de atención. En su reciente visita Madrid, con motivo de una liturgia solemne de la Orden Constantiniana, de la que es Gran Prior, ha concedido esta entrevista en exclusiva a Infovaticana.

P.- Eminencia, hablemos del concepto de sinodalidad. ¿Cuáles son los referentes teológicos, según el magisterio de la Iglesia, de la sinodalidad? ¿Para qué se está utilizando en la práctica, en la vida de la Iglesia, hoy este concepto?¿Hay un riesgo de instrumentalizar esta práctica para otras cosas?

R.- Sinodalidad es un neologismo. Antes existía la colegialidad de los obispos, el trabajo junto con el papa. Y había los sínodos regionales, provinciales, el sínodo general, el concilio ecuménico… Pero teológicamente es algo nuevo, con un poco de invención. La colaboración es natural entre todos los miembros de la Iglesia. Por eso no entiendo cuál es un sentido de sinodalidad que sea diferente a lo que ya teníamos en toda la historia de la Iglesia. Como si los procesos pudieran cambiar las ideas en la Iglesia. Más importante que los procesos es orientarse hacia los principios clásicos de la Sagrada Escritura, de la tradición apostólica, del magisterio, en las declaraciones, definiciones infalibles… Estos son los puntos de referencia y no podemos cambiar poco a poco la doctrina de la Iglesia para llevarla a las ideas que están en contra de la Revelación.

P.- En este sentido, hablando de procesos, ¿le preocupa la vía sinodal de la Iglesia alemana como punta de lanza?

R.- Esto es una locura. Ellos piensan que los abusos sexuales de parte de algunos clérigos tendrían algo que ver con la interpretación de la sexualidad o con el celibato y el acceso de las mujeres al sacerdocio. El caso de los abusos se instrumentaliza para hacer otra agenda. Es absolutamente falso. Uno no puede aceptar esto porque los abusos tienen muchas causas, entre otras la desorientación de la moral. El fracaso de la moral personal y también eclesiástica, dado que no se ha entendido bien la disciplina eclesiástica. Uno es sacerdote de Jesucristo para dar un buen ejemplo a los demás. El sacerdote corre el riego de caer en la tentación, de no respetar a los jóvenes en la santidad de la vida, en la personalidad… Esas son las verdaderas razones de este fracaso. La gran mayoría de los sacerdotes son buenos, no se puede hacer a estos buenos sacerdotes culpables de la culpa personal de otras personas. Nosotros sabemos que hay abusadores en las familias, que hay padres abusadores, pero no se puede decir que la mayoría de estos perpetradores, de estos que hacen estas cosas, son los padres. Porque la mayoría de los padres son buenos padres.

P.- El texto de Benedicto XVI sobre las causas de la pederastia en la Iglesia, ¿cree que ha sido silenciado conscientemente por la argumentación que utiliza el papa emérito?

R.- Él, Benedicto XVI,  dice la verdad y algunos no quieren escucharlo. Inventan algunos teorías, que el arzobispo Georg Gänswein y yo habríamos escrito ese texto. Es lo que he leído en la prensa. Él, el Papa emérito, es más capaz de escribir estos textos que la mayoría de sus críticos. Es decir, tiene una alta intelectualidad. Y él tiene la experiencia suficiente, desde hace 60 años y también como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y después como papa. Los dos papas, Juan Pablo II y Benedicto, hicieron todo lo que podían hacer contra la pedofilia en el clero. Hay que reconocerles a ellos los méritos en la lucha contra esta peste. Los que lo critican son ideólogos. La mayoría de estos no han leído, no ha estudiado esta carta de 20 páginas o más. Solo han leído algunos títulos en los periódicos que dijeron que el papa acusaba a la corriente del 68.  Pero el papa emérito no ha dicho que son culpables sino que preparaban la atmósfera del aniquilamiento de la moral y de la conciencia.

P.- ¿Le preocupa lo que pueda salir del Sínodo de la Amazonía?

R.- Lo que he visto hasta ahora es muy superfluo. La razón de la carencia de sacerdotes no es el celibato, es la falta de la preparación a la vocación, la vocación viene de Dios y nos toca a nosotros escuchar y dar la respuesta a esta vocación de Dios, que es una acto espiritual. La Iglesia tiene que fomentar una buena pastoral de las vocaciones. El celibato es una realidad espiritual y quien no piensa en el Espíritu de Dios no puede entenderlo. Como Jesús ha dicho: la gente del mundo no entiende lo que es el celibato, dar la propia vida y no vivir en el matrimonio, que es para nosotros un sacramento. Con el celibato damos también un testimonio en la dimensión escatológica de esperanza para la vida eterna. Porque la vida humana, cristiana, no termina en este mundo terreno. Tenemos una esperanza más allá de esta vida. Todos los que hablan, que tienen sus aspiraciones en este Sínodo de la Amazonía, hablan solo de algunos aspectos prácticos. Y no entran en lo profundo de los temas. Piensan más según el mundo que en un sentido espiritual.

P.- Usted ha escrito varios libros sobre las mujeres y el sacerdocio. Ha habido una comisión sobre el diaconado femenino. ¿Cree que se va a abrir la vida al diaconado femenino y por tanto, en un futuro, al sacerdocio de la mujer?

R.- No. Dogmáticamente no es posible. El papa no tiene el poder y la autoridad de cambiar los sacramentos. Y nunca había un diaconado sacramental de las mujeres. Y no se puede interpretar algunos datos de la historia en este sentido y nunca la Iglesia dogmáticamente ha dicho que es posible que la mujer reciba el sacramento del orden. Existe uno solo sacramento del orden: obispo, presbítero y diácono, y no se puede separar, distinguir, el sacramento.

P.- Y una vía intermedia de un diaconado ministerial no sacramental, ¿es posible?

PUBLICIDAD

R.- No. Por qué llamarlo diaconado ministerial. Crearía una confusión en las palabras. Grandes grupos de nuestros cristianos son instruidos por la prensa y no saben distinguir teológicamente por una falta de formación teológica. Para eso tenemos ministerios. Ministerios laicales también. Igual para los hombres y para las mujeres. No tiene sentido construir algo con el sentido de diaconía femenina, por que tenemos esta palabra –ministerios-, que procede del latín. Por qué crear confusión. La palabra diácono es un término técnico para el primer grado del sacramento del orden. No podemos terminológicamente confundir.

P.- Estamos en un tiempo en el que la doctrina ha pasado a un segundo lugar. El primero lo ha ocupado una concepción singular, incluso espiritual, de la praxis. ¿Qué papel juega la doctrina en la vida cristiana, en la configuración de la identidad católica?

R.- Hay muchos, ahora la Iglesia, que no saben qué es la doctrina. Piensan que es una teoría, una especie de pensamiento. La doctrina de la Iglesia es el Evangelio de Jesús, es la doctrina de Jesús, y de los apóstoles, y por eso es la presentación, la verbalización del Logos, de la palabra de Dios. La doctrina de la Iglesia es la explicación de la autorrevelación de Dios, y no es nuestra teoría sobre Dios, o sobre algunos temas en la Iglesia. Se tiene que distinguir entre la doctrina dogmática de la Iglesia y la doctrina académica de los teólogos. En esta preparación de la llamada reforma de la Curia posponen la fe. Primero viene la secretaría de Estado, que dicen verbalmente que la secretaría de Estado, con las relaciones con los Estados, la diplomacia y la burocracia vaticana, está más vinculada a la suprema misión del papa que la doctrina de la fe. Esto es absurdo. Eso son algunas tareas mundanas, seculares. La misión espiritual viene de Jesucristo. Jesucristo no ha constituido el Estado del Vaticano con su jefe, y este jefe con su Estado gobierna la Iglesia. Es absurdo. Al revés es la verdad. El Estado es solo una ayuda para garantizar la independencia, la libertad del papa contra las influencias de los políticos. Pero no es la esencia del ministerio petrino.  Y cómo se puede decir, entre los dicasterios, que viene primero el de la evangelización y después la fe y la doctrina de la fe. La evangelización es la praxis y la fe es la teoría. ¿Qué concepto de teoría y praxis tienen? ¿El del sistema marxista? La fe es el origen, es la raíz de la justificación. Solo por medio de la fe en Jesucristo somos salvados. Sin fe, ninguno puede agradar a Dios. La fe es una virtud infusa. El primer don del Espíritu Santo a nosotros es la fe y la esperanza, el amor. No se puede decir que la fe es solo una teoría.

P – ¿Qué otros aspectos de la reforma del Curia le preocupan?

– También es muy problemático que han sustituido las Congregaciones de los cardenales, que representan la Iglesia romana, por dicasterios. Ahora tenemos solo dicasterios. Los dicasterios son una burocracia. La curia romana no puede ser un aparato burocrático para ayudar al papa, a las conferencias, a los obispos… Es una realidad eclesiástica que representa a la Iglesia romana. Colegiado con el papa como su cuerpo, está en primer lugar el colegio cardenalicio. La curia es también una forma del trabajo del colegio cardenalicio. Y por eso, la congregación es la expresión latina de sínodo. Hablan de la sinodalidad y terminan con las Congregaciones, y en vez de sinodalidad o congregación ahora introducen un término burocrático.

P.- ¿Qué le motivó hacer pública su Confesión de fe?

R.- Era necesario. Se habla mucho del clima, del cambio climático, de inmigrantes… y se tiene que hablar sobre los temas de nuestra fe cristiana y católica. El cardenal Kasper ha dicho que lo que yo había escrito eran algunos elementos elegidos arbitrariamente por mí. Pero los temas son la Trinidad, la Encarnación, la sacramentalidad de la iglesia, la unidad entre fe y vida y la expectativa para la vida eterna, la dimensión escatológica. Es exactamente lo que dice el símbolo, la profesión de la fe. Y estamos en esto. La Iglesia, como el papa siempre dice, no es ONG, la Iglesia es la comunión en la fe, unidos en Jesucristo, el hijo de Dios. La palabra de Dios que se hizo carne. Este es el centro de la Iglesia, el sacramento en Cristo para llevar a la gente a la plena comunión con Dios y entre nosotros, para dar un ejemplo o una señal de unidad a la humanidad. Esto es la Iglesia. No necesitamos una Iglesia que sea una suborganización de la ONU.

P.- Me gustaría preguntarle sobre la formación teológica de los sacerdotes y los obispos. ¿Cuáles son las consecuencias de una ausencia de una formación teológica y doctrinal de los sacerdotes y de los obispos?

P.- Los obispos y los sacerdotes son los servidores de la Palabra. Por eso tienen que conocer la Palabra. La inteligencia de la fe no es una realidad que viene de afuera hacia la fe, viene de adentro, de la fe. La fe es un acto también racional. Creemos con nuestra razón y con nuestra voluntad llevada de la gracia. Pero es un acto verdaderamente humano. Y tenemos que estar preparados para dar una respuesta a todos los que nos preguntan por la racionalidad de la esperanza que está en nosotros. Tenemos esa gran tradición de la teología, de la intelectualidad, de la fe. Todos los grandes maestros, sobre todo santo Tomás, han hablado del obispo como el maestro de la palabra, como el que enseña la palabra y tiene que conocer todos los elementos de la fe. No tiene que ser un teólogo especialista como en la academia. Pero tiene que tener ese nivel. Tiene que ser capaz de discutir con los profesores de teología. Tiene que informarse cada día, leer la Biblia, estudiar la Biblia, los grandes textos y documentos de la tradición apostólica. Y saber de los teólogos actuales. Toda la discusión que tenemos hoy, la antropología, la falsa antropología, que define el hombre como un ser biológico solo. Tenemos que dar respuestas convincentes a la intelectualidad de hoy. No es suficiente ser ministros del culto, el ritualismo, esto no es suficiente. O repetir algunas frases comunes. Tiene que ser capaz de penetrar en los temas. Y por eso necesitamos un estudio de la teología profundo, y también una formación permanente.

P.- En su biografía hay un capítulo destacado con su relación con Gustavo Gutiérrez, con quien elaboró también una teología sobre los pobres. Hoy estamos en un momento en el que los pobres han adquirido un protagonismo singular como objeto prioritario del discurso de la Iglesia en el sentido del Evangelio de que los pobres están en el centro del mensaje. ¿Pero no se está utilizando este discurso para algo más?

R.- Todo puede ser instrumentalizado por parte de la ideología. Pero la fe cristiana, católica, no es una ideología. Es la experiencia de la realidad de Dios en medio de nosotros. Esta es la fe católica. Los pobres en el mundo no son una realidad marginal. Es un gran tema, porque esos pobres son millones, viven bajo el nivel de la dignidad humana. Con la fuerza de la fe, y el espirítu del amor, debemos preocuparnos por el desarrollo integral de la humanidad. No puede ser que algunos pocos sean riquísimos y otros no tengan nada. Las riquezas del mundo son dadas para todos. La Doctrina Social de la Iglesia, y la teología de la liberación en la línea de Gustavo Gutiérrez, dicen que esto no es ideología marxista sino que nos plantea cómo podemos hablar de Dios frente a estas injusticias, desigualdades y sufrimientos. La lucha contra la estructura de la pobreza, contra  la falta de la dignidad humana, pertenece a la misión de la Iglesia, a la diakonía.

32 comentarios en “Müller a InfoVaticana: «No necesitamos una Iglesia que sea una suborganización de la ONU»
  1. Leí parte de la entrevista, las preguntas se me hicieron muy bien planteadas, y las respuestas muy claras.
    Creo que cuando se menciona a Jesucristo y se dice hijo de Dios, debe escribirse Hijo de Dios, por que en El es un Nombre también, algunas biblias así le ponen el «Hijo de Dios», con mayúscula.

  2. Los amos del mundo sí necesitaban a la Iglesia Católica supeditada a la madre de las abominaciones y embrión del Gobierno Mundial del anticristo para «bendecir» sus dogmas y verdades de fe globalistas; por eso había que apartar al último obstáculo que se interponía en la toma masónica de la Iglesia: Su Santidad Benedicto XVI, Vicario de Cristo, cuya vida se consume para mantener en alto el estandarte del Señor y contribuir al cumplimiento de Su promesa: «sed non praevalebunt».

  3. Lo que los amos del mundo hicieron en la Iglesia en 2013 para colocar a uno de los suyos lo están replicando ahora en España. Ruego leer el artículo de Magdalena del Amo en Periodista Digital:
    «En gestación el próximo fraude electoral del 26 de mayo»
    blogs.periodistadigital.com/opinion.php/2019/05/13/p423721

    Concentración el Domingo 19 de Mayo a las 12 horas en ciudades de toda España por la repetición de las elecciones del 28-A y por elecciones transparentes:
    eleccionestransparentes.wordpress.com/

  4. La entrevista es extensa e interesante, lástima que el Sr Cardenal salió amargado de la Congregación para la Doctrina de la Fe, me choca mucho la arrogancia con la que habla y la incapacidad de reconocer los grandes logros y avances que ha tenido la Iglesia con el Santo Padre Francisco. Da mucha tristeza que un jerarca de su calibre no sea capaz de dar testimonio de unidad. Müller es el clásico alemán que cree que la Iglesia Católica es sólo Europa. Su terrible rechazo al Papa es, en cierta medida porque el Papa es latinoamericano.

    1. No detecto ningún rechazo al Papa actual en ninguna de sus palabras. Simplemente, habla de aquéllo de lo que éste calla. Por eso parece contrario, porque sus temas no son los de este Papa. Pero ni lo nombra, ni lo critica.

      1. No soy comunista, y no tengo odio ni siquiera contra ti, en mi opinión respecto de mūller si no le agrada el Papa debería renunciar al capelo cardenalicio.

        1. Suponiendo que a Muller no le agraden algunas ideas del actual Papa (no su persona), Kasper y Cía. debieron renunciar al capelo cardenalicio con Juan Pablo II y Benedicto XVI… ¿Dijo usted algo entonces?

          Me mondo de risa con sus argumentos y rasgado de vestiduras. Pues anda que no tuvieron que aguantar carros y carretas los Papas anteriores, con los cardenales desobedientes de verdad, por salvaguardar a la unidad de la Iglesia…

          Por cierto, me ha encantado la entrevista.

          1. El Cardenal Kasper nunca ha sido intransigente con ningún Papa y jamás ha criticado en público al Santo padre sea quien fuere. En el caso de Müller se ve claramente que no tiene recta intención.

    2. Avances, con Francisco? Y dónde quedan todas sus eregias.
      Avances si, pero hacia la destrucción de la iglesia.

      Orar y orar para que esté hombre, complaciente con el MUNDO obre la voluny de Dios.

      Que tristeza que después de dos, eso sí, excelentes papas llegara este hombre, no elegido por El Espíritu Santo, a causar tantos estragos en nuestras iglesia

    3. Venga usted a completar la entrevista señalando los avances de la Iglesia bajo el Papa Francisco. ¿En qué parte de la entrevista rechaza el papa? Además, el Papa Francisco es argentino solo de la primera generación. Sus padres y abuelos llegaron desde el norte de Italia, de manera que es tanto italiano como argentino o más.

  5. «Señor del mundo»… todo esto ya está detallado en esa distopia. ¿Es el programa de Francisco? Lo digo porque nada más llegar al pontificado lo recomendó.

  6. Edgar. Hablas con sentimentalismo, no con la Verdad….el cardenal Muller es un cardenal católico..Francisco, en cambio, es protestante. O, peor aún, una herramienta del NOM. Triste. Pero es la verdad.

    1. Pues será católico desde que Francisco lo echó, porque cuando estaba en doctrina de la fe apenas abría la boca para defender la fé ni para criticar nada. Ahora que lo han echado y está molesto se dedica a hacer oposición y generar corrientes de opinión negativas. Soy conservador, pero ese cambiarse de chaqueta según esté o no en el poder no cuela. Que aprendan de Sarah.

        1. Pues sería de puertas para adentro, porque públicamente no hubo casi nada destacable. Sólo cuando le sustituyeron comenzó a despotricar.

      1. Marcopolo, lo que dices no deja de ser prejuicioso. Según tú, está amargado y molesto y por eso habla como habla. O sea que ya le estás sentenciado a no decir ni mu.
        ¿Y por qué no suponer que fue despedido porque no estaba de acuerdo con ciertas cosas y tenía que criticarlas en conciencia, igual que ahora siente el deber, en conciencia, de aclarar la verdadera doctrina de la Iglesia? ¿Acaso crees que no se está exponiendo? Perdona que te lo diga pero noto un cierto tufillo clerical en tu comentario.
        Yo, en lugar de hacer ese juicio de intenciones que sólo Dios conoce, me siento muy agradecida con él porque es un Pastor que cuida de su rebaño
        Te aseguro que hay un sentimiento generalizado de orfandad.

  7. Vamos a ver, la cuestión no es si Müller está o no amargado desde que Francisco lo echó de un puesto en el que ha colocado a un don nadie, sin criterio alguno, para que sea la voz de su amo, sino si lo que dice es o no la Verdad. Müller sabía de sobra que si decía la Verdad, acabaría perdiendo el puesto, como así fue. Que podía haber sido antes todavía más osado, por supuesto, pero también menos, para mantener su puesto. Que ahora habla como muy pocos, pues estupendo. Más vale tarde que nunca, como casi todos los obispos y cardenales que tenemos, que no tenemos, pues están a por uvas.

    1. Ya, el problema es que esa trayectoria deja una verdadera y seria duda de cuáles eran (y son) sus intereses reales, si son cargos, poder, status… o si es realmente defender la fé. De qué sirve que hubiese mantenido el cargo si no se atrevía a mostrar su posición y sus opiniones eran más bien tibias? Por ejemplo, el Cardenal Sarah, estando en el cargo se atreve a defender la fé, a decir que no está de acuerdo con la comunión en la mano ni con las liturgias banales, a criticar la inmigración descontrolada… Puede que no le dejen reformar nada, pero no calla. Puede que lo echen, pero habrá cumplido su trabajo. Eso sí es un cardenal fiable, que en todo momento defiende la fé, no dependiendo de dónde, de cómo y de lo que convenga. Puede que esté equivocado y haya sido una rectificación sincera, pero ahora a Muller no me lo creo demasiado, no me dá tanta buena espina, sólo por estar contra Francisco (desde que lo echó) no significa que sea de fiar.

      La Paz

  8. Para eso tenemos ministerios. Ministerios laicales también. Igual para los hombres y para las mujeres. ERROR
    Hay muchos en la Iglesia que desconocen lo que es la doctrina. ERA SU FUNCIÓN COMO PREFECTO DE LA DOCTRINA DE LA FE PROMOVERLA – ES RESPONSABLE DE ESA FALTA.
    ¿Cuáles son las consecuencias de una ausencia de una formación teológica y doctrinal de los sacerdotes y de los obispos? PREGUNTA INÚTIL, DE UN IGNORANTE O DE UN MALICIOSO QUE SUPONE UNA FALTA DE FORMACIÓN SIN MOSTRAR DATOS QUE LA JUSTIFIQUEN.
    UNA VEZ MÁS UN EMÉRITO TOMADO COMO ARIETE CONTRA EL PAPA. A NO SER QUE LA NOSTALGIA DEL CARGO LO HAGA HABLAR SIN MEDIR LA REPERCUSIÓN, MUY A SU PESAR, CLARO.

  9. Está claro que lo de Müller es un conflicto de poder: si tanto le fastidia el pontificado del Papa Francisco entonces que renuncie a su cardenalato, un Cardenal es, en virtud de su misión un colaborador cercano del Papa. Pero Müller no renunciará porque puede más el ego.

    1. Pues va a ser que no Edgar… ya te gustaría a ti que renunciase… quien eres tu para insinuar que un Cardenal del nivel de Mülller renuncie???. El «ego»??? el «ego lo tendrá quien yo me se….

  10. Nuestra hija Elisa Isabel, discapacitada física y psíquica en un 86%, de 43 años de edad; tiene falta de movilidad, necesitamos con urgencia ayuda Para adaptar un cuarto de baño a sus necesidades, inodoro adaptado y capacidad para que entre una silla de ruedas, no tenemos medios para ello; somos pobres, hemos conseguido ayuda de Caritas, y de los servicios Sociales del Ayuntamiento, de la Generalitat, no nos llega: pedimos un empujón de ayuda para conseguir con urgencia lo que necesitamos, Elisa Isabel es muda no habla depende de una segunda persona y por ello contamos contigo. Los ingresos que tenemos son muy bajos, certificados de pobreza que lo acreditan. Bono social para que no nos corten los suministros, también lo acreditan. Todo cuanto escribo anteriormente lo puedo presentar con certificaciones y documentación a la persona que lo solicite. Presentamos presupuesto 2.860,76€..TL.634710065. Mi correo [email protected] IBAN ES3301824259040200015686. Banco de Bilbao….

  11. Müller formuló multitud de observaciones a la Amoris laetitia, que no gustaron nada a quien quiere la comunión en pecado mortal con la excusa de que no es un premio. Tan nada, nada, que no atendió ninguna e inició su actitud revanchista.

  12. Está claro que algunos no pueden desprenderse de sus prejuicios y juicios de valor
    ¡Qué triste! Nunca percibirán en los demás ni el amor a la verdad ni la preocupación por aclarar la auténtica Doctrina Católica. Es como si esto les diera igual. Es muy doloroso. No quiero escribir el calificativo que se me ocurre.

  13. Este cardenal cada vez me sorprende más y para bien. Puede que siendo Prefecto no se atreviera a hablar por miedo, por respeto al «Papa» pero ahora da en el clavo. Me gustaría saber si los que defienden a Francisco aquí defendieron así a Benedicto cuando dijo que ningún obispo Le hacía defendió cuando le atacaron llamándole nazi o que su autoridad acababa en la puerta de su despacho. Sería muy interesante saberlo por si sus defensas son por papolatria o por ser el Papa de la ONU. Estamos al final de la partida y pronto se sabrán muchas cosas
    Recemos por el Papa Benedicto porque su misión no ha acabado, más bien queda lo más difícil.

  14. Qué gusto da saber que tenemos dentro de nuestra Iglesia Cardenales de la categoría de Müller, es un sorso d´aria pura como dirían los italianos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles