PUBLICIDAD

¿Qué piensa realmente el Papa del Islam?

|

Su Santidad, como demuestra la catequesis que acaba de dar en Roma y que recogemos en estas mismas páginas, tiene del Islam una idea que podría disputar sin problema cualquier persona mínimamente interesada, no digamos un experto, y parece ser un reflejo de esa mentalidad sesentayochista que transmite en la mayoría de sus mensajes, muy de ‘hijo de las flores’ de Woodstock.

Pero si temblamos al pensar en discutir cualquier pronunciamiento magisterial del Santo Padre, no sucede lo mismo con las cuestiones de hecho, marginales a nuestra fe, sobre las que el Pontífice ni es ni tiene por qué ser un entendido, así como los argumentos que ofenden a la lógica más pedestre.

Por ejemplo, dice el Papa, en referencia a su insistencia de que ‘caminemos con los musulmanes’, “No debemos tener miedo de la diferencia: Dios lo ha permitido”.

Habla, claro, de la ‘voluntas permissiva’ de Dios, esa que le ayudó a salvar una frase bastante cuestionable del ‘pacto por la paz’ que firmó en Abu Dabi con autoridades musulmanas. Si Dios es omnipotente, no puede suceder nada contra su voluntad, ya lo quiera activamente, ya lo permita. Y la prueba evidente de que Dios permite algo es que se da, sencillamente. En ese sentido, sí, Dios ha permitido la pluralidad de religiones, igual que ha permitido la Peste Negra o la erupción del Krakatoa.

Pero si la razón para “no tener miedo” de la diferencia es que Dios la ha permitido, tampoco deberíamos tener miedo del Cambio Climático, y por idéntica razón. Ni a los controles fronterizos ni a Matteo Salvini, por poner más ejemplos. Porque todo lo que existe, existe porque Dios lo permite, empezando por el pecado.

Si lo que quiere decir el Santo Padre es que, en general, no debemos tener miedo, es algo muy puesto en razón, pero no tiene mucho sentido en la frase.

Insiste también el Santo Padre en hablar de ‘fraternidad’ al referirse a los musulmanes, pero ser hermanos exige tener un mismo padre. En ese sentido podemos los cristianos referirnos a la fraternidad, al creer que somos hijos adoptivos de Dios por el bautismo. Pero los musulmanes no creen eso; no es que no crean que los cristianos no somos hijos de Dios, sino que tampoco ellos lo son, porque Dios no tiene hijos, y solo sugerirlo es blasfemo.

Como con el manido cliché de que ‘todos adoramos a un mismo Dios’. ¿Es eso cierto? ¿Es lo mismo un Dios Trino que un Dios solitario? ¿Es el mismo Dios el que se hace hombre por salvarnos que el que nunca ha salvado esa insondable distancia? No parecen cuestiones banales en absoluto.

Entre los 99 nombres de Dios que recitan los musulmanes, ninguno es Padre, algo que está en el centro mismo de nuestra fe. Tampoco Amor, que es la esencia misma de Dios.

Entendemos la impaciencia del Papa ante estas disquisiciones y su tendencia a pasarlas por alto para lograr el ansiado acercamiento entre las religiones, pero el modo de superar las dificultades no es ignorarlas, sobre todo cuando son de peso.

Por ejemplo, dice hablando de sus viajes a tierras del Islam que ha seguido los pasos del santo cuyo nombre ha elegido como Papa, San Francisco de Asís: “Hace 800 años, Francisco llevó el mensaje de paz y fraternidad al sultán al-Malik al-Kamil”. Bueno, no exactamente. San Francisco conminó al sultán a que se convirtiera a Cristo, precisamente lo que ha desaconsejado Su Santidad a la diminuta comunidad cristiana de Marruecos en su reciente viaje.

El concepto que tiene el Santo Padre del Islam es un misterio. Es imposible que un hombre de su posición ignore los evidentes problemas que plantea la convivencia con el Islam, o la realidad de lo que verdaderamente creen los seguidores de Mahoma. Es probablemente diplomático elogiar la tolerancia religiosa del Reino de Marruecos, pero sin duda le parecería alarmante que existiera una ‘tolerancia’ similar en el Occidente cristiano, un país de nuestro mundo en el que el catolicismo fuera la religión oficial y donde convertirte a otra pudiera dar con tus huesos en la cárcel.

PUBLICIDAD

Parece como si insistiendo una y otra vez en que el ‘verdadero’ Islam es la fe tolerante y abierta que solo existe en la mente de un puñado de bienintencionados intelectuales quisiera forzarles a serlo, lo que se conoce como ‘profecía autocumplida’ en psicología. Que vaya a conseguirlo es bastante dudoso, y en el intento podría estar desarmando intelectualmente a los católicos de Occidente.

16 comentarios en “¿Qué piensa realmente el Papa del Islam?
  1. Lo preocupante no es tanto lo que piensa o deja de pensar del Islam sino lo que piensa o no piensa del catolicismo. una religión más, pero no la Verdad revelada, el Dios hecho hombre en Jesucristo. Mucho me temo que este señor no cree en la divinidad de jesucristo ni en la Iglesia como sacramento de salvación. Tampoco cree en la Inmaculada concepción, pues la Virgen no nació santa, ni en el infierno, como le reconoció a Scálfari, por lo que, si todos ya estamos salvados, no es necesaria la Iglesia. ¿ Qué es la Iglesia para Francisco ? Un ente en favor del ambiente, la migración y la hermandad universal. La ha vaciado totalmente de contenido. Se tiene que largar, pero no lo hará, pues está encantado de haberse conocido y el papado colma sus aspiraciones políticas.

  2. Para ver lo que piensa el Papa del Islam es necesario enterarse de su discurso en la Universidad de Ratisbona año 2006, cuando estaba en el ejercicio activo del papado. Con esto nos manejamos bien porque lo que piensa el usurpador carece de importancia para los católicos.

  3. Experimento básico y elemental, que viaje por cuenta propia a los países islámicos a ver qué le pasa. Si tan buena gente son; le protegerían para que no le ocurriese nada.Por otro lado , y para ver qué probabilidades tendría de salir sin daño, podría preguntar a los profesionales del ramo cuanto le costaría un seguro de vida y preguntar si se lo harían .Parece mentira , pero para rebatir sus inocentes e ingenuas teorías hay que razonar con un perfil intelectual flojo, muy flojo.

  4. Lo que piensa el cvii sobre el Islam es lo siguiente: Dios no tiene derecho a exigirme ser catolico para salvarme porque yo soy el q tengo derecho a la libertad religiosa q me indica mi conciencia q se basa en mi dignidad humana. Por lo tanto Dios atenta contra mi dignidad humana si me exige ser católico para salvarme. Pues si esto no es una rebelion contra Dios, se le parece bastante.

    1. Si el cvii dice q el Espiritu Santo suscita otros caminos de salvacion santidad y Gracia fuera de la Iglesia, esto quiere decir que el Islam es otro camino de salvacion santidad y Gracia, por lo tanto tambien lo habrá puesto Dios para salvarme. Admitir q el Espiritu Santo haga tal cosa que en realidad no hace, es admitir que todas las religiones son queridas por Dios puesto q son los otros caminos del Sspiritu Santo, ergo Francisco es fiel a la letra del sacrosantíiisimo cvii.

      1. Menos criticar a Francisco y más razonar las chorradas del cvii en las q se basa Francisco. El pobre hombre se sentirá incomprendido. Hace y dice lo que en el cvii pone.

      2. Yo creo que también mal interpretan el CVII o no está claro. Desde luego que si una persona no ha tenido la oportunidad de conocer a Jesucristo, desde luego tienen otros caminos de salvación p.ej. siendo un buen padre de familia, buen vecino buen compañero etc. siendo una persona caritativa. Quizás como digo no queda claro o lo malinterpretan el Concilio. (yo no he ledio el CVII). Lo que si está claro es que Jesucristo nació en Galilea y murió en Jerusalem, y mandó predicar el evangelio por el mundo.

        1. Si una persona por ignorancia invencible no pudo ser católico en vida sin culpa pero se comportó de acuerdo a la ley natural, buscó la voluntad de Dios sin encontrarla y no tuvo pecado mortal, puede haber bautismo de deseo extrinseco y Dios lo bautiza y se salva como católico pero no por otro camino sino por el mismo, o quizás un adulto tambien vaya al limbo. No existen arcas de Noé alternativas. Pero como esto es una suposicion casi inexistente hay obligación de la Iglesia de convertir a la gente. Y es un error muy grave que los Papas digan que no hay que convertir a nadie o que en el catecismo ponga que la antigua alianza sigue vigente como q se salva alguien por otra alianza distinta.

  5. Según sé, nosotros los católicos, tenemos a Dios como Padre, y es lo más hermoso de nuestra fe. Y como Padre que es, nos dió la libertad, una libertad bien entendida, si se abusa de ella, entonces es libertinaje, y Dios, como Padre que es, nos deja,. ¿Porque diga quien es padre, si controla totalmente a su hijo?, El sabe que nos va a ir mal, pero no actúa contra la libertad que nos ha dado, tan solo permite que actuemos,. Ahí anda luego, arreglando los «entuertos», que nosotros cometimos,. como lo hacen los padres aquí en la tierra,. El permite, pero no es Su voluntad. Y si uno le dice a un musulmán que Dios es Padre,. pues es blasfemia para el. Así las cosas, NO es el mismo al que nosotros adoramos,. Infinitas gracias a Nuestro Señor Jesucristo, que nos hermanó, para nosotros también decir, Padre Nuestro. Pero gracias a Dios, que hay musulmanes de buen corazón, seguro muchos añoran el amor de un Padre

  6. Por qué no te vas a la Sexta, Carlos Esteban? Te las das de ultra católico al punto de dar lecciones nada menos que al Papa. YA ESTA BIEN DE INTERPRETAR LO QUE PIENSA, DICE O NO DICE EL PAPA. ¿Qué pasa, como no tienes nada que contar, tienes que tirar de escribir «qué pienso que piensa el Papa»? Lamentables tus artículos. A ver si pones una sola noticia basada en hechos demostrables, constatables y no en la conversación de la peluquería o del bar. Tus artículos solo sirven para alimentar cada más el odio y el chisme a un Francisco del que no tienes ni idea de como piensa… Todos tus artículos son interpretaciones personales y aquí la gente se los traga como palabra de Dios…

  7. Yo, por lo menos, interpreto lo que hace y dice el Papa Francisco, y en eso baso mi crítica hacia él. Lo que escribe Carlos Esteban lo leo y para nada me influye; puedo calibrar si será veraz o no, pero lo encuentro bastante coherente con lo que se observa en la actitud del Papa, e incluso a veces peca de prudente. Tendría que ser el Papa el que se preocupase de las críticas que le hacen los propios católicos, en vez de estar dándose el pico con musulmanes y comunistas, que es lo que parece que le gusta. Podríamos decir, recordando lo que decía el Rey Juan -Carlos I sobre Arias Navarro, que este Papa es un desastre sin paliativos, y bien que lo sentimos muchos católicos.

  8. La relación con el islam viene de antes, no es nuevo de este pontífice. Es cuidadosamente llevada y con paciencia, pues es tema muy delicado en que no conviene ser maximalistas en las reuniones y declaraciones públicas si queremos que al menos nos permitan prácticar tranquilamente nuestra religión en sus países.
    Y algunos pasos se están dando, muy pequeños, pero muy significativos. En Egipto , el gobierno legaliza 156 edificios cristianos; un policía musulmán es condenado a muerte por matar a dos coptos sin ton ni son; en los Emiratos árabes Unidos, aunque sin campana inauguran una iglesia y en el dificilísimo Paquistan absolvieron a Asia Bibi y hay suspendidas numerosas condenas a muerte.
    Hay que ir despacito y con concesiones a la galería si queremos que nuestra religión encuentre allí las facilidades que ellos tienen aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles