PUBLICIDAD

Müller: La condena de Pell va “contra toda razón y justicia”

|

El cardenal Müller ha sido el último en sumarse al creciente coro de voces que ven en el veredicto de culpabilidad contra el cardenal australiano George Pell una burla a las garantías jurídicas.

 

De “absolutamente increíble” y “carente de pruebas” ha tachado el cardenal alemán Gerhard Müller, prefecto emérito para la Doctrina de la Fe, el veredicto de culpabilidad contra el cardenal George Pell que ha dictado un tribunal australiano por un supuesto delito de abuso de menores décadas atrás.

En declaraciones al norteamericano National Catholic Register, Müller asegura que el veredicto va “contra toda razón y justicia” y que refleja una concepción de la justicia que se remonta a los tiempos de Enrique VIII.

“Como cualquier otro, no veo la culpabilidad”, sentencia el cardenal. Quizá no como cualquier otro, pero sí es cierto que son numerosas las voces, incluso entre juristas ajenos a la polémica y a la Iglesia, que han mostrado su perplejidad ante un fallo de culpabilidad basado en evidencias tan tenues y contradicho por un alegato tan contundente.

“Las acusaciones en su contra son absolutamente increíbles, imposibles”, insiste Müller. “Carecen de pruebas, son contra toda evidencia “.

El cardenal ha ingresado en prisión a la espera de que se dicte sentencia, aunque su abogado ha solicitado un juicio en apelación que, según numerosos expertos, tiene muchas probabilidades de ganar.

En prisión, Pell no puede siquiera celebrar misa, ya que las normas prohíben que ningún prisionero, incluyendo un sacerdote, disponga de vino. Que la normativa no prevea la excepción de la misa, algo que incluso el brutal régimen comunista vietnamita permitió al cardenal Van Thuan (categorizado como ‘medicamento’) indica el grado de catolicofobia que se está alcanzando en muchos países de Occidente, y muy especialmente en Australia.

Quizá lo más comentado de este juicio en publicaciones católicas, no jurídicas, ha sido la enorme influencia sobre la opinión pública de una fuerte campaña anticlerical en Australia, con Pell como centro, anterior en años a la celebración del juicio y que podría haber condicionado la visión del jurado.

38 comentarios en “Müller: La condena de Pell va “contra toda razón y justicia”
  1. Conozco personalmente al Cardenal Pell, pues he servido bajo él en la Arquidiócesis de Melbourne. He tenido que ver con muchos obispos y he de decir que me ha tratado mucho mejor que casi todos ellos. Además, reservaba unas horas los jueves en la tarde para que cualquier sacerdote pudiera ir a hablar con él sin cita previa, simplemente esperar su turno. En la diócesis, enviaban a todos los sacerdotes cada mes copia de las actas de los diversos consejos, de manera que el sacerdote si le interesaba podía darse cuenta de todo lo que sucede en la diócesis, cosa que no he visto en ninguna otra diócesis. Además, se podía observar que el Cardenal Pell es una persona razonable y dialogante, lejos de la imagen de ogro que ha pintado la prensa.

    1. El obispo de Montauban, Bernard Ginoux, Francia, agradeció a Müller en Twitter por su apoyo a Pell al calificar la acusación de “inverosímil”.

    2. La prensa como todo negocio está vendida al poder del que la mantiene. ¿Quien es el creible hoy dia? El que actúa de forma coherente con lo que anuncia, aunque le cueste la vida. Lo que si que es cierto, es que la VERDAD al final vencerá.

  2. ¡Puras subjetividades!!! Porque el jubilado Muller lo dice ya todos lo creen a pie juntillaa, falta el veredicto de otro jubilado, además de frustrado, un tal viganó y los ultras llegarán al climax.

      1. Dice Jesús: No juzguéis, porque con la medida que lo hagáis sereis juzgados. El que esté libre de pecado o falta, que tire la primera piedra. Dios hará justicia verdadera, la humana es falible. Sino que se lo pregunten a los condenados a muerte, y luego aparece el verdadero culpable. ¿Le devolverá la justicia humana la vida al inocente?

      2. …”frustrado, un tal viganó y los ultras… ¿eso son argumentos? Yo más bien creo que son insultos de un tal edgar (con minúscula) que puede llegar al clímax

    1. Pell es el unico caso donde se le termina dando ahora indirectamente la razón al Papa. Porque hay que reconocer que los medios criticaban que el Papa no lo hubiera relevado de su cargo, y sin embargo todos creemos que es inocente por lo que se nos cuenta. ¡Hallellujah!! Un punto de coincidencia al fin

    2. Dice Jesús: No juzguéis, porque con la medida que lo hagáis sereis juzgados. El que esté libre de pecado o falta, que tire la primera piedra. Dios hará justicia verdadera, la humana es falible. Sino que se lo pregunten a los condenados a muerte, y luego aparece el verdadero culpable. ¿Le devolverá la justicia humana la vida al inocente?

      1. Hombre, que lo digas tú, el adorador de Maciel, tiene gracia, Núñez, que sí que eres un depravado, obseso por “el concupiscible” y que hasta por eso te echaron del Opus.

  3. Triste es que los católicos demos motivos para estas cuestione.
    Cuanta inmundicia en nombre de Dios y Jesús.
    Ya fue vaticinado esta iglesia cae y revivira con unos pocos.
    El hombre se empecina en destruir la obra de nuestro creador.
    Ej. Un sacerdote suspende la celebración en honor al Sgdo. Corazón de Jesús, ya.programada, para ir a festejar aniversario del obispo, con minúscula.
    Sin ser mesianico, valen mas las cosas de los hombres que las de Dios.
    Vale decir, la condena.mediatica ya existe, no se deberia haber dado motivo para estas habladurias o verdades.
    No ocurre en ningún otro credo, solo el católico. Que hacemos los laicos?

    1. Eduardo, en todas las partes hay corrupcion, pero con la Iglesia no van a poder, porque no la llevamos los hombres y mujeres que pertenecemos a ella, sino Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Siempre ha tenido persecuciones, y ha sobrevivido muy por encima de pensamientos mundanos.

  4. El obispo de Tyler, Texas, Joseph Strickland, Texas, escribió en Twitter (3 de marzo) un mensaje de apoyo al cardenal George Pell encarcelado.

    Strickland señala un artículo del padre Raymond de Souza que presenta la evidencia bien conocida de que a Pell le resultó imposible realizar los “abusos” de los que fue acusado.

    Strickland resume que la condena de Pell ilustra un sistema de justicia que está “gravemente corrupto” y que la acusación de Pell es una “persecución religiosa”.

    1. Hay un libro que se llama ” En la cárcel pero libre”, es de uno que fue condenado injustamente. Demostró que era más libre y feliz en su interior, que muchos que están al otro lado de las rejas. Algo así como las monjas y monjes de clausura.

  5. Hay que defender al inocente, no al culpable. Yo vengo criticando las sentencias “verosímiles”, basadas, no en pruebas testificales ni de otra índole, sino en el relato, meramente verosímil, del denunciante único, como el del profesor de Gaztelueta, que ha sido apelada. En el caso Pell, el relato del denunciante ni siquiera es verosímil y ya antes el jurado lo absolvió.

  6. Tienes toda la razón, y es cierto: los enemigos de SS Francisco son una pandilla de gente malévola como muchos que acá comentan y dicen oprobios contra el Santo Padre.

    1. Que lo digas tú, el adorador de Maciel, tiene gracia, Núñez, tú que sí que eres un depravado, que vayas condenando a troche y moche, obseso acomplejado.

  7. Me recuerda a una serie o una película no se cuál en que la madre de un niño reñida con el padre luchaban por la patria potestad de su hijo y el padre con la excusa de que la madre estaba asesorada por un sacerdote católico y que el niño tenía la cabeza llena de pájaros va a los tribunales donde el prejuicio contra lo católico era muy fuerte pero al final gana la madre. Era creo recordar en Australia, pues eso, enemigos tiene muchos tanto allí como en el Vaticano. Creo que puede resultar absuelto, pero el daño a la imagen del cardenal, y a la Iglesia lo han logrado sea condenado o finalmente no, porque el titular de telediario es cardenal abusó y tal. Va a ser una segunda campaña muy bien orquestada en contra de la Iglesia como la de aquellos abusos en norteamérica en los tiempos de Mahony, Bernard Law etc.

    1. Mozarabe,estate tranquilo, también Dios hace justicia en este mundo. Tengo experiencias de ello. Tal vez Dios permita algo, pero eso lo van a sufrir los malvados solos.

  8. Amad a vuestros enemigos haced el bien a los que OS odian…
    Cómo a mí me han odiado a vosotros OS odiaran Pero ánimo! yo he vencido al mundo!!
    Que El Señor sea nuestro refugio! Pq lo que se nos viene encima pinta a una buena persecución..
    La paz!

  9. Una sentencia poco creíble y muy condicionada a causa de la presión mediática ejercida. Lo que no es de extrañar, viendo la deriva de Australia y del Tribunal que lo procesó. Se supone que la sentencia caerá en instancias superiores, por débil, subjetiva y falta de criterio jurídico. De todas formas, parte del daño ya está hecho. Y además los ignorantes en masa se lanzan a opinar, como si fueran un cordo d tribunos ignorantes y aficionados. Así funcionan estas cosas del acoso. Perdón, pero muchas veces no cabe un tonto suelto más.

  10. Monaguillo, la sentencia no está ejecutoriada, por lo tanto no se puede afirmar que es culpable. Le falta una instancia.
    Y ya que se jacta de tan católico, recuerde o entérese:
    «De toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.» (Mt 12:36).
    «No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio.» (Jn 7,24)

  11. Algunos obispos americanos acusados de encubrimiento escaparon a la acción de la justicia de su país refugiándose en el Vaticano. Pell, en cambio. se va del Vaticano a Australia a hacer frente a las acusaciones (perdón a la acusación de uno solo, que el otro la retiró). Por cierto, “testis unus, testis nullus”, la inidoneidad de la sacristía, etc.

  12. ¿”Depredador”? Sólo se le acusa de un acto contra dos menores. Eso no es ser depredador. En el caso de que no hubiera otros datos que permiten entender razonablemente que es FALSO aquello de lo que se le acusa. Este cardenal siempre ha dado la cara y se ha enfrentado a toda acusación. Me parece de papanatas pensar que toda sentencia recoge la verdad. Además de que esté apelada, la sentencia es llamativamente sesgada en contra del acusado. Sin suficiente prueba, como algunos dicen por aquí, no se puede destruir la presunción de inocencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles