PUBLICIDAD

Errazúriz deja el consejo de nueve cardenales que asesora al Papa

|

El célebre C9 pierde a uno de sus miembros originales, el cardenal chileno Francisco Javier Errázuriz, arzobispo de Santiago, anunciara su marcha en medio de la ‘tormenta’ judicial que vive en alto clero de su país a cuenta de los escándalos de encubrimiento de abusos.

“Fui a Roma a despedirme del Santo Padre y a agradecerle el fecundo trabajo que nos confió para reformar la Curia Romana”, ha declarado el cardenal chileno Francisco Javier Errázuriz al anunciar que abandona el consejo de cardenales que asesora al Papa, según informa el diario La Tercera. “No es una renuncia. Me despedí al término del período para el cual fui nombrado”.

Su Eminencia es muy libre de vestirlo como quiera, pero su marcha, como la del australiano Pell, llevaban semanas descontada.

Errázuriz, de 85 años, está en el centro del drama judicial que atraviesa la iglesia de su país, donde las autoridades han tomado cartas en el asunto de los encubrimientos de casos de pederastia, citando a declarar a la cúpula íntegra del episcopado nacional. De Errazúriz se cuestiona, en concreto, su participación en la gestión de los abusos en Chile a la cabeza de la Iglesia de Santiago, entre 1998 y 2010.

La causa principal gira en torno al ya condenado Padre Karadima, un popular sacerdote acusado de abusos a menores que, según algunas de sus víctimas, fue encubierto por la diócesis de Santiago. Los demandantes presentaron como prueba una carta de Errázuriz, de 2009, en la que reconocía haber cerrado antes de 2010 la investigación eclesiástica de los eventuales abusos del ex párroco sin dictar diligencias. Más tarde, sin embargo, Errázuriz reabriría la indagatoria, que culminó con la condena canónica de Karadima.

El C9 se creó a muy poco de llegar Francisco al solio pontificio, en abril de 2013, con el mandato de responder a una de sus primeras promesas, y también, supuestamente, una de las principales razones por las que los cardenales le habían dado su voto en el último cónclave: la reforma de la Curia romana. Sin embargo, cinco años después y habiéndose cumplido su vigésimo sexta reunión el pasado septiembre, la estructura de la Curia sigue, en lo fundamental, intacta, y el C9 se ha convertido, a ojos de muchos observadores, en una especie de ‘junta’ que se impone y sobrepasa a las tradicionales congregaciones en el gobierno de la Iglesia.

En cualquier caso, el C9 tenía prevista una renovación este mes, y es más que probable que Errazúriz no sea el único de sus miembros que lo abandone. El australiano Pell, como hemos dicho, enredado en un juicio en su patria sobre abusos a menores de varias décadas de antigüedad, estará con toda probabilidad fuera del consejo para la próxima reunión de diciembre.

“Al terminar los cinco años, es decir, el período para el cual fui nombrado miembro del Consejo de Cardenales, representando a Sudamérica, fui a Roma a despedirme del Santo Padre y a agradecerle el fecundo trabajo que nos confió para reformar la Curia Romana”, señala Errazúriz en declaraciones a La Tercera, y añade que “como no es costumbre en la Santa Sede nombrar en los consejos y comisiones pontificias a personas que ya cumplieron 80 años de edad, también quería agradecerle al Papa Francisco el nombramiento después de haber cumplido esa edad. La excepción fue un signo inesperado de su aprecio”.

Los actuales miembros del C9 son el mencionado George Pell (cardenal australiano), Oscar Rodríguez Maradiaga (arzobispo de Tegucigalpa), Pietro Parolin (secretario de Estado del Vaticano), Marcello Semeraro (obispo de Albano), Sean O’Malley (arzobispo de Boston), Reinhard Marx (arzobispo de Munich), Laurent Monsengwo (arzobispo de Kinshasa), Oswald Gracias (arzobispo de Bombay) y Giuseppe Bertello, gobernador del Estado de la Ciudad del Vaticano.

Ayúdanos a seguir trabajando, a seguir diciendo lo que nadie más dice:

5 comentarios en “Errazúriz deja el consejo de nueve cardenales que asesora al Papa
  1. Un cardenal con espíritu profético: “agradecerle el fecundo trabajo que nos confió para reformar la Curia Romana”. De modo que el trabajo encomendado ¿ya es fecundo antes de dar frutos? Si fuera traducción sobre un texto latino o inglés, pasa, pero este cardenal es hispanohablante que se sepa. Está claro que le traiciona el inconsciente: los frutos de tanta “fecundidad” ya estaban escritos antes de iniciar los trabajos o lo que sea, el grupo C9.

  2. Perdón don Carlos, pero el BURRO es usted. Fecundidad es, según la RAE, un hecho, entre otras definiciones que no vienen al caso, del cual se desprenden resultados positivos. Perdón, si es que usted y el señor Lucas son tan miopes, o tercos, o simplemente anti… todo, que solamente ven lo malo.
    Los invito a que sean tan honestos de poner en su balanza lo bueno y lo malo. No la recarguen con sus sandeces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles