PUBLICIDAD

Schönborn parece no haberse leído el catecismo que redactó

|

Informábamos el otro día de la contundente respuesta dada por el Cardenal Cordes a su colega el Arzobispo de Munich, Reinhard Marx, sobre la cuestión de las bendiciones clericales a uniones homosexuales, y si ayer se indignaba Cordes de lo que permitía Marx, hoy es el Cardenal Christoph Schönborn quien se indigna de la indignación sobre las palabras de Marx.

Schönborn, presidente de la Conferencia Episcopal Austriaca y portavoz papal sobre la exhortación Amoris Laetitia, no responde a Cordes, sino a su compatriota Andreas Laun, obispo auxiliar retirado de la Diócesis de Salzburgo, que rechazó en parecidos términos la sugerencia de Marx, y lo hace en Kathpress, la agencia de noticias de la Conferencia que controla el propio Schönborn.

“El ‘matrimonio paritario’ nos plantea como Iglesia algunos retos para los que carecemos de fórmulas seguras”, escribe Schönborn. “Tenemos que encontrar respuestas cautelosas a esas preguntas que tengan en cuenta la dignidad y la salvación de las almas”.

Uno pensaría que esas respuesta ya las tenemos, que están, negro sobre blanco, en el Catecismo de la Iglesia Católica, y que Schönborn tiene especiales razones para conocer mejor aún que cualquier fiel católico porque fue uno de los seis prelados encargados de redactarlo.

En la obra supervisada por Schönborn, que resume el Magisterio de la Iglesia y lo que todo católico debe creer, se califica a la tendencia homosexual de “intrínsicamente desordenada”, algo que no se oye mucho en boca de los prelados de hoy, antes al contrario, y en cuanto a la conducta homosexual no se ha sino recoger los abundantes testimonios de la Escritura y la Tradición que lo condenan sin paliativos: “La tradición catequética recuerda también que existen “pecados que claman al cielo”. Claman al cielo: la sangre de Abel (cf Gn 4, 10); el pecado de los sodomitas (cf Gn 18, 20; 19, 13); el clamor del pueblo oprimido en Egipto (cf Ex 3, 7-10); el lamento del extranjero, de la viuda y el huérfano (cf Ex 22, 20-22); la injusticia para con el asalariado (cf Dt 24, 14-15; Jc 5, 4)”.

Decía Chesterton que solo la Iglesia Católica libera al hombre de la degradante esclavitud de ser hijo de su tiempo, y si bien es cierto en términos absolutos, no elimina en la jerarquía eclesial la tentación de congraciarse con el mundo y seguir sus efímeras modas ideológicas.

Y apenas hay en nuestro tiempo una presión ideológica que rivalice en intensidad y fuerza a la que se ejerce para que se considere la homosexualidad, y por ende las relaciones homosexuales, como moralmente iguales, si no superiores, a las estadísticamente normales y únicas capaces de engendrar vida.

Decir que, al menos en Occidente, la media de nuestros purpurados no parece mostrar una especial inclinación al martirio es quedarse muy corto, y sería más preciso consignar su afán por caer bien al mundo o, como poco, no ‘hacer olas’ en temas polémicos como este, más pegajosos que la pez.

Así, llama la atención que todo un cardenal, presidente además de una conferencia episcopal, tome la pluma para reprender a un colega que expresa la opinión sancionada hace no tantos años por el propio cardenal mientras calla sobre la escandalosa propuesta de Marx. La excusa es una analogía cuestionable con los campos de concentración que usa Laun para explicar que no siempre son respetables las decisiones de los poderosos.

Pero para Schönborn no parece demasiado problema pasar de ese “intrínsicamente desordenado” del catecismo a encontrar “elementos positivos” en las uniones de personas del mismo sexo, como declaró en 2015. “Podemos y debemos respetar la decisión de formar una unión con una persona del mismo sexo y encontrar modos en las leyes civiles de proteger su convivencia en común con leyes que aseguren tal protección”, declaraba entonces.

Debe de ser el famoso ‘discernimiento’, que parece llevar siempre a conclusiones en la misma decisión. Como celebraba el Arzobispo Marcelo Sánchez Sorondo, la Iglesia y el Mundo, interpretado por la ONU, caminan por fin en una misma dirección.

20 comentarios en “Schönborn parece no haberse leído el catecismo que redactó
  1. El que dos personas se unan tiene su lado positivo, como dice Schönborn pueden dividir las tareas del hogar, pueden ser dos sueldos que entran en casa, pueden compartir aficiones, etc… pero siempre viviendo sin tener relaciones sexuales.

  2. Pero no son precisamente las tareas domésticas las que se bendicen sino las penetraciones anales antinaturales o sinagogas, en contra frontalmente del plan creador de Dios y de su mandato Creced y multiplicaos y llenad la tierra y sometedla “. La misericordsitis rosagay debe marcharse con los suyos : los protestantes o los lgtb, a libre elección; quizás con los dos para ser todavía más inclusivos.

  3. Vaya obsesión que tienen ustedes con los homosexuales…

    A ver. ¿Acaso no se bendicen a los matrimonios, a pesar de que usen medios anticonceptivos? ¿No viven esos, y seguirán viviendo, en pecado? ¿Acaso no se bendice a matrimonios que llevan años y años viviendo en pecado, incluso con hijos?

    Pero no, a esos no se les dice nada. En cambio, a los homosexuales, ¡¡¡a por ellos!!!

  4. Se ve que cuando se le exige rigor al periodista la censura es fulminante.El periodista que lee otros diarios. Le pregunte con todfo respeto que por favor indique donde este cardenal fue nombrado “vocero” del Santo Padre. Señor periodista disculpè mi ignorancia

  5. Desiderio un católico se avergüenza del pecado un homosexual ensalza el pecado.

    Un matrimonio católico trata de vivir su vida conforme la doctrina, el otro propone vivir en contra de la doctrina. No es una fijación, ni una banalidad se trata que hay gente que quiere vivir en contra de la doctrina y encima quiere ser bendecido por ello, buscando la aprobación dónde no puede haberla.

    Ahora cómo dice Schönborn el vivir en amistad tiene consecuencias positivas que nadie puede negar.

  6. La censura de Infovatican está durísima. Hau que ser acólito de los echeniques de este mundo para opinar. Suprimen citas hasta de San Cirilo!!!

  7. Gárgola: ¿De verdad me quiere usted convencer de que ese 99% de matrimonios católicos que usan anticonceptivos “se avergüenzan” de usar anticonceptivos? A ver… hombre. Un poquito de sentido común.

    Esos matrimonios viven contra la doctrina tanto como los homosexuales. Y se niegan a cambiar, igual que los homosexuales. No ensalzan su pecado. Ni lo esconden. Simplemente viven con él.

    Ahora, por favor, explíqueme usted por qué motivo aquí salen noticias sobre los homosexuales un día sí y otro también, y en cambio no salen noticias sobre esas parejas, igual de pecadoras, que viven contra la doctrina.

    Por otra parte, esos homosexuales pretenden procrearse, ¿Verdad? Como dice la doctrina.Y lo hacen: Inseminación artificial, etc, etc… Y traen hijos al mundo. ¿Verdad? Cosa que no harían si no se casasen, ¿Verdad? Con lo que las consecuencias del matrimonio homosexual son discutibles. En cambio, las consecuencias de los anticonceptivos son obvias. ¿Verdad?

    ¿Por qué no se habla de ello?

  8. Echenique No escandalice diciendo las verdades del barquero. Yo, q no soy del OD, le digo lo que san Josemaria decía: A veces hay que ser así de claro y crudo para que se entienda. Con tanta corrección em el decirdel parece que estamos discutiendo del sexo de los ángeles. Y no, estamos hablando de la penetración anal entre varones y que quieren compararlo con una relación amorosa entre marido y mujer abiertos a la vida, qué dan gloria a Dios con cada relación sexual que tienen entre ellos.

  9. Desiderio el tema de los anticonceptivos es pecado. Cualquier persona que quiera hacer la voluntad de Dios lo sabe. El matrimonio está abierto al placer y a la vida.

    La inseminación artificial, la fecundación un vitro, la congelación de embriones, manipulación del genoma… cualquier método artificial que cause la muerte del cigoto o del feto o no se le trate con dignidad de ser humano está prohibida por la Iglesia. Un hijo no es un derecho de los padres.

    Aquí la noticia no son los homosexuales sino, se debe o no se debe dar la bendición a parejas homosexuales que convivan maritalmente? Cualquier persona si desea vivir en castidad, o ser fiel al cónyuge, haciendo la voluntad de Dios merece ser bendecida.

  10. LE CARDINAL CHRISTOPH SCHÖNBORN, INTERPRÈTE OFFICIEL DE “AMORIS LAETITIA” Publication : 8 juillet 2016
    Le pape avait chargé l’archevêque de Vienne, qui fut le maître d’œuvre du Catéchisme de l’Église Catholique, de présenter aux médias son exhortation Amoris laetitia au moment de sa parution. Depuis lors, à trois reprises, il l’a désigné publiquement comme l’interprète autorisé de celle-ci. De là l’importance que prend la parution, dans le dernier numéro de La Civiltà Cattolica, revue des Jésuites de Rome et organe officieux du Saint-Siège, d’un nouvel entretien de son directeur, le P. Antonio Spadaro s.j., avec le cardinal dominicain. Sur ma seule compétence de théologien, je voudrais dégager les articulations doctrinales de l’interprétation d’Amoris laetitia que donne le cardinal Schönborn, tout particulièrement en ce qui concerne le chapitre VIII

  11. Gárgola:

    Si un feto merece el mismo respeto que un nacido, entonces, ¿Por qué motivo en el caso, pongamos, de un embarazo ectópico, los católicos no entierran al feto?

    Entiendo que ustedes crean que la homosexualidad es un pecado. No lo comparto, pero lo entiendo. Lo que no entiendo es esa obsesión con ese pecado concreto.

    Como usted dice, el uso del anticonceptivo es pecado. Y hoy en día el 99.99% de las parejas católicas, esas que van a misa, los usan. ¿Por qué motivo están utedes erre que erre con los homosexuales, en lugar de insistir en esos otros pecados, que son mucho más comunes, que afectan a mucha más gente?

    No. Erre que erre con los homosexuales…

  12. Desiderio ¿usted ha leído la Bíblia? ¿ha leído el catecismo? la práctica de actos homosexuales es pecado. Cuando se bendice un matrimonio, se bendice para que vivan juntos en gracia de Dios, no para el pecado, que luego de casados peque, es otra historia, pero la bendición es justamente para que vivan juntos en la Gracia de Dios. No se puede bendecir un pecado, un acto malo. Y si algo está expresamente condenado en las sagradas escritura ¿cómo se le puede bendecir? insisto, lea la Bíblia y el Catecismo, allí encontrará respuestas. Lo que se bendice en el matrimonio es la unión, no el uso de anticonceptivos. Ahora, no creo que usted tenga a la mano estadísticas ciertas que sustenten sus afirmaciones. porque eso del 99.99% me parece sacado de su imaginación.

  13. Desidereo, desde el momento de la concepción hasta su muerte el Bautismo puede recibirlo cualquier ser humano. Para la Iglesia lo que nace de un hombre y una mujer tiene la dignidad de persona. No es una cuestión científica sino moral.

    Dentro de muy poco tiempo va a ser noticia el tema de los anticonceptivos, que excepto los barrera, todos son abortivos; simplemente paciencia, pues el tema va a ser de actualidad; pero es claro que un matrimonio está abierto a la vida y poner medios artificiales va en contra del sacramento mismo y por lo tanto su uso es pecado.

    Y si se habla mucho de la homosexualidad es por el modo que se está tratando este asunto por una parte de nuestros pastores, de una manera ambigua, incompleta, en sus declaraciones. O simplemente se les pide firmeza en este tema, con lo que nos está cayendo, o nos va a caer, por imposición, por poder coercitivo, por la ideología de género, en contra de nuestras creencias.

    Sería bueno que ante el mundo explicaran y aclararan.

  14. La homosexualidad no es mas antinatural que usar ropa, escribir, comer con cuchillo y tenedor, viajar en avión, morir martir de una causa en lugar de proteger la propia vida, amar a los enemigos o casarse.
    Ser espiritual y no ser de este mundo sería seguir las enseñanzas de Jesús y dejar el mundo en manos de la divina providencia, querer imponer a toda hora, a todos y en todo lugar, las propias convicciones y desconfiar del poder de Dios, es ser mucho de este mundo, hay muy poco de espiritual y muy poca fe en Dios creerse imprescindible para someter al mundo, se parece más a maquiavelo que a Jesús.

  15. Se dice que la homosexualidad es antinatural porque va en contra de la ley natural puesta por Dios en cada hombre.
    La ley natural proviene de la ley divina, no hay error en ella, y es participación de la ley eterna, no caduca. Es revelada por Dios en los diez mandamientos.
    Y declara en ella no cometer actos impuros, por ejemplo la homosexualidad.

  16. Según la ley en España el feto del aborto, se le considera “deshecho quirúrgico” y se prohíbe su entrega a los padres, también para ser enterrado debe ser inscrito en el registro civil, cosa que muchas veces le está prohibida a los padres. Esto dicho de una manera muy superficial.

  17. Gárgola: ¿Podría usted citar cuál es esa ley? Me gustaría leerla. (me refiero al “deshecho quirúrgico”).

    Respecto a la homosexualidad antinatural, esta es la prueba de su error:
    https://www.youtube.com/watch?v=oYdcvRe7ox8

    Mi favorito en el minuto 25:30. El ganso grayland forma parejas homosexuales de por vida, pero se unen en un trío con la hembra para cuidar a las crías. Pero seguro que éstos también están influenciados por el lobby gay, la ideología de género, etc, etc…

    Emilio: ¿Se ha leido usted la Biblia? Allí dice que a los homosexuales hay que matarlos, ¿Verdad? ¿O dice algo distinto?

    Que el 99.99% usa anticonceptivos se deriva del hecho de que el 99.99% de las parejas no tienen 6 o más hijos, como ocurría hace medio siglo, cuando las parejas no usaban anticonceptivos.

    Según INE el 3.2% tienen 3 o más hijos. Según abc, las de 3 son el 70% de las familias numerosas:
    O sea, que de 4 hijos para arriba tenemos como el 1% de las familias. Usted verá.
    ¿99.99% o sólo 99.9%?

  18. Antiguamente los fetos abortados que no llegaban al sexto mes se les consideraba desecho quirúrgico y el hospital se hacía cargo de todo negando a los padres el hacerse cargo del feto, a partir del sexto mes podían inscribirlo en el registro civil y podían enterrarle. Esto ha debido cambiar. No estoy puesto en este tema y puedo equivocarme.

    La ley natural está inscrita en el corazón humano, es de origen divino y por la tanto eterna, no tiene nada que ver con la forma de obrar de la naturaleza, o leyes de la naturaleza, por la que se guía cualquier ser: nace, crece, se reproduce y muere. Por ejemplo un animal no comete pecado por las leyes de la naturaleza.

    De la ley eterna el hombre para su convivencia elabora la ley positiva. Es una prolongación de la ley natural, constituye el conjunto de normas morales que le permiten vivir al hombre en sociedad.

    – Puesto que se basa en la ley natural, la organización del Estado debe adecuarse a ella y, en última instancia, a la ley divina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles