PUBLICIDAD

Fernando Ocáriz cumple un año al frente del Opus Dei sin haber sido consagrado obispo

|

El silencio del Vaticano sobre la elevación a la dignidad episcopal de Fernando Ocáriz genera incertidumbre en la Obra, que ha tenido que recurrir a otros obispos para ordenar a sus presbíteros. En el Opus Dei se considera “conveniente” que el prelado sea elevado a la dignidad episcopal.

El prelado del Opus Dei, Fernando Ocáriz, cumple el próximo lunes un año al frente de la Prelatura, pero nada se sabe sobre su consagración episcopal. InfoVaticana ha tratado de obtener una explicación de la Santa Sede pero los responsables de la Oficina de Prensa han optado por el silencio sobre si se prevé, en el corto plazo, que el Papa consagre obispo a Fernando Ocáriz como hizo San Juan Pablo II con sus dos predecesores -el Beato Álvaro del Portillo fue nombrado obispo de la diócesis de Vita y Javier Echevarría, fallecido el 12 de diciembre de 2016, obispo de Cilibia pocos meses después de haber sido elegido prelado- y como se esperaba hiciera Francisco a lo largo de 2017.

“Fernando Ocáriz no necesita ser obispo”

El Opus Dei afirma ahora que su prelado no necesita en absoluto ser consagrado obispo para tener las facultades plenas de su cargo al frente de una asociación de fieles con una personalidad canónica hasta ahora única. Sin embargo, tal nombramiento sería plenamente congruente y no solo por el hecho de que los anteriores dos prelados formales de la institución lo han sido, sino por lo que explica la propia prelatura y puede leerse aún en su página web:

“Que el prelado reciba la plenitud del sacerdocio ministerial no sólo es congruente, sino que también es conveniente porque introduce sacramentaliter al titular de un oficio de gobierno, con función y potestad vere episcopales y ejercitadas ad instar Episcopi, en el órgano específico de la communio hierarchica de los pastores de la Iglesia, es decir, el Colegio de los Obispos; y porque el obispo prelado se sitúa en relación sacramental de communio con los obispos diocesanos de las iglesias locales en las que la prelatura desarrolla la propia misión pastoral”.

El propio Fernando Ocáriz, por su parte, escribía hace años un artículo en la revista Palabra en el que comentaba la ordenación episcopal de Álvaro del Portillo y, citando la nota de prensa de la Prelatura, afirmaba que “la consagración de Mons. Del Portillo pone en evidencia de modo más claro aún la naturaleza jurídica de la Prelatura” y añadía que “el Prelado ha sido ordenado Obispo porque el episcopado es conveniente a su función eclesial en cuanto Prelado”.

El silencio del Vaticano

Sin embargo, el silencio del Vaticano sobre su ordenación trae a la memoria la vieja disputa teológica sobre la naturaleza -carismática vs. jerárquica- de las prelaturas personales, disputa en la que se encontraron hace años el propio Ocáriz y el actual prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Luis Ladaria. Un Ladaria sobre cuya obra Teología del pecado original y de la gracia advertía la propia Prelatura por contener, doctrinalmente, “elementos discutibles importantes”.

Mientras tanto, para las ordenaciones sacerdotales, la Obra ha tenido que recurrir al auxilio de algún obispo o cardenal, como Jaume Pujol o Giuseppe Bertello.

¿Quién es el Prelado de la obra?

Mons. Fernando Ocáriz nació en París, el 27 de octubre de 1944, hijo de una familia española exiliada en Francia por la Guerra Civil (1936-1939). Es el más joven de 8 hermanos.

Es licenciado en Ciencias Físicas por la Universidad de Barcelona (1966) y en Teología por la Pontificia Universidad Lateranense (1969). Obtuvo el doctorado en Teología, en 1971, en la Universidad de Navarra. Ese mismo año fue ordenado sacerdote. En sus primeros años como presbítero se dedicó especialmente a la pastoral juvenil y universitaria.

Es consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe (desde 1986) y de otros dos organismos de la Curia romana: Congregación para el Clero (2003) y Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización (2011). En 1989 ingresó en la Pontificia Academia Teológica. En la década de los ochenta, fue uno de los profesores que iniciaron la Universidad Pontificia de la Santa Cruz (Roma), donde fue profesor ordinario (ahora emérito) de Teología Fundamental.

Entre sus publicaciones teológicas destacan libros sobre cristología, como The mystery of Jesus Christ: a Christology and Soteriology textbookHijos de Dios en Cristo. Introducción a una teología de la participación sobrenatural. Otros volúmenes tratantemas de índole teológica y filosófica como Amar con obras: a Dios y a los hombres; Naturaleza, gracia y gloria, con prefacio del cardenal Ratzinger. En 2013 se publicó un libro entrevista de Rafael Serrano bajo el título Sobre Dios, la Iglesia y el mundo. Entres sus obras hay dos estudios de filosofía: El marxismo: teoría y práctica de una revolución; Voltaire: Tratado sobre la tolerancia. Además, es coautor de numerosas monografías, y autor de numerosos artículos teológicos y filosóficos.

Acompañante de Javier Echevarría durante 22 años

Desde 1994 había sido vicario general del Opus Dei y en 2014 fue nombrado vicario auxiliar de la prelatura. Durante los últimos 22 años acompañó al anterior prelado, Mons. Javier Echevarría, en sus visitas pastorales a más de 70 naciones. En los años 60, siendo estudiante de Teología, convivió en Roma con san Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei. Desde joven es aficionado al tenis, deporte que sigue practicando.

Con el nombramiento, Mons. Fernando Ocáriz se convirtió en el tercer sucesor de san Josemaría al frente de la prelatura, tras el fallecimiento de Mons. Javier Echevarría el 12 de diciembre anterior.

23 comentarios en “Fernando Ocáriz cumple un año al frente del Opus Dei sin haber sido consagrado obispo
  1. Comprenderán ustedes que ahora mismo lo que menos importa en la Iglesia es que el prelado del Opus Dei lleve mitra, solideo, hiyab o borsalino.

  2. En la Carta Iuvenescit Ecclesia en la nota 116 se lee se establecen las razones porque ciertas instituciones recogidas en el CIC no requieren necesariamente de un Obispo. De manera que a tenor de este documento y mientras no se derogue el mismo es contra derecho el nombramiento del Mons. Ocariz como Obispo.

  3. Si la consagración episcopal conlleva que el Opus Dei siga tragando misericorditis y más misericorditis hasta hacerlo irreconocible, como pretende quien, según Fazio, es gran amigo suyo, mejor que no. Más vale honra sin barcos, que volverán en su momento, que barcos sin honra. En estos momentos el Opus Dei tiene una gran lección pendiente, además de desenterrar las tres campanadas, que es que la papolatría es un pecado grave, pues pone al papa por encima de Jesucristo, mientras que el papismo bien entendido lleva a criticar al papa, cuando lo hace mal, precisamente por amor al papa, para que esté a la altura del papado instituido como garantía de verdad y unidad, no de la ambigüedad, confusión y división que estamos padeciendo.

  4. Así es la cosa. Por mucho que le hagan la pelota, Francisco nunca hará nada por el Opus. Y mira que le han hecho la pelota… Fazio sobre todo.

  5. Yo percibo ya dos opusdeis, el de San Josemaría Escrivá, que pervivirá, y de los fazios misericordíticos, que se irá al carajo con la extinción de este desgraciado pontificado destructor de la Iglesia Católica, aunque no podrá con ella. La misericorditis quiere morir matando, también al Opus Dei.

  6. Echenique: La linea en el Opus es “obedecer o marcharse”. Escrivá criticó a San Juan XXIII, a Pablo VI y al Concilio Vaticano II al que ignoró olímpicamente. Pese a ser relativamente joven pidió el privilegio de seguir celebrando la misa de San Pio V. Sus campanazos inutiles bien guardados están. Tanto Ocariz como Fazzio siguen formalmente a Francisco. ¿Que tiene de malo? ¿Que no te piden consejo para criticar a Francisco?

  7. No Ricardo, lo que molesta a Etxenike es que no le han nombrado obispo a él.
    Etxenike ha tenido un sueño.
    Es el sucesor de Carcanasius Schneider.
    Quiere ser el próximo obispo auxiliar de “a tomar por saco” o el obispo titular de ” donde Almanzor perdió el tambor”
    Y piensa que mientras no hagan obispo al del Opus a él mucho menos.
    Pero no te preocupes Etxenique.
    Algún día serás San Etxenike, patrón de los conejos

  8. “El Opus Dei afirma ahora que su prelado no necesita en absoluto ser consagrado obispo “. No lo afirma ahora. Siempre lo dijo. Fui numerario entre 1983 y 1999 y recuerdo que siempre se nos enseñó (desde que la Obra fue erigida en Prelatura Personal) que la ordenación episcopal del Prelado era conveniente pero no necesaria. Nunca escuché que, de no hacerse, eso significaría un problema con la Santa Sede. Tal vez pueda ser un signo de algo doloroso o no, pero en todo caso, en los centros de la Obra se procura no hablar de esas decisiones ni pensar mal del Papa. Soy cooperador desde hace años y sigo en relación con el Opus Dei. Jamás escuché ninguna queja por el asunto. A contrario sensu, yo comenté lo perjudicial que me está pareciendo este Papado para la Iglesia y nadie me dijo nada. Ni me corrigieron – salvo algunos amigos pero a título personal – ni me hablaron mal del Papa

    Xavier De Bouillon

  9. Y por cierto, que no sea necesario no significa que la ordenación Episcopal sea ilícita, como alguno sugirió en los comentarios. No sé de dónde sacan otros que el Opus Del está contra Francisco. Dios quisiera que en la Obra hubiera una sana crítica a Bergoglio, al menos hacia adentro, como hizo San Josemaria, sin por eso faltar el respeto al Papa. La verdad es que hoy en el Opus Del hay un francisquismo que asusta. Como bien lo ha expresado Vicente Montesinos en su blog

    Xavier De Bouillon

  10. La Perestroika o reforma está en marcha en la Obra para volver a Jesucristo y dejar atrás la fundolatría, para volver a la doctrina tradicional de separar dirección espiritual de gobierno, abandonar el normativismo farisaico por la piedad auténtica, no ser un ghetto aislado del resto de carismas de la Iglesia. Antes la cáscara era la tradición católica y el interior una estructura de poder piramidal personalista. Ahora es cuando se quiere ser católico de verdad, y para acentuar un carisma específico debieran volver al Instituto Secular, olvidando la pretenciosa y catastrófica Prelatura y sus episcopados. Yo fui numerario desde los 15 a los 30 años.

  11. El papa con muy buen criterio, se propone disminuir en lo posible el número de obispos inútiles que andan por el mundo. El episcopado es un don preciosísimo de la Iglesia, que no puede servir para justificar un cargo en la curia o cosas parecidas. El prelado del Opus Dei no necesita ser obispo: eso lo dijo el mismísimo Alvaro del Portillo y el propio Ocariz, añadiendo que “convenía”. Prelados en la Iglesia son todos los superiores que gozan de jurisdicción, así pues prelados son los superiores de las Ordenes y Congregaciones religiosas: ¿son obispos? generalmente no. ¿Para que le sirve el episcopado al prelado del Opus Dei? Unica y exclusivamente para ordenar a sus propios clérigos, para nada mas. ¿Vale la pena consagrar un obispo solo para eso? Pues no, porque hay cientos de obispos, algunos miembros del Opus Dei, que pueden ser invitados a ordenar. No hace pues ninguna falta que lo hagan obispo. Le queda al prelado demostrar que es igualmente prelado sin ser obispo.

  12. Sólo un apunte. No hace falta que el Prelado sea Obispo, y no pasa nada porque no lo sea, aunque siempre es conveniente efectivamente por un asunto jurisdiccional desde el punto de vista del derecho canónico…. y la nota de a la que apunta Ricardo Blaine no tiene nada que ver con el tema. Ha colocado una cita que no tiene nada que ver y se ha quedado tan ancho.

  13. Kepa: La nota es absolutamente pertinente estás haciendo una afirmación dogmática. No hay ninguna razón para que el prelado seas Obispo.

  14. Ricardo, no quieres discutir porque sabes que te lo has nventado. Explica donde dice nada aqui de un obispo en una prelatura
    ‘Sin embargo, es bueno considerar atentamente también las otras formas jurídicas con sus propias características específicas, como por ejemplo las Asociaciones públicas de fieles (cf. Código de Derecho Canónico, can. 312 – 320; Código de los Cánones de las Iglesias Orientales, las Asociaciones de fieles “clericales” (cf. Código de Derecho Canónico, can. 302), los Institutos de vida consagrada (cf. Código de Derecho Canónico, can. 573-730; Código de los Cánones de las Iglesias Orientales, can. 410-571), las Sociedades de Vida apostólica (cf. Código de Derecho Canónico, can. 531-746; Código de los Cánones de las Iglesias Orientales, can. 572) y las Prelaturas personales (cf. Código de Derecho Canónico, can. 294 – 2”

  15. San Josemaria no fue Obispo y no lo necesitó para sacar adelante la Obra. Por cierto , no soy negrero, no soy catalán, no me siento engañado y amo la libertad de todos al igual que Dios ama y no odia nada ni a nadie , sino no nos habría creado ¿verdad Rafael?.

  16. San Josemaria no fue Obispo y no lo necesitó para sacar adelante la Obra. Por cierto , no soy negrero, no soy catalán, no me siento engañado y amo la libertad de todos al igual que Dios ama y no odia nada ni a nadie , sino no nos habría creado ¿verdad Rafael?.

  17. No sé si felicitar por este medio a Monseñor Ocariz, o llorar por él.

    Me imagino que la humildad y la caridad además de la tradicional cortesía de la Obra, –y sinceramente creo en la bondad de Monseñor Ocariz–, le impiden pedirle a Fazzio que se vaya de la Obra.

    Pero estoy segura de que se da cuenta de lo peligroso que es este personaje para la Obra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles